miércoles, 30 de enero de 2013

EL ACTOR QUILMEÑO LUIS A. SETTI (1893-1962)



Pocas localidades del país, excluida la Capital Federal, han desarrollado una actividad teatral tan fecunda como Quilmes. Desde aquella obra de José Andrés López, con que se inauguró el teatro local el sábado 31 de marzo de 1877, en el salón de la vieja casa municipal, hasta la reciente inauguración de una Sala Municipal, transcurrieron 135 años de teatro.
Mucho se ha escrito al respecto: José Andrés López en su “Quilmes de antaño” pintó aquel nacimiento: lo prosiguió José Abel Goldar en “Panorama de las artes quilmeñas” y puso un broche en 2008, el actor Oscar Rodríguez Carabelli en “La aventura teatral quilmeña”.
Por centenares surgieron actores, directores, dramaturgos, elencos en todos los géneros dramáticos: Carmen Lanatta, Emilio Colombo, Dora Barrera Nicholson, Norberto Martín, Romeo Gomareschi, Amigo y Canessa, Juan Carlos Veroli, Antonio Di Noto, Vigo Giai, Carlos Calzetta, el inefable Leopoldo Russo, la imperecedera Haydée Trapani, Teresa Fedeli, Tota Peralta, Pedro Agnetti, Rubinstein, Florencio Amoroso, Mónica Driollet, Gustavo Castignola... y ámbitos como Casa de Arte Doña Rosa, Artenpié y animadores como Héctor Wilde “Bolazo”, Carlos Yori “Virola”, el “Negro” Andragñez... ... ...  
 LUIS ALBINO SETTI
Gran figura del complejo ámbito radiofónico y en el teatral local y capitalino. Nació en Quilmes el 28 de abril de 1893. Sólo tenía catorce años cuando se ini­ció en el teatro, influido por la pasión que ardía en su hogar por este género. En 1907, Natalio Setti, su tío, gran conocedor de la escena, formó el elenco “Unión y Artesanos”, acompañado por Roberto Fossati y Raimundo Cavagnolo. Luis y el flamante elenco debutaron con las obras “Perdón y “Un zapatero improvisado” (versión libre de “El médico a palos” de Molière) dirigidas por don Natalio, quine fue el antecedente que motivó la vocación de Luis.
Cuenta Rodríguez Crabelli en su libro (Pág. 50): “En el circo propiedad de don Carlos Clérico, promediando en año 1893, lucía su condición de acróbata un artista llamado Natalio Setti, quien, en 1905, cuando el circo se había instalado en la esquina de Mitre y Alsina, brindando también espectáculos teatrales, se lanzó como actor, debutando en calidad de galán en la obra ‘Justicia’, de Agustín Fontanella, bajo la dirección de Domingo Espíndola. Podemos considera, entonces, a Natalio Setti como un pionero del importante movimiento teatral que se desarrollaría en Quilmes en este siglo” (XX). Carlos Clérico era cuñado de Natalio. Además de la agrupación “Unión y Artesanos”, Natalio Setti integró otros elencos: “Lira Quilmeña”, la “Asociación Dramática Florencio Sánchez”, “Amantes del Progreso” y fue director del elenco de los Obreros Cerveceros. A nivel profesional trabajó con los Podestá y con Angelina Pagano. Natalio Setti falleció en mayo de 1940.

