miércoles, 6 de junio de 2012

LA AGRUPACIÓN SINFÓNICA “MAESTRO LEONARDO GAY"

Convencidos los dirigentes de la Asociación Española de que a los fines primordiales se debían  agregar actividades paralelas que atraigan el interés cultural de sus socios y de la comunidad, aceptaron, en 1934,  la propuesta del maestro Leonardo Gay de crear la orquesta sinfónica con alumnos del conservatorio que se agregó al centro cultural donde se venían realizando conferencias y exposiciones de arte.
 El maestro Leonardo Gay con su grupo coral en la Asociación Española
El profesor Gay afirmaba que,”Quilmes debía ser conocido por algo más que por la Cervecería”. Su empeño y empuje logró su anhelado cometido que trascendió como era su objetivo los límites del partido y prestigió a la Asociación. Ese fue el origen de la Agrupación Sinfónica.

 LOS INICIOS
Comenzaron las reuniones en la propiedad donde hoy está el Colegio Ausonia, frente a la Escuela Normal. Todos los músicos locales de esos años pasaron por dicha orquesta. Llegó a tener 45 integrantes fijos, 20 de los cuales eran de Quilmes y el resto contratados de las grandes orquestas de la Capital Federal y de La Plata. No había actividad pública o privada en la que no interviniera la orquesta. Se mantenía con los aportes de los socios, con pequeñas subvenciones de la Municipalidad y sobre todo, la buena voluntad de los músicos profesionales que aunque cobraban, lo hacían a mitad de precio, por su afición y por el gusto de ser dirigidos por la batuta del maestro Gay. Para retribuirles a estos su altruismo se hacían los conciertos los lunes pues ese día las salas de música porteñas permanecían cerradas. Entre los interpretes quilmeños también había obreros, empleados, docentes, amas de casa, que no percibían honorarios. 
Carola Giani junto a su compañero de vida el maestro Leonardo Gay
Otras instituciones se unieron a la Española para apoyar esta gloriosa iniciativa: La Sociedad Italiana, el Círculo Universitario, el Coro de la Escuela Municipal de Bellas Artes, la Comisión de ex alumnos de la Escuela Normal; también el comercio local como la Casa Deyá y la Casa Giaimo
 Para los grandes festivales como el Beethoven y el Mozart se contó con el auspicio del Fondo Nacional de las Artes. Ocasiones en que era numeroso el público que viajaba de la Capital y de los pueblos vecinos. 
Cuando la orquesta cumplió las bodas de plata actuaron sesenta músicos. 

PERSONALIDADES
 Uno de sus más notorios protagonistas fue el Ing. Juan José González último presidente de la Agrupación Sinfónica y quien la bautizó “Maestro Leonardo J. Gay”, tras la muerte de su director fundador. 
El Ing. Ricardo González junto a otros integrantes de la Agrupación Leonardo Gay
 Otra figura descollante para la historia de la música local fue un italo-austríaco, el Ing. Juan Pollak; que tenía una historia personal
Juan Pollak
asaz curiosa: en su juventud había sido oficial de la Guardia Imperial de la Casa de Habsburgo y cuando terminó la primera guerra con la derrota de Austria y el fin del Imperio Austrohúngaro, fue internado en un campo de prisioneros donde creó una orquesta que él dirigió; cuando recuperó la libertad emigró a la Argentina, a Quilmes, donde desarrollo una vida activa, participativa y solidaria.


"CANTANTA PARA UN ANIVERSARIO"
El último concierto en que actuó la Sinfónica fue en 1966 se llamó “Cantata para un Aniversario”, homenaje a los 300 años de la llegada de los quilmes a este suelo. Además para la oportunidad se musicalizó un poema del Ing.  Ricardo A. González que se entonó en el acto al que asistió numerosísimo público y las autoriadades municipales de Quilmes y los partidos vecinos.
Sí, Quilmes, en un tiempo, llegó a tener una Orquesta Sinfónica. Pero luego, como pasó y pasa en el terreno de la cultura, la falta de incentivos económicos y reconocimiento oficial se perdió en el frescor del lento orvallo de la historia. 
Compilación, reseña e investigación Prof. Chalo Agnelli 
Fotografías: Rodolfo Malaver y Mabel Enríquez