viernes, 9 de abril de 2010

AVIACIÓN EN QUILMES - 2º PARTE (COLABORACIÓN)

LA AVIACIÓN EN QUILMES – 2º parte

Colaboración de su autor el Dr. CARLOS A. M. EUSEBI

IV
En el mismo lugar donde años después se levantó el hangar principal de la com­pañía Cóndor, que todavía existe, se instaló la Escuela de Pilotos de Avia­ción. 
El 25 de mayo de 1913 volaron sobre Quilmes el Capitán Goubat en un monoplano Ble­riot con motor de 8O H.P., el Teniente Agneta con un Bleriot de 5O H.P. y el Inge­niero instructor A.Mascías, en un biplano Farman de 50 H.P., de la Escuela de Aviación Militar.
Cuenta el diario LA VERDAD : "El bañado de Quilmes, recibe, en 19l5, su consa­gración de aeródromo, con la instalación de Edmundo Marichal y su Farman. Marichal no es piloto. Ha hecho doble comando pero no llegó a salir solo. Construye aviones con reconocida competencia. Ha construido Ble­riots, Farman (Henry), de los que ha dotado a los pilotos de San Fernando.Uno de estos últimos aviones, denominado CIGUEÑA  por el estabilizador avanzado con un motor Gnome rotativo de 50 HP  es el que trae a Quilmes".
 Su piloto será el sargento Sánchez, para hacer escuela y dividirse la ganan­cia. Pero los alumnos no aparecen y el piloto se retira. Aparece entonces Pedro A. Garré, piloto del año l9l4 que había hecho el curso en San Fernando con Pai­llet y cuando éste se fue a la guerra, con Ricardo Detomassi. 
"Es entusiasta como sólo se puede serlo por el vuelo. Consigue un alumno: es un oficial de policía de la Plata, M.González Funston. Pero éste, después de recibir ins­trucción, deja impago el aprendizaje.Consigue otro:Zalvá,que también un buen día desaparece sin pagarle un centavo".
 Garré, que vive en capital , sale de su casa a las dos de la mañana. Toma el tranvía hasta la estación de Quilmes y luego treinta cuadras a pie. Nuestro hombre se queja y con razón. Los alumnos no pagan y él tiene que vivir, comprar el combustible y el lubricante, y gastar en conservación y reparación de la máquina. 
Más tarde consiguió otro alumno, un ingeniero electricista de la Armada , Andrés Delfino.   De éste diría más tarde con inocultable alegría: "Me pagó todo. Fue el único". El otro,  Furston,  hasta le había roto el Farman. 
Garré fue el piloto que consiguió hacer volar el avión de los Torrá con el cual los otros aviadores solamente habían conseguido un miserable carreteo. Los Torrá eran carpinteros y se les ocurrió fabricar un avión "...
Cómo estaría hecho aquel avión, que años más tarde Garré relataba con asom­bro: "Despegó, no sé cómo!".  Lo cierto es que el avioncito se elevó a diez metros de altura y luego se cayó con gran estrépito y el piloto salió ileso, imagina­mos que con el consiguiente susto. 
Cuenta Carlos Borcosque en LA NACION en "Cómo aprendimos a volar", que el precursor del PARACAIDISMO en nuestro país fue CARLOS GRECCO el cual en esos años se arrojaba con el paracaídas abierto desde un globo cautivo en la So ­cie­dad Sportiva Argentina. Cuando quiso lanzarse desde la Torre de los Ingleses y desde un puente del Riachuelo, la policía se lo impidió. Meses después se lanzaba en Quilmes desde un avión piloteado por Pedro A.Garré y descendió normal­mente. Pero más tarde, en un nuevo intento, su paracaídas no se abrió y pagó con su vida tal actividad considerada temeraria en esa época.
