lunes, 27 de julio de 2009

JUAN MANUEL COTTA


El Profesor Juan Manuel Cotta, en sus funciones de director de la Escuela Normal Nacional Mixta de Quilmes, junto a la Regente Crisencia O. López de Molina, Subregente Irene Rodríguez Garay, Vicedirectora María J. Lombán de Casado, Jefa de celadores Adela Sormani, Celadora Haydée Coma, profesora Fulvia Veronelli y Laura Cotta, acompañan a los egresados promoción 1939, maestros: Isidro Colombo, Armando B. Gonzáles, José García, Jorge Molina, Héctor Barbot, Oscar Fernández, Rodolfo Fernández, Justo Sosa, Carlos Priani, Héctor Risso, Jorge Ibáñez, Esteban Mikita, Carlos Ibañezé, Miguel Garbini, José Vázquez, Celia Crepaldi, Aurora Berango, Araceli Musante, Otilia López, Margarita Echelini, Dominga Gianatoni, Susana Albaytero, Jorge Irurzún, Lidia Sayonz, Julia Cavero, María Castro, Hebe Mancedo, Stella Segui, Elisa Geronés, Lidia Elgue, Yolanda Echelini, Juan Castro, Angélica Piñeyro, Estela Barrios, Nelly Silva, Nelly Castellanos, Ana María Iturregui, María Teresa Geronés, Delia Vieytes, Alicia López, Angélica Vieytes, Elsa Sartorio, Esther Bidart,(luego de Giordano, profesora de francés en el Instituto Inmaculada Concepción, Colegio Comercial y Colegio Nacional de Quilmes, fallecida el 26/7/09). Martha Romero, Dorita Armini, Emilia Servici, Celina Natoli, Yolanda Serra, Amanda Scuffi, Elva Gil, Ilse Hager, Edith Mendiguibel, Silvia Riolffi, Nélida Castex, Hebe Díaz, Susana Verdier, Susana Molina, Nora Visentaine, Nélida Lombardi, Roberto Secco, Aníbal López Ochoa, Servando Dozo, Silvia Baria, Juan Biant, Rosa Guarnieri, Irma Osella, Martha Ricagno, Haydée Ortiz y Juan Cucorese.



PEDRO JUAN MANUEL COTTA (1)
MISIONERO DEL AULA
Investigación, compilación y entrevistas Prof. Chalo Agnelli
Tomado de “Maestros y Escuelas de Quilmes” 2º edición.
“Me parece verlo en medio del patio grande: la cabellera muy blanca, las cejas pobladas y renegridas, la corbata moñito despeluzada y torcida, el sobretodo gris aclarado por el tiempo, con un brazo sujetando papeles y libros y siempre rodeado de alumnos. La escuela era para él un semillero de esperanzas. Y sus alumnos una promesa a hecha al futuro…” Estas palabras escribió su hija Blanca Cotta en un homenaje a su padre, el maestros don Juan Manuel Pedro Cotta.
Además de la familia, nada fue más claro en su vida que su vocación, la docencia, el amor a educar y el trato siempre fresco y renovador con niños y jóvenes. Su enseñanza se fundaba, sobre todas las ciencias, en observar y la valorar la grandeza de las cosas pequeñas: el encanto de los cotidiano, la naturaleza, el disfruto de las etapas de la vida, lo infinito e indescifrable del universo. Siempre estaba dispuesto al elogio, al estímulo, aún a los más rezagados.
Juan Manuel Cotta nació en la localidad bonaerense de Chivilcoy el 4 de diciembre de 1887. Uno de los diez hijos de Claudiano y Casiana; matrimonio de origen italiano, quizá de la provincia de Savona, en la región de la Liguria. Tenía 5 años cuando murió su padre y se unió a sus hermanos en los trabajos del campo, a la par de los peones. Ese fue su primer aprendizaje, la bondad de la tierra, la recreación incesante de la naturaleza; arar, sembrar, cosechar; el sudor del hombres regando en el surco; los montes frondosos, los amaneceres de verano, las puestas de sol en un horizonte sin fin, la amenaza del rayo y el olor a tierra mojada después de la tormenta. Todo eso fue diseñando en su interior al poeta.
Cuenta su hija que un día llegó al campo un periódico de Chivilcoy que anunciaba la fundación de una Escuela Normal. Primero dudó, pues ya tenía 17 años y le resultaba embarazoso a esa edad anotarse para cursar el 1° año. Pero la vocación fue más fuerte y contó con el estímulo del Prof. Mathus, director del flamante establecimiento. Se recibió en la Escuela Normal Superior “Domingo Faustino Sarmiento” de esa localidad, por donde luego pasaron alumnos y docentes de la talla de Domingo Zerpa, Mariano Serafín, inspector de enseñanza de la Provincia de Buenos Aires, Leonora Poch, declarada “la mujer del año” por el Consejo Nacional de la Mujer en la Universidad de Morón, Delia Garibotti, inspectora de educación inicial, declarada ciudadana ilustre por la Municipalidad de Chivilcoy y el escritor Julio Cortazar que ejerció en esa escuela como profesor normal en ciencias y letras.
Inicia la carrera docente con unas pocas horas en la escuela Normal de Dolores. Luego un amigo le ofrece la posibilidad de fundar y dirigir una escuela Láinez. Estaba recién casado con Ángela Natalia, porteña, hija de Natalio Zara y María Cuesta; una familia de clase media acomodada que vivía en Pueyrredón y Paraguay en la Capital Federal. Su padre, italiano, era pastelero, dueño de la confitería América, ubicada en la calle Santa Fe. Ángela notable ama de casa, compañera, amante y amiga, acompañará fielmente a Juan Manuel en su extenso itinerario docente. El 26 de julio de 1911, se inaugura oficialmente la Escuela Nº 92 en Dolores; el primer pueblo fundado por el gobierno surgido el 25 de mayo de 1810, por eso se lo llama "El Primer Pueblo Patrio".
Sólo contaba con el edificio, todo lo demás contaba por cuenta del maestro-director: hizo los bancos, los pizarrones, los borradores, junto a Ángela cosió guardapolvos para los más necesitados, hasta se ocupó en cortar pelos y uñas. Ella hacía los pastelitos criollos para las fiestas patrias y pan casero para las meriendas que les daban a los alumnos a media mañana. Próxima a la escuela alquiló un terrenito para hacer una huerta y consiguió un telar que les dio la primera Bandera Argentina que se izaba todas las jornadas. La matrícula creció muy rápido y la escuelita quedó estrecha de modo que comenzó el engorroso trámite para obtener otro edificio. Una vez que lo logró la bautizó Profesor José Benjamín Zubiaur, (2) un gran maestro que lo había alentado en su vocación.
Lamentablemente por esa costumbre que tenemos los argentinos de cambiar el nombre a calles y escuelas según sean las modas o las pasiones de turno la Escuela Nº 92 de Dolores pasó a llamarse “Misiones”. Sin embargo la comunidad no lo aceptó y siempre la llamó “la escuelita de Cotta”, al punto que hoy por resolución ministerial lleva su nombre: “Pedro Juan Manuel Cotta”. También fue profesor de Historia en el Colegio Nacional de esa ciudad.
Su empeño y laboriosidad no pasan desapercibidas para las autoridades del Ministerio de Educación de la Nación y en 1923 lo trasladan a Tandil, para asumir la dirección de la Escuela Normal. El pueblo entero, con banda de música inclusive, fue esperarlo a la estación del ferrocarril y lo acompañó en pedagógica procesión, junto a su familia, hasta el hotel donde se hospedaron.
Era una característica de las escuelas Láinez que su personal lo era del Consejo Nacional de Educación. Institución que podía desplazarlo o moverlo a cualquier sector de la provincia o del país que comprendía su jurisdicción.
Mientras tanto van naciendo los hijos: Laura, Juan Ángel y los mellizos Roberto y Blanca. Cuando estos últimos tienen dos años lo trasladan a La Pampa, que todavía era Gobernación, para hacerse cargo de la dirección de la Escuela Normal de Santa Rosa. En octubre de 1927, la Escuela participó de los Juegos Florales organizados por la Asociación Sarmiento para el 12 de Octubre. Se realizaron en el Teatro Español de Santa Rosa. En el acto dirigió la palabra el director del Establecimiento Sr. Juan Manuel Cotta como encargado de sustentar los juegos florales. El diario local "La Antonimia" comentó sobre ese discurso: ...la armonía, el timbre , la duración exacta de cada palabra , hace que el auditorio del Sr. Cotta, lo siga con interés creciente a través de su discurso , viviendo cada pasaje y saboreando la dulzura de su verbo.”
Efectivamente, fue un notable conferencista, ameno y carismático. Pablo Pizzurno (3) le escribió en una oportunidad, después de una conferencia de Cotta: “Leyendo su eficiente disertación, se me ocurrió preguntarme; ¿Dónde, en qué Institución, con qué profesor, en qué ambiente se ha formado este maestro? Me di la respuesta, casi seguro de no equivocarme; ¡Este hombre es autodidacta, hijo de sí mismo!...” En esta ciudad pampeana, llegó a ser después del gobernador y el obispo, la autoridad con mayor consenso, por la natural actitud maleable y la apertura de criterio que poseía para consustanciarse con las tradiciones y la historia de lugar, así como con las necesidades y potencialidades de las familias. A los que conocía a través de sus alumnos.
De Santa Rosa se trasladó a una ciudad con nombre indio, creciendo junto al Río de La Plata, muy dispar a las localidades de predominio agrícola ganadero que había recorrido, Quilmes.
El director fundador José Sosa del Valle se jubilaba y Cotta fue designado director de la Escuela Normal Nacional, cargo que desempeño desde 1932 hasta su jubilación. Durante este período la escuela cumplió sus Bodas de Plata (1937) Cotta funda el Museo de Historia Natural Ameghino, el gabinete de química, debidamente equipado, una biblioteca general, 20 bibliotecas de aula y escribió la letra del himno de la escuela.
Fue su última trayectoria en el ejercicio de la docencia, no en el magisterio que ejerció hasta el último día de su vida. Como en Dolores, en Tandil y en santa Rosa, dejó una huella muy honda no sólo entre sus alumnos y colegas sino en toda la comunidad que lo vio atravesar sus calles y detenerse en sus plazas. Al punto que hoy hay dos instituciones que llevan su nombre, el Jardín 916 de La Ribera y desde 1984, la escuela Nº 27, ubicada en San Luís y Calle 390 del barrio La Primavera” en Quilmes Oeste.
También lleva su nombre la Escuela Nº 24, ubicada entre las calles Matheu y Fragata Sarmiento, Barrio San Luís de la localidad de José C. Paz en la provincia de Buenos Aires.
Redactó en numerosas revistas, periódicos, publicaciones como en el periódico “El Nacional” de Dolores, en “Fray Mocho”, “Nuestras escuelas”,La Lectura de Quilmes con motivo de sus bodas de oro. El artículo se titulaba “La divina docencia de Jesús”.
Fue un imperioso promotor y propagandista de la lectura y su valor. La estimuló en sus alumnos y maestros. Escribió varios textos escolares: Pan” (para 1° grado); Vuelo inicial” (2° grado), Un paso más (3° grado), Tierra hospitalaria” (4° grado) “Surcos y alas (5° grado), El compañero espiritual” (6° grado) y Perlitas”. A estos se suman: “Ejemplos”, con el subtítulo “Lecturas para formar el carácter de los niños” (1916); los libros de poemas: “Arpegios” (1918), “Poemas heroicos” (dos ediciones, con juicios de Max Nordau, Joaquín V. González, Rodolfo Senet y Ramón Melgar, (4) de 1923), “Líneas paralelas”, “Cambiantes líricos”, “Laureles” (1913), “Cartilla”, “En Villa Azeta y Viñedo Franklin” (1920), “La ofrenda del maestro” (para los niños, con prólogo de Víctor Mercante, 1923); las novelas “Mi amigo Ricardo” ( 1916) y “¿Dios es amor?”. Y además: “Briznas, surcos y evocaciones” (1924), “La abeja de oro” (1926), “Retazos de Pampa”, “Leyendas y episodios de La Pampa y “Pedagogía festiva” (Santa Rosa, La Pampa, julio de 1928) que subtituló “Memorias de un jubilado”
Fue un exhaustivo poeta, riguroso en los cánones de la versificación y además de su sustancia modernista se preanuncia en algunos de sus poemas el testimonio y el compromiso social. Ejerció su condición de ciudadano preocupado por los sinsabores del pueblo llano y los problemas que aquejaban al país. Este soneto de 1955 que nunca se permitió publicar, “por falta de espacio”, según decía él, y que, Blanca, su hija leyó como primicia en una charla dada sobre su padre es muestra de su lira testimonial:

¡Arriba juventud!
Es izquierdista el corazón y manda:
¡Arriba juventud lozana y fuerte!
Qué es mejor irse en brazos de la muerte
Que ser el brazo de una acción nefanda.
¡Libertad! ¡Libertad! Es la demanda
Del que la libertad jamás pervierte.
Moreno, Rivadavia, Almafuerte,
junto a Jesús, exhortan. ¡Yérguete!... ¡Anda!

