miércoles, 10 de agosto de 2011

HÉCTOR ALEJANDRO TISCORNIA (1920 - 2008) - BARRIO DE TANGO

EL ÚLTIMO CHANSONNIER
ORQUESTA TÍPICA DE "FRANCISQUÍN", EL PRIMERO A LA DERECHA HÉCTOR TISCORNIA CON 18 AÑOS.
 Héctor Alejandro Tiscornia [1] nació el 10 de agosto de 1920, en Quilmes, cuatro años después de ser declarada ciudad; en una casa de la esquina NO de Carlos Pellegrini y Andrés Baranda.
Absorbió en sus primeros años de vida la mejor savia de los criollos de su tiempo. Rioplatense en el tango y gaucho en el florear de pañuelos y el canto surero. Llevó toda su vida una candencia y una cadencia de argentinidad, remontando un orgullo que lo precedía.
Sus padres fueron Herminia Aicardo, argentina hija de genoveses, y Bartolomé, maestro panadero, genovés.
Fue a la escuela N° 16. Cuando esta cumplió 100 años en el 2004 fue el abanderado en la fiesta de los ex alumnos, por ser el más antiguo discípulo entre los vivos. Siempre recuerda con afecto a uno de sus maestros, José Eduardo Imirizaldu.
En 1935, estudió canto con el maestro Hilarion Giménez Wilde, nieto del prócer quilmeño. Tenía 17 años cuando debutó como cantor en el Teatro Colón de la Sdad Italiana, con el tango de Horacio Petoroci “Lo han visto con otra” y el vals “Amante corazón”. Ese día actuó Carlos Gardel que compartió el escenario con Hugo del Carril, Nelly Omar, Pedro Maffia  y en la animación Pedro Quartucci. “Pues soy del Quilmes aquel / de cuando el ciene Colón / se estremeció de emoción / con los tangos de Gardel.” [2]
A LA IZQUIERDA DEL MAESTRO DE CEREMONIA DE TRAJE OSCURO, DON HÉCTOR TISCORNIA
El teatro Cristóbal Colón de la Soc. Italiana era el centro de espectáculos más importante de Quilmes en esos años. Tenía una acústica notable. No solo actuaban orquestas típicas, además, se realizaban operas, puestas teatrales con primeras figuras locales e incluso algunas que en esos años, eran reconocidas en el ámbito nacional; se hacían multitudinarios bailes, festivales, recitales, etc.
En el año 1937, Tiscornia, con la orquesta típica de Francisco Abbatantuono, un bandoneonista excepcional, [3] se presentó en el hito máximo de la música nacional en Quilmes, el Club “Sportivo Alsina”. Luego los llamaron de la desaparecida Radio Stentor, donde actuó con el seudónimo Héctor Robert. Nombre que le puso un amigo, el negro Cananas. Los directivos de la radio consideraron que era un nombre muy ainglesado para un cantor de tangos y para contratarlos pusieron como condición indispensable cambiarlo, así como el de la orquesta que se la conocía como de “Francisquín”. Así tomó el seudónimo “Héctor Paz” y la orquesta pasó a ser el conjunto “Florida”.  Integraban la orquesta, además de don Héctor como intérprete, Galoti y Frenci en violín; Pérez en piano; La Plena y Abbatantuono en bandoneón. Tiscornia actuó en esa orquesta típica durante 10 años, luego paso a la de Greco-Galván y más tarde en el “Sexteto de Acordones”, orquesta característica, de la que era animador don Carlos Yori. 
Compartió el mundo de la música rioplatense con figuras locales que descollaron en el ámbito nacional como Francisco Gorrindo, Primitivo Collavita y Sandalio Gómez
En 1942 entró a trabajar a la Cervecería y al año siguiente en Ducilo donde se jubiló. Se casó muy joven con Rita Martire, italiana, tuvieron dos hijos: Mirta Haydée y Alberto. Trabajó 40 años en la Empresa Ducilo de Berazategui.
Acompañó al benemérito don Luis Navone en fundación del Club “Santa Fe”, humilde institución barrial ubicada en la calle de ese nombre que hoy se llama Rodolfo López. Estaba en mitad de la cuadra entre las calles Bernardo de Irigoyen y Sáenz Peña – donde hoy hay una casa de fletes -  y luego se trasladó a la misma calle, pero entre Gran Canaria y A. del Valle, donde desapareció.
Después de jubilado se integró a la orquesta del Centro de Jubilados y Pensionados “Algo porque vivir”; reorganizando la orquesta de Abbatantuono que, también jubilado, actuaba en dicho Centro. Llegaron a presentarse en el Luna Park ante 10.000 personas. Este grupo se disolvió, permaneciendo algunos músicos que siguieron actuando con el nombre de Maipú, que integraron: Vicente Zoccoli como director, los guitarristas Luis Rey y Juan Carlos Lozano, en el acompañamiento la pareja de baile Cristina y Jorge Polizotto. Tocaron en la misma otros músicos del barrio como Pucciarelli, Rumi, José Santobono, los hermanos Calona, etc.
Participó con esta agrupación tanguera en los fogones de Bernal y en muchos de los numerosos centros de jubilados y  geriátricos de la zona sur.
 Sumó a esta vocación la de “tradicionalista”, en actos patrios y festejos del aniversario de Quilmes, desfiló  montando un tobiano con su riguroso traje de paisano y en el conjunto de danzas folklóricas del Centro Algo Porque Vivir. En esta institución, después de su viudez, conoció a la que sería durante 30 años su segunda compañera, también viuda, nacida en Quilmes (1912), Josefina Haydee B. Yori. Su casamiento fue bendecido por el padre Luis Farinello y fueron padrinos sus nietos, Héctor Mauricio Agnelli y Gabriela A. Cerino-Agnelli. Vivieron  todas sus vidas en La Colonia, acompañados por los 4 nietos y 3 bisnietos de él y los 10 nietos y 11 bisnietos de ella.
Grabó discos, cassettes y compactos. Su figura fue requerida por muchos amantes de la historia tanguera. Le hicieron reportajes El Sol de Quilmes, Enrique Sdrech para Clarín, el locutor Orlando Hanglin para Radio Continental, Roberto Calaza para su programa de tango de la FM 91.5, etc...
HECTOR TISCORNIA EN EL CENTRO DE JUBILADOS "ALGO POR QUÉ VIVIR", DETRÁS SU ESPOSA JOSEFINA HAYDEE YORI B.
Don Héctor, vivió la mayor parte de su vida en su casa de la calle Int. Oliveri 446, mantuvo a lo largo de su vida una actitud optimista, afable y generosa. Cultivó siempre, con genuino afecto la familia, la amistad, las plantas – para las que tuvo una mano milagrosa -, un notable entusiasmo por la vida social y el tango, que entonó durante más de 70 años.
ORQUESTA DEL CENTRO ALGO POR QUE VIVIR, EL PRIMERO PARADO A LA DERECHA HÉCTOR TISCORNIA
 Dejó definitivamente su barrio natal en agosto de 2008 un mes después del fallecimiento de su esposa. Él contaba 88 años y ella 96. Ambos fueron un ejemplo de vida; supieron gustarla hasta el final, con sana alegría, compartiéndola con los numerosos amigos que cosecharon a lo largo de tantas décadas y con la sabiduría de esperar el final con dignidad.
Hoy, 10 de agosto, don Héctor hubiera cumplido 91 años, ya no está, pero siempre permanecerá en la memoria de los que lo acompañaron un trecho de vida. 
APÉNDICE
Acomodando libros en mi biblioteca, de uno de ellos, referente al tango, cayeron dos papeles con este escrito, realizado por don Héctor Alejandro Tiscornia, contando su quehacer artística; aquí los transcribo como documento personal testimonio de una vida en el tango: 
"Cuando entré a trabajar en Ducilo, cantaba muy poco porque trabajaba de turnos. Entonces cantaba con guitarra. Cuando me jubilé me vino a buscar Tito Mergasi [4] para cantar en una característica con 6 acordeones, batería y piano, cantor "Héctor Rober", como animador Carlitos Yori más conocido como "Virola". Estuvimos tocando más de tres años. El 79 en el centro de jubilados "Algo porque vivir". Formamos una orquesta para tocar en los bailes del club, fiestas, en reuniones de jubilados, en el "Luna Park" con 8 mil jubilados, tocamos nosotros; estaba animando Brizuela Méndez, me dijo "suena lindo". Como la exhibición de tango, de la pareja Jorge y Cristina Polizotto. 
En 1937, con la orquesta de Francisquín (Francisco Abbatantuono) formada por: 2 bandoneones, 2 violines, contrabajo, piano y cantor hasta el año 1940. En el año `40 se agranda la orquesta con 4 bandoneones, 3 violines, contrabajo, piano y cantor. En el `40 tocamos en radio "Estentor", en los bailes con la orquesta de Feliciano Brunelli y Juan Carlos Barbará. Así seguimos hasta que se disolvió la orquesta cerca del año `50. Mi seudónimo como cantor era Héctor Rober.(Textual salvo alguna ortografía y sintáxis)
 