Garré también transportó el primer pasajero del Aeródromo Quilmes, Marcos Garbellini Vidal."Para volar hay que trabajar, mi amigo" le había dicho el piloto. Así fue. A las dos de la mañana, Garré y su pasajero, con una lata de combustible al hombro, tomaron el tranvía que los dejó en la estación de Quil­mes y a pie cruzaron las zanjas del bajo para llegar al Aeródromo, donde Garbe­llini Vidal pudo hacer realidad su sueño de volar y se transformó en el primer pasajero en salir de Quilmes.
En esos tiempos por cuestiones que no se conocen, se suscita un entredicho entre Marichal y Garré y este último abandona el campo.  Le sucede Celestino Gorbellini y cuando este se re­tira se instala en el campo con un nuevo Farman el aviador Manuel Gonzá­lez, último piloto que utiliza la pista de Quilmes como base, ya que des­pués servirá únicamente  para el descenso de algunas máquinas hasta el día que aparece el CENTRO DE AVIACION CIVIL, con sede en Capital Federal y AERO REX. 
Pero, antes de ellos conviene recordar una modesta fábrica de aviones que, al de­cir de Craviotto en su"Quilmes a través de los años", empezó a fun­cionar en la ca­lle Humberto Primo, en un viejo galpón frente a la plaza Wilde. Allí Marichal cons­truyó en l92O varios aviones biplanos Caudrón con motores de 100 HP.  
     Con un avión de ese tipo, la aviadora francesa Madame Bolland poco después cruzó en vuelo la Cordillera de los Andes. 
El 21 de noviembre de l928 informa el diario El Sol que ha tomado contacto con el aviador español Coronel Herrera, que vino al país con la intención de estu­diar la posibilidad de instalar un servicio de dirigibles entre Sevilla y Buenos Ai­res, interesándolo  en la construcción de un Aeropuer­to en la ribera de Quilmes, en terrenos de la Municipalidad. 
Prosigue el diario LA VERDAD diciendo que a principio del año 1933 un grupo de quilmeños, entusiastas de la aviación, pusieron la piedra fundamental y luego el 1/11 del  mismo año fundaron una institución que, llamada al principio UNION PRO AVIACION DEPORTIVA y CLUB AERO REX, terminó denominándose AERO REX. Se recibió la ayuda de la Intendencia de Quilmes  y se instaló la sede en tierras municipales en el mismo campo de aviación de nuestra historia. 
Las actividades se iniciaron con un solo planeador y nuestros  pioneros, dice el diario, "A pesar de tener solamente una concesión precaria, construyeron con recursos aportados por los socios una sólida casa con su correspondiente hangar". Más tarde AERO REX amplió su flota a dos máquinas y tres planeadores.
Años más tarde (creemos que fue en 1935 ) se realizaron dos importantes vuelos en planeadores."El primero fue de permanencia en el aire, que alcanzó una hora y quince minutos (tiempo récord para vuelos sin motor), fue hecho por el Inge­niero Hoerhamer, y el segundo vuelo, de altura, marca también un récord pues al­canzó 1.500 metros de altura y fue realizado por el Ing.Ott con una permanencia en el aire de 40 minutos".
 La sociedad contaba con un número limitado de socios (30), que abonaban su pro­pio aprendizaje, a cargo de instructores peritos en la materia. "Los cursos se hacen con un número reducido de alumnos a fin de hacerlos más eficaces, y de acuerdo con el material de vuelo de que se dispone y previa selección de los candidatos que deben reunir condiciones y hallarse dispuestos por sí mismos a ejecutar todos los trabajos inherentes al difícil deporte de la aviación",  comenta el citado diario. 
En cuanto al CENTRO DE AVIACION CIVIL,  comenta el diario que estamos ci­tando, "Su origen humilde y esforzado  le señaló un programa preciso: VOLAR, NADA MAS QUE VOLAR y  una linea de conducta: DISCIPLINA. Hay que cuidar el ma­terial y hay que formarse una conciencia honesta y seria de la misión que está lla­mada a cumplir, para el  país, la aeronáutica. Hay que servir a la aviación, que es la causa; no a la vanidad del piloto".
