jueves, 12 de enero de 2017

CLUB SOCIAL DEPORTIVO ALSINA – 90 AÑOS DE HISTORIA



Por Chalo Agnelli
    El 19 de enero próximo el Club Alsina, pionero de los clubes de La Colonia cumple 90 años de trayectoria social, cultural y deportiva. El 12 de octubre de 1939, se inauguró el nuevo edificio que aún persiste en la calle Entre Ríos 350 a pocos metros de la Av. Vicente López. En 1927, la actual avenida Carlos Pellegrini, aún se llamaba Alsina, como del otro lado de las vías del ferrocarril, hasta que al año siguiente de creado el Club por la Ordenanza N° 391 se estableció la nueva nomenclatura de las calles que corren de NE a SO, tomando como eje divisorio dichas vías del Ferrocarril Sud, en aquel entonces, hoy Roca. Pero el Club conservó su nombre fundacional incluso cuando se mudó a la calle Entre Ríos.

UN POCO DE HISTORIA [1]

La historia de los orígenes del Sportivo Alsina, se remonta a los tiempos en que en la placita de La Colonia, plaza Aristóbulo del Valle y, también hoy, Paseo de las Colectividades, había una pista para bicicletas que, además, era cancha de fútbol donde jugaba el Club Los Andes. 
No podemos decir que corrían los años 1925. porque, en ese entonces, la tranquilidad pueblerina, que conservaba Quilmes a pesar de ser ciudad desde 1916, hacía que todo avanzara en lenta parsimonia; y más aún, “del otro lado de las vías”. 
La muchachada de aquel entonces, además de en los baldíos, tenían su punto de reunión en la plaza y en las esquinas se hacían
vocingleras tertulias. La actual calle Carlos Pellegrini, era un boulevard tenía plazoletas centrales surcados por las vías del tranvía 22 desde Andrés Baranda hasta el cruce del ferrocarril, aún se llamaba Alsina, con el agregado “del otro lado”. Todavía no se engarbullaba a la gente poniendo, sacando, modificando nombres de calles de acuerdo a la intensidad de la luz del ingenio o según desde dónde sople el viento ideológico y a quién empuje. [2]Del tramo desde la avenida 12 de Octubre hasta Tucumán (aún llamada 9 de Julio) surgieron la mayor parte de los hombres que el 19 de enero de 1927, en el comedor de la casa del peluquero del barrio, Pedro Galeani, fundaron el Club Atlético Sportivo Alsina, (sobre esa calle estaba la peluquería) nombre que se impuso, por moción de Dimas Prieto, al de Quilmes Oeste por 37 votos contra 12. Se encontraban en esa reunión fundacional: Luis Barton (periodista, locutor, caricaturista y artista plástico), Arturo y Juan Díaz, Juan Garuffi, Antonio Ghillino, Andrés Giordano, Rolando Lewis, Ángel Mazzone, Enrique Mezzullo (su hijo Enrique fue luego presidente), Edo Nardini, Dimas Prieto, Pedro Baccaro, Eugenio Viola. Una foto perpetúa esa primera comisión fundadora con jóvenes que poseían, poco más poco menos, la edad de siglo.Antes de la reunión definitoria se había pensado en el nombre Casa Nardini en reconocimiento con el inolvidable amigo Edo Nardini, en cuya sastrería, entre cigarrillo y mate, se fue lucubrando la idea de competir en la Liga Quilmeña contra otras instituciones de aquella época como Nacionales, Neutrales, Competidor, Dólar, San Lorenzo, etc. 
EL CLUB CRECE 
El día 5 de junio de 1933, a efectos de incorporar las actividades sociales, además de las deportivas, se trasladan al local sito en la calle Vicente López 618. La CD presidida por Enrique Mezzullo  fue la que encaró la nueva labor social. 
El 29 de diciembre de 1934 el HCD otorgó al Club “... por ordenanza Nº 799 una fracción de tierra en la Ribera a título precario y gratuito lindando en su costado SE con la calle de por medio con el Club Náutico y por el SO con la calle de por medio con el Automóvil Club Argentino por 25 metros en su costado NO con tierras del Club de Pelota Quilmes.”[3] 
En 1936, en su undécimo año de vida,  ya contaban con 258 socios. Se aceptó la moción del socio don Santiago Bottino para modificar el nombre y cambiar la palabra atlético por social. Quedando, “Club Social Sportivo Alsina”. 
El mismo año se realizó una carrera pedestre de 1.500 y 5000 metros resultando airosos los socios Hugo Fresno y Alcibíades Rodríguez de 25 años.
El 6 de setiembre, se aprobaron los nuevos estatutos presentados por la comisión designada para ese fin, que integraban. J. Barton, E. Mezzullo, A. Preneste, y R. Baccaro.
En el Capítulo I° del estatuto bajo el título “Denominación y sede social” dice: Artículo 1° - Bajo la denominación de CLUB SOCIAL DEPORTIVO ALSINA, continuará su existencia el Club Sportivo “Alsina”, fundado en la zona oeste de la ciudad de Quilmes, el día diecinueve de enero de mil novecientos veintisiete.” ¡Vaya a saber que prejuicios oficiales contra los anglicismos obligaron a modificar y  a traducir el nombre de la entidad! Época de casticismo y moral ultramontana que hasta cambió letras de tangos, prohibió el lunfardo y el vos en la
