miércoles, 16 de noviembre de 2011

LUIS GERARDO BARBIERI.


El 25 de marzo de 2010, en el marco de actividades que realizó la Comisión del Bicentenario de Quilmes durante el Año del Bicentenario, se ofrecieron en el Colegio de Abogados y el 18 de junio en el Museo Municipal Regional Alte Brown de Bernal, sendas conferencias-homenaje a los precursores de la historigrafía quilmeña. Las mismas estuvieron a cargo del Prof. Chalo Agnelli y uno de los considerados por su trayectoria en la vecina localidad de San Francisco Solano, fue don Luis Gerardo Barbieri, que recordamos particularmente pues el sábado 19 de noviembre cumple 81 años, los cuales en su mayoría estuvieron al servicio de su comunidad, con auténtico espíritu altruita y una humildad sin dobleces. He a continuación una reseña biográfica de este quilmeño-solanense.
PIONERO DE SAN FRANCISCO SOLANO
"Cuanto más grande somos en humildad, 
más cerca estamos de la grandeza".
Rabindranath Tagore
Pionero es quien inicia la exploración de nuevas tierras, que da los primeros pasos en actividades humanas que redundan en beneficios de una comunidad. Ese sustantivo, ese atributo, ese título si a alguien le cabe en todas sus acepciones es a don Luis Gerardo Barbieri, un vecino quilmeño de San Francisco Solano, un solanense, que fue líder en diseñar un perfil para su comunidad.
Como tantos quilmeños, Barbieri alcanzó ese, “… estado sublime de comunión del hombre con la tierra en un espacio geográfico singular, en virtud del cual adquiere conciencia colectiva de individualidad”, según definió el Dr. Craviotto la palabra “homonoia”. Y el espacio geográfico de Barbieri es San Francisco Solano, el barrio más reciente de este vasto partido, hoy creciente ciudad. Su vida en esa ciudad es la historia de esa ciudad.
Sí, porque nació en Avellaneda el 19 de noviembre de 1929, comenzando “la década infame”. Su padre, Luis, era un italiano llegado al país a principios de siglo. Aquí se casó en 1915 con América Da Representacao, brasilera. La escuela primaria Luis la cursó en la estatal Nº 29 de Avellaneda y la secundaria en la escuela llamada de “Don Pedro” en la calle Galicia y La Rioja, en el barrio de Gerli. Don Pedro era un educador español que con su familia regenteaban esa escuela privada, muy requerida por su nivel formativo y el rigor con que imponía la responsabilidad y el orden. 
Desde la adolescencia desarrollo tuvo un espíritu participativo y solidario lo que lo llevó a involucrarse en múltiples actividades en el bien común. También el deporte fue su pasión, como boxeador llegó a pelear en el Luna Park.
Aún joven entró a trabajar en la súper usina de Puerto Nuevo, la CHADE, Cía. Hispano Americana de Electricidad, luego, al ser nacionalizada, llamada CADE y en los últimos años, EDESUR. Allí permaneció durante 45 años, jubilándose en 1990.
Pero si la compañía de electricidad fue el recurso para ganarse la vida, la vida para Luis Barbieri fue San Francisco Solano.
En su ciudad natal vivía en una pensión con otros inquilinos, en habitaciones de cuatro por cuatro con un único baño de uso general, lo que no era grato ni digno. Atento a todos los recursos que le permitieran salir de esa hacinamiento, un día, un amigo que trabajaba en la fábrica textil Pica Luba, le cuenta que había comprado en un paraje despoblado de Quilmes, llamado Solano, un terreno y le aconsejó imitarlo para, poco a poco levantar una casa y afincarse allí.
El 15 de mayo de 1949, la empresa TULSA había rematado los primeros 500 lotes de lo que en setiembre se bautizó San Francisco Solano. En 1952 TULSA realiza excursiones gratis desde la Capital Federal para que trabajadores interesados visiten la zona y adquieran lotes. Entre ellos estaba Barbieri que con 22 años y pronto a formar una familia soñaba con la casa propia, una de las promesas de esa Argentina de la Justicia Social que se estaba diseñando. Entonces compró un lote a tres cuadras de la vieja estación del ferrocarril provincial que pasaba por esa zona desde el 18 de junio de 1926., hizo parada en Solano en 1948 y se construyó la estación en 1955.