Esta Patria enferma de cinismo,
Lucro, lujo y - ¡lo peor! – oscurantismo:
Ayer – como hoy – sacrílego botín.
¡Avanza, juventud, noble y serena
Hacia el surco, la cátedra o la arena…
¡Nos concitan Sarmiento y San Martín!


Juana de Ibarbouru le dijo en una oportunidad: “Es usted cosa rara, pues esto raramente se ve junto: buen poeta y buen escritor”. Y José D. Forgione, (5) en “Los maestros que escriben”, nota publicada en el “Boletín del Consejo Escolar de Quilmes”, de mayo de 1921, que editaba el Prof. Atanasio A. Lanz, recordaba: Yo no escribo, como dicen algunos para pasar el rato. Escribo versos cuando siento la necesidad de escribirlos…’ Me decía Cotta una tarde, allá, bajo los sauces de las isla Paulino, (6) a donde habíamos ido con Barroetaveña, Mercante, Zubiaur, Jáuregui, Nelson, Melgar, Susini… en procura de un momento de expansión, lejos del mundanal ruido” Y continúa. “ En efecto, leyendo la copiosa producción literaria de Cotta, comprobamos sin mucho esfuerzo que ha escrito, porque el espíritu, estimulado por sensaciones delicadas, tuvo que estallar en millares de versos […] Ha cantado como pocos, el amor del hogar; mientras unos poetas buscan asuntos en la inmensidad de la naturaleza Cotta los ha encontrado en la vida íntima de su casa y nos ha brindado en sencillos y armoniosos versos, un mundo de sutiles emociones […] Juan Manuel Cotta no ha vivido indiferente a las corrientes modernas del pensamiento. En sus prosas de combate se define su personalidad con rasgos precisos.”
Cuando llega a Quilmes ya era una personalidad relevante en el mundo de las letras y de la educación a nivel Nacional. Y la comunidad local lo recibe como un premio que honraría la historia de sus instituciones y por eso supo respetarlo y admirarlo.
Después de 32 años ininterrumpidos en la docencia y 14 en la Escuela Normal de Quilmes, el 30 de setiembre de 1944, el Prof. Cotta se jubiló. Cubrió su cargo la que hasta ese momento fue la vicedirectora, Prof. Ana Luther.
El 15 de noviembre siguiente, se le realizó un homenaje en el Colegio San José y luego en ocasión de realizarse los actos de fin de curso de la Normal, la presidenta de la Asociación CooperadoraAtanasio Lanz”, Silvia Cristy de Cella, le entregó un álbum de recuerdos con gráficos, fotos y la firma de alumnos, docentes y padres. Cotta en su discurso de despedida destacó que “… busco primordialmente armonizar a unos con otros haciendo de las aulas un segundo hogar donde florecieran los mejores sentimientos, para eso más que un director quiso ser un amigo de alumnos y maestros.” Luego pasó a entregar personalmente los boletines de calificaciones a los alumnos con mayores puntajes de cada sección.
Teminado el acto, pasado el mediodía, colegas, amigos y ex alumnos le brindaron un almuerzo de despedida en la confitería del hotel "Astrid". Asistieron lo más representativo de la docencia quilmeña como Delia Altube, Fausta Sáenz, Hilda Sobrero, Elena Castellanelli, María Ignacia Berbeni, Alicia B. de Elesgaray, Nélida I. de Moodie, Silvia Cristy de Cella, Delia Martínez de Moltedo, Ignacia Lanz de Berbeni; los ingenieros: José Casella y Edgardo Castro; los profesores Orlando D. Cella, Alberto Iacobucci y León R. Naboulet; los doctores Carlos Ocampo, Juan Domingo Pozzo y Oscar Echelini que tuvo palabras elogiosas para el homenajeado. (7)

Se le hizo un nuevo homenaje en la biblioteca Luis C. García”, que se hallaba en el local social del Club Argentino de Quilmes (Alem 432), cuadro de fútbol del que era seguidor. La gratitud del Sr. Cotta no se hizo esperar y el 17 de noviembre envió a la presidenta de Cooperadora Atanasio Lanz”, una cálida nota por la colaboración que le brindaron durante los 14 años que estuvo al frente de esa institución educativa.
A partir de ese año, se requirió su presencia como invitado destacado en cuanta actividad social, comunitaria, cultural o educativa se realizaba en el Partido de Quilmes como el 7 de diciembre a la inauguración de la Sala de Maternidad del Hospital de Quilmes y el 12 a la inauguración de la I.M.P.A. Además, convocado por instituciones locales, de los partidos vecinos, de La Plata y la Capital Federal, realizó un incansable periplo de conferencias, recitales poéticos e integrante de jurados.
Era un hombre sin estridencias ni ostentaciones. Sencillo en todas las cosas. No era presuntuoso en el decir ni en el callar. En el aula era un excelente creador de climas. Efectivamente, como maestro de sangre, además de valiente luchador ante los imponderables, fue un visionario y un minucioso guía en los caminos de la vida, con los instrumentos de la libertad; ejemplo de honestidad, rectitud de ánimo, comprensión, desinterés, sabiduría en el vivir y todo lo cimentó en el amor. (8) El Prof. Víctor Mercante (9) escribió: “La escuela de Cotta (...) en la tranquilidad luminosa del arrabal, bajo el oro de la luz del sol, entre las alegorías de la brisa pampeana (...) la modesta casa de amplio fondo en la que Cotta educa.”
Qué mejor que su propia letra para definir su pensamiento:

“¡Dios te libre!”
¡Dios te libre, mujer
de la casa sin ruidos,
de la mesa sin manchas,
del patio arregladito,
de la sala en que yacen
los juguetes dormidos!...
¡Dios te libre! Cuando eso
se consigue, no hay niños:
la vejez ha llegado,
el ensueño ha partido
y en los bronces que brillan
y en los zócalos limpios,
se pasea el recuerdo
hecho sombra ¡Bendito
el desorden que es Vida!...
¡Ah, si un día en silencio
se quedara este nido
y yo viera todo eso,
clamaría al Altísimo:
¿Para qué tener oro?
¿Para qué haber vivido?
¿Para qué el sol y el aire?
¿Para qué tú, Dios mío?...
Juan Manuel Cotta





Falleció el 20 de junio de 1964, en Quilmes, su ciudad por adopción a los 77 años, rodeado del afecto entrañable de hijos, nietos y una comunidad que lo contempló con la admiración y el respeto que se tiene a los Hacedores. Sus restos fueron sepultados en domingo 21 en el cementerio de La Plata. (10)
Dejó sus hijos y sus nietos, todos sus alumnos, sus amigos, colegas; dejó todas sus palabras, contundentes, dulces, palabras para la vida; dejó emociones, sueños realizados; la plenitud de haber logrado una obra con la herramienta más efectiva, el amor. Fue fundador de vocaciones, de empresas gloriosas y fortuitas, porque vivió con el objetivo de ser en otro ser. Ese era Pedro Juan Manuel Cotta.

Investigación, compilación y entrevistas Prof. Chalo Agnelli
Colaboración Sras. Blanca Cotta de Geronés y Graciela Skilton Cotta
Fotos Cristina Secco

REFERENCIAS
1.- Reseña elaborada gracias a la documentación y colaboración de las señoras Blanca Cotta y su hija Graciela Skilton. Las extensas notas al pie son un referente que muestra la calidad de las personalidades que frecuentaba el maestro Cotta.
2.- El Dr. José Benjamín Zubiaur fue un pedagogo nacido en la provincia de Entre Ríos. En 1889, viaja a Europa, específicamente a París, con el objeto de informarse sobre el modelo educativo francés a los efectos de aplicarlo en Argentina. Tomó contacto con Pierre de Coubertin, quien trabajaba como profesor de la Sorbona y en el área educativa gubernamental; compartía con él los mismos ideales de expansión del deporte en el sistema educativo. Había apoyado la práctica deportiva escolar siendo Rector del Colegio Nacional de Concepción del Uruguay. En este colegio, y por su iniciativa se jugó el primer partido de fútbol en la provincia y fue el promotor de la primera regata escolar. A él se deben los monumentos al fundador del establecimiento, el General Urquiza y a los dos directivos más representativos Alberto Larroque y Jorge Clark que realizó el escultor Lucio Correa Morales. Zubiaur murió en Buenos Aires en 1921.
3.- Pablo Pizzurno nació en Buenos Aires el 11 de julio de 1865. Fue uno de los más destacados pedagogos argentino del siglo XX. En 1882, recibió el diploma de maestro normal e, inmediatamente, comenzó a dictar clases en la Escuela Normal de Profesores. En 1884, fue designado director de escuela, en un establecimiento de Balvanera (en la Capital Federal) Murió en Buenos Aires el 24 de marzo de 1940. Ocupó distintos cargos relativos a la gestión educativa en el ámbito nacional y provincial, y desarrolló una vasta trayectoria como conferencista y ensayista. De estos trabajos surgieron muchas de sus obras escritas: Pininos, un texto de lectura para escuelas primarias (1922); tres tomos de los Textos de lectura corriente; Consejos a los maestros (1906); La educación común en Buenos Aires (1910); El Instituto Superior Nacional de Educación Física (1914); El profesor secundario (1915); Vacíos de la educación primaria (1916); La escuela y el progreso social (1928); Educación General (1938), entre otras.
4.- Max Nordau. (29/7/1849-22/1/1923) Médico, poeta, sociólogo, novelista e historiador, nacido en Hungría. Graduado de médico, se estableció en París, interesándose en el campo de la psiquiatría. Fue un gran deportista; jugaba al fútbol en un equipo de Viena. Apoyó a Teodoro Hertzl en pro de la creación de un Estado Judío. Escribió, no sólo obras sociológicas, sino también novelas, piezas teatrales, cuentos, poemas. Entre sus obras más famosas deben citarse: "Mentiras convencionales", "Paradojas", "El mal del siglo", "Nostalgia" y "Degeneración". Murió en Argentina a los 74, sus restos fueron trasladados a Tel-Aviv en el año 1926. Joaquín V. González , Rodolfo Senet (29/3/1872- 15/10/1938) Pedagogo y psicólogo. Profesor de matemática y francés. Ramón Melgar (31/8/1872-13/12/25) Educador y periodista. Bajo el seudónimo “El Maestro” editó numerosos trabajos literarios, textos escolares y biográficos. Director del Colegio Nacional de Dolores desde su fundación hasta 1924. (Cutolo T.IV Pág. 513)
5.- José D. Forgione Docente, autor de entre otros varios libros de texto: “Por la pureza del habla” (1925, 2° Ed. 1932) “Armonía” : texto de lectura para 4to grado (1938) “Historia antigua y medieval” : para 1° año del ciclo básico. Ed. Estrada 1956; “Nuestro idioma” : gramática, Ed. Kapelusz. 1958
6.- A solo 9 kilómetros de la ciudad de La Plata frente a la localidad de Berisso se encuentra esta isla de algo menos de 20 kilómetros cuadrados. Posee costa frente a los ríos de La Plata y Santiago. La zona es visitada por turistas y pescadores. La une al continente un puente cuyo destino es el balneario Palo Blanco. Formó parte de la Isla Santiago, que se extendía entre el Río homónimo y el de La Plata. Con la construcción del Canal de Acceso al Puerto, la isla quedó dividida en dos: Isla Santiago Oeste en el partido de Ensenada, e Isla Santiago Este, en el de Berisso. Esta última fue conocida luego con el nombre de uno de sus primeros pobladores y empresario turístico, Paulino Pagani.
7.- Diario El Sol del 18 de noviembre de 1944.
8.- Estos conceptos fueron elaborados partiendo de la memoria de su hija Blanca y de quines lo conocieron directamente como maestro y director, el Prof. Orlando Cella y la Sra. Marta Ísola de Cella.
9.- Víctor Mercante nació en Merlo, provincia de Buenos Aires, el 21 de Febrero de 1870. Se recibió de maestro en el Normal de Paraná y comenzó su carrera en la provincia de San Juan. Sus preferencias pedagógicas fueron las teorías positivista y experimentalista. Publicó "Museos escolares argentinos y la escuela moderna" (1893) Le siguió “Metodología"; "La crisis de la pubertad y sus consecuencias pedagógicas"; "Cultivo y desarrollo de la aptitud matemática del niño"; "Maestros y educadores" y una serie de artículos publicados en Archivos de Pedagogía y Ciencias Afines. Organizó la Sección Pedagógica en la Universidad de La Plata, base de la actual Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Fue Inspector General de Enseñanza Secundaria, Normal y Especial del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública de la Nación. Fue criticado por enfocar la problemática educativa sólo desde el punto de vista psicológico, olvidando el aspecto social. Murió en Los Andes (Chile) el 20 de Septiembre de 1934. www.nalejandria.com/maestros-americanos/bios/mercante.htm.
10.- El Sol, miércoles 24 de junio de 1964.

