domingo, 10 de julio de 2016

LA CALLE RIVADAVIA Y SUS ANTIGUOS COMERCIOS (COLABORACIÓN)



Prof. Fernando San Martín
En el periódico local “El Quilmero”, del 11 de enero de 1883, se anunciaba que en las 123 manzanas del pueblo, solo había 180 faroles de Kerosén para el alumbrado público; esto nos demuestra la precariedad en que vivía nuestro Quilmes de mediados de la
década del 80. Hubo que esperar hasta febrero de 1889, para ver las calles Rivadavia y Mitre pavimentadas con empedrados mixto (piedra bruta con dos trotadoras) para que dichas arterías fuesen transitables; así también en los meses de junio y julio del mismo año, se inauguró el alumbrado eléctrico, utilizándose para tal fin, las lámparas del tipo a “arco voltaico”, las cuales requerían el cambio diario de los carbones que consumían.
Hacia 1900, la ciudad se convirtió en privilegiado sitio de veraneo, frecuentado por la alta sociedad capitalina, y encumbrados políticos. A lo largo de la calle Rivadavia, bajaban los tranvías a caballos hasta las avenidas Cevallos y Augusto Otamendi, donde se levantaban los garajes y cuadras de los mismos; sobre la misma arteria se alineaban las antiguas casonas y los nuevos comercios.
En 1916, Quilmes fue declarada ciudad, a partir de esta designación el pueblo creció a un ritmo asombroso; aumentaban las inversiones extranjeras en propiedades

y servicios públicos, se construían innumerables casas, edificios y lugares de esparcimiento, se pavimentaban calles y se ampliaban las redes de agua, cloacas, alumbrado y medios de transporte como el tranvía eléctrico, se incrementaba el comercio, primero extendiéndose sobre la calle Mitre, denominada antiguamente “Calle del Comercio”. El notable incremento comercial que se expandió en las primeras décadas del siglo XX, sobre la calle Rivadavia, ya colocada entre las calles comerciales más importantes de la Provincia de Buenos Aires; la calidad de sus
comercios, la presentación de sus productos, la atención y los precios ofrecidos, han hecho que el público comprador sea cada vez más localistas. Aquí la invitación a recorrerla, a andar por aquella arteria de 1930, y redescubrir sus personajes e imponentes comercios que marcaron un hito significativo en la vida de todos los quilmeños, que hoy ya abuelos, la resisten a entregar hacia una ciudad atropellada y cada día más fusionada a la Capital. 
EL COMERCIO

Si en la década de 1930, caminábamos por Rivadavia desde Mitre
hacia Yrigoyen, por aquel entonces “Av. Centenario”, podíamos ingresar al despacho de pan “La Panificadora” (Rivadavia y Mitre); o ir al “Gran Cine Rivadavia” de Rodó y Clariana (Rivadavia 335); la “Casa de la Viuda Varela” con artículos de librería y juguetería (Rivadavia 310); la sucursal céntrica del Almacén “Angeletti Hnos” (Rivadavia 301); o comprar en el gran surtido que se hallaba en el Bazar “Selec” (Rivadavia esq. Alvear); si de farmacias y casa de productos fotográficos hablamos, la legendaria “Quilmes” de Eleodoro Moyano, actualmente farmacia "Moyano" (Rivadavia 300); compostura y fábrica de calzados “El Gringo” (Rivadavia 299); si queríamos adquirir algunos billetes norteamericanos, agencia de cambios “Fornabaio Hnos”, la
agencia de más suerte (Rivadavia 288); las mejores fotografías de carnavales, para retratar a las alegres mascaritas en “Foto Afppé” de Olinto Palla (Rivadavia 286); si las mujeres buscaban lencería y medias “Etam” (Rivadavia 284); para empilcharnos bien, sastrería a medida “Los Ases” (Rivadavia 282); exquisitos fiambres y lo mejor de la confitería, lo adquiríamos en “La Paloma”, de Enrique Gómez (Rivadavia 280); desde 1927, diarios “El Sol" y "Sud América” (Rivadavia 279); para nuestra fiestas, confitería “La Catalana”, especializada en servicios de lunch, masas y bombones (Rivadavia 273); una
moda de aquel entonces era merendar en la lechería “La Martona” (Rivadavia 271); para las visitas rápidas, el doctor Isidoro Iriarte (Rivadavia 270); artículos para hombres y niños se consiguen en “Casa Albert”(Rivadavia 263); con uno de los primeros farmacéuticos con título universitario, farmacia “Rocca” de Agustín Rocca (Rivadavia esq. Brown); el legendario “Banco Popular de Quilmes” (Rivadavia 250, esq. Brown); para un momento dulce, productos “Nima” de Fonseca, Saturnino, ventas por mayor y menor de
bombones, caramelos y confites de calidad (Rivadavia 230); para refrescarse en verano, fábrica de helados y masas “El Trébol” (Rivadavia 229); luego nuestros padres nos mandaban a comprar asado a mercadito “Rey” de José Rey, venta de carnes de cordero, ternera y cerdo (Rivadavia 227); una charla con amigos y un café en “El Nacional” (Rivadavia 222); para los bailes de gala el “Club Social de Quilmes" (Rivadavia 224); las damas se vestían en la tienda “La Princesa” de Derbogosian Hnos. (Rivadavia 223); casa de cafés y tes “Paulista” (Rivadavia 219); un lugar de encuentro para las jovencitas, la lechería “La Vascongada” (Rivadavia 218); peletería “El Polo Norte” de F. Feldman (Rivadavia 210); para quedar bien, joyería y relojería
“Casa Llense” (Rivadavia 209); el viejo almacén y ferretería de “Carlos Merediz” (Rivadavia 199); la “Cigarrería” de Apóstol Condomig (Rivadavia 188); la excelencia en el arte y buen gusto, lo tenía “Foto Finino” de Félix Enrique Finino;  (Rivadavia 178); zapatería “El Cóndor”, de Enrique Volonté (Rivadavia 171); para lucir un bello corte de cabello, peluquería “Ideal” de Manganaro y Laplena (Rivadavia 165 al 167) luego del afamado coiffer “Dentaro”; como no recordar el “Bazar 0.95” de
Venancio Dell Aquila (Rivadavia 166); panadería y confitería “La Francesa” de Cantelli Hnos. (Rivadavia 159); los mejores sombreros en Boneterías “Bond, Pedro”., (Rivadavia 152); más tarde llegaría la afamada “New London”, con artículos para hombres y niños, donde actualmente se halla el Cine Cervantes; y pegadito se encontraba Fotos “La Silueta” de Benigno Imberti (Rivadavia 117); la Compañía de Gas (Rivadavia 116); el primitivo Corralón “Elesgaray Hnos”, actualmente galería (Rivadavia 102) ¡Se acuerdan de aquel famoso incendio que se ocasionará en el “Banco de Avellaneda”! (Rivadavia y San Martín); y la elegancia a toda prueba se
obtenía en la sastrería “Persichini Hnos” (Rivadavia 85); para ir juntando los muebles para el casorio recurríamos a la mueblería y colchonería “Casa Marchisotti” (Rivadavia 80 al 84); para encontrar de todo en libros y papelería Librería “Della Valle” (Rivadavia 70); ¡Si habremos comido de parado en la pizzería “El Tropezón”! (Rivadavia 64) Cruzando la actual Hipólito Yrigoyen se hallaba “La Exposición”, comercio que gozaba del prestigio más halagador; y quien no recuerda las proyecciones de films al aire libre en "La Piojera", donde hoy se encuentra “Fravega”; y la Confitería “Colón” de Ghilino & Cia. con sus servicios para fiestas, afamada por sus productos importados (Rivadavia 1).
Así llegamos a la estación del ferrocarril evocando dinámicamente a los antiguos pobladores y comercios de nuestra principal artería de antaño, hoy solo de ella nos quedan los ecos y las sombras desperdigados entre una nueva realidad.

[...]


extractotomado del Prof. Fernando San Martín



FOTOS
Colección Alcibíades Rodríguez
Colección Fernando San Martín
Museo Histórico Fotográfico Irma Gerónima Giles y Gaete de Mayol
Facebook

BIBLIOGRAFIA
Historia de Quilmes desde sus orígenes hasta 1941 Ed. Archivo
Historia de Quilmes, de José A. Craviotto. (1967)
Quilmes a través de los años, de José A. Craviotto. (1966)
Quilmes de antaño, de J. A. López.
Sucedió en Quilmes, de Abel Goldar.
Estampas de Antaño, de Marcelo Traversi.
Quilmes de fin de siglo, de Manuel Ales. (1966)
Remembranzas quilmeñas, de Manuel Ales. (1970)
Por esas calles de Quilmes, de Juan Arrestia.
Nueva Historia de Quilmes, de Juan Carlos Lombán.
Quilmes, mil imágenes – 150 años de historia fotográfica – Prof. Fernando San Martín – imprenta TIPO (2006) y Gráfica Laiglón II edición aumentada (2014).
"Foto Club Quilmes – 60 años de historia ", Prof. Fernando San Martín – imprenta y Gráfica Jarmat (2006).
"Aquellos antiguos biógrafos quilmeños" Prof. Fernando San Martín – imprenta y Gráfica Laiglón (2014).
"Quilmes en imágenes fotográficas (1870 – 1940)" Prof. Fernando San Martín – imprenta y Gráfica Laiglón (2014).
Investigación y compilación: Prof. Fernando San Martín
en QUILMES, EN IMÁGENES - anécdotas de vecinos