 Con estas premisas (la prioridad es la máquina,  que nunca falte el material),  el CENTRO "fue la primera institución del país que contó con mate­rial propio y la que llegó a poseerlo en mayor cantidad como no lo ha tenido ninguna. Numerosos colegios secundarios y escuelas de manualidades, entre ellas, la de Artes y Oficios de Quilmes, concurren al Aeródromo de Castelar, invitados por el Centro. Hacen allí su bautismo del aire alumnos y profesores, y se les explica ele­mentalmente el funcionamiento de un avión".
 Concluye LA VERDAD que:" En cuanto al aeródromo a construirse en Quilmes (1935)  por el CENTRO,  constituirá un modelo en el país,  por su planta dotada de las necesarias instalaciones, balizado para vuelo nocturno, oficina meteoroló­gi­ca, taller y dependencias con el necesario confort para sus asociados, merced a las franquicias que le ha concedido la Municipalidad para asegurar la radica­ción en Quilmes de un gran campo de aviación, con perspectivas de constituir el asiento terminal de importantes compañías que realizan el tráfico aéreo con el interior y el exterior del país". 
El 16 de julio de 1935, a instancia de un vecino que clama se ponga coto a la im­prudencia y temeridad de ciertos aviadores que vuelan a baja altura y realizan acrobacias peligrosas para el vecindario,  el Departamento Ejecutivo de la Municipa ­lidad eleva al Consejo Deliberante un proyecto de ordenanza que prohibe todo tipo de acrobacia aérea sobre la ciudad y también los vuelos a una altura inferior a los 700 Metros.
Tal norma se hace conocer al CENTRO DE AVIACION CIVIL, recientemente insta­lado en Quilmes, si bien no tiene todavía inaugurado el Aeródromo de la Ribe­ra. Su director informa a las autoridades que el responsable de tales acrobacias y vuelos rasantes no pertenece al Centro, tratándose de una FIAT 63 del AERO CLUB ARGENTINO de Morón.
El mencionado Centro organiza el 1º concurso de construcción de modelos de aviones, el cual se realiza el domingo anterior al 13 de noviembre de l935 en el predio de Argentino de Quilmes. 
El l8 de julio del mismo año l935,  en el Aeródromo del Centro, en Quil­mes, recibieron las primeras patentes de piloto Ruben Recke Alves y Pedro I. Con­treras Ortiz, habiendo sido pilotos instructores César Brugo y Marcelino Visca­rret.
El día 5 de agosto de l935 Edmundo Lutter importa de Alemania un nuevo avión. 
En Setiembre llega de visita a Quilmes el hidroavión PP-CBA de la Compañía CONDOR con tres motores y capacidad para l7 pasajeros, al comando de Enrique Hohenheimer, quilmeño de nacionalidad alemana y uno de los fundadores del AERO REX e iniciador de los vuelos en planeadores entre nosotros. 
A primeros días de octubre siempre del año l935 entra al Concejo Deliberan­te de la Municipalidad de Quilmes un proyecto de ordenanza por el cual, a pedido de la Empresa Aeronáutica CONDOR, se le acuerda la transferencia del CENTRO DE AVIACION CIVIL, ampliando el terreno que éste ocupa con 250 Metros más de frente por 1000 de fondo por el término de 20 años. La Compañía deberá invertir un capital mínimo de $ 60.000. No sabemos los motivos por los cuales este pro­yecto no fue tratado por el cuerpo. 
El 3 de octubre están amarrados en el Aeródromo los aviones trimotores ACONCAGUA y MAIPO, ambos Junkers JU-52 que tenían una velocidad estimada de 250 Km. por hora. Se anuncia además la salida del Aconcagua del SINDICATO CONDOR  hacia Santiago de Chile con escala en Mendoza para el día lunes 7 de octu­bre. Asimis­mo se hace saber que se inaugura una segunda línea hacia Europa que saldrá todos los lunes a las seis de la mañana, partiendo de Santiago de Chile los días miércoles con escala en Quilmes. 
El día 21 de diciembre de l935,  EL SOL se queja de que todavía no se ha tratado la propuesta de construcción del Aeródromo, un proyecto que lleva ya varios meses de espera, con gran perjuicio para el futuro progresista de la ciudad.  A la tarde del mismo día el Concejo Deliberante aprueba la concesión del predio de propiedad municipal a favor del SINDICATO CONDOR por 10 Años a 1250 Pesos anuales, cambiando así el primitivo proyecto y aparentemente  sin quitar la autorización otorgada al CENTRO DE AVIACION CIVIL, ya que éste segui­rá funcionando. 
En efecto este centro, el 10 de abril de 1936, inicia un nuevo curso de pilotaje bajo la dirección de Marcelino Viscarret; el 6 de enero l937 realiza un Festival Aéreo y el  21 diciembre del mismo año festeja sus 18 años de acti­vidad aérea. 
Volviendo al Sindicato CONDOR, en febrero de l936, anuncia la construcción del más completo aeródromo de la rama civil de Sudamérica. El detalle de los tra­bajos es el siguiente:  Tajamar de l,86 Mts. contra las inundaciones con sus corres­pondientes canales de drenaje; nivelación del campo, rellenando la pista con balas­to; una casa de recepción (Aeroestación, actual Grupo Base, Mesa de Entrada y División Justicia);  Iluminación y Radiofaro; Talleres (entendemos se trata del hangar Billiken o Milliken)
El 27 de febrero de l936 el diario "EL SOL" informa que se han iniciado las obras de construcción del nuevo aeródromo y el  23 de octubre del mismo año notifica a los quilmeños que en el mes de noviembre quedarán terminadas las obras.
El día 3 de noviembre el Sindicato CONDOR inaugura los servicios regulares entre Quil­mes y Santiago de Chile con el trimotor MAIPO. No se reseña ninguna ceremo­nia de inauguración del nuevo aeródromo durante lo que resta del año ni el año si­guiente. 
Sin embargo el diario conservador LA REACCION nos informa lo siguiente:"El primero de noviembre de 1936 se iniciaron las actividades de los grandes trimoto­res en los preparativos preliminares del servicio. Una amplia pista trabajada de acuerdo a los dictados de la ingeniería moderna, tres amplios locales y obras acce­sorias han insumido a la Empresa un importante capital en dinero efectivo". 
La amplia pista para decolaje y aterrizaje de los aviones ha sido circundada en todo su perímetro (que incluye a los edificios ya menciona­dos y las dependencias del Centro de Aviación Civil)  por un talud ininterrum­pido que protege el aeródromo de las periódicas inundaciones... El cobertizo destinado a guardar los aviones tiene ca­pacidad para un solo trimotor... A este se agrega un amplio local destinado a taller mecánico para reparaciones de urgencia y finalmente la estación... con despacho para pasajeros, sala de espera y punto terminal de la línea, aduana, bar y dependen­cias accesorias... Concurren allí una dotación de guardia de aduanas, inspectores de sanidad y empleados de policía que efectúan tareas similares a las que correspon­den a la llegada de un transatlántico a los puertos del país. No ha habido ningún ac­cidente en las lineas servidas por la CONDOR que conectan la República de Chile, Mendoza, Buenos Aires (Quilmes) y República del Brasil hasta Europa, en combi­nación desde este último punto con el GRAFF ZEPPELIN. 
Esta última parte del itinerario, sobre el mar, se cumple partiendo los hidroavio­nes desde la base respectiva de Puerto Nuevo. Los pasajes se venden en las oficinas centrales de la empresa Avenida Corrientes y 25 de Mayo a precios de $ 375 para Chile;$ 150 para Mendoza y $ 400 para Brasil. La correspondencia tiene también una tarifa especial, debiéndose colocar en los envíos la leyenda "VIA CONDOR" 
El l7 de octubre de l937 se inaugura el Servicio Aéreo Quilmes-Tierra del fuego a carg de AEROPOSTA ARGENTINA. El día 3 de diciembre sale un avión a Ba­riloche. En las notas gráficas del diario aparece siempre detrás de los aviones el ac­tual Hangar número 1 (Centro de Aviación Civil),  sin los agregados que se le hicie­ron posteriormente. 
