lunes, 5 de abril de 2010

ROBUSTIANO PÉREZ - MAESTRO FUNDADOR DE LA ESCUELA Nº 1

PRECURSOR DE LA PRIMERA ESCUELA OFICIAL QUILMEÑA
El 13 de abril de 1861, se hizo cargo de la escuela en reemplazo del preceptor Saturnino Echeverría uno de los maestros de mayor fervor comunitario y educativo que tuvo Quilmes en esos años, don Robustiano Pérez. Según dice el Prof. Juan Carlos Lombán: ''...verdadero arquetipo de educador poseído por una fervorosa pasión civilizadora y de bien público. " [1] 
Venía actuando como secretario de la municipalidad desde marzo de 1856, año en que se eligió el primer cuerpo de municipales bajo la presidencia de Tomás Flores, como juez de paz y a quien se considera el primer intendente que tuvo Quilmes. Integraban el Consejo, además: Rufino Fornaguera, José Antonio Wilde, Juan López, Patricio Vázquez y Juan Clark.[2] 
Robustiano Pérez había nacido en 1822, supuestamente en Buenos Aires. Era un hombre parco, reservado y de costumbres modestas. Por su grafía y sintaxis se advierte que recibió una educación esmerada. Si bien su desempeño docente fue breve, pues el 27 de octubre de 1863, entregó el cargo al preceptor Julio Basset y Mansilla, la calidad de su paso por la escuela que funcionaba en su propiedad fue trascendente. 
Su domicilio estaba sobre la calle Mitre, entre Rivadavia y Alsina, frente a la plaza San Martín, pero hacia el interior de la propiedad. Allí, alguna vez, funcionó transitoriamente la escuela de varones y aún la Municipalidad. [3] 
Este solar, según don Luis Otamendi, le fue concedido a Robustiano Pérez, por la Comisión de Solares en 1839. [4] Y curiosamente en las concesiones hechas después de la subdivisión del agrimensor Mesura en 1818, este cuarto de manzana había sido otorgado al italiano don Nicolás Paduán,[5] residente de la actual Avellaneda que albergó en una propiedad suya la primera escuela del Pago de la Magdalena (1814 ó 1815); y levantó en sus tierras frente al Riachuelo lo que se denominó la Capilla de los Italianos (aproximadamente donde hoy se halla la cancha de Racing)
Paduán no debe haber tomado posesión del solar que figuraba con el número 270, de modo que en las nuevas concesiones de 1839 que dejaron sin efecto las anteriores por no cumplir con la obligación de edificar y cercar, le fue otorgada a Pérez.
Esa propiedad pasó luego al Sr. Antonio Silva y luego a su descendiente el Dr. Aníbal Silva. A su lado estaba la casa de Santiago Laurnaga y en la esquina de Mitre y Alsina había ombúes que albergaban las diligencia de Acuña y Córdoba que hacían el servicio a la Capital, Ensenada, Magdalena y Chascomús. [6]
Fue de Robustiano Pérez la iniciativa de crear la Comisión Municipal Inspectora de las Escuelas, en 1864, que, entre otros, integró el Dr. José Antonio Wilde. Esta comisión debía supervisar los establecimientos escolares e informar a la municipalidad de las necesidades y el estado de situación de cada una. Este fue un punto de avanzada en la administración educativa pues al año siguiente el gobierno de la provincia imitó esta medida e instó a todos los partidos de la provincia de Buenos Aires a crear comisiones similares.
Cuando dejó el ejercicio docente siguió bregando por la educación en el partido. Como municipal, cargo que desempeñó hasta agosto de 1866 - en que se retiró de la vida pública - tuvo significativa influencia en la ordenanza de 1860 sobre la obligatoriedad de la enseñanza adelantándose 24 años a la ley 1420. Documento que se supone con bastante certeza que fue totalmente redactado por este maestro señero. También procuró que la primera escuela tuviera edificio propio.
Los cimientos del edificio se colocaron el Io de abril de 1862 y el 25 de mayo de 1863 que realizó el acto inaugural.
El día previo a su inauguración todo el pueblo se preparó para los festejos que comenzaron con la iluminación de la casa Municipal y de algunos vecinos con farolitos chinos y se dispararon fuegos artificiales. A la madrugada del 25 se iniciaron los actos a cargo del maestro Robustiano Pérez. A las once la banda del Comandante Galván entonó temas de la época. Se hizo misa solemne y Tedeum después de lo cual se bendijo el edificio. Se dirigieron varios discursos, entre otros, los del Municipal Dr. José Antonio Wilde, del Municipal y Preceptor Robustiano Pérez, de don Tomás Flores, etc. La ceremonia concluyó a las cuatro de la tarde, reiterándose a las ocho de la noche los fuegos artificiales.
 Firma del maestro Robustiano Pérez como secretario de la Municipalidad bajo de la rúbrica de don Andrés Baranda, juez de paz, en un título de propiedad, año 1859.
Robustiano Pérez, el 30 de abril de 1863, promovió una colecta entre los municipales para construir el templo de la parroquia de la Inmaculada. Luego logra que se designe una comisión municipal inspectora de las obras que integra. Si bien en 1864, renuncia porque sus ocupaciones no le permiten realizar una supervisión exhaustiva el 10 de setiembre, de ese mismo año denuncia irregularidades en la obra y logra que no se usen ladrillos viejos en los cimientos.
El primer nombre que tuvo la actual plaza San Martín, que fue 25 de Mayo, fue propuesto por el maestro Robustiano Pérez en 1859, desplazando el nombre de Mayor o Principal, que conservaba desde la época colonial.
A su retiro de la vida pública en 1866, Pérez tenía 44 años, era soltero de modo que no tuvo descendientes ni ninguna otra familia en Quilmes, que se conozca. Se ignora su destino aunque se supone que murió pocos años después de 1867, porque nada más se habla de él en los documentos existentes ni en el anecdotario popular.
La escuela Nº 50 de San Francisco Solano lleva el nombre de este señero maestro; está ubicada en la calle 826 entre las 897 y 898.
Investigación del Prof. Chalo Agnelli - En “Maestros y Escuelas de Quilmes”
(CIRCA 1915) ESQUINA NO DE MITRE Y RIVADAVIA A MITAD DE CUADRA DONDE HOY SE HALLA LA SALIDA DE UNA GALERÍA ESTABA LA CASA DE ROBUSTIANO PÉREZ Y ESTUVO LA PRIMERA DEPENDENCIA MUNICIPAL

[1] "Antiguos Maestros de Quilmes", Lombán, Juan Carlos. Serie medallones biográficos Dirigida por Carlos G. Maier. Municipalidad de Quilmes.-16 de agosto de 1966. 
[2]Craviotto, "Quilmes a través de los años", Cap. IX - inc. 6. Págs. 200 y 201
[3] Idem ant. Inc. 11. Pág. 209.
[4] "Historia de la Reducción " Otamendi, Luis. Serie Archivos y Fuentes de Información. Dir. Carlos G. Maier. Municipalidad de Quilmes julio de 1968.
[5] Idem ant. Pág. 98
[6] Craviotto. Ob. Cit ant. Pág. 213.-

No hay comentarios: