lunes, 31 de agosto de 2015

HISTORIA Y PRESENTE DEL CAMINO GENERAL BELGRANO 2º PARTE



Con motivo del aniversario de nuestra ciudad, Juan José Corvalán, miembro de la Agrupación de Historiadores "Los Quilmeros", escribió para Perspectiva Sur este artículo sobre el Camino General Belgrano. 
DR. EDUARDO OLLER 
Todos bien sabemos que el hospital de San Francisco Solano, lleva
el nombre del Dr. Eduardo Oller, como corresponde. La casa del Dr. Oller, era una vivienda ubicada a la vera del Cno. General Belgrano a metros de la intersección con la avenida José Andrés López (844) distinguiéndose un uso eficaz de la disposición de los elementos: edificación, espacio libre y forestación. Un amplio patio adelante, un muro bajo a la vereda y sobre el cual se elevaba un prolija ligustrina. Hacia el lado Noroeste de la propiedad y detrás de la misma una hilera de árboles protegía a la casa de los fuertes rayos del sol del verano, mientras que hacia el frente la carencia de aquellos permitía el cálido sol invernal. Lamentablemente la casa hace ya varios años se demolió.
ESCENARIO DE UN SUCESO SANGRIENTO
El Licenciado Jorge Márquez en su significativo libro "Al Sur de la Utopía, La historia política de Quilmes (1955-1983)", cuenta detalles de un hecho sangriento que hacia mediados de la década del ´70 alcanzó repercusión nacional.
El ataque del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) al Batallón de Arsenales Domingo Viejobueno, comenzó a las 19:40 Hs. del 23 de diciembre de 1975 con el impacto de un gran camión azul, seguramente un cisterna, contra el portón del Batallón sobre Camino General Belgrano. Dado que los militares estaban alertados del inminente ataque, discretamente habían desplegado un dispositivo de seguridad. (Márquez, 2010)
"PASCO Y CAMINO", UN PUNTO DE ENCUENTRO
Durante la gestión del Gobernador Manuel Fresco, 1936 - 1940, se asfalta el tramo Temperley - "Camino", sobre la actual Avenida Tomás Flores, en el marco de la obra vial denominada "Segundo Camino de Cintura a la Capital Federal". En la Rotonda de Pasco se
halla una placa recordatoria de esa obra.
Un aviso de la inmobiliaria Juan Boracchia (hijo) publicitaba un loteo, el 23 de diciembre de 1951, de 97 lotes frente a Camino General Belgrano, la cual describe como ruta pavimentada a La Plata, y Avenida Pasco, Camino de Cintura de Temperley a Quilmes. Extraordinarios lotes rodeados de grandes establecimientos industriales y con gran número de micros a sus frentes.
A la Avenida Tomás Flores bajo la organización de la parroquia San Juan Bautista, el 7 de agosto de 1979 llega, en helicóptero, la Virgen de Luján a la procesión con la que se celebra la instalación de la gruta de la virgen en la Rotonda de Pasco. La convocatoria reunió alrededor de 200.000 personas. (Iñiguez, 1997)
El libro "un poco de Historia en Imágenes de San Francisco Solano" de Luis Gerardo Barbieri, nos recuerda que en el año 1995, en plena crisis socioeconómica, en la misma Rotonda, el Obispo de Quilmes Jorge Novak ofició una misa multitudinaria por los desocupados (Barbieri, 2006)
REFERENCIAS REMOTAS DE ALGUNAS INTERSECCIONES
A continuación se enumerarán las primeras referencias encontradas de algunas de las intersecciones. Respecto a "Camino" a la altura de la Avenida 12 de Octubre hallamos un aviso que anunciaba que el domingo 27 de abril de 1952, la inmobiliaria Juan Boracchia (hijo)
puso a la venta 150 lotes sobre Camino General Belgrano a metros de la Avenida 12 de octubre.
En julio de 1955 Domingo Bertana empieza a comercializar el "tercer gran loteo" de Villa La Florida que constaba de 430 lotes sobre "Camino".
En cuanto al cruce con la Avenida Monteverde, Ruta Provincial Nº 4, el indicio hallado es que el 5 de octubre de 1945 se inauguró la pavimentación de esa ruta que une la Ruta Nacional Nº 210 con el Camino General Belgrano.
UN SITIO HISTÓRICO SIN RECONOCIMIENTO
En varias investigaciones el Dr. José Alcides Craviotto, máximo historiador de Quilmes, contó que Andrés Baranda recibió semillas de eucaliptos de las propias manos de Domingo Faustino Sarmiento, que este último había importado como parte de un plan de forestación (Craviotto 1940, 1955, 1967). Años más tarde, Andrés Baranda traslada los plantíos de aquellas semillas a la propiedad que acababa de comprar en el área de la intersección de "Camino" y Avenida Isidoro Iriarte, calle 828 - Ex San Martín. Como indicio de lo recién contado, en esa misma esquina se encuentran cuatro ejemplares de eucaliptos de grandes dimensiones, que denotan una siembra sistematizada por compartir antigüedad y alineamiento. Claro está que sabemos que estos ejemplares no datan de aquella época.
En el presente, no hay en el lugar referencia histórica alguna respecto aquel acontecimiento o a estos simbólicos eucaliptos.
