martes, 12 de enero de 2010

JUAN POLLAK - PÁGINAS DE INMIGRACIONES

JUAN POLLAK 
DEL IMPERIO AUSTROHÚNGARO A QUILMES
Prof. Chalo Agnelli
Adentrarse en el origen del caudal inmigratorio de Quilmes es recorrer Europa y muchos otras naciones del mundo. Las guerras, durante fines del siglo XIX y las dos grandes del XX dispararon hacia América un flujo que mujeres y hombres que pretendían un lugar en el mundo donde fuera posible desarrollarse y fundar familias sin los imprevisibles caprichos de los poderosos del turno.
Esa fue la motivación del ingeniero Juan Pollak cuando eligió la Argentina y Quilmes como su lugar en el mundo.
Juan Pollak nació el condado de Gorizia; que comprende la actual Región de Friuli-Venezia Giulia. Trentino-Alto Adige es una región autónoma en el norte de Italia, que comprende dos áreas, el Trentino, de habla italiana, con capital en Trento, y el Alto Adige de habla mayoritariamente alemana, con capital en Bolzano. Trento y Bolzano son las dos provincias que conforman la región. Esta región formó parte de Austria hasta su anexión por Italia en 1919.
De modo que Juan Pollak nació súbdito del imperio Austro-Húngaro el 8 de agosto de 1891. Creció en un hogar donde todos eran amantes de la música. Pretendía estudiar ingeniería, pero el estallido de la Primera Guerra Mundial interrumpió sus aspiraciones. Aunque era muy joven debió ingresar a la Guardia Imperial de los Habsburgo. El 3 de noviembre de 1918, Austria firma un armisticio y la derrota de las armas es el fin del imperio Austro-Húngaro. El joven combatiente, que afortunadamente poco había estado en frentes de batalla, es internado en un campo de prisioneros. Pero no se dejó alcanzar por el desánimo, pues supo contagiar su buen ánimo a sus compañeros creando con los pocos instrumentos que hallaron, bastante destartalados por cierto, una orquesta que él dirigió.
Incorporada Gorizia a Italia hace estudios de ingeniería en La Universidad de Estudios de Trieste. A poco de diplomarse emigra a la Argentina en 1922 y se establece en Quilmes. Se casó con Josefina Yaben, también maestra, con cargo en una escuela de La Boca. En 1935 revalida su título. Los primeros años la pareja vive en una propiedad ubicada en la calle Moreno entre Rivadavia y Alem y luego Pollak construye en Rivadavia 540 una hermosa casona de un estilo ecléctico donde se amalgama lo morisco con lo clásico.
Con la finalidad de contribuir al progreso urbanísticos de Quilmes, el 21 de octubre de 1934 fue co-fundador y primer presidente de la Sociedad de Ingenieros, Arquitectos y Constructores de Obras y Anexos del Partido de Quilmes, lo acompañaba en la vicepresidencia los constructores Alfredo Fosatti y Marcelo Traversa – el autor del libro de misceláneas quilmeñas “Estampas de antaño” -como secretario.
Pollak en un acto de los Bomberos
Pollak fue un comprometido y constante colaborador de la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Quilmes hasta los últimos años de su vida. En 1932, año de la inauguración del cuartel de los Bomberos de la calle Garibaldi 318, intentó sustituir los disparos de granadas, con que alertaban a los bomberos de un incendio muy molestos para la vecindad, por una sirena, se probaron varias, pero recién el 17 de agosto de 1950 a las 15 hs. con motivo del centenario de la muerte del Libertador se inauguró el primer toque de sirena. El 31 de agosto de 1934 propone invitar a todas las Sociedades de Bomberos Voluntarios de la República a agruparse en federación, idea que reitera en 1940 y se consigue, ya sin su presencia en este mundo, el 27 de enero de 1973.
Presidió la Sociedad desde 1935 hasta 1951. Durante su ejercicio jerarquizó, unificó y dio elementos para combatir el fuego al Cuerpo Activo, mediante la construcción de unidades con los camiones aguateros que regaban las calles de tierra en verano desechados por la municipalidad; Pollak los diseñaba y metía mano en un trabajo artesanal junto con un carpintero, un herrero y un mecánico. Además su administración fundó, el 4 de junio de 1937 la banda de música que una vez al mes actuaba en la plaza San Martín según la costumbre europea; en 1938, creó el boletín “Fuego y Agua” que dirigía el escritor y periodista Juan José Cornaglia, publicación que perduró hasta 1946; en 1941, el “Campo de Cultura Física” destinado a los socios y los hijos de los socios de cuatro a quince años. Estaba en una propiedad municipal, cedida por espacio de veinte años por el decreto Nº 1296, ubicada en la calle Cevallos entre San Lorenzo y Paso (luego villa del monte). En la revista “Fuego y Agua” del 31 de octubre de 1961, en festejo por el cincuentenario dice. “Cuanto de vibración señorial es posible desear en el trato humano estaba en este hombre que alguna vez llegó al lado de los bomberos voluntarios y ya nunca más pudo dejarlos…” Y se lee en la Memoria de 1954 del Hospital de Quilmes: “La intrincada ecuación matemática, la destreza notable en el dibujo, la artística inspiración de su pincel y las serias interpretaciones en el campo de la música, a todo se adaptó su personalidad con la capacitación de un experto.”. Porque el Hospital de Quilmes fue la otra institución quilmeña a la que Pollak entregó su genio, su tiempo y su capacidad; integró la Comisión Directiva de la Sociedad Hospital de Quilmes desde 1933 a 1939. En 1936 realizó los planos para construir un edificio donde instalar un sala sanitaria en la Ribera; obra que se realizó mediante un donativo de doce mil pesos que hizo la Cervecería a través de otras dos figuras altruistas de la comunidad local, Carlos Hillner Decoud y Werner A. Baeninnger. Fueron otras obras del Ing. Pollak: la ampliación del pabellón de administración, la construcción del pabellón para personal y garage; en 1942, instalación de la central térmica y las cámaras frigoríficos; en 1943, apertura de las galerías subterráneas que unen los pabellones 1 y 2; construcción de locales para las cocinas con sus dependencias; el departamento para las monjas, baños; ampliación de la sala de cirugía y del espacio para servicio de los niños; pavimentación de los caminos interiores, suministro de agua para la sala de primeros auxilios, etc. Junto con los ingenieros Alfredo Bernasconi y el señor Abraham A. Barraco
Convocado por el intendente Bond integró la Comisión de Cultura desde la cual trajo a Quilmes, músicos de trayectoria internacional, conferencistas laureados y organizó exposiciones con obras de artistas nacionales y locales.
Dirigió la Orquesta Sinfónica de la Sociedad Española a la muerte de su fundador el maestro Leonardo J. Gay donde dejó recuerdos sustanciosos entre sus integrantes, uno de los cuales, el Ing. Juan José González nos dio amena cuenta. Su vocación de servicio era extrema. El Ing. Remigio González fue uno de sus amigos más cercanos junto con el Ing. Casabona y el prof. Guido Girotto. Falleció el 10 de setiembre de 1952. Las tres cuadras de la calle 63 bis entre French y la calle 63, Allison Bell, lleva su nombre.
Para “Quién fue quién, en Quilmes
Entrevistas e investigación Chalo Agnelli
2002 - 2010

No hay comentarios: