lunes, 4 de agosto de 2014

ESCUELA Nº 79 “RÍO DE LA PLATA” - 50º ANIVERSARIO - 1965 / 30 DE ABRIL / 2015

Junto con el Centenario de La Ribera en 2015, llegamos a los 50 años de la Escuela Nº 79 de La Ribera de Quilmes, fundada el 30 de abril de 1965. Recuperamos la reseña de su transcurrir para la educación en ese entrañable Paraje quilmeño, tomada del libro "Maestros y Escuelas de Quilmes".
A los niños, padres, maestros, auxiliares, vecinos,
Comunidad Educativa toda de la Escuela Nº 79, 
que me acompañaron en mis años de permanencia
 la frente de esa entrañable Institución. Chalo Agnelli
 Después de 1950, en el Balneario de Quilmes - hoy La Ribera - ya había desaparecido el "arroyo del Medio", estaba disminuyendo considerablemente la atracción turística por la fatal contaminación del Río de la Plata, y se estaba poblando rápidamente. Numerosas familias se afincaron en ese paraje quilmeño, de manera que se necesitaba escuela. 
En el año 1964, algunos antiguos vecinos comenzaron a promover el proyecto y se construyeron las primeras aulas sobre la avenida Augusto Otamendi, esquina Prof. Doroteo Yoldi, ambas arterias con nombres de prohombres de nuestra localidad. Augusto Otamendi, intendente que facilitó el camino a la Ribera y Doroteo Yoldi, educador, fundador de la primera escuela de enseñanza secundaria que tuvo Quilmes.
La escuela Nº 79 se levantó casi en la orilla NO de lo que fue el "Arroyo del Medio" que se atravesaba por un endeble puente de madera sobre la avenida Otamendi. El 30 de abril de 1965 se inauguró.
Comenzó a funcionar el 3 de mayo de 1965. La bandera la donó el Canal 9 de televisión y la apadrinó el Área Material Quilmes de la FF. AA., siendo hasta hoy un fiel apoyo.
Era un edificio de madera sobre pilotes, a la manera de las casas vecinas y según las escuelas de islas, dado que las periódicas sudestadas llegaban hasta sus puertas. Fue la única con estas características en la zona sur bonaerense.