Prof. Chalo Agnelli

NOTAS

[1] El Sol, miércoles 20 de marzo de 1996, Pág 10.-
[2] Arrestía Juan. ”Por esas calles de Quilmes”, Edición de autor, Quilmes 1974. Pág. 12
[3] También miembro de una antigua familia de La Colonia que tenían propiedades en la esquina de Bernardo de Irigoyen y Rodolfo López (en esos años llamada Santa Fe), donde durante algunos años estuvo la escuela N° 16, hasta ocupar su actual emplazamiento.
[4] Pedro Mergasi era pianista. Su padre fue el propietario del cine La Paz establecido en 1919, en la calle Córdoba (actual Pte. Perón) entre Andrés Baranda y Manuel Quintana. En esos años aún las películas eran mudas y Pedro tocaba el piano durante las proyecciones.
Aporte del vecino Alberto Moodie Imizcoz: "En la primera foto aparece José La Plena (bandoneón), primo segundo de mi señora, la Madre de José y Bartolo La Plena era de apellido Maraseo, hermana de la abuela de mi señora (Mariana Maraseo de Drago) José La Plena tuvo taller de herrería mucho años en la esquina de Brown y Garibaldi, la esposa de José también era de apellido Maraseo , eran primos."

2 comentarios:

Valentin dijo...

OLA !!! MUY INTERSANTE SU BLOG

VISITE http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com/ PARA APOYAR OTROS BLOGS O PARA ANUNCIAR SU BLOG

CHALO dijo...

Hola!!! Muchas gracias Valentín, difundilo.