domingo, 6 de marzo de 2011

MARÍA RIZZO - HOMENAJE - 6/3/2011

La mujer, desde distintas dimensiones, trazó una huella honda y firme en el arte y la cultura nacional: Lola Mora, Josefina Robirosa, Raquel Forner; y en Quilmes: Sara Cichero, Leonor Jeannerete, Hilda Paz, Sonia Otamendi, Norma Cistaro, María Rizzo…
Son variadas las motivaciones que orientan a un hombre, a una mujer al arte: una sensibilidad  atenazada, un fuerte acicate creativo, un familiar, amigo o personalidad cercana que hace de modelo de vida, cierta predisposición y ductilidad natural… María Rizzo se dejó seducir por la magia del dibujo; ese lenguaje gráfico universal, utilizado para transmitir ideas, proyectos, cultura. Y esta artista construye y transmite cultura a través del retrato.
Fue en San Michele de Ganzaria, provincia de Catania, en el centro de Sicilia, donde el 2 de Octubre de 1946, nació la hija de Emanuelle Rizzo y Carmela Trupia, que llamaron María.
La fundación de San Michele de Ganzaria se remonta al año 1000 y se debió a los árabes, antes habían pasado por allí fenicios, griegos, luego llegaron los franceses de la casa de Anjou, los españoles de Carlos V, los austriacos y se construyó una cultura aluvional y mestiza que caracteriza a la mayor isla del Mediterráneo.
El mundo en 1952 continuaba su vertiente de sangre. Corea estaba en llamas, británicos y egipcios se enfrentaban en El Cairo e Italia, después de los penosos años de la guerra, todavía se estaba reponiendo. Este panorama y la amenaza de nuevas contiendas, convencieron a Emanuelle y Carmela, como a tantos otros italianos,  a emigrar a la Argentina con sus tres hijos. Una Argentina en paz, donde comenzaba el segundo periodo peronista y moría la mujer que se transformó en el acontecimiento más espectacular de la historia de los argentinos del siglo XX.
 María Rizzo entre la la señora Lautremont y la Sra. Lezcano
La familia recién llegada se establece en Berazategui, que aún era Quilmes. María estudia en la escuela Nº 20 y cursa el secundario en el colegio María Ward. Berazategui por esos años, próximos a su autonomía, aún conservaba algo de su pasado bucólico del que la pequeña italianita disfrutó y donde creció serena.
Sin antecedentes en su familia llegó a apasionarse por la plástica y comenzó a incursionar en distintos recursos pictóricos. Poco a poco el dibujo se le fue haciendo imprescindible. Y en las posibilidades del dibujo eligió el retrato, ilustrando a personalidades de la  historia, la literatura y el arte, mediante diferentes técnicas: óleo, acrílico, pastel y témpera sobre papel misionero.
El primer retrato que realiza fue el de don Emanuelle, su padre. Reforzó su base autodidacta con el maestro retratista Luís Robles, el artista plástico Pablo Giordano y el prestigioso profesor José Hoyos Roveda.
Comienza su accionar público en 1995, exponiendo en la muestra “Inmigrantes” en el Club Social de Quilmes, que también organiza con el auspicio de la Municipalidad de Quilmes. Muestra que ese mismo año lleva al Plenario Cultural de Trenque Lauquen durante el Congreso de la Colectividad Siciliana.
A partir de esto participa en numerosas exposiciones colectivas e individuales, siendo también curadora de muchas de ellas. Efectivamente a su afición por el retrato, María Rizzo le suma sus condiciones y capacidad para organizar y coordinar eventos culturales y artísticos. Lo demostró en el año 2004 armando la IV muestra de Arte Sacro “Vía Crucis”; luego con “Danzas y Cantos”, espectáculo ideado por ella y constituido por fragmentos de la ópera “Carmen” de G. Bizet; el ámbito fue la Asociación Española de Quilmes de la que es asesora y coordinadora artística; y donde en el 2006 hizo la coordinación general de la representación teatral coro y ballet del “Vía Crucis”. En el año 2007 idea y coordina la representación artística del Vía Crucis, en la Catedral de Quilmes. Un festival de arte con muestra plástica, ballet, danza flamenca, interpretación de Coros y recital poético. La octava Edición de esta notable conjunción de fe y arte se realizó en la Catedral, en el 2008, durante la Semana Santa.