  La empresa CONDOR siguió operando con superaviones de pasajeros corres­pon­dencia y carga. Las aeronaves tenían capacidad para l4 pasajeros y unían la línea Chile-Mendoza-Quilmes, Brasil y Berlín en combinación, como dijimos, con el "Graff Zeppelin". El aeródromo era considerado entonces Aeropuerto Interna­cio­nal. 
En enero de l938  los vuelos de nuestro aeródromo  tenían las siguientes frecuen­cias:  1) VIA CONDOR. A Montevideo: lunes y jueves (Regreso miércoles y domin­gos); a Africa y Europa: los días jueves (Regreso los domingos); a Brasil, los días lunes y jueves (Regreso:miércoles y domingos)
2) VIA AEROPOSTA: a los puertos del Sur hasta Río Grande: jueves y domingo  (Regreso martes y viernes).
En julio de 1939 el Centro de Aviación Civil adquiere un avión Beechcraft, al cual impone el nombre de Alberto Arata, ex-Director de Aeronáuti­ca Civil. En el mismo mes y siempre en nuestro aeródromo 18 componentes de la Brigada Quil ­mes del Club Argentino de Planeadores Albatros aprueban los exáme­nes de ins­trucción y entrenamiento Categoría A,  como Pilotos de Planeadores. 
Asimismo el Centro dicta el Primer Curso completo del país de Navegación Aérea y funda la ESCUELA DE PERFECCIONAMIENTO AERONAUTICO con dos aviones, un FLEET y el mencionado BEECHCRAFT de cuatro plazas y doble comando. 
En el mismo mes llega a Quilmes el nuevo avión cuatrimotor " ABAITARA " marca FOCKE WULF F.W. 200 del Sindicato Cóndor al mando del Capitán Hen­kel con capacidad para 26 pasajeros y 4 hombres de tripulación. El aparato posee cale­facción y salón de fumar y desarrolla una velocidad estimada en 300 Kms. por hora. El día Miércoles 26 de Julio junto con el nuevo avión, que será incorpora­do al servicio de pasajeros entre Quilmes y Brasil, el Sindicato inaugura un nuevo han­gar y Talleres, con la presencia de directivos de la empresa, el Intendente Municipal de Quilmes, concejales, altos oficiales de las Fuerzas Armadas, embajadores de dis­tintos paises y numeroso público.
En el mes de diciembre de 1939 el CLUB ARGENTINO DE PLANEADORES ALBATROS con sede en Merlo, informa que su Brigada Quilmes, sita en La Madrid y Aristóbu­lo del Valle de nuestra ciudad, bajo la dirección del Ingeniero Piloto D.Enri­que Hoerhamner, está construyendo un planeador de alta performance, denominado CONDOR I que a la postre insumió 2000 horas de trabajo a un costo de 1500 Pe­sos. Sus características principales fueron :14,3 metros de envergadura; 5,8 mts. de largo; 1,3 mtrs de alto; peso 80 Kgs. y velocidad descenso: 75 cm/seg.  La Brigada Quilmes continúa así la tarea de vuelo sin motor que desarrolló duran­te los años 1932/1935 el Club AERO REX.
 Quilmes, acota un comentarista, es consi­derada en el país así como en el exterior como una ciudad de aviación y de pilotos. 
En el mismo mes cumple su XX Aniversario el Centro de Aviación Civil, que fes­teja el acontecimiento con un gran festival Aéreo en nuestro Aeródromo que con­sistió en: demostración de vuelo con planeadores del club ALBATROS; carrera de velocidad con aeroplanos en un circuito a la vista y con handicap; lanza­miento en paracaídas a cargo de la intrépida y popular aviadora señora Enri­queta F. De Jar­felt; concurso de acrobacia Aérea; concurso de bombardeo contra un avión cargado con explosivos; sorteo para vuelos de bautismo y cena de camaradería.
El día del Festi­val llegó desde Río de Janeiro un poderoso cuatri­motor (uno de los más grandes del mundo) del Sindicato CONDOR con pasaje, tripu­lación completa y corresponden­cia.