EL DEBUT
El debut protagónico de Luis A. Tito" Setti, fue el 3 de agosto, de 1918, con la pieza cam­pera "Juan Cruz" con reso­nante éxito. Se representó en el teatro de la Sociedad de Socorros Mu­tuos “Patria e Unitá”, situada entonces en la calle Mitre entre Matienzo y Ortiz de Ocampo. El elenco lo completaban su tío y homónimo Luis Setti, Francisco Montalvo, como galán joven, Bautista Centenaro, J. Berot, Pedro Agneti, Isabel Muñoz, esposa del actor Félix Blanco, Noemí Altemburger, Aída Bond, entre otros. Los ensayos se realizaban en la sala de una casa ubi­cada en Mitre y Guido, alumbrados  con la pobre luz de una lámpara a kerosene. Todos bajo la dirección de su otro tío Natalio Setti, que también oficiaba de apuntador, una función que ya no tiene vigencia en el teatro actual.
Después de "Juan Cruz”, la compañía puso en escena "La rosa de la Virgen", en la cual se bailaba el Peri­cón Nacional. [[1]] Fue tan rotundo el éxito que el elenco se fortaleció y, en el mismo escenario, presentaron una sucesión incansable de obras: "Margarita Silvestre, "Un hombre", "El príncipe here­dero", "La mala reputación" y muchas otras. Luego el conjunto se reforzó con otras figuras conocidas y en el Cine-Teatro “Colón", de la Sociedad Italiana, donde ofrecieron "El sendero en las tinieblas" de Edmundo Guibourg [[2]] con Wally Zenner, reconocida recitadora de la época, su hermano Rodolfo Zenner y Ra­quel Notar. Después hicieron la "Fiesta del cora­zón" y el drama en tres actos "La rondalla" (1908) de Pé­rez Petit. [3]
El 16 de diciembre de 1927, en la sala de la Sociedad Italiana Cristoforo Colombo se presentó en una función a beneficio del dúo Ibáñez – Vázquez, presentando la pieza en dos actos de Goicochea y Cordona “Ya estoy en casa”. Completaban el elenco María Legatín, Antonio Ibáñez, Liberato Federico y Gregorio Roldán.
Alentados por Carlos Fació y el doctor Valdez, desde 1928 hasta 1933, la compañía realizó tempo­radas estivales a beneficio del Hospital Vecinal “Julio Méndez” y de los Bomberos Voluntarios, ambas instituciones de Bernal.
Con genuino altruismo, integraban el conjunto, en esa oportunidad: Francisco Montalvo, Roberto  Amigo, Aquiles Cichero y su espo­sa, Emilio Canutt, Juanita Festa, las señoritas Macri y Vi­dal, Otorino Festa - luego renombrado médico bernalense - María Elena y Tita Galatro, como apuntador Juan Torlaschi, todos capitaneados por Tito Setti.
A falta de local apropiado los ensayos se realizaban en el mismo Hospital de Bernal, al aire libre; por eso las temporadas se hacían únicamente en los meses de verano. Eran jóvenes, alegres y bien dispuestos si se hacían las dos de la madrugada y perdían el último tranvía a Quilmes, no les preocupaba volver a sus casas caminando, acompañando primero a las damas.

EL RADIOTEATRO
En el año 1927, Setti hacía radioteatro por la Es­tación L.O.I. Radio Nacio­nal; a la sazón dirigida por Osvaldo Valle, que a su vez era locutor.
Siguió con el radio­teatro distinguiéndose por su voz, clara y varonil, consagrándose profesionalmente en 1933. Fue en aquella época del radioteatro que su nombre se popularizó entre el mundo femenino al conjuro de un romance de amor o de las aviesas frases de la traición. “La cabaña del tío Тоm” constituyó un resonante: éxito, como así también "Bajo el rugir del cañón”,Ben Hur” adap­tadas por la es­critora Angélica Sarobe con la magnífica Carmencita Méndez, en Radio Callao.
De ahí pasó a Radio Stentor, ubicada en el Castelar Ho­tel, con Roberto Salinas, Jo­sé Gola, Pablo Palito, Ro­berto Lopresti, Ema Bernal, Gustavo Clavero, entre otras voces.
Des­pués la Estación se trasladó a Florida y Rivadavia donde transmitieron "Las aventuras de Carlos Norton" que consagró a Setti en la interpretación de villanos.
Actuó luego en Radio “El Mundo”, junto a Carmen Valdés, personificando galanes jóvenes y llevando su arte en giras por las provincias e incluso en la ciudad de Colonia, Uruguay. En esos años cuando la radio tenía una llegada imprescindible en todos los hogares, los actores de radio y locutores recorrían los teatros del interior y representaban las audiciones, lo que atraía mucho público que deseaba ver cómo eran de cuerpo entero esas voces que les llegaban a través del éter.
Estas giras eran verdaderas hazañas pues se hacían a pueblos que a veces no contaban con las comodidades de un alojamiento mínimamente aceptable; los caminos, si los hacían en “bañaderas”, eran no sólo inadecuados, sino hasta peligrosos y el tren tampoco era un aliciente, pues, a pesar de lo que diga la propaganda de los ferrocarriles ingleses, más de una vez se detenían en la mitad de camino, en la soledad de la pampa esperando un cambio de locomotoras o la solución de un descarrilamiento. En esos años el teatro, se podría decir, que también era una patriada. En los últimos años fueron sus compañeros Carmen Valdés, Rudiel Wilde - también de Quilmes -, [4] Domingo Conte, Oscar Luis Massa,