BIBLIOGRAFÍA
Biografías: PROYECTO AMEGHINO. Los orígenes de la ciencia argentina en Internet.-
Instituto de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología (IEC) Universidad Nacional de Quilmes http://www.planetariogalilei.com.ar/ameghino/biografias/merc.htm

LA ESCUELA NORMAL DE QUILMES - HISTORIA EN EL CENTENARIO

LA ESCUELA NORMAL - QUILMES, CIUDAD

De “MAESTROS Y ESCUELAS DE QUILMES (1666 – 2004)”
Libro de Chalo Agnelli, Ed. Jarmat, 2004
De "Historia para un Centenario 1912 - 2012"
Agnelli, Diéguez, Gail, Martignago, Von Lurzer. Ed Jarmar, 2012.
  
La preservación de la memoria colectiva 
por un grupo, aunque sea pequeño, es una 
verdadera tabla de salvación para la 
comunidad entera." 
OCTAVIO PAZ

ANTECEDENTES DEL NORMALISMO EN QUILMES

Antes de la fundación de la Escuela Normal de Quilmes hubo en la zona una institución de enseñanza para el magisterio de alumnos varones, la Casa de Formación de Bernal de la Congregación Salesiana de Don Bosco [1] que fue fundada en 1897 a instancias de un patriarca local a quien se considera el segundo fundador del pueblo por su obra de progreso material, cultural y religioso, don Agustín Pedemonte, que había llegado a la zona en 1880 y donó las tierras para que se creará en Bernal la Casa Salesiana y una capilla con la advocación de Nuestra Señor de La Guarda. En 1895 el obispo Terrero consagró la Iglesia bajo el título de esa patrona genovesa y en 1897 ingresan los primeros alumnos de la escuela primaria salesiana en la esquina de las actuales calles Belgrano y Don Bosco.
Desde 1903 a 1922 y de 1927 a 1932, ejerció la dirección de la Casa de Formación y Escuela Normal Salesiana de Bernal, el Pbro. Nicolás Esandi que luego llegaría a obispo. Organizó los estudios eclesiásticos y del magisterio. Fue maestro de novicios y profesor de latín, teología, pedagogía y literatura. Publicó libros para la formación de sacerdotes y educadores: “Apuntes de pedagogía” (2 tomos), “Estudio metódico del Latín”, “Mi libro” para la enseñanza de la lectura y “Métodos de escritura”. [2]
Por gestiones de los sacerdotes Tomás Usher y José Vespigiani, el ministro de Justicia e Instrucción Pública Osvaldo Magnasco decretó el 14 de noviembre de 1900 que los alumnos del magisterio del Colegio Pío IX de Bernal debían rendir exámenes en la Escuela Normal Mariano Acosta de la Capital Federal. En 1901, 1903 y 1904 se amplió esta medida para los 2º; 3º y 4º años del magisterio. Los primeros maestros egresados de Bernal fueron: Agustín Caballero, Marcelino Castro, Luis Correa Llano, Mariano Esandi, Alejandro Fernández, Fernando Kenny, Alejandro Piatti, Rodolfo Ragucci, José Reguera, Leopoldo Rizzi, Pablo Z. Vicari y Francisco Zuccarino. Todos ejercieron luego en las escuelas de las numerosas comunidades de la orden y algunos alcanzaron renombre en el magisterio: como el obispo Eugenio Santiago Peyrou; el Pbro. Pablo Vicari, creador de la banda de los Exploradores de Don Bosco en Mendoza; el Pbro. Leopoldo Rizzi establecido en la escuela agrícola de Uribelarrea; Francisco César Pedotti (1883-1958) autor de numerosos libros educativos de la Congregación., como el Pbro. Rodolfo Ragucci (1887-1973), filólogo purista, miembro de la Academia Argentina de Letras y autor de El habla de mi tierra”, que tuvo numerosas ediciones.

ESCUELA NORMAL NACIONAL MIXTA [3]
      Comenzando el siglo XX, ya no había maestros sin título habilitante como en años anteriores. Muchos lo habían obtenido simultáneamente al ejercicio de sus funciones.
El 5 de marzo de 1911, el maestro Anastasio Antonio Lanz, en un discurso pronunciado en ocasión de un homenaje que le brindaron en el Club Social vecinos de Quilmes por su designación como Inspector Técnico Seccional de Escuelas, expresó: “La enseñanza de Quilmes necesita para su progreso y perfeccionamiento una Escuela Normal, donde vayan los niños con todas las comodidades y en forma poco onerosa obtengan el título que los acredite como educadores y para que una vez recibidos apliquen su saber principalmente, en las escuelas del distrito. El título libre, es más costoso pecuniariamente para los aspirantes y de difícil adquisición. Sería, en mi concepto, una gran obra que las autoridades locales y el pueblo realizáramos una gran campaña en el sentido de obtener del gobierno nacional la creación de un establecimiento de esa índole” […] “Iniciada  la campaña el éxito estará asegurado y Quilmes, señores, contará con nuevos elementos de progreso intelectual, base de su prosperidad material”. [4]
 El 26 de agosto de ese mismo año, nuevamente en el Club Social, Lanz reitera su propuesta de crear una Escuela Normal y un Colegio Nacional y se forma una Comisión Provisional que convoca a una Asamblea a realizarse el 13 de setiembre que designa una Comisión Ejecutiva encabezaban por: presidente Dr. José M. Ungaro, tesorero, Tnte. Coronel Tristán Villarroel y secretario el maestro Lanz. La comisión vuelve a reunirse cuatro días después, el 17 de setiembre y redacta el petitorio que se presentará el 27 de setiembre en la Cámara de Diputados. Hasta esa fecha se reunieron 1500 firmas de vecinos de toda la localidad.
La Escuela Normal había tenido en Quilmes un antecedente en 1887, por una propuesta del ex municipal Pedro Risso. [5]
El 22 de enero de 1912 la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados solicita un aumento en la partida para la creación de cuatro Escuelas Normales, en Quilmes, en Lomas de Zamora, en San Fernando y en San Francisco, Córdoba. Si bien la Cámara de Senadores rechaza la erogación, tras la insistencia de Diputados y sin votos suficientes, los senadores acceden.
   En tan breve tiempo, desde su primer planteo del maestro Lanz, durante la presidencia de Roque Sáenz Peña, que el 28 de febrero de ese mismo año acababa de presentar su proyecto del Voto Universal Secreto y Obligatorio, [6] por ley de Presupuesto de la Nación, del año 1912, anexo E, inciso 11, ítem 34 se crea la Escuela Normal Nacional de Quilmes; la segunda de la provincia de Buenos Aires (separada de la Capital Federal desde 1880), después de la de Azul y la primera del sur bonaerense y la primera entre la Capital Federal y La Plata.
   El 23 de abril de 1912 el Consejo Nacional de Educación por expediente 4380, letra “L” designa al personal docente y el 23 de octubre, cumplidos todos los requisitos de orden nacional, queda fundada la Escuela Normal de Maestros de Quilmes.
El primer colegio secundario que tuvo Quilmes fue el fundado en 1910, por el profesor Doroteo Yoldi, en la calle Alem entre Alvear y Mitre, pero era de carácter privado no oficial como el de la Escuela Normal Salesiana de Bernal que era confesional orientada a la formación de sacerdotes, como se mencionó anteriormente.
La Escuela Normal fue la primera escuela secundario oficial instalado en el partido de Quilmes En 1914 cambió su denominación por Escuela Normal Nacional Mixta.
Esta fundación coincidió con la creación de las Escuelas Normales de San Fernando y de Lomas de Zamora, esta última sobre la base de una Normal Popular preexistente. [7]
Era gobernador de la provincia de Buenos Aires el Dr. Marcelino Ugarte, ministro de Justicia e Instrucción Pública el Dr. Juan M. Garro e intendente municipal de Quilmes el Sr. Pablo Castro. En la Dirección de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires actuaba con carácter interino el Dr. Enrique Urien, inspector de escuelas del partido de Quilmes don Atanasio Antonio Lanz, promotor de la idea.

COMPLICACIONES
Resuelta la gestión por parte del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, no se encontró en el pueblo instalaciones adecuadas para fines educativos, de modo que  para no perder la promulgación, se intentó trasladarla al barrio de Belgrano, al norte de la Capital. Pero después de controvertidas y arduas negociaciones y entrevistas en todos los niveles del Estado, con el empecinamiento de Lanz y del director fundador [8] el maestro José Sosa del Valle, se obtiene para funcionar, hasta la cesión de un edificio, el establecimiento de la escuela N° 1, cedido por su directora la señora América Gregorini. Los alumnos concurrían durante un turno.