En este año inicia sus operaciones en Quil­mes la LINEA AEREA TRASPORTE TRASCONTINENTALE ITALIANA  (LATTI),  precursora de ALITALIA.
En enero del 1940 uno de los aviones del Centro sufre un accidente, lesio­nándose el piloto y una pasajera. En noviembre l943 el CENTRO DE AVIACION CIVIL se fusiona con el AERO CLUB BUENOS AIRES, luego de haber dejado de funcionar en Quilmes. 
En febrero del 1940, en un avión de la Cóndor , sale de Quilmes la delega­ción Ar­gentina para disputar en San Pablo el partido de desempate de la Copa Roca. 
En marzo del mismo año el Sindicato Cóndor reanuda el servicio aéreo entre Santiago de Chile y nuestra ciudad, interrumpido al iniciarse la guerra euro­pea (Días lunes hasta Mendoza y retorno los días miércoles)
El día lunes 15 del mismo mes una sudestada invade el Aeródromo alcanzando una altura superior a los tres metros y provocando daños por una valor de tres mi­llones de pesos a dos Cuatrimotores, tres Trimotores y ocho máquinas particu­la­res. Asimismo sufrieron destrozos varios aviones del Centro de Aviación Civil. 
En octubre de 1940 el Centro de Aviación Civil incorpora 40 pilotos reser­vistas clase 1920, becados por el Gobierno de la Nación , para seguir cursos de aviadores en nuestra ciudad. 
En noviembre del mismo año se constituye el CIRCULO DE PROTECTORES DE LA JUVENTUD AVIADORA QUILMEÑA, a invitación de la Brigada Quilmes del Club de Planeadores Albatros, se designa una comisión proviso­ria y se cons­tituye una comisión local,  presidida por el Dr. Pozzo, pro 5000 PILOTOS. 
En diciembre de l941 el Sindicato Cóndor anuncia el cambio de nombre y pasa a llamarse SERVICIOS AEREOS CONDOR, Sucursal Buenos Aires.
El 31 de diciembre de l941 el Poder Ejecutivo dicta un decreto mediante el cual se declara Aeródromo Aduanero al campo de aviación quilmes. Este decreto es de­jado sin efecto en octubre 1943 teniendo en cuenta que en esta última fecha ya no operaban en el lugar ni Lufthansa ni el Sindicato Cóndor. 
En enero de l942 el gobierno brasileño pasó a hacerse cargo de la linea aérea Cóndor. El diario El Sol de Quilmes comenta que se habría constituido una compañía de servi­cio aeropostal con capitales argentinos y brasileños y se estaría en tratativas con el Sindicato Cóndor, intervenido por el gobierno brasileño a raíz de la suspensión de sus servicios. La nueva compañía estaría dispuesta a comprar los materiales y los aviones de LUFTHANSA CONDOR que están en Quilmes.
Se trata de tres trimoto­res JUNKER y un cuatrimotor FOCKE WULF, los cuales fueron autorizados a partir hacia Brasil al mando de pilotos brasile­ños. Pronto entraría en funciona­miento una nueva linea entre Río de Janeiro-Buenos Aires(Quilmes) y Santiago de Chile. 
En enero de l942 el Centro de Aviación Civil crea una brigada de Cadetes de avi­ación para menores de 18 años que serán instruidos en meteorología, radio­telefo­nía y motores de aviación.
En el mes de febrero el Centro de Aviación Civil festeja su XXII Aniversa­rio con una comida en Capital y un festival aéreo en Quilmes que cuenta con la presencia del Director de Aeronáutica Civil de Uruguay y una delegación del Centro de Ae­ronáutica de ese país. 
En el mes de Setiembre el gobierno de Brasil gestiona ante las autoridades nacio­nales la entrega de un avión trimotor,  propiedad del Sindicato Cóndor, que se en­cuentra hangarado en Quilmes y que lleva matrícula brasileña. Como diji­mos, en esa fecha, creemos quea causa del conflicto bélico, Brasil se ha incautado de todas las instalaciones y aparatos de la Cóndor en ese país. 