Su actuación en la centenaria Sociedad Española fue reconocida en varias oportunidades: en el año 1997, con la Mención Especial, y la distinción de Honor al Mérito en los años 1998, 2001, 2003, 2004 y 2005 en el marco del  Premio “Miguel Cervantes Saavedra”.
Parece  imposible que esa mujer pequeña, de voz cálida y hasta tímida pudiera sacar de adentro la energía y la potencia que se necesita para disponer de los innúmeros elementos esenciales para una muestra de arte un acto artístico
Obtuvo varios premios, medallas y menciones especiales. En 1998, recibe el Primer Premio y Medalla en Dibujo, Colegio de Médicos de la provincia de Buenos Aires, Distrito III. En el 2001 obtiene dos distinciones de la municipalidad local, en los premios “Candil Kilmes”: “El Destacado del Año”, en actividades varias Plaqueta de Honor y en “Trayectoria Cultural”, Mención de Honor. Y el mismo año la escuela Técnica N° 5 “Reino de España” le otorga una estatuilla como “Miembro Destacado de la Comunidad de Quilmes.”
La SociedadCristóforo Colombo” le otorga en el 2002 la Medalla de Honor al Mérito.  Y en el 2003 obtiene el Primer Premio en XXII Salón de Poema Ilustrado, en esa Sociedad.
Realizó ilustraciones de libros como “Érase en la historia” de la escritora Teresa Bajma que se publicó en el 2001.
Todas las instituciones educativas y culturales sudbonaerenses la tuvieron como protagonistas alguna vez: la Universidad Nacional de Quilmes, la Sociedad Católica San Mauro, el Complejo Cultural “Mariano Moreno” de Bernal, el Centro Cultural Berazategui, la Biblioteca Popular Pedro Goyena, el Centro de Jubilados y Pensionados “Algo por qué vivir”, el Centro de Arte Wilde, la Sociedad Argentina de Escritores, Seccional Sur Bonaerense, Delegación Bernal-Quilmes. En el Museo Regional Alte. Guillermo Brown de Bernal, organizó y expuso en la muestra homenaje “La Mujer” en 1999 y en el 2005, en la muestra “Hombres, raíces y alas”. En el año 2000 participó en el Salón Municipal de la Ciudad de Navarro.
No hay personalidad de todos los estamentos de la vida social y cultural del país y del mundo que no hayan sido retratados por esta artista quilmeña. Su obra se exhibe en Alemania, en Francia.
Además del cúmulo de exposiciones individuales y colectivas, la idea y organización de eventos culturales, la curaduría de exposiciones, María Rizzo también incursionó en las letras obteniendo varios premios como el recibido en el 2002 por el Comitato degli Italiani All’ Estero.
Además acompaña con su obra trabajos literarios y biografías de autores e historiadores, como la del “Dr. José Antonio Wilde” (2008), de quien suscribe, la de Julieta Lantieri para el proyecto de la periodista y escritora Ana María De Mena, la de Adela García Salaberry para “Roca 635 (2010) de la autora Stella Maris Bertinelli, etc.
Casada con el Dr. Rodolfo Abbiedati, otorrinolaringologo, miembro de una vieja familia de La Colonia; su abuelo materno era el pintor Emilio Montini, italiano que llegó a la Argentina en 1908; en la escuela de Bellas Artes hay una placa con su nombre y su abuela pertenecía a la familia Manini, apellido muy reiterado en el terreno del arte y la cultura de Quilmes.
María transcurre su vida en el arte con su esposo, gran apoyo y consejero su hijo Sebastián, licenciado en informática, y toda una familia que sustenta sus horas
No es necesario escarbar mucho para encontrar en la coyuntura inmigratoria que diseñó la Argentina figuras del valor de esta artista, solidamente engarzada a esta tierra y universal en el arte.
Las mujeres quilmeñas ganan espacio y reconocimientos con lo que representa María Rizzo en nuestra comunidad. En las confluencias de la vida son pocos los que se encienden para brillar.
Retrato de Santiago de Liniers con la "Perichona"
JULIO CORTAZAR
FEDERICO GARCÍA LORCA













Prof. Chalo Agnelli

No hay comentarios: