martes, 8 de abril de 2014

AURORA DEL MAR... RECONOCIMIENTO (COLABORACION)



 Con el renombre de la Sala Mayor, ahora "Aurora del Mar", el sábado 12 de abril a las 19.30 horas vuelven los espectáculos a Belgrano y Don Bosco, en Bernal. Ese día se realizará un homenaje a la actriz Aurora del Mar, con la proyección de imágenes y la locución a cargo de su hijo, Claudio Ortega.
La sala de teatro  del Complejo Cultural Don Bosco (Av. Belgrano y Don Bosco), será bautizada con el nombre de “Aurora del Mar” la actriz decana del radioteatro, que halló en nuestra ciudad su lugar en el mundo y  tendrá el merecido y altísimo reconocimiento para quién, como ella, consagró su vida a la actuación. La ceremonia será el sábado 12  de abril a las 19;30 y contará con la asistencia de destacadísimas figuras de la escena nacional. Además, se procederá a la inauguración de importantes remodelaciones  técnicas y edilicias que harán de esa sala un lugar propicio para grandes espectáculos. 
Nuestra querida Aurora, con tan solo quince años, debutó en la época dorada de la radiotelefonía argentina cuando los radioteatros apasionaban a multitudes. Descollando con su dulce voz de dama joven. Por largos años fue la figura preferida de célebres autores y directores, como Alejandro Doria, Nené Cascallar, Abel Santa Cruz y también, luego de un inolvidable  cásting, fue seleccionad por el propio Alejandro Casona. En aquellos años del auge de las radionovelas, brilló entre los grandes y compartió micrófonos y escenarios con figuras de la talla de Jorge Salcedo, Eduardo Rudy, Héctor Coire, Elcira Olivera Garcés, Nelly Prono, Andrea del Boca y Norberto Suárez entre otros. 
En el cine de la década del cincuenta, trabajó junto a  Juan Carlos Thorry, Olga Zubarri, Pedro Quartucci  y Enrique Fava  en “La Comedia Inmortal”.  Coronando su brillante labor en la pantalla grande con una serie de películas junto a Lolita Torres, de quién fue amiga inseparable y, según confidencias que ahora pueden revelarse, la condición que imponía el padre de Lolita, para permitirle viajar por el mundo, era que fuera acompañada por Aurora del Mar. Secundando a aquella célebre actriz  y cantante,  Aurora integró los elencos de dos grandes producciones tituladas “La Edad del Amor” y “La Mejor del Colegio” ambas bajo la dirección de Julio Sarraceni. 
Atrapada por el cine, Mario Sóffici la eligió para integrar el elenco de “Mujeres Casadas” junto a  Nelly Panizza y Elina Colomer .  Su personalidad artística la situó en irreemplazable  protagonista de personajes  que requerían contenido alegre y propicios para la comicidad. De allí que se la vio en una serie de grandes películas como; “Esto es Alegría” “Los Muchachos de antes no usaban gomina” “La Sonrisa de Mamá” “Corazón Contento” “Los Muchachos de mi barrio” “Aquellos Años locos” “Los Colimbas se divierten” y muchos otros filmes  en los que fue dirigida por Enrique Carreras y actuó junto a Mercedes Carreras, Palito Ortega, Armando Manzanero,  Jorge Barreiro, Alberto Olmedo y Jorge Porcel entre otros tantos. 
Como apropiado broche de oro para esta pretendida biografía de quién tengo el gusto de conocer y haberle realizado jugosos reportajes en Radio Quilmes, corresponde citar la incomparable actuación en televisión , protagonizando a la “la Rosita” la novia de Minguito Tinguitella, el personaje del inmortal Juan Carlos Altavista.
                                                 de  NORBERTO GIALLOMBARDO
 (7/04/2014)
Periodico BERNALES / www.periodicobernales.com 
(publicado en www.periodicobernales.com) 

Sobre las hermanas del Mar escribe Jorge Miranda: “…Las voces maravillosas de la radio, es el sobrenombre artístico que se le aplicó con toda justicia a Emma y Aurora del Mar, integrantes de uno de los más famosos duetos de nuestra música popular.
Foto de las Hermanas del Mar por AMEF.
Nacieron en Guadalajara, Jalisco, pero muy pequeñitas las llevaron a la ciudad de México. Empezaron muy pequeñas en el año de 1937. Eran unas niñas con todas las comodidades con sirvientes y todo, sin embargo al morir el padre y como ellas solo sabían cantar y tocar el piano por lo que empezaron a asistir a los concursos de aficionados y el gerente de la emisora XEFO, Leobardo González les dijo: Les voy a poner un pianista muchachas porque ustedes son unas promesas para el canto, sus voces son preciosas. Ellas cuentan una anécdota: En nuestro primer programa con público en la XEB cantábamos como trío del mar con Anita Gasque, antes de que se nos uniera María Luisa Landín, y antes de salir al aire se acercó Lucha Reyes que también cantaba en ese programa y nos dijo: Ándele muchacha tómense un fogonazo para que salgan a cantar con garra, pero Anita le dijo: ¡¡pero que desgraciada eres, como se te ocurre ofrecerles tequila a dos chamacas, ellas no lo necesitan!!"...
 

LA VIDA DE AURORA DELMAR
Entrevista de el diario El Sol
del domingo 4 de setiembre de 2011

Aurora Del Mar ("el nombre artístico se lo debo a la periodista María Ofelia") es una actriz bernalense de larga y exitosa trayectoria en radio, televisión, cine y teatro. "Empecé en Radio Splendid a los quince años, en el radioteatro de la época, habiendo trabajado con todos. Por ejemplo, Alberto Argibay y yo éramos la parejita joven de los radioteatros. En ese momento estábamos en el elenco de Nené Cascallar, por la noche ("mis quince años los celebré integrando ese elenco, junto a Oscar Casco, Hilda Bernard, Nidia Reynal, Sergio Malbrán y la propia Nené") y a la tarde con Nidia Reinal y Héctor Coire.”
Nunca apartó la familia de su carrera artística y así confesó: "Estoy partida por la mitad, a la izquierda está mi familia y a la derecha, la actriz. Hoy puedo decir con orgullo que soy abuela, tengo mi familia, porque quise hacer esta trayectoria, partida por la mitad: a la izquierda, en el corazón está la familia y a la derecha, la profesión", dijo.

RADIO SPLENDID
Aurora entró a la radio en tiempos de plena imaginación, a mediados del siglo pasado. Así recordó a la Juana de Tarzán ("Primero lo interpretó Mabel Landó y luego yo, junto a Oscar Rovito y César Llanos"), que todas las tardes acompañaba a los chicos con la merienda y el Toddy. "Para que se tenga una idea lo que era la radio -no había televisión- los 21 de setiembre nos llevaban en carroza, vestidos como los personajes. No teníamos mona (Chita) porque estaban los efectos de sala de Ernesto Catalán. Entonces, la radio contrató una mona e íbamos con ella paseando [ …] En radio hacíamos de todo, como Sandokán, los tigres de Mompracem, los feroces thugs, o el comandante Bidú (por la gaseosa). Fuimos los primeros en ir a la Luna con la imaginación, el autor era Jorge Rey, el mismo de Tarzán y de Sandokán".
DON ALEJANDRO
El teatro llegó de una providencial. "Yo ansiaba trabajar en teatro. Un día salgo de Splendid y voy a comprar un libro de teatro. Cuando tomo el libro, el dueño me dice: usted es lo que está buscando mi hermana. Me dijo que era Juan Vehil, el hermano de Luisa, y que Alejandro Casona y Luisa buscaban una actriz que parezca de quince pero que tenga 18, porque los niños no podían trabajar en teatro en esa época. Cuando le pregunté cómo sabía que era actriz, me argumentó: Señorita, porque las chicas de su edad no vienen a comprar libros de teatro […] Fuimos hasta el teatro Liceo, en Paraná y Santa Fe. Nunca había visto un teatro vacío y en escenario había una lamparita encendida de ensayo. El librero entró gritando: encontré lo que buscábamos. Subí al escenario donde estaban Luisa Vehil y don Alejandro Casona, el más grande autor español que había venido a radicarse al país (NdelR: el autor de Los árboles mueren de pie, La barca sin pescador y tantos éxitos). Por lo bajo don Alejandro le susurró a Luisa: el tipo está, veremos si habla, seguro que no sabe hablar. Aclaro que una actriz de radio interpreta leyendo en una primera vez, y entonces quise dar la prueba ahí mismo. Por lo bajo le dijo a Luisa: mira, qué atrevida, quiere dar la prueba ahora. Bueno, que lo haga. Me dio el papel y me dijo: te llamas Alicia, hablá. Empecé a interpretar y cuando dije la tercera frase, don Alejandro Casona señaló: Basta, Arturo (Bullrich, esposo de Luisa Vehil), me contrata ya a esta niña. Así debuté en el teatro nacional argentino por ir a buscar un libro de teatro. La obra era La casa de los siete balcones. Y fue tan grande el éxito que duró tres años en cartel: me puse de novia haciendo la obra, en el segundo año me casé y en el tercero, quedé embarazada, pasando a ser una nena gorda. Don Alejandro afirmó: me gusta igual porque parece una nena gorda, así que seguirás haciendo el papel. Incluso, mi hijo mayor se llama Alejandro en honor a Casona", relató.
El cine también la tuvo como intérprete. "El debut fue en La comedia inmortal, con Olga Zubarry y Pedro Quartucci, dirigida por Catrano Catrani. También realicé muchos filmes junto a Enrique Carreras como director, ha acompañado a quien fue su gran amiga, Lolita Torres, en varias películas, entre ellos la inolvidable "La mejor del colegio" […] Lolita tenía la marca de su padre, don Pedro, y era cierto que en sus contratos había una cláusula por la que su hija no podía dar un beso. En una película, lograron distraer al padre y pudo filmarse el único beso que Lolita dio en el cine, que fue a Ricardo Paisano, en Ritmo, sal y pimienta".
El papá la cuidaba mucho. Era un hombre observador y como veía que a mí me acompañaba mi mamá o mi papá, en un momento se acercó a la hija y le dijo: vos hablás con ésta. Esta era yo, ahí nació una amistad de hermandad con Lolita Torres, incluso viajamos a Rusia, donde ella alcanzó un éxito enorme, con miles de personas aplaudiéndola de pie".

