jueves, 26 de septiembre de 2013

NICOLÁS E. VIDELA, PRIMER INTENDENTE ELECTO POR EL H.C.D.


Nació el 14 de junio de 1854, en Buenos Aires. Era el mayor de los cuatro hijos varones de Nicolás Marcos Videla Riveros y de doña Antonia Olivera García, casados en 1851, con propiedades en Quilmes. Estudió en el Colegio de la Inmaculada Concepción de Santa Fe desde 1868 y 1873. Se graduó en la Facultad de Derecho de la UBA en 1879 con la tesis “Sobre responsabilidad de los sueños o copartícipes de un buque-Estudio del art. 1037 del Código de Comercio”. Hizo una notable carrera en el Derecho.
En su juventud fue asistente del Gral. Martín de Gainza. Participó en los enfrentamientos de Barracas, Puente Alsina y Los Corrales en 1880, en los enfrentamientos por la capitalización de Buenos Aires. 
En julio de 1886 el Poder Ejecutivo designó a don Felipe Amoedo como el primer ejecutivo del Partido con el cargo de "intendente". En 1887, lo sucedió Eduardo Casares hasta el 10 de octubre, en que asumió, al día siguiente, como el primer intendente electo por el Honorable Concejo Deliberante don Nicolás E. Videla. Fue reelecto en 1888, en 1889 y en 1890, hasta su renuncia el 7 de noviembre de este año. Felipe J. Amoedo lo acompañó durante todos estos periódos como presidente del municipio y tras su renuncia lo sucedió provisoriamente hasta 1891, en que fue electo "unanimemente y por aclamación" don Fernando J. Otamendi. 
Nicolás E. Videla fue vicepresidente 1º del municipio en 1892, y en 1893, fue nuevamente intendente interino hasta el 19 de abril. Después de dos intervenciones de José Arriaga y de Fernando J. Otamendi, Videla volvió al cargo de intendente desde el 28 de setiembre de 1893, continuando en el cargo hasta el 25 de setiembre de 1894
Durante su mandato se construyeron los primeros empedrados, se regularizó la instalación de industrias, se instaló el Registro Civil y la Compañía de Carnes Congeladas (en torno a la cual surgiría la población de Ezpeleta). Era el jefe comunal en momento en que abría sus puertas - con las llaves que facilió Eduardo Casares [1] - la Cervecería Argentina Quilmes.
Tenía un extenso campo de 17 hectáreas en la localidad de Berazategui, próxima a la actual calle Nº 21.
En el período que siguió a la revolución del 90, durante la intervención e la Provincia de Buenos Aires por Lucio Vicente López fue nombrado presidente del Banco de la Provincia. Presidió el Banco Municipal y el del Hogar Argentino. Fue tesorero de la Sociedad Rural.
Fue ministro de hacienda de la provincia de Buenos Aires durante el  último año del gobierno del Dr. Guillermo Udaondo, desde el 2 de junio de 1897 a 1898.
Desde 1906, integró distintas comisiones de vecinos entre la que se destaca la colaboración de la construcción y mantenimiento de la iglesia Nuestra Señora de Luján. 
Falleció el 28 de noviembre de 1915, ocupando la presidencia del Banco El Hogar Argentino.
En 1881, se había casado con María Eugenia Álvarez de Toledo, perteneciente a una familia de arraigo, hija de Federico Álvarez de Toledo Bedoya (10/5/1826-1923) y de Eugenia de La Portilla. Tuvieron siete  hijos: María Eugenia (n.18 Nov. 1886), Sara (n. 1894, luego de Frech Carré), Nicolás Marcos (n. 1900), Celia Matilde (n. 9/6/1902, luego de Cazenave), Federico Nicolás (+ 1920), Carlos María (+2/11/1976) y Ema (luego de González Mujica). Habitaban una propiedad que ocupaba media manzana, con una casa de altos en la esquina NE de la calle Mitre y Nueve de Julio.
Su hijo Nicolás Marcos, también dedicado al derecho, casado con María Esther López Saubidet tuvo en las proximidades de Quilmes un campo llamado “La Sarucha"; y Federico Nicolás se casó con Julia de Escalada y Bienaimé.
En Quilmes la arteria que llevó el Nº 8 y luego se bautizó Buenos Aires, que conduce desde las vías del ferrocarril hasta la avenida Cevallos, y en Berazategui la calle Nº 21 llevan su nombre.
 Nota social del periódico A.B.C. de 1927
Chalo Agnelli 
Foto colaboración del Ing. Rodolfo Cabral
Nov. 2013 - 2015
REFERENCIA
[1] Eduardo Casares era primo hermano de la esposa de Otto Santiago Bemberg y Ocampo.