lunes, 13 de marzo de 2017

JUAN Y GUILLERMO DAVIDSON, PIONEROS DEL PARTIDO DE FLORENCIO VARELA


LA ESTANCIA
Santo Domingo”, nombre dado a la propiedad que antaño perteneció a los frai­les dominicos, próxima al pueblo San Juan, fue comprada el 3 de octubre de 1843, a don Manuel Mariano Pinto Lobo (1777-1857) por Juan Davidson, un escocés nacido en St. Martin´s, Perthshire, en 1809, y llegado a Buenos Aires el 3 de febrero de 1832. Aquí adquiere tierras para destinarlas al culti­vo y a la cría de animales y sienta las ba­ses de una importante fortuna que lo con­vierte, en pocos años, en el mayor terra­teniente de Quilmes en la segunda mitad del siglo XIX y luego de 1891, de Floren­cio Varela.

Juan Davidson y Margaret Campbell, nacida en Buenos Aires en 1829, se casaron en Buenos Aires el 16 de julio de 1855; él tenía 46 años y ella 26. Tienen en la estancia ‘Santo Domingo’, por entonces partido de Quilmes, tres hijos varones: Juan (John Colin), nacido el
Sir James Davidson
15 de junio de 1855, que fallece en julio de 1898; Diego (James Mackenzie), nacido el 6 de diciembre de 1856, y educado en el Colegio Escocés de Buenos Aires, quien viaja a Gran Bretaña a estudiar y permanece en las islas ejerciendo su pro­fesión de médico oftalmólogo y radiólogo por lo que
en 1912, recibe el título de Caballero (Sir), fallecido el 2 de abril de 1919, [1] y Guillermo (William Campbell) [2] nacido el 14 de agosto de 1860, quien tres décadas des­pués se convertiría en el primer intendente del flamante parti­do de Florencio Varela y, a la muerte de su padre y de su hermano mayor, se hace cargo de la administración de las propiedades familia­res, tarea que alterna con viajes a la tie­rra de sus mayores.
El matrimonio Davidson-Campbell, además, adoptaron a una niña Miss Grassick, según lo menciona el periódico ‘The Standard’ cuando informa del fallecimiento de Juan Davidson el 8 de abril de 1893, a los 84 años. [3] También figura en el censo de 1868, con el nombre Justine de 9 años.
Casco de la estancia Santo Domingo en Florencio Varela. Estado actual (biketripargentina.blogspot.com)
HUDSON
Vecinos de la familia Hudson, de cuya pro­piedad los separaba el arroyo Conchitas, los Davidson, se supone, que no gozan de las simpatías de los habitantes de “Los Veinticinco Ombúes”, a juzgar por una carta enviada por Guillermo Enrique Hudson a su amigo Morley Roberts el 8 de abril de 1919. [4] Dice en ella el genial naturalista: “… Yo lo conocí de chico y como su familia era de filisteos [5] cabales e iletrados, no nos gustaban mucho, aunque se estaban enrique­ciendo y agregando millas de tierra a su propiedad,
G.E.Hudson
que lindaba con la de mi padre. Es claro que, cuando nues­tra familia empobrecida se dispersó y yo me fui, el padre de este hombre aprovechó la oportunidad para com­prar nuestra finca y este hijo heredó la estancia entera al morir el viejo; pero, aunque allí fuese rico, parece haberse dedicado por completo aquí a sus trabajos e investigaciones de medicina”.
[6]
“En descargo de la familia Davidson - aclara la escritora Alicia Jurado en la biografía del escritor-naturalista - debemos hacer constar que son ellos quienes donan para museo el solar donde nació Hudson, situado en su propiedad y descubierto por el doctor Fernando Pozzo en 1929”. [7]
Otro descargo a favor de los Davidson, según otros autores, la familia es reconocida en la comunidad por su hospitalidad y altruismo, recordándose los festejos que todos los primeros días de cada año se realizaban bajo el gigantesco ombú contiguo a la casa, que aún expande su sombra redonda junto a la propiedad abandonada (2003).
En noviembre de 1835 (Juan Davidson) – narra Maxine Hanon en su Diccionario -, participó en la organización de una gran reunión que se celebró en el “granero” de  la ex colonia escocesa de Santa Catalina-Monte Grande, donde se festejó el Día de San Andrés y los diez años de aquella inmigración […] Como buen escocés (Juan Davidson), era industrioso y hábil y a diez años de su llegada, había hecho una fortuna… Santo Domingo, estancia modelo, con haras, fue uno de los sitios preferidos para celebrar las fiestas tradicionales escocesas. [8]
Una carta de Guillermo Davidson desde la estancia, a su hermano Diego (James), en Gran Bre­taña confirma este hecho al señalar que: “…nosotros no lo organizamos como era habitual, de modo que puedes imaginarte el año nuevo más desluci­do de los últimos tiempos. Veinte o treinta personas en el viejo ombú, al dar las doce…” [9]
Rancho de "Los Veinticinco Ombúes, en el estado que se hallaba cundo lo encontró el Dr. Pozzo.
El 18 de julio de 1862, había adquirido otra estancia, en el mismo partido de Quilmes, de William Young, con 2000 varas de frente y 1000 de fondo; y el 10 de diciembre de 1877, habría adquirido a Daniel Augusto Hudson una 'chacrita' de 14 hectáreas, vecina a Santo Domingo, que fuera parte de “Los Veinticinco Ombúes” y contenía el rancho natal de Guillermo Enrique Hudson. [10] En 1859 había muerto Carolina Kimble, madre del joven Hudson de 18 años, y en 1868, Daniel su padre. En 1874, Guillermo Enrique parte a Inglaterra de donde no volverá jamás, llevándose de aquí la esencia de estas tierras americanas.
Guillermo Davidson
“GUILLERMO, EL PRIMERO”
Graciela Linari