Fue la primera directora la señora Clotilde Dora Fortún de Pécora. La primera cooperadora estuvo encabezada por el vecino Efraín Wull quien acompañó su marcha por varios años, hombre de espíritu altruista muy comprometido con la Ribera, fallecido a avanzada edad.  
Por falta de instalaciones adecuadas el comedor escolar se estableció en el camping del Gremio del Papel. El 29 de noviembre de ese mismo año se realiza la imposición del nombre, el del río vecino, nuestro "Río de la Plata"
Entre las maestras más renombradas, el barrio nombra a: Irma Echelini - quien fue directora durante 10 años - Marta Julia Tosso, María A. Migone de Rao, Élida Ester Bazterrica, Gisela F. Mahne de Elesgaray, Stella M. Cigorraga de Trinca, Berta L. Picasso, María Graciela Tamagno de Giráldez, María del Carmen Botindari de Llull, Laura Morelli, María Magdalena Pérez Recalde, Carmen Iturre, Dora Cisilino,  María del Carmen Feijoo Docampo, Raquel Deprati, Graciela Vilma Gatti y muchas otras...
Cuando se cumplieron los 25 de su creación las docentes Dora Cisilino, Laura Morelli y la auxiliar de cocina Olga Álvarez formaron la Comisión de Historia y entrevistaron a la señora Fortún de Pécora quien aportó muchos detalles de los primeros pasos de la institución; dando como resultado la impresión de un pequeño libro conmemorativo.
 A partir de 1980 asume la dirección Ana María López de Hollmann, acompañada como vicedirectora por Elena van Kooten y comienza a pensarse un edificio nuevo ya que el existente estaba sumamente deteriorado por los años, la falta de mantenimiento de los materiales con que fue construida y las reiteradas sudestadas que socavaban los pilotes que la sustentaban.
Después de mucho esfuerzo y lucha de su directora, de la vicedirectora Stella Maris Crubellati y del presidente de la A. Cooperadora, el solidario vecino Julio Omar Fucarino, una
personalidad señera por su compromiso social, durante varios años presidente de la Sociedad de Fomento de la Ribera, se construyó  un edificio del Plan Sarmiento II en terrenos fiscales, esquina de la calle Alsina y Marinero López (nombre que lleva la cuadra que prolonga la Av. Cervantes con la entrada al Club Náutico, sobre la calle Alsina que culmina en las aguas de el Plata)
Las instalaciones resultaron cómodas y suficientes, con amplia cocina y un comedor dotado para un excelente servicio alimentario, en el cual tuvieron papel significativo por más de 30 años, como cocinera  Olga Álvarez y como ayudantes Cristina Flores, María García, Raquel Belén y los auxiliares Tito y Osvaldo Ingenieri, Jorge Pilo y Rosa Rey. 
La inauguración oficial del nuevo establecimiento se concretó en 1987 con la presencia del gobernador Dr. Alejandro Armendáriz y del intendente Dr. Eduardo Vides. A poco de concluirse la construcción de la escuela a su lado se levantó el Jardín 917 y detrás, sobre la calle Alsina, la Escuela de Enseñanza Especial para Moderados y Leves Nº 506.
En 1996, comenzó el fortuito proceso de la Transformación Educativa, el maestro Chalo Agnelli asumió la dirección (por MAD desde la vicedirección de la Esc. Nº 17) junto con la vicedirectora Nora Luddeni (luego con el mismo cargo titular en la Nº 13 y directora de la Nº 47). Para sumar el 8° y 9° años de la Enseñanza General Básica, se amplió el edificio más una sala de apoyo escolar, sala de maestros, gabinete, baños y patio para el 3° Ciclo.
Permanentemente se salvaron las serias dificultades edilicias y las que generaba la planta depuradora de líquidos cloacales donde derriban sus detritos los tres establecimientos educativos.
Trabajando en forma mancomunada los tres directivos: Graciela Rizzo, de la Especial; María Antonia Donofrio del Jardín y Chalo Agnelli de la Nº 79, obtuvieron de la Gobernación provincial a través de la Dirección de Infraestructura de la Dirección General de Escuelas un subsidio para volver a poner en funcionamiento dicha planta  y ajustarla al crecimiento de la matrícula de las tres instituciones. Así se hizo pero, lamentablemente no se designó personal idóneo para el mantenimiento específico de la planta, eventual que produjo su paulatino nuevo deterioro.
En la porción libre del terrenos que ocupa la planta detrás de la escuela, la docente Gabriela Luciani realizó con sus alumnos una productiva huerta siguiendo los parámetros de un proyecto provincial al respecto, que en su caso fue destacado tanto en el distrito como en la jefatura de región, al punto que esa docente conduce hoy las actividades del Vivero Municipal.
Cuando llegó la red de gas natural a la esquina de las avenidas Otamendi y Cervantes, nuevamente los tres directivos se pusieron en marcha y consiguieron que se extendiera el servicio hasta los establecimientos, que hasta ese momento utilizaban tubos de gas, con todos los inconvenientes inherentes.
Todo se concretó con el apoyo de las cooperadoras de las tres escuelas y comprometidos miembros de la comunidad, entre otros: Mónica Vangioni, Liliana de la Serna, Daniel Barrera, Elena Scalioti, Diana Hurtado, el nombrado Julio Omar Fucarino, Lalo Candia, coordinador del club de fútbol “Octubre 10”, etc.
Durante este período se  realizó una Red Comunitaria Barrial con las instituciones educativas vecinas a las que se sumó el Centro Complementario 801, dirigido por la señora Olga Edith Pesce, y otras organizaciones, vecinos y comercios barriales. Se estableció un Centro de Adultos Nº 711/07, anexo de la escuela Nº 707, dirigida por la docente Beatriz Puzler; un  C.P.A., Centro de Prevención contra las Adicciones y los Talleres Barriales “Pepe Biondi”, dependiente de la Municipalidad de Quilmes que coordinaba el actual arquitecto Mario Scalisi bajo el
ejecutivo en la Dirección de Cultura del señor Ariel Bucich. De este modo se amplió la oferta educativa y el servicio que brindaba a la comunidad.
Fue durante un extenso período, orientadora social A. S. Mónica Martino que junto con su compañera de gabinete la O.E. Graciela González actuaron siempre con amplio conocimiento y profundo compromiso humano con la realidad ribereña. La escuela cuenta con una amplia biblioteca que durante varios años estuvo a cargo de Nélida Buratti y de destacada bibliotecaria y cuentacuentos Graciela B. Gatti, propulsora del “Pomperito”, una publicación realizada por y con los mismos alumnos que obtuvo distinciones provinciales e internacionales por su encuadre pedagógica.
En el 2003 asume la dirección la Sra. María Elina Albornoz (ex directora de la Nº 80) y continuaban como vicedirectora María del Carmen Perrando y en la secretaría Mónica Valle, una de las docentes de mayor permanencia en la institución de gran solvencia profesional, hija de una docente señera de Quilmes que fue Rosario Stezzen, maestra de la Nº 6 de Bernal y vicedirectora de la Esc. Nº 30.
Los desbordes del río, las particularidades barriales y los constantes robos y actos de vandalismo, necesitaron personal comprometido con esa compleja realidad y la escuela contó con ellos en docentes como: Norberto Luis Alberti, Gabriela Alcaraz, Alicia Bacciandonne, Marta Cabeza de la Natividad, Federico Cattaneo, Laura
Constantino,  Romina Correa, Adriana Esperben, Adriana Esther Ferreyra, Susana Garay, Ana María Gianotti, Alcira Insua, Silvana Invernizzi, María Cristina Larrouyet, Mirta Mabel Leonardi, Amalia Louzao OS, profesora María del Carmen Llarías, la maestra de artística Sara Isabel López, Daniela Llusa, Cecilia Martínez Perín, Mariela Massarella, Marisa Meliendres, José Michalko, Cristina Morales, Norma Beatriz Musante, María Victoria Núñez Firpo, Silvia
Graciela Núñez, Sandra G. Paillole, Cristina Raineri, el profesor de educación física Rodolfo J. Raña, Nicolás Reimer, Marcela Rossi, Ana María Sasaki, Carlos Sayago, Silvia Senesi, Gladys Scarpignato MR, Patricia Solari, Ana María Taverna, Nidia Tomasetti, Daniel Omar Valente, Juan Villalva, Gabriela Luciani, tesonera gestora del proyecto de huerta y Viviana Jeanneret que con su histrionismo y espíritu positivo se granjeó el afecto de alumnos y colegas.
En el 2010, año del Bicentenario recibió del Ministerio de Educación de la Nación 16 computadoras de última generación para crear una sala de informática. Están equipadas con impresoras multifunción, cámaras digitales y proyectores. También fueron provistos los elementos que facilitaron el tendido en red de los equipos permitiendo así un mayor aprovechamiento de los recursos pedagógicos. Recibieron apoyo técnico para la instalación de toda esta tecnología de los padrinos el Área Material Quilmes y de los alumnos de la escuela Técnica Nº 7 (IMPA) La escuela Nº 79 de La Ribera fue una de las mejor equipadas tecnológicamente del distrito.  Artífice de esta movida fue el director Daniel Navarro.
Luego de algunos percances institucionales, la escuela fue recuperando su perfil y en 2012 el Programa Nacional de Voluntariado de la Cervecería Quilmes formado por empleados de esa empresa, en conjunto con la Asociación Conciencia concretó una ludoteca, “con el objetivo de generar un espacio para promover el juego como forma de aprendizaje y contribuir al desarrollo motor, sensorial, creativo y social de los alumnos, favorecienado el desarrollo en un dinámica de interacción lúdica.[1] Participaron en la misma el presidente de la Cervecería Francisco Sá y el vicepresidente de asuntos corporativos Mariano Botas. 
En el establecimiento funciona la Escuela Secundaria Básica Nº 76.

Prof. Chalo Agnelli
abril, 2012
FUENTES
Agnelli, Chalo. "Maestros y Escuelas de Quilmes" Ed. Jarmat. Quilmes, 2004. Pág. 209
Diario Perspectiva Sur. 
NOTAS

[1] Periódico Perspectiva Sur del martes 4 de diciembre de 2012, Pág. 5.