QUILMES POR ESOS AÑOS
Si afirmáramos que la Escuela Normal de Quilmes fue una constante de las ideas democráticas nos podrían motejar de exagerados, pero al observar que nació el mismo año que se promulgó la Ley Sáenz Peña, cuando el Dr. Indalecio Gómez, ministro del interior, ensayó la firme voluntad de los argentinos de votar con limpieza en los comicios, a través del voto secreto, universal y obligatorio, nos convencemos de ello.    
Cuando se concretó esta fundación, “Quilmes contaba 19.300 habitantes y Bernal poco más de 8000. Ezpeleta era una localidad incipiente y Berazategui, aún parte del partido, con 3000 habitantes, ya se desplegaban las primeras calles empedradas” […] “El censo poblacional de 1914 da a Quilmes una población de 38.449 habitantes”. [9] Contaba con 26 escuelas públicas. En 1911 se había creado el Cuerpo de Bomberos Voluntarios. También en 1912, se erige el suntuoso palacio Municipal, la Sociedad Italiana instala un cine y el Quilmes Athletic Club gana un campeonato de fútbol de primera división. Se inaugura el tranvía que une la estación con La Ribera. Al año siguiente, funcionaban tres bancos y en 1915 se inaugura la Rambla del Balneario.
Quilmes ya ostentaba un improvisado escudo propio diseñado por el arquitecto Juan José Chiogna, [10] reglamentado por decreto Municipal N° 3232, recién en 1944.
A su vez, 9 de setiembre de 1912, Atanasio Antonio Lanz, a través del diario "La Pren­sa", lanza la iniciativa de declarar a Quilmes ciudad. El diputado quilmeño y ex intendente Valerio Ponce de León transformó la propuesta en proyecto que se concretará el 21 de julio de 1916 durante la intendencia de Pablo Castro, en que el diputado Antonio J. Már­quez informó a la Cámara sobre dicho proyecto de ley declarando ciudad a esta localidad, el que es aprobado el 28 de julio y el 2 de agosto sancionada la ley Nº 3627 por el gobernador Marcelino Ugarte.
     Atanasio Antonio Lanz fue la gota que con constancia y espíritu pertinaz iba horadando mentes hasta que entraban sus ideas de progreso.
SE ABREN LAS PUERTAS
    La Escuela fue inaugurada oficialmente el 23 de octubre de 1912 dependiendo del Consejo Nacional de Educación a cargo del Prof. Pastor Lacar. Firmaron la tarjeta de invitación inaugural: el gobernador José María Ungaro, el intendente Pablo Castro el Tte. Coronel Tristán Villarruel, los doctores: Severo Soria, Juan Ithuralde, Eduardo Sarmiento y Lisandro Salas, los señores: Rodolfo Labourt, Valerio Ponce de León, Francisco J. Tollo, Juan V. Posada y el Inspector Atanasio A. Lanz.
    La inscripción había comenzado el 26 de setiembre. El plan de estudios del magisterio era de cuatro años. Se tomó examen de ingreso y la admisión quedó establecida, según consta en la planilla respectiva que se halla en el archivo, el 16 de octubre. Inició las clases con una matrícula de 42 alumnas (sólo dos eran extranjeras) y el Departamento de Aplicación (actual Escuela N° 84), con la regencia de la señora Crecencia López Oliveros de Molina, constaba con 156 alumnos repartidos en siete secciones. Los primeros egresados de 6º grado del  Departamento de Aplicación Moreira en 1912, fueron: Moreira, Francisca – Moreira, Blanca – Scheckeman, Rosa – Inda, Raquel – Fraquelli, Juana – Palavecino, María Isabel – Forbes, Georguina – Forbes, Letitia – Borzi, Catalina – López, Sara – Chaparro, María Isabel – Logarre, María Elena – García, Ramona – Tassano, Lilia – Castro, Sara
      Se destinaron $ 5000 para gastos de instalación y pago del personal. El sueldo de los docentes sería de $ 180 y el del Director $ 300. Además, se otorgarían becas de $ 25.
        Si bien la escuela, en 1914, comenzó a funcionar en la escuela Nº 1, según los libros contables se alquilaron otras propiedades para diversa funciones entre ese año y diciembre de 1916.
       A partir de 1914, se arrienda también, la casona de la calle Mitre, propiedad del ingeniero Francisco Ctibor (1857-1924), nacido en Tabor, República Checa, fabricante de ladrillos que la había adquirido a la familia Clark, residentes en el partido desde comienzos del siglo XIX. Allí comienza el año lectivo de 1915 y el traslado definitivo se concreta en 1917; “[…] en el nuevo local será posible la instalación del curso normal en todo su desarrollo, como así mismo, por estar la casa edificada en espacioso terreno de una manzana de 8640 metros cuadrados de extensión de terreno ocupado por jardines y plantaciones que dan al local el contingente de sus valores estéticos e higiénicos” [11]
      Ctibor tenía su fábrica en la Avenida Centenario de La Plata. En Francia había trabajado con el Ing. Gustave Eiffel en la construcción de la mentada torre parisina y en la primera etapa del Canal de Panamá. Había llegado a la Argentina en la década de 1880.
Cuentan antiguos vecinos que en el 1900, después de contraer matrimonio con Ruzena Zeis, visita Quilmes y su esposa se encanta con la ubérrima vegetación que rodeaba la vieja casona de los Clark, sobre todo con el imponente alcanforero que había sobre la calle Conesa. La pareja hace averiguaciones y enterados que se hallaba en venta la compran en 1904 y se establecen en el pueblo. La casona se alquila a la familia Ctibor hasta 1957.

JOSÉ DOMINGO SOSA DEL VALLE
José Sosa del Valle
El primer director fue el Prof. José Domingo Sosa del Valle, trasladado de la Escuela Normal de Santa Rosa de Toay. Este educador era catamarqueño vecino por nacimiento de nuestros primeros pobladores los quilmes. Quizá este antecedente favoreció su arraigó profundo a este Quilmes rioplatense; no sólo desarrolló una actividad educativa sino social y cultural de trascendental importancia para el progreso de la ciudad. En 1941, fue uno de los entusiastas propulsores de que se levantara en el distrito un monumento al “Guerrero Quilme”; objetivo que recién se alcanzó  el 14 de agosto de 1986.
Había nacido el 4 de marzo de 1879 y falleció el 10 de mayo de 1940.
      Fue director de la Biblioteca Pública Municipal Domingo Faustino Sarmiento. En el año 1927, presidió durante 15 días el Club Social. Fue prologuista del libro del Prof. Edmundo Gutiérrez “Bosquejos biográficos del Dr. Ramón S. Castillo”, editado en la imprenta López en 1941.
La comunidad colocó en su tumba en el cementerio de Ezpeleta una placa con la siguiente inscripción. “Al propulsor de la cultura en Quilmes”.  Una calle de Quilmes Oeste, la Nº 343 entre la avenida Calchaquí y el Camino Gral. Belgrano (Ruta provincial Nº 14) recuerda su nombre. En su legajo, existente en el archivo de la Escuela Normal, se especifica su trayectoria docente.
José Sosa del Valle, [12] de 34 años de edad, argentino, Profesor Normal graduado en la Escuela Normal de Profesores de la Capital en el año 1899, inició el ejercicio de su profesión en Marzo del año 1900 como Maestro de Grado en la Escuela Nº 1 de varones del partido de General Sarmiento, cargo que conservó hasta el 2 de abril de 1901, fecha en que pasó a servir como Sub Preceptor en la Escuela que actualmente se denomina Nº 1 del Consejo Escolar 14 de la Capital Federal; fué ascendido con servicio en esta misma Escuela, á Preceptor el 1º de Agosto de 1904 y á Vice-Director el 23 de Abril de 1907 hasta Abril 20 de 1909. Dentro del tiempo indicado prestó servicio en la Escuela Nocturna “A” del expresado Consejo como Sub Preceptor suplente desde Abril 1º de 1904 á 28 de Febrero de 1905; como Sub Preceptor titular desde el 29 de Mayo de 1906 hasta el 11 de Abril de 1908 en que fue designado Director, cargo desempeñado hasta el 20 de Abril de 1909. En esta fecha fue nombrado Regente y catedrático de Idioma Nacional y Aritmética en la Escuela Normal de Santa Rosa de Toay. Hizo permuta de la cátedra de Aritmética en 1º Año por la de Idioma Nacional de 2º Año en marzo 1º de 1910. Desempeñó estos cargos hasta Abril 23 de 1912 en que se le nombró Director y catedrático de esta Escuela.” (textual) [13]

Entre los legajos [14] se hallan también los de Olivio J. Acosta y de Crescencia López Oliveros de Molina:

“Olivio I. Acosta, argentino, 38 años. M. N. en la Escuela Normal de Profesores de Paraná el año 1893. Inició en agosto
Olivio Acosta
del mismo año sus servicios como Maestro de Grado en la Escuela Superior de Varones de Nogoyá (E. R.). En Marzo del 94 el mismo puesto en Villaguay (E. R.); en el mes de Marzo del 98 – Vice Director de la Escuela Superior mixta de Diamante (E. R.).En Abril de 1900 subpreceptor de la Escuela Nº 9 del Consejo Escolar Nº 19; en Marzo de 1901 Director de la Escuela Nº 7 de Colonia Sarmiento (Chubut). En Marzo de 1902 Director de la Escuela Nº 9 de Trelew (Chubut); En Julio de 1904 Preceptor de la Escuela Superior Nº 1 del C. Escolar 13 (Cap. Federal) – en 1905 subpreceptor de la Escuela Nocturna Nº 10 del C. E. 10; en Abril de 1907 Inspector Técnico de la 6ª Sección de Territorios Nacionales; en Marzo de 1910 de la 7ª Sección (Pampa); en Marzo de 1912 de la 4ª Sección (Chubut) y en Abril del mismo Vice Director de la Escuela Normal de Quilmes y Catedrático de Historia y Aritmética.” (textual) Sigue una firma: Olivio I. Acosta. Hay un sello oval que dice: Escuela Normal Mixta * Quilmes * Dirección.
“Crescencia López Oliveros de Molina española, 24 años de edad, Maestra Normal recibida en Azul en el año 1907. Inició su carrera en Abril de 1908, nombrada por el H. Consejo Nacional de Educación para desempeñar el puesto de Maestra de Grado en la Escuela Nicolás Avellaneda, Consejo Escolar 2º. En Mayo del mismo año nombrada por la Dirección General de Escuelas de la Pcia. de Buenos Aires Maestra de Grado en la ciudad de Azul. Marzo de 1909, nombrada por la Dción. General de Escuelas de la Pcia. de Buenos Aires, Directora de la Escuela Nº 25 de la ciudad de Azul. Por el Ministerio de Instrucción Pública, el 3 de junio del mismo año, Maestra de Grado y catedrática de E. Doméstica y Labores de la Escuela Normal Mixta de 25 de Mayo. El 23 de Abril de 1912 Regente y C. de Geografía en la Escuela Normal de Quilmes.”
Sigue una firma: Crescencia López Oliveros de Molina. Sigue una nota (aparentemente de puño y letra de la interesada): “Omisión – Durante una licencia que obtuve desde el 1º de Abril de 1910 al 1º de septiembre del mismo año, desempeñé un puesto de maestra de grado durante 1 mes y ½ desde julio al 31 de agosto de 1910.” Sigue una firma: Crescencia López Oliveros de Molina. (textual) Hay un sello oval que dice: Escuela Normal Mixta * Quilmes * Dirección
Crescencia López Olivera de Molina fue autora de numerosos textos de carácter educativos, entre otros, en 1934, el referido a la enseñanza global. Fue cofundadora de la primera Universidad Femenina en Quilmes en la Biblioteca Pública Manuel Belgrano de Berazategui. Introdujo el uso del guardapolvo blanco como modo de igualar las diferencias económicas de los alumnos, siendo ella misma modelo de este uso, como se puede ver en todas las fotos en las que aparece.
LOS PRIMEROS MAESTROS
    De las 42 inscriptas del año 1912, son 21 los primeros maestros que egresan formados en el distrito en 1916, a saber: Graciana Amor y Vedia, Amelia Angeletti, Argentina Italia Bianchi de Zothner, Delia Burlo, Magdalena Capellino, Julia Cendoya, Ermelinda Cutella, Augusta Ferri, María Teresa Job, Ángela Lastra, María Eulalia Orezzio, Dolores Pito, Ernestina Ponce de  León, María Esther Sosa, Margarita Thevenon, María Jerónima Tramasso, Elda Vaca,, Sara E. Velazco Montes, Ana María Borzi (luego rectora del Colegio Nacional), Silvia Curelli, María Teresa de Madrid y el único varón, Braulio A. Ibáñez, que ingresó con posterioridad, proveniente de otra institución del magisterio.