Guillermo Davidson es elegido inten­dente en las primeras elecciones realiza­das en el Distrito, a casi un año de su reconocimiento como Partido. Las elec­ciones de municipales se realizan el 17 de enero de 1892, y entre los cuatro ele­gidos, sus pares votan por Guillermo Davidson para ejercer el gobierno municipal. Los restantes son Simón F. Moranchel, designado presidente del Concejo Deliberante, Diego Mc Morine, vicepresidente de dicho Cuerpo y Aniceto Díaz. Municipal suplente es ele­gido Juan Brown.
De esta manera, un representante del grupo de vecinos de origen anglosajón, perteneciente al sector de grandes pro­pietarios y representante del grupo me­nos comprometido con los proyectos ini­ciados veinte años atrás por los vecinos del lugar, quienes propiciaron primeramente la creación del pueblo de San Juan y luego la autonomía del Partido, llega a de­tentar el poder municipal. Su
Plaza de Florencio Varela (www.varela.gov.ar)
padre, Juan Davidson, había sido uno de los más tenaces opositores a la aprobación del proyecto de creación del partido de Florencio Varela presentado en la Legislatura en septiembre de 1890.

Guillermo Davidson asume la intendencia el 18 de febrero; la ejerce hasta cumplir el período, el 31 de diciembre de 1892 y, al año siguiente, es elegido munici­pal (concejal). Tras un lapso lejos de la función pú­blica, el 1 de enero de 1898, es electo nuevamente para ocupar la Intendencia pero es en esta época que se intensifican sus problemas de salud que lo obligan, reiteradamente, a solicitar licencia hasta que, en febrero de 1899, finalmente le es aceptada.

En sendas cartas a Diego, Guillermo le cuenta que tiene una protuberancia en el costado”, que “de momento des­apareció”, pero que va y viene, se­gún cómo funcionan mis intestinos”. Dice también que consultó al doctor Boccuzzi quien le asevera que con una dieta adecuada el problema se irá(10 de noviembre de 1899) [11] Días después, en otra esquela, asegura estar sintiéndose: mejor, ganando en peso, lo que es un buen síntomay explica la solución encontrada: por la mañana tomo 4 ó 5 mates amargos y poco después muevo el intestino, lo que para mí, de momento, es un gran be­neficio. A las 9 a.m. - completa  - tomo un plato de ‘porridge’ [12] con miel, lo que también me cae espléndidamente”; de noviembre de 1898. [13]

En 1902, se registra su última parti­cipación en la vida pública del Distrito cuando Guillermo es elegido presidente del Concejo Deliberante pero, promediando su gestión, solicita nueva­mente licencia por tener que ausentarse por tiempo indeterminado.

