jueves, 26 de diciembre de 2013

FARMACIA BELGRANO DE BERNAL (COLABORACIÓN)



Colaboración: Juan Carlos Grassi

El 8 de septiembre de 1932, en la esquina de las calles Belgrano y Avellaneda, Bernal, se instaló la Farmacia Belgrano. Era atendida por su propietario, don Saturnino Antonio García, profesional diplomado. 
El radio de acción de este establecimiento era una zona densamente poblada, y de imprescindible necesidad la instalación de una farmacia para atender las necesidades de la crecida cantidad de familias residentes. 
Instalada la farmacia “Belgrano” con un amplio surtido de específicos, análisis varios, perfumería, drogas y una sección de fotografía, bien pronto adquirió merecidos prestigios, satisfaciendo las exigencias de ese populoso barrio. 
La responsabilidad y la atención esmerada que dedicaba el señor García a la preparación de las recetas, fue justamente apreciada por sus numerosos favorecedores, quienes le dispensaban una ilimitada confianza, lo que permitió desarrollar día a día su radio de acción, aumentando considerablemente el número de pedidos. 
Los productos que expendía el dueño de esta farmacia, eran apreciados por su frescura, lo que contribuyó a cimentar su fama, siendo numerosos los clientes que se trasladaban desde otras zonas para efectuar sus compras en este establecimiento. 
Una de las secciones a las que el señor García dedicaba especial atención y que le produjo numerosas satisfacciones, dada la confianza que sus trabajos merecieron del público, fue la de análisis, donde se efectúan reacciones “Wassermann”, análisis bacteriológicos, químicos de todas las substancias, industriales, etcétera, todos eran atendidos por el propietario del establecimiento, el competente y estudioso profesional Saturnino Antonio García.
Actual farmacia Belgrano
La farmacia Belgrano contaba con un bien instalado laboratorio de fotografía y de óptica, atendido por profesionales expertos, siendo sus servicios muy solicitados por el público. 
Además contaba con un servicio especial a domicilio, atendiendo pedidos telefónicos que realizaban al (U.T.) 263 Bernal, los que eran preferentemente cumplidos, lo que era de apreciable utilidad para las familias.
Frente a la Farmacia “Belgrano”, en la misma esquina de las calles Avellaneda y Belgrano (circa de 1935), Miguel Micca instaló en local propio, el almacén Las Naciones Unidas(ver nota)

Recopilación: Juan C. Grassi – Mayo 2013
ASOCIACIÓN ORÍGENES BERAZATEGUI
Fuente: Anuario Crónica. Quilmes-Bernal. Núm. 619. Año 1935.
Conpaginación Chalo Agnelli