Estas perlas históricas que se encuentran en Villa La Florida merecen sumarse al inventario de sitios de interés del distrito. Los argumentos expuestos deben ser considerados para una protección patrimonial a nivel municipal como Declaración de Interés Social y Patrimonio Natural y Cultural, similar a la que resguarda al árbol de especie olmo situado en la esquina de Mitre y Conesa, Ordenanza 11.658/11, promulgada mediante Decreto N° 2.492/11 y publicado en el Boletín Oficial Municipal Nº 107 del 13 de junio de 2011.
Merecen también algún tipo de consideración los puentes de Cno. General Belgrano que se encuentran a la altura de las calles 812 y 802. El primero es un puente de 30 metros, con vigas principales parabólicas y articuladas. En algún momento de estas últimas décadas, los travesaños superiores fueron "cortados", mientras que uno de los cuatro pilares originales de ladrillos se encuentra arrumbado a un costado. Por otra parte los trabajos de rectificación del Arroyo Las Piedras, en la década del ´90, desvió el curso de agua que salvaba hasta unos doscientos metros hacia el Norte. El puente de la calle 802 sortea el Arroyo San Francisco. Posee 10 metros de longitud, a diferencia del puente anterior su diseño no posee estructura parabólica lateral y se encuentran en buen estado de conservación. Ambos puentes son operativos.
PRESENTE
Dentro del distrito de Quilmes el trazado del Cno. General Belgrano puede describirse como dos rectas unidas por una curva. El arco de esa curva se extiende entre la calle 850 y la Avenida José Andrés López (844), para conectar con la siguiente recta que se extenderá en línea recta, hacia el Norte, por 12.300 metros de longitud finalizando lejos del Partido.
A lo largo de su recorrido nos topamos con paisajes diferentes. A grandes rasgos podemos decir que hacia el vecino Partido de Avellaneda se destaca una zona eminentemente fabril, de hecho se encuentra el Parque Industrial Tecnológico de Quilmes (PITQ), en el predio del ex Batallón de Arsenales Domingo Viejobueno. Mientras que hacia el deslinde con Florencio Varela es prominente la cantidad de viviendas y Pymes.
Algunas mínimas postales son: la variedad de tanques aglutinados a la altura de la Avenida Pedemonte - Zapiola, lugar donde también algunas veces se sienten olores nauseabundos; los diversos galpones a lo largo del todo el tramo, que muestran una multiplicidad de tamaños, estructuras y diseños; y el contraste de los asentamientos de viviendas planificados, informales y los que se encuentran en proceso de urbanización en pocas cuadras.
En lo personal uno de los aspectos que me atrapa de la historia es conocer el contexto en el que se resolvieron las decisiones y/o acciones que repercuten hasta nuestros días. Lo que por consiguiente significa que esta realidad que hoy vivimos es resultante de una alternativa elegida. Esta tesitura se contrapone a la naturalización de los sucesos, acciones y en este caso, obras públicas. Son muchos los elementos y decisiones que se miran sin ver. Sea esta quizás la clave para la indolente actuación de las autoridades respecto al Camino General Belgrano. Obstinado camino centenario que cumple con su cometido de circulación a pesar de la ausencia de demarcaciones viales; de carteles de distancias; de la falta de mantenimiento y/o prolongada extensión en los trabajos de reparación. Una forma de tomar dimensión de su importancia es observar los trastornos que provoca su bloqueo y obliga a dirigirse a caminos alternativos como la avenida General Mosconi hacia el Este ó a la avenida Donato Álvarez hacia el Oeste. Se hace notar que las arterias indicadas se encuentran a no menos de 10 cuadras de distancia.
CONCLUSIÓN
Una decena de líneas de colectivos (148, 178, 247, 257, 263, 278, 281, 293, 338, 585 y 586) y algunas de las cuales con más de un ramal, además de autos particulares y camiones de carga circulan diariamente sobre Cno. General Belgrano.
El Camino General Belgrano tiene las condiciones para dinamizar las zonas que surca porque sobre su senda se encuentra el Parque Industrial Tecnológico de Quilmes (PITQ); comunidades plenamente asentadas; noveles complejos habitacionales; un Mercado de Abasto Bonaerense, un centenar de Pymes; y un cuartel caminero. Es una vía de comunicación directa con los municipios de Avellaneda y Florencio Varela; es el enlace con las rutas provinciales N° 4, 49 y 53 como así también varias avenidas importantes; y el pulmón verde más importante del Oeste Quilmeño, por su dimensión y follaje, pero por sobre todo por ser el último. Estos son algunos de los elementos urbanísticos que enaltecen esta vía de comunicación ya centenaria pero vigente.

Juan José Corvalán
Licenciado en Administración y Gestión Cultural
Miembro de la Agrupación de Historiadores "Los Quilmeros"

Publicada en “Perspectiva Sur”, 01/08/15