RINCONADA PAMPA
Más tarde, en apoyo a la fundación de "Rinconada Pampa", círculo tradicionalista de ciudad, que presidía don Carlos Facio acompañado por Victorio Campolo, Lía Mancedo de Ocampo entre otros, el conjunto presentó el 8 de julio de 1943, en el Cine Teatro Colón, la pieza de Vicente Retta y Carlos Max Viale “La sangre de las guitarras”, romance gau­cho de la época de Rosas inspirado en un, relato de Héctor Pedro Blomberg, [5] con la dirección de Setti y de Romeo Gomareschi y la actuación de: Carlos A. Canessa, Roberto Amigo, Francisco Montalvo, etc.
El domingo 15 de agosto de ese mismo año la Agrupación “Rinconada Pampa”, en su sede de la Ribera de Quilmes, le realizó un homenaje con motivo de cumplirse las bodas de plata con la actuación teatral y diez años de su iniciación profesional en la radiofonía. Adhirieron agasajo Carlos Facio, Victorio Campolo, Alberto Aspitia, Domingo Costa, Horacio y Guillermo White, Romeo Gomareschi, Gustavo Cavero, Menchú Quesada, Margarita Corona, Rogelio Cordone, Francisco Montalvo, etc.

LA ÚLTIMA ESCENA
Su última actuación fue el jueves 15 de setiembre de 1960 es el viejo Teatro Colón de Quilmes con la obra de Carlos A. Canessa, "Es­pérame en tu noche", haciendo Francisco un viejo mucamo.
Setti, aunque ya olvidado por los que no lo conocieron ni escucharon, guarda un lugar preferencial en la historia del teatro quilmeño y en la radiofonía nacional.
Siempre estuvo dispuesto a alentar a los jóvenes al mundo del teatro sin ocultarles las incomodidades e ingratitudes. Tuvo numerosos discípulos, no sólo de Quilmes, hasta de la Capital y La Plata venían a tomar clases con Luis A. Setti. Uno de sus alumnos preferidos fue Roberto Amigo que luego también desarrolló una extensa carrera actoral a la que dedicó su vida. Dirigió conjuntos de aficionados como el de El Rodeo de Bernal, donde se presentaban obras camperas.
. El 23 de febrero de 1962, muere el candidato a gobernador radical Crisólogo Larralde; el 29 de marzo, las Fuerzas Armadas apátridas y antidemocráticas y antipopulares derrocan al presidente constitucional don Arturo Frondizi, el 12 de mayo el elenco Luz y Sombra· estrena la obra “Volpone” de Ben Jonson... y el  1° de junio falleció a los 69 años, en su ciudad natal Luis Albino Setti. Estaba casado con Máxima Bertoletti.
Dilecto amigo de sus camaradas; respetado y admirado por sus colegas no sólo por sus extraordinarias dotes de intérprete y de director escénico, sino también por la bondad de su carácter que se trasun­taba en trato cordial y ameno.

 
 
Investigación y compilación Ch. Agnelli

FUENTE
Diario El Sol 1º de julio de 1967.
Rodríguez Carabelli, Oscar. “La aventura teatral quilmeña” Ed. de autor. Quilmes, 2008.
Ulanovsky, Carlos. “Días de radio – historia de la radio argentina”. Espasa Calpe. 1995, Buenos Aires.

NOTAS


[1] En sus comienzos, esta tradicional danza, al igual que la media Caña, fue una variante del Cielito. Algunos autores afirman que esta variante, se bailó con la ayuda de un bastonero, el cual recibía el nombre de "pericón", ya que él era el encargado de dictar las figuras, a la voz de aura. Es por esta razón que a la variante de la danza, se la llamó cielito apericonado. Con el transcurso del tiempo esta variante empezó a tomar importancia, distinguiéndose de aquella como danza independiente, adquiriendo el nombre de Pericón.
[2] Edmundo Guibourg (15/11/1893, barrio Balvanera, Buenos Aires, 12/7/1986)  fue periodista, historiador, crítico teatral y director argentino, gran amigo de Carlos Gardel.
[3] Víctor Pérez Petit (Montrevideo, 27/9/1871 – 1947) fue un abogado, escritor, poeta y dramaturgo uruguayo.
[4] V.: “El radioteatro nacional - Historia y testimonios” de María Mercedes Di Benedetto. Ed. Timepo Sur, QWuilmes, 2008.
[5] Héctor Pedro Blomberg (n. 18/3/1889 – 3/4/1955) fue un poeta, guionista, comediógrafo y periodista argentino. Autor de tangos junto al guitarrista Enrique Maciel como: El caballero cantor y La Pulpera de Santa Lucía que estrenó su amigo Ignacio Corsini. Era hijo de una escritora paraguaya, sobrina del mariscal Francisco Solano López y nieto de un marino noruego. En 1912 publicó su primer libro de poemas La canción lejana. A fines de la década del `20 ' comienza a desarrollar una poesía y narrativa popular, vinculada al radioteatro, el sainete y el tango. Escribió obras en las que mezclaba realidad y ficción, ambientadas en las luchas políticas del siglo XIX entre unitarios y federales.