PRIMER PLANTEL DOCENTE [15]
Estos son los nombres, títulos, cargos y fechas de inicio de tareas de los docentes que se desempeñaron durante la primera década en la Escuela Normal de Quilmes.
Autoridades:
Director fundador: José Domingo Sosa del Valle. Egresado de la Escuela Normal de Profesores N° 2 de Capital Federal. Ingresó a la escuela Normal de Quilmes el 23 de abril de 1912.
Vicedirector fundador y Catedrático de Historia y Aritmética: Olivio Jorge Acosta. Maestro egresado de la Escuela Normal de Profesores de Paraná. Ingresó a la Escuela Normal en abril de 1912.
Ana M. Borzi

Josefa Lombán de Casado
Regente del Departamento de Aplicación y Catedrática de Geografía: Sra. Crescencia López Oliveros de Molina. Maestra egresada de la Escuela Normal Mixta de 25 de Mayo.  Ingresó a la Escuela el 23 de abril de 1912.
Silvia Manuela Gorleri. Con título de Ayudante acordado por la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires. Ingresó el 23 de abril de 1912, con la triple función de Secretaria, Tesorera y Bibliotecaria..
Livia Gorleri de Escurdia
Sub-regente: Irene Sofía Rodríguez. Profesora secundaria de Pedagogía y Ciencias Afines, título otorgado por la Universidad de La Plata. Ingresó el 29 de mayo de 1916.
Catedráticos:
Carmen F. Salgado de Vera. Profesora de Pedagogía y Ciencias Afines egresada de la Universidad de La Plata. Ingresó el 23 de abril de 1912, a cargo de Zoología.
Elena Molina de Lóbrega. Profesora de Música, con título del Conservatorio Williams. Ingresó el 23 de abril de 1912, a cargo de Música..
Margarita Ana Amanda Companc de Pérez Acuña. Nacida en Francia. Como profesora de  Francés, ingresó el 23 de abril de 1912.
Belén V. Madrid. Maestra egresada de la Escuela Normal de Dolores. Ingresó el 23 de abril de 1912, a cargo de Trabajo Manual.
Elisa Bergara de Zeballos. Tenía certificado de competencia de la Escuela Profesional N° 3 de la Capital Federal. Ingresó el 23 de abril de 1912, a cargo de Labor y Economía Doméstica.
Edelmira Martínez Hornos. Profesora de Dibujo egresada de la Academia de Bellas Artes de La Plata. Ingresó el 23 de abril de 1912, a cargo de Dibujo.
Emilia Villanueva. Profesora de Dibujo egresada de la Academia Nacional de Bellas Artes. Ingresó el  23 de abril de 1912, también a cargo de Dibujo.
Desiderio Sarverry. Maestro egresado de la Escuela Normal de Jujuy. Ingresó el  23 de abril de 1912, en la documentación no se especifica la cátedra..
* Mercedes Maciel. Ingresó en 1912, como auxiliar administrativa.
* Elisa Gambadote. Ingresó en 1912, también como auxiliar administrativa.
Elvira S. Vicens. Con un título de Bordadora en Oro, ingresó el 23 de abril de 1912, como auxiliar de regencia.
Elena B. Madrid (sin datos)
Juana G. Dieckmann de Kyburg. Doctora en Ciencias Naturales egresada de la Academia de Ciencias Naturales y Exactas de la ciudad de Buenos Aires. Ingresó el 2 de abril de 1913, a cargo de Botánica.
Elisa Pastora Belén Bargara de Zeballos. Profesora Secundaria de Historia egresada de la Universidad de La Plata. Ingresó el 10 de abril de 1915, a cargo de Historia y Literatura.
Ceres C. Villanueva. Profesora egresada de la Escuela Normal N° 1 de Capital Federal. Ingresó el 7 de abril de 1915, a cargo de Pedagogía y Geografía.
Leonie Obligado de De Madrid. Bachiller recibida en Zurich, Suiza. Ingresó el 7 de abril de 1915, a cargo de Lengua  Francesa. Hija del general Manuel Obligado, fundador de la ciudad de Reconquista en Santa Fe.
Ernesto Machado. Maestro Normal egresado de la Escuela Normal de Profesores N° 2 de Capital Federal. Ingresó el 10 de septiembre de 1915, a cargo de Ciencias y Letras.
Araceli M. de Díaz. Profesora de solfeo, piano, dibujo y pintura. Ingresó el  29 de abril de 1916, a cargo de Dibujo.
Lino A. Pérez (Prof. secundario de Pedagogía y Ciencias Afines e Historia), a cargo de Ciencias y Letras. Ingresó el 29 de abril de 1916.
Casimiro Toranzo Calderón. Abogado e Inspector Administrativo y Técnico de las Escuelas para Niños Débiles de la Capital Federal. Ingresó en mayo de 1916. no se consigna la cátedra. Fue director de la Escuela Industrial de la Nación “Otto Krause”.
José Casella. Ingeniero Civil y profesor de Ciencias Exactas. Ingresó el 20 de julio de 1916, a cargo de Matemática.
Clara María C. F. de Toro y Gómez. Nacida en Francia, Licenciada en Letras en París. Ingresó el 28 de marzo de 1917, a cargo de Lengua Francesa.
Antonio Colombo. Profesor secundario en Ciencias Biológicas egresado del Instituto Nacional de Profesorado Secundario. Ingresó el 31 de marzo de 1917, a cargo de Ciencias Naturales y Geografía.
Juana Salles de Fanade. Nacida en Francia, diplomada de la Alliance Française. Ingresó el 31 de diciembre de 1920, a cargo de Lengua Francesa.
Mariano Arancibia. Profesor egresado de la Escuela Normal de Profesores 2 de Capital Federal.  Ingresó el 21 de abril de 1921, a cargo de Ciencias y Letras.
Haydée P. Estrella. Profesora secundaria de Física y Química egresada del Instituto Nacional de Profesorado Secundario. Ingresó en junio de 1921, no se especifica la cátedra.
Martín Ibarra Figueredo. Maestro Normal egresado de la Escuela Regional de Corrientes. Ingresó el 14 de junio de 1921, a cargo de Ciencias y Letras. Fue un notable periodista quilmeño; colaborador de la revista “La Urracay “Quilmes presente” (1943). Fue uno de los fundadores de la agrupación,”Gente de Prensa”. Fue fundador el 30 de abril de 1921, de la Escuela para adultas mujeres Nº 35 en el paraje Los Hornos (Bernal Oeste) que cerró en 1927 y luego abrió en El Pato y es la actual Escuela Primaria Nº 12 de Berazategui.
Maestros:
Segundo E. Roldan. Maestro Normal egresada de la Escuela Normal de San Juan. Ingresó el 1º de marzo de 1912.
Eugenia Gregoria Juana Gorleri. Maestra Infantil con título otorgado por la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires. Ingresó en marzo de 1912, para ahcerse cargo de 1º grado.
Aída C. Pereira de Carranza, Maestra Normal, egresada de la Escuela Normal de La Plata. Ingresó el 23 de abril de 1912.
Rosa Delia Frontini. Maestra Infantil con título otorgado por la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires. Ingresó el 23 de abril de 1912. Fue fundadora de la Escuela Nº 18 de Bernal el 16 de junio de 1906.
Adolfo Bazán. Maestro Normal egresada de la Escuela Regional de Catamarca. Ingresó el 1º de marzo de 1913.
Eulalia Yaben. Maestra Normal egresada de la Escuela Normal de La Plata. Ingresó el 17 de abril de 1913.
Ventura Pessolano. Maestro Normal egresada de la Escuela Normal de Corrientes. Ingresó el 2 de junio de 1913.
Juan Vicente Medina. Maestro egresado de la Escuela Regional de Corrientes. Ingresó el 10 de marzo de 1914 como suplente del Sr. Pessolano.
Matilde Nigoul de Bargas. Maestra egresado de la Escuela Normal Mixta de Azul. Ingresó el 6 de mayo de 1914.
Juan José Salas. Estudiante de medicina. Fue nombrado el 6 de mayo de 1914, como suplente auxiliar de clases prácticas y luego ayudante de gabinete.
Celia María Martínez. Maestra de primer grado con título de la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires. Ingresó el 6 de mayo de 1914, como auxiliar de Clases Prácticas y luego Celadora.
Hortensia Stigliano. Ingresó el 6 de mayo de 1914, como celadora con primer año aprobado en la Escuela Normal de Maestras N° 4.
Ana María Galliano. Maestra egresada de la Escuela Normal de Mercedes. Bs. As. Ingresó el 21 de noviembre de 1915.
Lucas R. Velásquez. Estudiante. Ingresó el 2 de marzo de 1920, como ayudante de Gabinete de Física y Química.
Stella Galliano de Cabal. Maestra egresada de la Escuela Normal Mixta de Chivilcoy. Ingresó el 27 de mayo de 1922.
Otros cargos:
Fausta Constancia Sáenz. Maestra egresada de la Escuela Normal de la ciudad de Córdoba. No se consigna fecha de ingreso.
Gotardo Stagnaro, Carlos de la Torre, María Ruiz, Ida Palazo, Luis Pelliza  (sin datos)

ENTRE OTROS…
Sara Cisneros Escola de Gómez Bello, profesora en Letras y Ciencias de la Educación. 1937, casada con Ángel Gómez Bello (1848- 9/8/1944), nacido en 1848 en la localidad de Santa Marta, provincia de Catamarca. Comprovinciano de José Sosa del Valle. Además de comerciante y agricultor, Ángel Gómez Bello impulsó la realización de obras viales para unir los Valles Calchaquíes con Salta y Tucumán. La profesora Cisneros se jubiló en junio de 1962.
Prof Alfredo Quebleen Teisieres, dictaba castellano (1939) Tuvo una activa participación en las actividades culturales del “Ateneo de Quilmes”, creado en 1935, dando, entre otras, conferencias sobre Leopoldo Lugones.
Carlos Emilio Ocampo, abogado, profesor de historia e instrucción cívica; nacido el 7 de diciembre de 1900 en La Plata; domiciliado en Moreno 336; hijo de Juan Bautista y de Agustina Sotomayor; trabajó en la escuela industrial Nº 4 de la Capital Federal; fue rector del Colegio Nacional de Quilmes. Esposo de la educadora y tradicionalista Lía Mancedo.
El Dr. Oscar Ecehelini, abogado, y Lucila Margarita y Julia Ema Echelini, [16] hijas del primero.
Armando César Bucich, maestro normal nacional, ejerció como profesor de geografía según decreto del 12 de octubre de 1947.[17] Fue intendente electo de Quilmes desde el 1º de mayo hasta el 6 de octubre de 1955, destituido por el golpe cívico-militar de estado de ese año.
Marta Toresano de Collet, egresada de la Escuela Normal en 1946.
Ana María Berbeni Lanz de Cella fue auxiliar mayor, es decir, secretaria. Sobrina del educador Atanasio Antonio Lanz y cuñada de los profesores Orlando y Celiar Cella.
Carmen Virginia Cassara Basualdo, secretaria.
Dr. Juan Domingo Pozzo, abogado, profesor de historia e instrucción cívica en 1939. Hermano del comisionado municipal  Dr. Fernando Pozzo, primer traductor, junto con su esposa Celia Rodríguez, de Guillermo Enrique Hudson.
Fueron varios los miembros de la familia Gorleri, [18] además de Eugenia y Silvia, que actuaron en educación en la escuela Normal: Alcira Gorleri de Keller, [19] Silvia E. Morales Gorleri de Tribiño, María Lucrecia Morales Gorleri de Angeletti. (maestra especial desde 27/7/1945), Sara Augusta Keller Gorleri, Magdalena Livia Keller Gorleri,
Otros nombres que se perpetuaron en el tiempo son: Edgar Castro, creador de la escuela de artes y oficios de la Nación, Carmen F. Salgado, Eulalia Irma Talón de Chanel. Alberto Domingo Iacobucci, Nélida A. Imizcoz Bringas de Moodie, José Imirizaldu (+30/10/45), Ada Pereyra. Alicia Bisso Verdier de Elesgaray, Ana Asunción Ardila. Horacio Agustín Fasse. Edith Beatriz de Kroom de Ciarlo. María de las Mercedes Avendaño de Hendriksen. Aida María Beatriz Malaguti de Hoffmann, luego directora de la Unidad Académica, Ana Sagot Duvauroure de Galardón. Más recientemente se desempeñó en el Departamento de Aplicación (E.P.Nº 84) la maestra y ex alumna Stella Maris Martignago hasta 1998 en que pasó a desempeñarse en cargo jerárquico en otro establecimiento primario del distrito.

EL CATECISMO PATRIO
En 1922 por orden del Ministerio de Educación se impuso como obligatorio para 4º año “El Catecismo Patrio”, libro del “nazionalista” Manuel Carlés (1875-1946) creador de la Liga Patriótica y de la organización de ultra derecha “las guardias blancas”. Llegaron 360 ejemplares que se usaron entre los alumnos de los últimos años.  [20]
En 1924 el Colegio Secundario Quilmes, fundado en 1922 y oficializado en 1930 como Colegio Nacional, se traslada al predio de Mitre 364 donde funcionará en le turno tarde, utilizando instalaciones comunes hasta 1980.