"Saint John’s Church founded in 1853 opened in 1856" 
Juan Davidson fue uno de los fundadores de la iglesia St. John´s de Quilmes (1855, hoy Florencio Varela), construida en un terreno de dos manzanas donadas por Davidson el 5 de oc­tubre de 1853 (terreno al sur del arroyo de Las Conchitas, que era parte de la estancia Santo Domingo); fue bene­factor de la Escuela Escocesa de San Andrés; suscriptor fundador de la primera sede del British Hospital; uno de los fundadores del Foreign Amateurs Racing Society , que inició sus actividades hípicas en la quinta White; fue, además, uno de los suscriptores fun­dadores de la iglesia presbiteriana de St. Andrew’s de Chascomús (1872), al igual que de la capilla de Jeppener (1868). Estuvo entre los miembros de la comisión directiva del Union Library en 1840. [14]
Además, había adquirido solares en el mismo pueblo de Quilmes, uno de los cuales, en 1881, donó a la Sociedad Italiana Cristóforo Colombo. Era un lote con frente a la calle Once de Setiembre (hoy Av. Hipólito Yrigoyen) entre Rivadavia y Alsina. El lote medía 20 varas de frente por 50 de fondo. El encabezamiento del acta de donación dice: “Como testimonio de su admiración por los sanos, liberales y filantrópicos principios que ejerce en Quilmes la Sociedad Italiana de S. M. Cristoforo Colombo, el señor Juan Davidson (padre), admirador sincero de toda obra que importe su progreso civil y moral para este pueblo y respondiendo a un impuso de su corazón, en pleno poder de sus facultades declara… etc.”
En recordación de este gesto la Sociedad ostentaba en el hall de su edificio social una placa que afirmaba: Giovanni Davidson, suddito inglese donó parte el terreno per construire l´edificio sociale el giorno 12 de agosto de 1881. Y Soci reconoscenti”.
La otra parte de terreno necesaria para construcción de un salón de teatro se resolvió comprar en 1882, al don Guillermo Davidson, hijo del anterior; fracción de iguales dimensiones que la lindante.[15] También tuvo Guillermo gestos de filantropía en bien del progreso del pueblo en ciernes. En una propiedad suya próxima a la Estación Conchitas estuvo la Escuela N° 10 (hoy la N° 8  de Berazategui) En 1908, contribuyó ampliamente con la fundación del Quilmes High School for Girls, cediéndoles el edificio de la calle Paz 588, donde se trasladó la escuela en junio de 1908 […]
Las otras propiedades que tuvo Davidson en el pueblo de Quilmes fueron: dos solares (media manzana), el 125 y 127 con frente a la calle 9 de julio e/ Lavalle y Moreno; tres solares (3/4 de manzana), poblados de eucaliptus con frente a las calles Real, 11 de Setiembre, Centenario, J. F. Uruburu, hoy Hipólito Yirogyen, y a la calle Nicolás Videla y mitas de cuadra de San Martín y un solar (N° 176) esquina NE de la actual H. Yrigoyen y Alsina. Este dato es según el plano topográfico de 1856, actualizado en 1890, por don Pedro Etchevértz y en 1963, por el Prof. don Manuel Ales.
DONACIÓN DE TIERRAS 
Los Davidson, propietarios de 3000 hectáreas entre Quilmes y Florencio Varela y criadores de ganado de raza, fue­ron miembros de la Sociedad Rural Ar­gentina.
En tanto, Florencio Varela crece. El pueblo se expande y requiere tierras para abrir calles, asentar estaciones de ferro­carril y ampliar el camposanto.
En 1926, Guillermo cede una impor­tante fracción para agrandar el cemente­rio, instalado en terrenos donados por su padre a poco de creado el Distrito, pero no muestra igual predisposición cuando en 1930, se le requieren las tie­rras en que se construyó la estación Gobernador Monteverde, en el kilómetro 42 del ramal que une La Plata con Avellaneda, del Ferrocarril Provincial y de una parcela necesaria para la extensión de la calle Monteagudo hasta su cruce con las vías.
Tras una prolongada disputa legal, en la que interviene la Legislatura Provincial para disponer la expropiación, en 1939, se promulga el decreto que la establece y se lleva a la práctica, pasando esas tierras, antaño per­tenecientes a los Davidson, a propie­dad del ferrocarril.
Guillermo Davidson (foto "Palabras con Historia")