El primer destino del terreno fue huerta. Levantó su casa en el Barrio La Loma de "Solano Brown", en el linde entre Quilmes y Almirante Brown, lo cual no le impidió desarrollar su vasta actividad sin hacer diferencias entre ambas localidades. 
A la par de su esposa Ana González, plantó semillas de verduras, papas y entre siembra y cosecha fue levantando paredes, asentado techos, colocando puertas, ventanas y pisos y cuando logró un mínimo de comodidades en 1954 se radica definitivamente en la zona; y van llegando sus tres hijos: Ana Margarita, Norma Beatriz y Jorge.
En Avellaneda contaba con el confort de la electricidad, el agua corrientes, las cloacas, y sobre todo la cercanía con el trabajo y muchos medios de transportes; en su nuevo hogar esos adelantos estaban “en veremos”. Para ir a su trabajo en la Capital Federal tenía que salir de su casa a las 4:30 de la mañana portando un farol de querosene que dejaba colgado en al estación, pues no había alumbrado público. Sin embargo Luis Barbieri no se acobardó y con la fe y la esperanza del pionero afrontó todos los encontronazos.
El tren en esos años era el vínculo con el mundo y la provisión de lo imprescindible: la carne, el carbón, las verduras, los productos suntuarios, hasta el hielo era traído a Solano por el tren. Su arrebato por decreto de la dictadura militar del 5 de julio de 1977, obligó a los pioneros solanenses a remontar el ingenio para sustituirlo y llegaron otros medios de transporte y así fue creciendo el comercio y la pequeña industria.
Pero todavía era muy poco lo que había y muy pocos los vecinos dispuestos a darle a ese rincón del mundo forma y figura. Pero Luis Gerardo Barbieri los encuentra y se une a los pioneros que le precedieron: Sebastián Martín, Abraham Mendelevich, periodista y enfermero, el Dr. Eduardo Oller, gestor del actual hospital que lleva su nombre, Jorge Mario Fernández, Abelardo Morales Cabral y el párroco Francisco Clavac, el italiano Salvador Carriero, Miguel Rubén Cardozo actual responsable de la Casa de la Cultura, y con ellos se entrega por entero a la tarea social, al trabajo comunitario y la participación desinteresada.
Luz eléctrica, asfalto, transporte, refugios para las largas esperas bajo la lluvia en las madrugadas de invierno; fue fundador de una peña cultural destinada al estímulo de los niños; participó en la fundación de la central telefónica en 1976; fue fundador de la Sociedad de Fomento “13 de Julio”, en cuya comisión directiva permanece hasta hoy. Su convencimiento era que el libro era un factor de transformación y de crecimiento ineludible y fundó bibliotecas públicas en diversas instituciones.
En 1963, fundó la Peña "La Querencia", donde se levantó un mangrullo de considerable altura, sin embargo, con el tiempo por razones de seguridad debió derribarlo.
Ejerció el periodismo con profesional criterio, fue un  prolífico periodista de varios medios de prensa locales: "La Voz de San Francisco Solano" (1952), "El Solano" (1964), "La Verdad" (1968) y "La Ciudad" en la década del ´80; mientras que se desempeñó como director de "El Lucero" (1970) y "El Informador" (2003). Muchos de estos periódicos se hallan en su Biblioteca. 
También en 1963, emprendio con el periodista solanense Abraham Mendelevich el proyecto “Pro-Autonomía de Solano”, cuando ciertas autoridades municipales aún creían que ese extremo del partido era el patio trasero de Quilmes. En esa comisión Barbieri ocupó la presidencia provisoria. Contaron con el apoyo del diputado Rodolfo “Robín” López, vicepresidente 1º de la legislatura provincial, que en agosto elevó el petitorio al Gobernador Allende que adhirió a la propuesta [1] de crear el municipio de San Francisco Solano desde el camino General Belgrano hasta los límites existentes con los partidos de Almirante Brown, Lomas de Zamora y Florencio Varela. 
Cuando esa idea murió víctima del golpe de estado de 1966 y se enterró en los cartapacios de la burocracia y los intereses políticos, Barbieri no dejó escapar la idea y durante la primera gobernación del Eduardo Duhalde (1991-1995), hizo un video que envió a la gobernación, denunciando las carencias y el olvido en que estaba sumida gran parte de esa localidad quilmeña. Al poco tiempo organizó una exposición por la 'Autonomía', demostrando los beneficios que representaba ese logro. A esta la siguió otra exposición sobre Ecología Solanense.