APERTURA COMUNITARIA
La Escuela Normal expandió a lo maestros que se formaron en ella hacia todos los partidos vecinos y más allá en otros puntos de la provincia de Buenos Aires. Hay nombres de ex alumnos que sonaron con distinción en los ámbitos educativos de todo el país. Pero, además, fue generadora de cultura a través de una obra múltiple y fecunda, en forma directa, asociándose a instituciones como el “Ateneo Popular”, constituyendo organismos como la “Asociación de Padres”, que costeaba becas a jóvenes de escasos recursos, las “Tardes Culturales”, iniciativa de la subregente desde 1916 Irene S. Rodríguez, y el “Centro de Egresados”, que trajo a Quilmes la palabra de numerosas figuras de la cultura, la educación y la política: el político, periodista y académico Joaquín V. González, el pedagogo Víctor Mercante, del escritor Rafael Alberto Arrieta, el político socialista Héctor González Iramaín, el autor Leopoldo Longhi, el científico Clemente Onelli, el abogado José León Suárez, entre otros de igual nivel.
En 1926 invitada por los directivos de la Escuela Normal y patrocinado por la Institución se realiza un acto en el teatro de la Sociedad Italiana Cristoforo Colombo un recital poético donde la presencia de honor era la docente y poeta Alfonsina Storni. Todo Quilmes asistió al acto y la emoción creada por la fuerza y la sustancia de sus versos persistió  durante varios [21] meses en la ciudad.
A poco de egresar las primeras promociones se creó una comisión de ex alumnos. El día 24 de julio de 1927 se realizó la asamblea general de asociados del Centro de Egresa­dos de la Escuela Normal Mixta, con el fin de tratar aspectos institucionales y renovar  parte de su comi­sión directiva, que quedó constituida en la siguiente forma: Presidente, Filiberto Schettini; vi­cepresidente, M. E. González; secre­taria de actas, M. J. Tarquini; secre­taria de notas, Leonor Imirizaldu de Rotelo; prosecretaria, Margarita Rey; teso­rera, Delia Médici; protesorera, María Eugenia Imirizaldu; vocal 1º, Leonor Ortega; vocal 2º, Josefina Sánchez; vocal 3º, Emma Imperiale; suplentes: José Imirizaldu y Juliana Aguirre; revisores de cuentas: Gregorio Esteban, Aída Médici y M. D. Carricarte.
En 1930 comparte las aulas con el Colegio Nacional en el turno tarde.

EL ANEXO
    En 1925 el Departamento de Aplicación que continuaba en la Escuela N° 1 pasa al edificio de Mitre. En 1948, algunos grados del curso primario se trasladan a Moreno 769, propiedad de la Sociedad Educacionista Alemana, expropiada cuando Argentina rompe relaciones tardíamente con la Alemania nazi, el 26 de enero de 1944. Luego de concluida la guerra se devolvió a sus primeros dueños. En 1963 se compró a la Sociedad Alemana. Esta dependencia se conoció por “el Anexo de la Normal”. Allí permanece hasta hoy como Escuela Nº 84.

SEGÚN PASARON LOS AÑOS
     En 1917 egresaron 46 maestros y en 1920, 68. En las primeras 12 colaciones, de 1916 a 1927, inclusive, la escuela dio a la comunidad 459 maestras y 54 maestros, o sea, 513 educadores que si bien no todos ejercieron la docencia, si lo hicieron la mayoría y otros siguieron profesiones liberales o empresariales. En 1928 se inscribieron 193 alumnos y en el departamento de aplicación, 312.
En 1932 sustituye al Prof. Sosa del Valle, el maestro Juan Manuel Cotta.
En 1937 se asigna una partida de $5.000.000 dentro del presupuesto nacional para comprar el terreno y construir un edificio apropiado. Este proyecto no se concretó.
El 30 de junio de 1938, se jubila la profesora Celina P. de Carranza y la dirección propone como sustituto al profesor Orlando Cella; quien a lo largo de los años será una de las figuras preclaras de la educación y la cultura quilmeña.

DEPORTES

En 1939 La Escuela Normal tenía su equipo de fútbol que intervenía en encuentros intercolegiales en los que ganaron numerosos campeonatos. El primer platel de jugadores estaba integrado por: Sixto Cirulli, Jorge Fernández, Juan Gangoiti, Armando Garay, Horacio García Rey, Carlos A. Geronés, Lampis Naboulet, Ángel Poce, César Rennes, Orlando Saiz, Raúl, Velarde y suplentes: José Ignacio Berrell, Leonidas Brandi, Víctor Fernández, Héctor Maffi, Jorge Sábato, hermano del escritor Ernesto Sabato, e Ibrahim Sarmiento. [22] También hubo un equipo de basketball, en el cual participaron algunos de los nombrados. La escuela Normal dio notables figuras en el campo del deporte como la velocista Liliana Heinz que perteneció a la Federación Atlética Argentina que tuvo gran figuración en los Juegos Deportivos Panamericanos, realizados en Buenos Aires en 1951, año durante el cual la joven cursaba el 3º año de magisterio.
A partir de 1945 las clases de educación física se dieron en el Club Quilmes por instancias de su presidente el profesor Dr. Oscar Echelini.  En setiembre de este mismo año un grupo de alumnos fundan la revista deportiva “Nuevos Rumbos”.

NUEVOS SUCESOS E INCORPORACIONES
En 1941 se impone un nuevo plan de estudios secundarios que consta de dos ciclos: básico de tres años y de formación profesional de dos.
En 1945, los alumnos que habían obtenido los mejores promedios del año recibieron una distinción especial en el Ministerio de Educación de la Nación donde se trasladaron con autoridades del establecimiento; fueron ellos en orden decreciente: Vilma Imirizaldu, Rubén Castellini, Hebe Moleteni, Elsa López, Angélica van Kooten, Alberto Collet, Irma Ibarra y Nélida Morelli, estas dos últimas, luego, renombradas docentes de la institución.
Ese mismo año, hubo una significativa incorporación en el plantel docente, el de la profesora Ana Inés Manzo que ingresó el 18 de julio de 1945 como suplente para dictar geografía. [23]
Desde 1946 hasta 1954 dirigió la institución Ana Luther Weber. Había ingresado al establecimiento el 10 de junio de 1915. Fue designada subregente el 10 de abril de 1941 y vicedirectora el 16 de agosto de 1944. Hasta su jubilación, el 1º de abril de 1955, manifestó auténtica pasión, perseverancia, entusiasmo y amor por la enseñanza. Además de maestra normal nacional, era profesora de pedagogía. Había nacido en Río Cuarto, Córdoba, el 25 de julio de 1894, en el hogar de Juan y Antonia Weber. Viajaba todos los días a Quilmes desde la Capital Federal donde vivía, en la calle Malabia 2391. Durante su gestión tuvo que lidiar con los serios deterioros de la centenaria casona. El 16 de mayo de 1946, tras sus insistentes reclamos recibió la visita del médico inspector de higiene Ernesto Brocar, que comprobó las condiciones alarmantes del establecimiento que se alquilaba a la familia Ctibor sin contrato desde el 23 de octubre de 1914. [24] Salvo algunos parches poco se hizo por cambiar la situación.

EL PREESCOLAR
El 23 de agosto de 1948, la docente Ana Luther elevó al Ministerio de Educación de la Nación el pedido de creación del preescolar, argumentando que hecho el cálculo de niños de 4 a 5 años, hermanos de los alumnos matriculados, resultó que había 37 niños de 4 años de edad y 45 de 5. La solicitud la firmó la señora Luther y la secretaria Carmen V. Cassara Basualdo. [25] En 1949 se crea el Jardín de Infantes en Moreno 769.

ESCUELA DE ENSEÑANZA TÉCNICA Nº 3
A partir del 1º de julio de 1946 se crea la Escuela de Enseñanza Técnica Nº 3 que utiliza las mismas aulas que la Escuela Normal, pero en los turnos vespertino y nocturno. Esta institución se mudó a otro edificio en 1985.
ESCUELA ALBERGUE DE ESCUELAS
LA ESCUELA DE CAPACITACION OBRERA.
En 1948 se unificaban por decreto 19379/48, las Escuelas de Artes y Oficios, las Técnicas de Oficios y las Industriales. Todas se denominaron Escuelas Industriales de la Nación. Los planes fueron nuevamente reformados en 1952; por decreto 2164. Se implantaron además cursos complementarios técnicos y humanísticos. En lo que respecta al aprendizaje y perfeccionamiento obrero, la labor del Coronel-Secretario de Trabajo Juan D. Perón comenzó en la Secretaría de Trabajo y Previsión, desde 1944. En 1946, se creó la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional (CNAOP) Atendiendo a los aspectos positivos de la medida es preciso notar que la habilitación de las escuelas y los cursos benefició a muchos jóvenes trabajadores que, luego de las jornadas en la fábrica, pudieron seguir estudiando y perfeccionarse. Entre 1947 y 1951 se crearon setenta y ocho escuelas fábrica, ciento tres escuelas de aprendizaje, ciento seis escuelas de medio turno, trescientos cuatro escuelas de capacitación obrera para adultos y setenta y ocho de capacitación profesional para mujeres. En la Escuela Normal de Quilmes se creó una de estas Escuelas de Capacitación Obrera que funcionaba desde las 19 a las 23 hs., hasta 1955 en que fue suprimida. De este modo el establecimiento estaba al servicio de la educación pública durante poco más de 16 horas del día. [26]


DESENCUENTROS
Después del golpe de estado del 16 de setiembre de 1955, la directora señora Ada María Beatriz Malaguti de Hoffmann fue sacada del establecimiento con improperios y a empellones por algunos colegas. Prueba de la intolerancia y el revanchismo que el fanatismo ideológico genera contra los que piensan distinto. También se cometieron en la ocasión otros desmanes injustificados como la quema de libros en el patio del establecimiento. [27]
La Sra. Ada María Beatriz Malaguti nació en Villa María, Córdoba, el 26 de mayo de 1911. Era hija de Velia Di Franco (29/7/1888) y de Antonio (10/1/1880) Fue profesora de matemática. El 26 de mayo de 1933 se casó con Guillermo Hoffmann (24/10/1905) Ejerció en la Escuela Normal de Bahía Blanca, en el Colegio Comercial Incorporado de Quilmes (1941) y en la escuela de Bellas Artes (19449 cuando aún se hallaba en una casa de la calle Alvear. Al ser desplazada de su cargo fue enviada con catedrática a la Escuela Normal de Avellaneda. Tuvo dos hijas. Velia Lina (19/4/1934) y Margarita Hoffmann (14/11/1938)
En 1956 el gobierno de facto designó un director interventor, el profesor Aurelio A. Maudet, que fue sustituido en 1957 por el Prof. Alfredo José Eliseo Dunet que permanece hasta 1970.

EL EDIFICIO PROPIO
    Como se mencionó las autoridades nacionales alquilaron a la familia Ctibor, la manzana donde funcionaba por la mañana la Escuela Normal y por la tarde el Colegio Nacional, desde 1914 hasta el año 1957. El largo proceso que significó subsanar los deterioros de un edificio de larga data e inapropiado para el fin que se le daba, concluyó gracias al Dr. Acdeel Ernesto Salas (1911-1981) designado ministro de educación durante la dictadura militar que se instaló en 1955.
    El presidente de facto general Aramburu, tuvo durante su gestión tres ministros de Educación y Justicia: Atilio Dell Oro Maini, Carlos A. Adrogué y Acdeel E. Salas, de vieja familia quilmeña, egresado de la Escuela Normal y de orientación radical, con especial actuación en Quilmes, su ciudad natal. Había asumido el ministerio en enero de 1957 hasta el 1º de mayo de 1958. Durante su breve gestión se completó el trámite que ya estaba gestionado desde tiempo atrás y se firmó el decreto Nº 11.930 del 30 de setiembre de 1957, que daba por cerrado el expediente Nº 130.191 que promovía la expropiación del inmueble de los Ctibor y se lo declara de utilidad pública. [28]