UNA ANÉCDOTA
Vaya esta coda con una anécdota, que cuenta la actriz con el tema de la radio y la popularidad que generaba en los 50.
"La radio era todo imaginación, a tal punto que una vez tomo un auto y le digo al taxista: Santa Fe y Paraná. Era un día de lluvia y el tachero escuchaba el radioteatro, del que yo me había ido antes porque mi personaje había terminado su parte. La novela era Infamia y yo era la mala: se trataba de una adaptación de un filme a la radio, por Alfredo Lima y el elenco lo encabezaban Violeta Martino y Amadeo Novoa. El taxista escuchaba y me miraba por el espejito, y por abajo murmuraba: No puede ser. Yo lo escuché y cuando lo dijo otra vez, le pregunté qué no podía ser. El contestó: la voz es suya, la que estoy escuchando... Le dije: sí, soy yo. Y repitió: no puede ser. ¿Por qué? Y señaló: porque yo a usted me la imaginaba de otra manera. Por eso, la radio es plena imaginación, eso no se logra con la televisión ni con el cine ni con el teatro. Los de radio con la voz dábamos el personaje. Ese pobre tachero me había imaginado morocha, ojos verdes, grandota, con mala cara y se encontró con una piba de 18, con el pañuelito puesto […] Entonces le dije: “ perdóneme por haberlo decepcionado. No, no, señorita, respondió. Eso era la radio. Pasé a la televisión, cuando el hijo de don Jaime Yankelevich recibió la única cámara que había para buscar a algunos actores y ensayar a fin de hacer frente a la novedad. Llamó al actor Iván Grondona y también a mí. Ensayábamos y un buen día preguntó quién era el bestia que se había puesto delante de la cámara. Modestamente le dije que era él, y ahí me advirtió: Mirá, Aurorita, si contás esto antes de que me muera te mato. Así fue que días pasados cuando me dieron la distinción en la Legislatura porteña -como personalidad destacada de la cultura- lo conté".

Compilación y compaginación Chalo Agnelli

FUENTE
http://elcuerpoaguanteradio.blogspot.com.ar/2011/06/menu-para-el-programa-del-viernes-24-de.html

1 comentario:

ORLYSU dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.