Entre 1965 y 1966, fundó una escuela fábrica en la calle 21 y 28, para adolescentes y adultos donde se enseñaba carpintería, hojalatería, herrería y otros oficios. Los docentes eran trabajadores y obreros calificados vecinos de Solano. 
Luego, desde 1973 hasta, aproximadamente, 1977 se formalizó durante cuatro años la Universidad Popular, en el Centro de Comerciantes, ahora, Cámara de Comercios. Se recibía formación terciaria en historia y literatura, danzas nacionales, etc.
Fundó el 28 de septiembre de 1984 la Biblioteca Juan Bautista Alberdi que logró se la reconociera como Popular, y en la que es presidente desde su creación (ubicada en calle 843 entre 895 y 897). En su ámbito creó el primer Museo de Solano. Otro prohombre de ese pueblo don Miguel Cardozo presidente de la “Sociedad de Fomento 2 de Abril” enterado que Barbieri había fundado y sostenía una considerable biblioteca en la Cámara de Comercio local junto con otro vecino don Mario Rodríguez, pero que no contaba con espacio suficiente para un crecimiento que le diera reconocimiento provincial y nacional, a través de su entidad donó el terreno donde levantar un edificio ubicado en calle 843 entre 895 y 897, adecuado y con proyecciones para levantar en un segundo nivel un teatro.
Biblioteca Juan Bautista Alberdi
La biblioteca fue fundada oficialmente con el apoyo espiritual y material de Roberto Fernández, diputado nacional. La institución cuenta con más de 30.000 ejemplares que abarcan todos los tópicos, posee una amplia hemeroteca, se le agrega el Museo Fotográfico, el Museo Vecinal y la Casa de la Cultura José de San Martín, fundada el 12 de Octubre de 1991, que cumplirá 18 años en coincidencia con el 60º aniversario de Solano. La Casa de la Cultura funciona en el mismo edificio que la biblioteca. Acompaña esta enorme labor la bibliotecaria Rosa Ferreira.
En la Casa de la Cultura se dictan clases de inglés, guaraní, computación, teatro, caricatura y corte y confección; se realiza el concurso literario “Francesco Petrarca”.  En el museo la historia solanense se resuelve en fotos, recuerdos y objetos tradicionales donados por generosos vecinos. Allí funciona una radio la FM 101.7 donde, a la dupla Barbieri-Cardozo, se sumaron la de la señora Emma Pérez y un joven imbuido de las condiciones de estos precursores, el escritor Javier Lugo coordinador del café literario de la institución, con el programa semanal, durante 20 años consecutivos, “La biblioteca y Ud.”; que conduce los lunes de 14 a 15 hs. Miguel Rubén Cardozo
Abraham Mendelevich le había contagiado a Barbieri la pasión periodística y en 1970 crea el “Lucero” periódico a través del cual en 1973 convoca a formar una comisión de vecinos por la autonomía municipal. El segundo intento. A esa publicación siguió “La voz de Solano” y luego junto con Juan Carlos Alfredo y otros vecinos creó una revista cultural mensual, llamada “Revelar”. Amante del jazz fue un hábil clarinetista, trompetista y saxofonista integrando distintas orquestas hasta que creo su propio conjunto, “Los cuatro de Solano” que llegaron a ser las figuras imprescindibles de todas las fiestas populares de la localidad.
Y no estuvieron ausentes en su cometido los deportes, con campeonatos de fútbol, encuentros boxísticos.
Preocupado por la memoria que se disgrega fácilmente, después de un largo y arduo trabajo de investigación presentó en 1984 su libro “Historia del pueblo de San Francisco Solano y Villa La Florida (1926 – 1981)”. Un trabajo testimonial que recorre los primeros años del pueblo más joven de Quilmes, el nacimiento de sus instituciones y el trabajo comunitario de sus hombres. Este documento es fundamental para completar la dimensión historiográfica del partido de Quilmes.