BROWN VERSUS MITRE
En 1956 un grupo de docentes y ex alumnos de la Escuela Normal de Quilmes, agrupados en el Ateneo Quilmes propuso bautizarla “Bartolomé Mitre”.
Se consideraba que la institución con 44 años de antigüedad aún no había sido bautizada y coincidía que ese año se conmemoraba el cincuentenario de la muerte del presidente Mitre (1821-1906).
Se realizaron los trámites exigidos y se abrió el debido expediente. Al frente de la iniciativa se hallaban el Héctor Oscar Ciarlo y Julio A. Contreras; presidente y secretario respectivamente del Ateneo. Contaron con el apoyo del Instituto Sarmiento de Sociología e Historia y el beneplácito de la dirección de la escuela. Además ofrecían confeccionar, a su entero cargo, un busto de Mitre, que se emplazaría en la fecha establecida para el bautismo.
Ciarlo era director la Escuela Municipal de Bellas Artes “Carlos Morel” cargo que conservó hasta el 5 de abril de 1960 en que lo sustituyó el Prof. José E. Pardo. La esposa del Prof Ciarlo, Edith Beatriz Kroom era profesora en el Normal.
El expediente tomó curso y fue aceptado por el Ministerio de Educación y Justicia de la Nación, a cargo del mencionado Dr. Acdeel Ernesto Salas.
Enterados los jóvenes del Ateneo que había un decreto rubricado el 17 de julio, estableciendo que se llevaría a cabo un acto durante el cual se denominaría Almirante Guillermo Brown a la Escuela Normal, reiteran la solicitud el 22 de julio de 1957 y manifestando sorpresa por el mencionado decreto. Señalando que no se oponen a la figura del Gran Almirante, tan vinculado a Quilmes, con el atenuante que: “conociendo como el señor Ministro también conocerá, que centenares de escuelas llevan el nombre de Brown y que muy contadas el de Mitre, que ante un homenaje como este no cabe comparación por el papel histórico desempeñando por Mitre en lo que atañe a la vida cultual de nuestros país”
El periódico “El Sol” de Quilmes,  el 27 de julio de 1957, anuncia oficialmente que dicha Escuela llevará el nombre del Alte. Brown por el decreto Nº  8159 del 17 de julio de ese año, en el marco de un acto al cual se invitaran autoridades nacionales, provinciales y municipales.
El día 29 se realizó el evento. Asistieron, entre otros, el Ministro de Educación Dr. Salas, el contralmirante Teodoro Hartung en nombre de la Armada Nacional, el comisionado municipal de Quilmes capitán de fragata Rogelio Collet, una delegación de oficiales; un piquete militar con la bandera de guerra; autoridades de la Dirección General de Escuelas, de la misma institución, de instituciones vecinas y numerosos alumnos delegados de las escuelas del distrito portando bandera. Hubo banda, desfile y, además de los ministros Hartung y Salas, en el cierre hizo uso de la palabra el director profesor Alfredo Dunet, que aprovechó su exposición para mencionar claramente la imperiosa necesidad de un edificio adecuado; del que ya habían diseños tentativos, algunos de los cuales preservaban como un templete histórico parte de la vieja casona de los Ctibor, construida por los Clark. El proyecto insumiría al estado nacional un costo de 40 millones de pesos.
En 1962, durante los festejos el centenario, la Asociación Amigos de la Escuela Normal Nacional de Quilmes presidida por la señora María Esther Perli, entregó a la escuela un busto del Almirante Guillermo Brown realizado por Luis Perlotti el escultor que realizó tantas hombres en el Partido de Quilmes como el busto del Gral. San Martín que se halla en la estación de Bernal y el busto en homenaje a la Madre emplazado en 1962, ubicado en la galería del anexo del Normal sobre la calle Moreno, hoy EP Nº 84 y la escultura que se halla en la plazoleta dedicada a la madre, próxima a la estación.
Las causas por la cuales no se atendió la solicitud del Ateneo ni se dio curso al expediente nunca se conocieron ni oficialmente ni por cuerda alguna.
Una de las versiones que corrieron fue que las Fuerzas Armadas en el poder, a partir de 1955, con el absurdo e ilógico accionar que tuvieron, siempre que subvirtieron el orden constitucional, con las cuestiones de la educación y la cultura, se habían repartido la hegemonía sobre las diversas instituciones del país y a la Armada le había correspondido la Educación y sus instituciones. De modo que prevaleció su decisión imperiosa e inconsulta de elegir a las figuras históricas que la exaltaran en el pasado y que ellos en su presente estaban desfigurando con lamentables resultados.

EL CINCUENTENARIO
En 1962, con motivo de celebrarse el 50º aniversario de la fundación de la escuela se formó una comisión de ex alumnos, docentes y amigos que fueron los encargados de organizar los festejos junto a las autoridades institucionales.
Formaron parte de esa comisión de amigos: presidente, María Esther Perli; vice, José E. Porta, secretario Juan Carlos Dhers; pro, Ruth Camporrotondo; tesorera, profesora, Eulalia Irma Talón de Chanel; protesorero, Jorge Fernández Pardo; vocales: Amelia Madrid, Margarita M. de Braga, Estela Ambrosi, Martha Teresano de Collet, Martha Lenti, Julia Cendoya, el profesor Orlando Cella y Francisco Lossio; asesores los profesores señora de Chanel y Alfredo J. E. Dunet.
      Los festejos que se realizaron el 23 de octubre, adquirieron extraordinario relieve y todo el partido de Quilmes y los municipios vecinos, con sus autoridades e instituciones, así como funcionarios educativos provinciales y nacionales participaron del mismo.

ESCUELA Nº 3 DE CAPACITACIÓN DE ADULTOS
En la década del 60´ funcionó en las dependencias de la Escuela Normal la Escuela Nº 3 de Capacitación de Adultos, en el turno vespertino, donde se otorgaba, entre otros, el título de maestro mayor de obra.

EL PROFESORADO PARA LA ENSEÑANZA PRIMARIA
En 1971 se reemplaza el magisterio de cinco años por el profesorado de enseñanza primaria, como carrera de nivel terciario con un plan de estudios de dos años, sumados a los cinco del nivel secundario.
   El crecimiento de la matrícula, durante la década del 60´ y comienzos de la del 70´, determinó  que el Ministerio se planteara oficialmente la construcción de sendos edificios para la escuela Normal y para el colegio Nacional, dividiendo la manzana en partes iguales.

EL NUEVO EDIFICIO
Ana I. Manzo
Sra. de Montorfano
El 1° de setiembre de  1978, comienzan las obras del nuevo edificio siendo directora de la Unidad Académica la Sra. Ana Inés Manzo de Torrico (1972-1982), vice-rector Emilio Guerra. Fue regente la docente Hilda Guerchi sucedida por Aída Levy de Imaz y subregente la profesora María Elena Franzosi, secretaria Marta Noemí Freiría, pro-secretaria María Marta Escola de Balius, Beatriz Camicia de Bianco y 209 agentes integraban el personal docente y auxiliar.
Para la construcción de los edificios mencionados se demolió la parte más antigua de la vieja casona de los Clark quedando gran parte de las aulas históricas en el predio del Colegio Nacional y una pequeña parte en el terreno asignado a la Escuela Normal.
En 1980 se crea como Instituto de Formación Docente el Profesorado de la Educación Preescolar que funcionará junto con el Profesorado de la Enseñanza Primaria en turno vespertino del Anexo.
   Jubilada la Sra. de Torrico en 1982, la sucede la Prof. Nélida Sanchini de Montórfano, docente relevante, de extensa trayectoria hasta 1990, en que ocupó su lugar como directora responsable de la Unidad Académica la Prof. Leticia Corsiforti, quien se retiró para recibir los beneficios de la jubilación en 1998.
Leticia Corsiforti, la Sra. Dolabjian y Ana Inés Manzo
  En 1995 se produce la transferencia de la Escuela Normal Nacional Superior de Quilmes a la Provincia de Buenos Aires por disposición de las leyes de la reforma educativa: la Ley Federal de Educación 24.195/93 y la Ley Provincial de Educación Nº 11.612/95.
El Jardín pasa a ser el N° 949 bajo la dirección de la Sra. Mercedes Spelzini con sede en Conesa 385.
El Departamento de Aplicación pasa a ser la Escuela N° 84 dirigida por la Sra. Julia Fuentes.
El nivel secundario es la Escuela de Educación Media N° 20, a cargo de María del Carmen Garma, Mora Camarero de Baratti y luego la Sra. Laura Barrera.
La regencia del Instituto de Formación Docente N° 104 la ocupó la profesora Susana Allen de Murúa. Y la Unidad Académica quedó a cargo de la docente Claudia Venturini. 
Hasta el 2009 la dirección del Instituto Superior de Formación Docente Nº 104, continuación de la Escuela Normal, estaba a cargo del Prof. Ernesto Prom, vicedirector el Prof. Eduardo Hourcade y regente Omar Barrera. El instituto terciario mantiene la unidad académica con el jardín de Infantes Nº 949, la Escuela Primaria Básica Nº 84, la Escuela Secundaria Básica Nº 27 y la Escuela de Enseñanza Media Nº 20.
En el año del Bicentenario era vicedirector con la dirección a cargo de la unidad académica el Prof. Eduardo Hourcade; regente del Inst. Superior de Formación Docente, el Prof. Omar Barrera; directora de la E.E.M. Nº 20 la Prof. Laura Barrera, vice de la misma institución la Prof. Beatriz Premolí; regente, Prof. Juan Clvidia; secretario, Prof. Ricardo Cano, vice de la Escuela secundaria básica Nº 27 María Cristina Fariña; secretaria, Andrea Di Benedetto.
La institución posee una ONG de ex alumnos de la Escuela Normal de Quilmes, EXANQUI, presidida por Carlos A. Grazioli, a quien acompañan, entre otros, los ex alumnos Cristina Secco, Susana Irene von Lutzer, [29]  Lilia Diéguez de Cano, Stella Maris Martignago, Raquel Bilbao de Romeo, Ariel Ghizzardi, Ana María Alberti, Ana María Morales, Chalo Agnelli, Enrique Alejandro Dodero, etc, que con el Archivo de la Escuela Normal de Quilmes, [30] espacio virtual iniciado en 2006, que coordina la Prof. Raquel Gail, destinado a acompañar y sostener la recuperación y puesta en valor del acervo documental depositado en la antigua Escuela, son un reservorio de la historia y la tradición de esta secular institución, convertida en Unidad Académica cuyo Nivel Superior se denomina I.S.F.D Nº 104.
TRANSFERENCIAS DE LAS ESCUELAS NORMALES  (Breve cronología) [31]
Octubre de 1995. Docentes del Departamento de Aplicación de las Escuelas Normales de la Provincia de Buenos Aires, acompañados por el diputado nacional Alfredo Bravo, entrevistan a la Directora General de Escuelas Graciela Giannettasio en la Casa de la provincia, Capital Federal. Esta funcionaria garantizó que los cambios no afectarían, ni perjudicarían el funcionamiento de las Escuelas Normales y aseguró la continuidad de los docentes.
Febrero de 1996. A pesar de la garantía dada por la funcionaria mencionada, cesan los docentes provisionales del nivel primario. En Quilmes eran más del 30%.
Mayo, 1º de 1994. Junto al diputado Alfredo Bravo se concreta una reunión en La Plata con Sergio Palacio, subsecretario de la Dirección de Cultura y Educación de la provincia, que promete modificar las decisiones tomadas, pero anticipa las enormes dificultades que esto implicaría. Solicita más información acerca de la organización técnica, administrativa y la situación  de las Escuelas Normales a la fecha.
Mayo 4 de 1996. Se entrega la fundamentación solicitada por el Sr. Palacio a su secretara privada. Nunca se recibió respuesta ni se dio curso a la misma.
Mayo de 1996. Algunos docentes inician individualmente acciones legales, que no prosperan.
Abril de 1996. Representantes del Departamento de Aplicación de las localidades de San Justo, Villa Ballester, y Quilmes acuerdan elaborar un petitorio dirigido a la Dirección General de Escuelas. Este requerimiento es puesto a consideración de todos los establecimientos Normales de la provincia, coordinando acciones para una presentación conjunta. El petitorio circula desde mayo, pero llega setiembre y sólo respondieron el  50 % de dichos establecimientos.
Septiembre, 23 de 1996. Llega a las Escuelas Normales el proyecto de resolución de los consejeros, profesor Carlos Bartoletti y Dr. Carlos Cebey afirmando que la estructura Académica única de las Escuelas Normales “se compadece en un todo con la Ley Federal de Educación y con la Ley 11612 de Educación de la provincia  en la medida que cuenta en un solo ámbito institucional todos los niveles del sistema” y facilita y garantiza la articulación. Al mismo tiempo la vinculación de alumnos y la comunidad educativa “con un solo establecimiento educativo genera vínculos de pertenencia profundos y facilita la vida institucional.”
Setiembre de 1996. Se presenta al Consejo Gral. De Educación de la Provincia el petitorio referente a “la situación imperante en las Escuelas Normales y una fundamentación de la necesidad de su existencia como fueron originalmente concebidas”, El mismo estaba avalado por 28 establecimientos y 1756 firmas.
Setiembre 24 de 1996. Se informa de todo lo actuado a las Escuelas Normales que adhirieron al petitorio.
Octubre de 1996 (con entrada el 11/11/96) Se dirige nota a los consejeros Bartoletti y Cebey adhiriendo al proyector de resolución referido a la Unidad Académica, pero reafirmando también la Unidad Pedagógica y se solicita determinar con claridad la continuidad y estabilidad de los docentes y reincorporar a los cesados en febrero de 1996.
La característica de Unidad Pedagógica nunca fue considerada y sus fundamentos pedagógicos y didácticos perdieron vigencia.
PATRIMONIO HISTÓRICO
En el año 2004 se promulgó la ordenanza municipal Nº 9876 declarando lo que quedó de la vieja edificación “Patrimonio Histórico de Quilmes”. Considerando la cantidad de egresados de esas aulas como maestros normales nacionales, bachilleres y maestros mayores de obras.; no solo de Quilmes, sino también de partidos vecinos. Esta ordenanza fue derogada y reemplazada por la ordenanza Nº 11007 del 2008 gestionada por Exanqui, ya que la anterior manifestaba que el edificio pertenecía solamente al Colegio Nacional de Quilmes, situación que se normalizó con la Nº 11007, que menciona a las tres escuelas que funcionaron en el edificio histórico. Hasta la fecha no se logró  que cambiaran la placa que incurre en el error de la primera ordenanza.
El martes 20 de mayo del año 2008 el diario El Sol informó que la ONG Ex Alumnos Normal de Quilmes (EXANQUI) presentó al Concejo Deliberante de Quilmes, un proyecto de ordenanza proponiendo:
 “… declarar patrimonio histórico de Quilmes a las antiguas aulas del edificio ubicado en la intersección de Sarmiento y Colón, con frente a la calle Colón hacia Mitre y con frente a la calle Sarmiento hacia Conesa, en virtud de que en esas aulas, desarrollaron actividades tres escuelas: desde 1915, la Escuela Normal Nacional Mixta de Quilmes, desde 1930 el Colegio Nacional de Quilmes y desde 1946 hasta 1985 la Escuela de Enseñanza Técnica Nº. 3. Se colocó en la ochava del edificio, en Sarmiento y Colón, una placa que indica la declaración de Patrimonio Histórico de Quilmes. Asimismo se derogó la ordenanza 9876 por expresaba conceptos históricos erróneos y parciales. Por otra parte, el proyecto prevé declarar a la Unidad Académica Escuela Normal Superior de Quilmes Almirante Brown y a la Escuela de Enseñanza Media Nº 14 Colegio Nacional de Quilmes José Manuel Estrada como continuadoras históricas de la Escuela Normal Nacional Mixta de Quilmes y del Colegio Nacional de Quilmes, respectivamente, depositarias y custodios del patrimonio histórico municipal, en la parte proporcional que el mencionado ocupa. Se dice por último que el Departamento Ejecutivo comunicará a la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires y al Ministerio de Educación de la Nación la presente ordenanza.”
El Colegio Nacional de Quilmes, fundado en 1922, comenzó a funcionar en el predio de Alem, entre Mitre y Sarmiento (sic, erróneo entre Mitre y Alvear) El mencionado Colegio Nacional se trasladó a las mismas aulas que ocupaba la Escuela Normal recién en 1930 y ambas compartieron las aulas de la vieja casona, utilizándolas la Escuela Normal por la mañana y el Colegio Nacional por la tarde.
El primero de julio de 1946 se creó la Escuela de Enseñanza Técnica Nº 3, de la que egresaban los alumnos con el título secundario de maestro mayor de obras, que utilizó las mismas aulas en los turnos, vespertino y nocturno. Esta Escuela dejó de utilizar las aulas citadas parcialmente en 1984 y finalmente al año siguiente.
Se dice que es un acto de estricta justicia declarar al resto del edificio antiguo Patrimonio Histórico de Quilmes, según la ordenanza 9876/2004, pero no como sede sólo del Colegio Nacional, ya que en sus aulas se forjaron una gran cantidad de maestros normales nacionales, bachilleres y maestros mayores de obras. […] Se destacó que en la ordenanza 9876 se deslizaron errores al declarar patrimonio histórico de Quilmes al antiguo edificio del ex Colegio Nacional de Quilmes. Se dice que el termino DEL significa posesión, cuando precisamente es de toda la comunidad, y el término EX corresponde a algo que ya no es. En este caso, la misma ordenanza de referencia habla de una continuidad histórica porque siguen plenamente en vigencia ambas instituciones educativas, la Escuela Normal como Unidad Académica Escuela Normal Superior de Quilmes Almirante Brown y en el caso del Colegio Nacional de Quilmes José Manuel Estrada como Escuela de Enseñanza Media Nº 14…”

