jueves, 18 de abril de 2013

ESCUELA Nº 1 - 150 AÑOS - DON ÁNGEL GARAY, EL NUEVO EDIFICIO Y DON PEDRO ETCHEVERTZ - 7ª NOTA



 EL NUEVO EDIFICIO

Pliegos de la licitación
Las grandes obras no las hacen hombres o mujeres solos. Siempre hay uno o dos idealistas que lanzan los paradigmas y logran, por poderes de convicción que les son naturales, que esos sueños se concretan. Uno de los artífices propiciatorio, que logró que Quilmes tuviera una Escuela Nº 1 acorde con su tradición centenaria fue don Ángel Garay Hornos, nacido en Quilmes en 1847, de familia de arraigo en la zona. Su padre don Mariano y sus hermanos Francisco, Luciano y Bernabé fueron prósperos hacendados y su madre doña Francisca Hornos era familiar del general Manuel Hornos.

Don Ángel había sido alumno, primero, del precursor don Robustiano Pérez y luego de Félix Meals; en la primera escuela oficial del distrito. Ángel se graduó de doctor en jurisprudencia en la Universidad de Buenos Aires. En 1881 ocupó una fiscalía civil y comercial y en 1889 fue ascendido a juez en lo civil de la Capital. El 19 de junio de 1906, fue nombrado, por el gobierno de la provincia, comisionado municipal de Quilmes, hasta el 15 de
abril de 1907. Nunca olvidó a su escuela elemental, de modo que al ser designado Director General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires se propuso levantar un edificio adecuado al crecimiento demográfico que estaba cobrando el pueblo. Contó con el amplio apoyo de la comunidad y realizados los aprestos burocráticos y la obtención de los fondos, se lanzó la obra en 1908.

En 1910, año del Centenario de la Patria, 47 años después de la fundación oficial de la Escuela Nº 1, se inició la construcción del nuevo edificio, con una arquitectura neoclásica italiana, obra del constructor don Pedro Faustino Etchevertz que había cursado la escuela elemental en esa institución. (ver a continuación, en este blog su biografía)  “La población había crecido notablemente desde aquel entonces. El pueblo necesitaba instituciones adecuadas a la época. Ya se esta generalizando los grados complementarios (5º y 6º) y muchas familias que vivían en torno a la escuela y que pretendían que sus hijos hicieron estudios universitarios los enviaban a completar el ciclo primario a la Capital Federal.
Se presentaron a la licitación 19 contratistas, de los cuales 6 no presentaron los pliegues en tiempo y forma. Comparados los presupuestos, planos y condiciones generales y especiales, la obra se dio a la propuesta de don Pedro Etchevertz por $ 87.576.- El valor más alto había sido de Juan A. Bianchi por  $ 118.500.- Hasta que la escuela fue concluida, todos los alumnos concurrieron a la que había sido la escuela únicamente de niñas, sobre la calle Alem - hoy el Jardín Nº 921 - y los grados del ciclo complementario estaban en otro edificio. La magnífica obra de Pedro Etchevertz junto con la nueva municipalidad levantada en 1912 – hoy Casa de la Cultura - descolló en su tiempo el entorno de la Plaza Pellegrini – hoy San Martín – y enorgulleció a los quilmeños.”  [1]


 
Fueron los otros 12 licitatorios: Bernardo Duclos, $ 85.873,65; G. Flova, $ 94.520.-; Juan Bautista Zani, $ 88.819,40; Anónimo N.N., $ 91.887,20; Luis Bossi, $ 98.300,40; Gerardo Miscehtti, $ 100.098; Marcelo Traversi, $ 95.000.- ; [2] Espinotti, Jasalti & Cía., $ 101.761; Tomás Ángel, $ 103.576.- José Ruspaice, $ 104.000.-; Orestes Sandro Payo, $ 106.393, 50; Juan Antonio Bianchi – ya mencionado – con $ 118.500.-

Don Pedro F. Etchevertz fue un importante constructor que tuvo un papel protagónico en el progreso edilicio, social, financiero y cultural de Quilmes. El 16 de abril de 1913 fue designado por el H. C. Deliberante uno de los cinco mayores contribuyentes del impuesto territorial. Esto prueba el alcance de su fortuna.

Don Ángel Garay estaba casado con Adela Araujo. Su último cargo público fue el de comisionado en la localidad de San Vicente, donde también dejó su huella. Algunos de sus descendientes estudiaron en la escuela que él se propuso construir. Murió en la Capital el 20 de julio de 1918. [3]
ESTILO ARQUITECTÓNICO
Para acceder con exacto aprecio a la arquitectura de ese edificio recurrimos al arquitecto Daniel Alberto Hurrell [4] que con la idoneidad de su profesión aportó estos párrafos: “Entre 1880 y 1930 Argentina concretó su imagen política de República Liberal, gobernada por una elite ilustrada cuyo ideario, si bien básicamente conservador, era bastante permeable a las ideas más liberales. La Arquitectura del siglo XIX, en Argentina, busca sus formas en el vocabulario Europeo, su estilo en el lenguaje académico e historicista. Después de 1880 llega una etapa de prosperidad y va despareciendo paulatinamente lo italiano de simple factura pasando a una versión grandilocuente y entra en escena lo francés. En 1900 aparecen los primeros modernismos antiacadémicos: Art Nouveau, Modernismo, Secesión, Jugednstil, Liberty, etc., pero al mismo tiempo subsiste el interés por los estilos borbónicos, situación que se prolonga hasta 1920 en que es casi general el triunfo de estos en todos los niveles. La constante de toda la época 1880-1920 es ecléctica, siempre se elige estilo, luego se lo distorsiona o no según el gusto del arquitecto y el comitente.
La fachada se halla sobre una estructura clásica, horizontal de basamento, desarrollo y remate y un eje central axial se disponen los elementos del lenguaje academicista. Dos niveles de cerramientos se inscriben en pórticos 'compuestos' con pedestal.  El orden compuesto es un orden romano de gran riqueza ornamental que combina elementos de los ordenes jónicos y corintios. El pórtico remata en un entablamento compuesto por un arquitrabe y friso sobriamente decorado sobre el que se inscribe el nombre de la
escuela, luego se agrega una cornisa saliente y sobre cornisa que respeta el ritmo de las columnas. En el eje axial se disponen: la puerta de acceso principal jerarquizada por una escalinata, un balcón en el primer nivel y un ornamento superior sobre la cornisa con alguna connotación modernista, donde se inscribe el año de la obra. La fachada posee una materialidad de tonalidades sobrias y en buenas condiciones de mantenimiento.”

 Investigación Prof. Chalo Agnelli
Colaboración Arq. Daniel Hurrell, Arq. Laura Campelo
Alicia Otamendi Etchevertz y
Perspectiva Sur

 
NOTAS

[1] V.. biografía de don Pedro Faustino Etchevertz en este blog.
 [2] Autor de “Estampas quilmeñas.
 [3] Cutolo, V. “Nuevo Diccionario Biográfico Argentino”. Vol. III Pág. 209. Ed ELCHE, Bs. As. 1971. Santillán, Diego A. de. “Gran Enciclopedia Argentina”. Tomo III Pág. 460. EDIAR, Bs. As. 1957. 
[4] Sobrino de quien fuera directora de esta escuela señora Norma Hurrell de Arbert