También en setiembre el Poder Ejecutivo Nacional dicta una Resolución decla­rando caduca la autorización concedida por Decreto del mes de febrero de 1938 al Sindicato Cóndor Limitada y a la Deutsche Lufthansa A.G. para los servicios que realizaba vía Quilmes entre Argentina, Chile y Brasil. Al mismo tiempo otorga a la Cia. Servicios Aéreos Cóndor una autorización precaria para efectuar un servicio de aeronavegación comercial sobre la linea Río de Janei­ro-Buenos Aires y vice­versa, así como el traslado al país vecino del avión de matrícula brasileña FF.CBL que se encontraba en el aeródromo de Quilmes.
Como consecuencia de los acontecimientos de Brasil la empresa de aviación "CRUZEIRO DO SUL",  instala en Quilmes sus talleres de mantenimiento y des­taca personal terrestre y material necesario para la protección de sus aviones en vuelo. 
En l944 la Firma INDUSTRIAS MECANICAS PLASTICAS ARGEN­TINA (IMPA), con sede central en Capital Federal y establecimiento en la ciudad de San Martin, abre en nuestro Aeródromo, en las instalaciones de la CONDOR , una fábrica de aviones livianos para entrenamiento, escuela y turismo. En ju­lio el establecimiento recibe la visita de una misión Chilena y presenta un avión CHORLO para entrenamiento militar de 130 HP, con 7 horas de autonomía de vuelo y una velocidad máxima de 250 Kms por hora, piloteado por Alfredo Pe­sagno. 
Esta Empresa encara una serie de trabajos edilicios para ampliar sus acti­vidades y procede a la construcción de la actual Torre de Vuelo y Hangar Nro.2 y plata­forma anexa. 
El martes 19 de diciembre de l944 a las l7 horas se procede a la inauguración de las nuevas instalaciones. Hacen uso de la palabra el flamante Se­cretario de Aeronáutica, Brigadier Bartolomé De La Colina y  el Presidente del Di­rectorio de la empresa Ingeniero José M. Sueiro. Asisten a la ceremonia el Vicepre­sidente de la Nación y Ministro de Guerra, Coronel Juan Domingo Perón, el cual conjuntamente con la Señora Dora Harding de Sueiro, apadrinan el acto. A fin de permitir la concurrencia al solemne acto el Comisionado Municipal de Quil­mes, D. Hector Etchegarray decretó feriado.
Planeadores primarios, veleros y el prototipo IMPA LF ll (Avión de entrena­miento), son algunas de las realizaciones del flamante Establecimiento Indus­trial que llegará a dar empleo a más de trescientas personas.   
El 31 de agosto de 1945 cesaron las actividades de  I.M.P.A., en virtud de una medida tomada por la Secre ­taría de Industria y Comercio de la Nación , organismo que había intervenido el es­tablecimiento. Una posterior asamblea de los obreros y emplea­dos decidió en el mes de Agosto entrevistar al Coronel Perón con el fin de lograr la reanudación de las actividades, con resultado negativo. Quedaría en el lugar un reducido grupo de per­sonas para las terminación de los últimos traba­jos encarados. Recién en el año l948 se realiza el inventario de IMPA para la entrega de los materiales a la Fuerza Aérea.
La gloriosa posta de la aviación nacional pasaría en Quilmes en manos del  flamante Taller Regional, iniciándose así una nueva y fructifica acción aeronáutica. Eso no obstante continuará la acción civil en la zona ya que en julio de 1945 una asamblea de entusiastas vecinos convocada por una Comisión Directiva provisoria presidida por el Ingeniero Juan Feo González, constituye EL CLUB DE PLANEADORES QUILMES que redacta sus estatutos y solicita Personaría Jurí­dica.
 En el mismo mes pierde la vida, estrellándose con su aparato en la cancha del Club Quilmes, el Teniente de Aeronáutica Quilmeño JULIO CESAR FRACCHIA.