EL QUIOSCO DE LA ESCUELA NORMAL
Este quiosco nació en 1930. El señor Curtis, junto a las rejas que rodeaba la escuela, vendía golosinas y emparedados a los alumnos a la entrada, a la salida y durante los recreos en que los estudiantes se paseaban por los jardines que rodeaban la escuela. Un día el profesor Cotta que veía a ese cuentapropistas, consecuente, día tras día a merced del frío invernal, bajo la canícula del verano y a veces sorprendido por algún chaparrón, le ofreció entrar en la escuela y se quedó para siempre.
En 1947, con tan solo 10 años, la hija del Sr. Curtis, Carmen toma las riendas de la pequeña empresa y la condujo durante casi 60 años. Una de las características que mantuvo fue revivir en sus paredes los recuerdos con fotografías, recortes periodísticos y notas de personalidades que pasaron por la institución y se proveyeron en ese quiosco de una vianda matinal, una merienda temprana o de una golosina para llevar a sus hijos.
El quiosco de la Escuela Normal de Quilmes fue declarada de Interés Público por la Asociación de Quiosqueros de la República Argentina por permanecer durante 75 años en manos de la misma familia. Cuando murió Curtis toda la Escuela: autoridades, alumnos y ex alumnos le rindieron un homenaje en la calle Mitre. 
De "Maestro y Escuelas de Quilmes". Chalo Agnelli,  1º edición Jarmat 2004
ampliado en "Historia para una Centenario". Libro editado por EXANQUI
en homenaje al Centenario de la Escuela Normal
Jarmat, 2012 
NOTAS


[1] Ver más en: http://archivo104.blogspot.com ¿Hubo maestros formados en Quilmes antes de 1912? 24/2/2011 Colaboración profesora Raquel Gail. Archivo Histórico de la escuela Norma lde Quilmes: http://archivo104.blogspot.com/
[2] http://www.euskonews.com KOSMOPOLITA “Monseñor Nicolás Esandi. Primer Obispo de la Patagonia Argentina” de Susana Cano Garramuno.
[3] Para ampliar información consultar Cella, Orlando D. “La Escuela Normal Nacional Mixta” – Su origen. Vicisitudes en su instalación. Su inauguración” Ed. de autor. Quilmes Oct. 2001. Y, de Otero, A. Italia, S y Ferro, M. “La Escuela Normal de Quilmes – Reconstruyendo su identidad institucional” Documento de la Institución. 1996.-
[4] De “La Escuela Normal Nacional Mixta de Quilmes,. su origen. Vicisitudes en su instalación. Su inauguración”; del Prof. Orlando D. Cella. Ed. propia, 2001. Pp. 2 a 4.
[5] En la 1º edición dice erróneamente que Pedro Risso fue intendente, en realidad este hombre, yerno de Andrés Baranda, fue municipal desde 1873 hasta 1882
[6] Ley Sáenz Peña Nº 8.871 General de Elecciones que estableció el voto secreto y obligatorio a través de la confección de un padrón electoral, pero seguía siendo exclusivo para nativos argentinos y naturalizados masculinos y mayores a 18 años.

[7] Para ampliar la información sobre el “normalismo”, ver en Archivo Histórico de la Escuela Normal  de Quilmes, Etiqueta “Las Escuelas”, “Las Escuelas Normales y sus docentes” del 05/11/10

[8] En el sistema se denomina comúnmente “director fundador” al primero que asumía esa cargo en un establecimiento recién creado, aunque no fuera materialmente el fundador, pero era el que organizaba la institución y la ponía en marcha.
[9] Craviotto, José A. “Quilmes a través de los años” Municipalidad de Quilmes Biblioteca Sarmiento, 1969.
[10] En la primera edición de Maestros y Escuelas de Quilmes se da erróneamente como autor de este escudo al Prof. José Armando Otero. En Cuadernos de Identidad Nº 5 del autor de esta reseña se explica ampliamente el origen de este escudo según la investigación exhaustiva del Dr. Craviotto
[11] Nota enviada por la Escuela el 2 de noviembre de 1914 al Inspector General de Escuelas Normales J.J. Millán, publicada en el documento: “La escuela Normal de Quilmes- Reconstuyendo su indentidad institucional”, realizado por las docentes: Adriana Otero, Susana Italia y Mirta Ferro.
[12] Folio del primer libro de Fojas de Servicio donde se asientan los antecedentes del Director Fundador de la Escuela Normal de Quilmes, respetando la ortografía del original. Hay una firma de José Sosa del Valle. Hay una nota al pie: “Suplente de la Sta. Elisa Vieira Belén – Marzo, Abril y Mayo de 1922” Hay un sello oval con la inscripción Escuela Normal De Maestras * Quilmes * Dirección
[14] Fuente: Primer Libro de Fojas de Servicio, folio 2.
Folio 3 del primer Libro de Fojas de Servicio. http://www.archiext.com/
[15] Primer Libro de Fojas de servicios. Investigación Prof. Raquel Gail, 2-10-10 coordinadora del Archivo Histórico de la Escuela Normal de Quilmes. http://www.archivo104.blogspot.com/
[16] Libro Copiador 1947 Folio 455
[17] Libro Copiador 1947 folio 810

[18] Archivo Histórico de la Escuela Normal de Quilmes. Etiqueta “Eugenia Gorleri”, Título: “Las hermanas Gorleri” nota del 6/03/11 Inv. Prof. Raquel Gail. http://archivo104.blogspot.com/

[19] La familia Keller tenía una importante quinta llamada “La Adela”, en el predio donde actualmente se halla el Club Quilmes Oeste, sobre la avenida Vicente López.
[20] Era presidente de la Liga Patriótica Brigada de Quilmes desde 1919  el Ing. Arnaní. En Libro Copiador del Archivo del Normal de Quilmes año 1919. Folio 284
[22] Libro copiador nota Nº 587 folio 71 y 72. 1938
[23] Libro copiador, 27/4/46, Folio 603.
[24] Libro copiador, 26/2/46, folio 533.
[25] Libro copiador 23/8/1948 Folio 516
[26] Facultad Regional de Bahía Blanca - http://www.frbb.utn.edu.ar
[27] M al remedo del 10 de mayo de 1933 en la Alemania nazi. Perversión que se reiteró  en Córdoba el 29 de abril de 1976, siendo Luciano Benjamín Menéndez, jefe del III Cuerpo de Ejército, que ordenó una quema de libros, entre los que se hallaban obras de Proust, García Márquez, Cortázar, Neruda, Vargas Llosa, Saint-Exupéry, Osvaldo Bayer, Galeano, y muchos otros más. Dijo que lo hacía "a fin de que no quede ninguna parte de estos libros, folletos, revistas... para que con este material no se siga engañando a nuestros hijos". Y agregó: "De la misma manera que destruimos por el fuego la documentación perniciosa que afecta al intelecto y nuestra manera de ser cristiana, serán destruidos los enemigos del alma argentina".[27] Lo mismo sucedió en Rosario el 25 de febrero de 1977 en la biblioteca Constancio C. Vigil principalmente con libro de Juan L. Ortiz. Mempo Giardinelli, Elsa Isabel Bornemann, etc. Pero la quema de libros más grandes aconteció EL 26 de junio de 1980, en Sarandí con todo el material de depósito del Centro Editor de América Latina, un millón y medio de ejemplares.
[28] Documento original en el Archivo de la escuela Normal. Colaboración de la profesora Raquel Gail, coordinadora del proyecto de recuperación de dicho archivo.
[29] La docente Susana Irene Von Lurzer ejerció la docencia por 46 años consecutivos en el departamento de aplicación (EEP Nº 84) en Moreno 769, jubilándose a principios de 2011. La Sra. Von Lurzer fue quien me facilitó la cronología sobre la Transferencias De Las Escuelas Normales, aquí presentada.
[31] Colaboración de la docente Susana Irene Von Lurzer que tuvo ingerencia directa en estas tratativas.