Barbieri advertido que nuevas inmigraciones de países limítrofes se afincan en el lugar y convencido que la era necesaria la integración de las culturas para seguir creciendo como comunidad cree beneficioso el rescate de los valores nacionales, así logra la fundación de la Asociación Cultural Sanmartiniana de San Francisco Solano y la Asociación Cultural Africana y Amerindia reconocida por la municipalidad de Quilmes en 1994, con el Nº 4091-84-51-A-94.
En 1996, el Instituto Santa Isabel impuso a su Salón de Actos el nombre de "Luis Gerardo Barbieri"; en 1999, la Cámara Regional de Comercio e Industriales de San Francisco Solano le otorgó el reconocimiento "Honor al Mérito". El 29 de noviembre de 1999, en conmemoración de los 333 años del Partido, recibió el Premio "Candil Quilmes" en su 5ª edición anual. La profesora Palmira Bollo Cabrios presidenta de Junta de Estudios Históricos de Quilmes, en su afán de convocar a todos los que trabajaran por la historia del Partido, advertida del accionar de Barbieri, el 22 de mayo del año 2000, lo invitó a integrar dicha Institución como miembro titular. Es miembro de la Asociación Belgraniana de Quilmes. Aún sigue al frente de la Biblioteca Popular Juan Bautista Alberdi y Casa de la Cultura que resguarda su museo. Es miembro del Consejo Asesor Permanente de Bibliotecas Populares de Quilmes (CAPBPQ)
Don Luis Gerardo Barbieri con el profesor Lombán, la presidenta de la Comisión del Bicentenario de Quilmes Lic. Nancy Castagnini y el disertante Chalo Agnelli, autor de EL QUILMERO, en ocasión del acto de homenaje a los Precursores de la Historia quilmeña, 25 de marzo 2010.
En setiembre de 2009, la Biblioteca popular Juan Bautista Alberdi, celebró el 25º aniversario, en esa oportunidad se homenajeó a Roberto “Roby” Fernández, diputando nacional que en vida fue gran colaborador de la institución y se describieron bustos hechos por la artista Karol Casco, de don Luis Gerardo Barbieri y de Miguel Rubén Cardozo.
Ese mismo año en ocasión del proyecto “Pasado y presente de
Barbieri en el C.A.P.B.P.Q.
nuestros barrios”
, organizado por un equipo de profesionales locales, entre los que se destacaron Juan Corvalán, Mabel Regalí, etc, don Luis Gerardo Barbieri fue homenajeado en compañía del historiador Prof. Víctor Gabriel Gullota por su trayectoria y sus aportes a la comunidad solanense.
El último ambicioso proyecto es construir una sala teatral en el primer piso de la biblioteca que preside Barbieri. Tendrá capacidad para entre 600 y 700 espectadores, “… y donde llevar a cabo el sueño de dotar a Solano con un espacio donde realizar espectáculos a la altura de las grandes ciudades”. Así lo expresa el periódico Perspectiva Sur el 12 de abril de 2010. Uniendo este proyecto a los festejos por el Bicentenario. En esa oportunidad dice en el mismo diario Luis Gerardo Barbieri, "San Francisco Solano ha dejado de ser el patio de atrás de Quilmes y ha adquirido vuelo e identidad propios, y hay zonas como el barrio La Paz, como el barrio Los Eucaliptos, por citar dos ejemplos, que han crecido mucho, y que tienen muy buenos dirigentes barriales…"
Periodista, escritor, historiador, autodidacta, militante de la cultura y la solidaridad. También la música fue su pasión, fue intérprete de clarinete, saxo y trompeta, que desarrolló creando el grupo "Los 4 de Solano".
Barbieri todo lo ha hecho ad honorem, desde el corazón y la convicción de que sólo la tarea mancomunada de los habitantes hace la vida digna. Fue designado Ciudadano Ilustre del Partido de Quilmes en el 2004 y en 2011, el H. Concejo Deliberante de Almirante Brown le consedió la misma distinción.
Su paso de pionero abre senderos, caminos y puertas, es un militant social, un motivador de vocaciones, un educador nato. San Francisco Solano será siempre su deudor.
 Profesor Chalo Agnelli


1.- Periódico “El Solano” de agosto de 1964.

1 comentario:

Alejandro Pegoraro dijo...

Les hago una pregunta, sigue existiendo activamente la Comision Pro Autonomia de San Francisco Solano? Muchas gracias