miércoles, 20 de abril de 2016

SOY DE QUILMES

Hoy, 20 de abril, en la Escuela Nº 6 de Bernal, EL QUILMERO, comenzó con el "Soy de Quilmes". Proyecto anual que tuvimos el gusto de inaugurar en el 2014, en la Escuela Nº 10 y que desde entonces proseguimos con charlas y proyecciones en instituciones educativas públicas y privadas del nivel primario y, algunas que se sumaron, de nivel secundario.
Este tercer año nos encontramos con los resultados de las experiencias anteriores realizadas por los alumnos, docentes y la comunidad misma en los dos años anteriores. En la escuela Nº 6 con maquetas varias y un amplio libro 'manufacturado' que recorre la historia de nuestro Distrito - en este caso de Bernal específicamente -: sitios emblemáticos, personalidades del pasado cercano, relatos, anécdotas, creaciones propias, etc.
SOY DE QUILMES
Este trabajo sobre nuestra identidad cobró en los últimos años un interés creciente, estimulado por los docentes comprometidos con
el pensamiento que permanentemente reiteramos: "un pueblo sin identidad, sin sentido de pertenencia es un pueblo sin conciencia ciudadana"; y esa identidad y esa pertenencia no sólo se hallan en los objetos materiales que nos rodean, sino, y sobre todo, en el otro, en el sujeto que forjó a lo largo de 350 años nuestra historia.
En mi carácter de divulgador comprometido con nuestra esencia histórica, con todo lo que nos da identidad, desde hace varias décadas - ahora junto con los colegas de la Agrupación de Historiadores Los Quilmeros y acompañado por la Biblioteca
Popular Pedro Goyena - continuaré recorriendo las escuelas del distrito que ya están esperando mi llegada.
A pesar de lo supuesto de algunos pesimistas con respecto a los intereses de niños y jóvenes, no deja de asombrarme en cada una de estas charlas el interés y la curiosidad que muestran nuestros niños y nuestros jóvenes; quizá el pesamiento negativo que tienen algunos adultos se deba a que ellos también se ven atrapados por toda la parafernalia electrónica y cibernética de computadoras, internet y celulares, entonces no atinan al recurrir a métodos 'precámbricos'... ¡Antiguos, si se quiere! Como charlas, recorrer las hojas de un libro, contar historias de abuelos, mirar fotos y descubrirles lo que esas imágenes transmiten u objetos de uso perimido que cargan con años de anécdotas como puede ser un abanico de la abuela o una postal de un lugar que el tiempo transformó inevitablemente... Eso es tarea del adultos, sólo hay que, con serenidad y despaciosamente, saber captar en interés. 
Me sucedió, en la charla que di en la Escuela Nº 6, en el día de hoy, un niño, que días antes, comentó en su casa que la maestra le dijo que iría
a exponer sobre la historia local el historiador Chalo Agnelli, prestos los abuelos buscaron en su biblioteca libros de mi autoría que sirvieron, para crearle a ese niño, una introducción sobre su identidad y pertenencia. Hoy este alumnos trajo varios de esos libros a la escuela y fueron elementos de conversación entre sus compañeros. La docente motivo al niño, el niño a sus padres, los padres penetraron en el interés de su hijo y este, en un dinámico 'feedback', motiva a sus compañeros y al mismo disertante... a mí, el mismo. 
Este es el valor de la divulgación y la importancia que el "Soy de Quilmes" cobró en los últimos años en nuestro distrito.  
 Crónica, Chalo Agnelli