filmografía por incultos e impropios.
Continúa en su Art. 2° - “La institución constituirá su domicilio legal en dicha zona oeste, dentro del radio que limitan las calles Cervecería Argentina (hoy Gran Canaria), Carlos Pellegrini, Andrés Baranda y 12 de Octubre (la chacra de Risso y el extremo oeste de la de Cristoforetti),  ambas aceras, con salones para fiestas, conversación, biblioteca, billares, juegos de ingenio, deportes y servicio de bar, pudiendo establecer delegaciones filiales donde las necesidades o conveniencias lo requieran. 
El Capítulo II, bajo el título “Duración y fines de la Institución”, agrega: “Art. 3° - La Institución durará mientras subsista para los fines que fue creada y mientras cuente con socios activos
dispuestos a sostenerla. Art. 4° - En caso de disolución los últimos socios, previa Asamblea General con los socios existentes, procederán [...] a liquidar cuentas y sobrantes. Si los hubiera serán entregados por partes iguales al Hospital de Quilmes y Bomberos Voluntarios de Quilmes. Art. 5° - sus fines son: 
a) Inculcar y difundir el amor a la Patria y a la libertad, el sentimiento de la nacionalidad, el respeto a las instituciones, el culto del honor y del trabajo, la fraternidad humana, la sobriedad de costumbres, la cultura intelectual y, en general, todo cuanto pueda propender a la
estabilidad y el bienestar social. 
b) Fomentar dentro de la Institución el mejoramiento intelectual de sus asociados y familiares, mediante el patrocinio de conferencias de extensión cultural y profilaxis social. 
c) Fomentar el espíritu de unión de sus asociados con el fin de vulgarizar el principio del desenvolvimiento de las fuerzas físicas, estableciendo y manteniendo locales adecuados para instruir y adiestrar a los jóvenes de ambos sexos en la práctica de todos los deportes útiles para vigorizar el cuerpo sin detrimento del espíritu. 
d) Propender a la formación de una biblioteca para consulta de sus asociados y familiares, mediante la adquisición de libros, ya sea en concepto de venta o donación. No tendrán cabida en ella, bajo ningún concepto, libros, periódicos y revistas nacionales o extranjeras que divulguen ideas contrarias a los preceptos de la Constitución Nacional y leyes en vigencia.” 
En el Capítulo XXVII bajo el título “Disposiciones generales” establece. “Art. 168° - El emblema de las Institución llevará los siguientes colores: blanco, azul y negro. Art. 169° - El escudo social igual al descrito en la figura adjunta tendrá cuatro franjas verticales con los colores azul y negro y una diagonal de color blanco, con las iniciales C.S.D.A. en letras negras.” 
PERSONERÍA JURÍDICA 
Finaliza el documento con el decreto N° 21389 del 7 de marzo de 1947 en el que el Poder Ejecutivo ejercido por el Gobernador Domingo A. Mercante, cumplidas las disposiciones vigentes ante la Superintendencia de Personas Jurídicas se aprueban las reformas introducidas en la Institución entre ellas la denominación del club. Firma el decreto el Gobernador Justo L. Álvarez Rodríguez.
Fue reconocido como Persona Jurídica, por el Superior Gobierno de la provincia de Buenos Aires el día 28 de mayo de 1937, [4] y fueron designados socios fundadores: Juan Alvedro, Pedro Baccaro, César Bassi, Luis J. Barton, Juan y Pedro Borro, Pablo Camicia, Cayetano Canatelli, Miguel Colantone, Emilio Colauti, Vicente y Bernardo Colavita, Carlos A. Costa, Alfredo E. Cristi, Gerardo Chitarulli, Juan B. De Carli, Rufino Devicenzi, Juan, Antonio y Arturo  Díaz, Rodolfo García, Juan Garufi, Antonio E. y Ricardo M. Ghillino, José A. M. Giordano, Juan Lázaro, Ronaldo A. Lewis, Horacio y Juan  Manfré, Francisco A. Martínez, Ángel Mazzone, Enrique F. Mezzullo, Santiago Molinari, Edo Nardini, Salvador Oriolo, Narciso Ortiz, Dimas Prieto, Gabriel y Claudio  Salade, Alberto y Agustín H. Siffredi, Máximo y Manuel C. Torres, Pascual Valdevenítez, Enrique J. Vidal, Eugenio F. Viola y Juan F. Zárate. 
Cuarenta y siete hombres que abrieron en La Colonia una acción social que perdura desde hace 90 años. 5 (Continuará)
Por. Héctor Chalo Agnelli
Colaboración de Beatriz Ana Strauss de Juliano
(alma mater del Club, involucrada al mismo por poco más de 70 años)
FUENTE 
Agnelli, Chalo. “La Colonia de Valerga – Historia social del segundo barrio de Quilmes (1874-1974) Cuaderno de Identidad II. Ed. Tiempo Sur. Quilmes, 2010.
NOTAS

[1] Tomado de La Colonia de Valerga Pp. 100 a 108 
[2] Ver “El nombre de las calles 
[3] Libro de Actas del HCD del 1934, folio 239. 
[4] Tomado de “Estatutos Fundamentales” Empresa Editorial A.B.C. 30 de junio de 1947. Quilmes (propiedad del Club) 
[5] Las actas de los primeros 10 años se extraviaron.