miércoles, 6 de febrero de 2013

EL MUSEO BROWN CONTINÚA DANDO QUE HABLAR Y AÚN ESTA "EN VEREMOS"...

Afortunadamente para la protección del patrimonio histórico y cultural de Quilmes, aún hay vecinos y medios de prensa que "vigilan", una de las obligaciones del ciudadano, controlar como, donde y cuanto (en tiempo y dinero) los funcionarios electos hacen con y por el bien común y advertirles si no lo hacen. Sea cual sea la orientación política de la administración de turno. Es un ejercicio de la democracia que supera la fútil crítica permanente e ineficaz o la agresión estéril y vindicativa. 
El periódico Perspectiva Sur anunció el pasado martes 5 de febrero que: “Las obras se retomarían este mes. Niegan que hayan ocurrido nuevos robos en el Museo Almirante Brown de Bernal”... Así se titula la nota y completa:
Desde diciembre, la obra de puesta en valor del viejo edificio de las calles 25 de Mayo y Lavalle, está paralizada. Autoridades municipales niegan versiones vecinales de que habrían ingresado delincuentes saltando por los techos.

El subsecretario de Cultura de la Municipa­lidad de Quilmes, Héctor Bandera, negó ayer que hubieran ocurrido nuevos robos en la sede del Museo Histórico Regional Almirante Brown, de Bernal, saliendo así al cruce de dichos de vecinos publicadas por el periódico www.eldiariodequihnes.com.ar.

Aseguró que el Museo, en obras desde el año pasado, recién estará terminado para me­diados de este 2013, ya que aún le faltan dos etapas de construcción. Pero expresó su con­fianza, ya que ‘tenemos el presupuesto para hacerlo, así que lo haremos a la brevedad’.

Claro, hablando de una ‘brevedad’ de los tiempos municipales. Durante febrero aspiran a ‘comenzar la segunda etapa, consistente en hacer a nuevo la vereda, que es muy amplia y tiene como 70 años. Necesitamos hacerla de nuevo. Posteriormente, en una tercera y última etapa, encararíamos la remodelación de la par­te histórica, de uno de los salones del Museo’, expresó el funcionario.

Mientras tanto, consideró que ‘la seguri­dad del Museo está garantizada, ya que por la noche tiene cobertura de la Patrulla de Control Urbano, y además tiene una alarma’.

Se recordará que desde que se inició la obra de remodelación del Museo Histórico, hubo dos robos, uno de ellos muy significativo ya que los malvivientes se llevaron una réplica del sable corvo del Almirante Brown.

El fuerte impacto en la opinión pública que generó este hecho delictivo, obligó a la colocación de la alarma y la disposición de un móvil municipal que refuercen la seguridad en el edificio en obras.

Según denunció www.eldiariodequilmes.com.ar que conduce la periodista Andrea Frade, los vecinos del Museo aseguran que han visto en varias opor­tunidades a gente ingresar al lugar por los techos, y que la obra está paralizada desde diciembre pasado.

Cabe recordar que al comenzar la remodelación, la opinión pública se preguntó por qué no trasladaban el patrimonio histórico a otros museos locales, a lo que se respondió que habría sido más costoso e inseguro el traslado, que el acopio de los elementos en uno de los salones.

Se aclara a algún medio que tergiversa las intensiones de EL QUILMERO al divulgar este tipo de noticias que, además de archivo de la memoria, trabajamos para proteger el patrimonio histórico y cultural del distrito. ¡Nada más!
Ch. Agnelli