Un mes después de haber celebra­do sus 80 años de vida, Guillermo Davidson fallece, el 9 de septiembre de 1940; es sepultado, junto a sus padres y a su hermano Juan, en el Cementerio de Disidente de Quilmes.
Hoy se levantan voces contra la inmigración, contra los inmigrantes. Juan Davidson llegó a Argentina como “carpenter” (carpintero), así figura en el registro del consulado británico; y no le vino a sacar trabajo a nadie ¿Quién sabe si dentro de 50 años los inmigrantes de hoy no llegan a forjar una empresa como la de Davidson y gestar trabajo y pueblos nuevos? ¡O les molesta más el color de la piel y de cuáles países provienen?... Mi bisabuelo Raphael llegó escapando de la guerra franco-prusiana; mis bisabuelos euskeras escapando de la miseria en que estaba sumido el País Vasco y la falta de libertades y respeto a sus tradiciones; mis abuelos piamonteses huyeron del sojuzgamiento con que el imperio austro-húngaro había doblegado todo el norte de Italia… Y esta tierra les brindó todo para desarrollarse, evolucionar, les dio paz, respeto a todas las culturas, libertades individuales, educación, les permitió hacer arte ¡Comer!... El inmigrante Daniel Augusto Hudson nos dejó un legado cultural por excelencia en la persona de su hijo, que centró toda su obra en el territorio argentino, aunque lo hizo en inglés, pues viviendo en Inglaterra, su obra literaria y naturalista sobre nuestro país en castellanos no se hubiera difundido. Como este ejemplo de inmigración podrían darse miles más. Sólo hay que mirar en torno de cada uno. Si cada argentino hiciera un análisis reflexivo de sus orígenes revertiría esa xenofobia perniciosa y contaminante que nos embarga desde los años de la malhadada ‘Liga Patriótica’… (Chalo Agnelli)
 Palabras con historia” de Graciela Linari [16]
Compilación y argumentación, Chalo Agnelli
Biblioteca Popular Pedro Goyena



FUENTES
* Agnelli, Chalo “Maestros y Escuelas de Quilmes”. Ed. Jarmat. Bernal, 2004.
* Agrupación Los Quilmeros (Compilación Agnelli, Chalo). “Un territorio tres Historias”. (Historia desde el Pago de la Magdalena a la Región Sud-Bonaerense de Quilmes, Florencio Varela y Berazategui – Cronología de los principales hechos. Ed. Jarmat, 2014.
* Eusebi, Carlos A. M. “Un nombre para la historia de Quilmes” Ed. Tiempo Sur. Quilmes, 2003.
* Hanon Maxine. “Diccionario de Británicos en Buenos Aires” Ed de autor. Bs. As. 2005.
* Revista Palabras con historia”.[17]Florencio Varela, agosto de 2003. Pág. 4 y 5

NOTAS


[1] Se casa en Gran Bretaña con Georgina Barbara Henderson (1854-1927) con quien tiene un hijo, John Colin (1889-1970) 
[2] Los británicos suelen emplear el apellido materno como segundo nombre. 
[3] Ibdem notas N° 1 y 6. Según ‘Family Serch” figura en el ceso de 1869, como Justina Davidson de 9 años. 
[4] Carta citada en «Vida y obra de Guillermo Enrique Hudson», de Alicia Jurado - Emecé Editores - Bs. As. -1988 
[5]Filisteo’: dícese de cosa o persona vulgar o despreciable. 
[6] Seguramente, Hudson en este párrafo se está refiriendo a Diego (James) Davidson, quien estudió y ejerció la medicina en - Gran Bretaña. 
[7] En descargo Hudson, el Davidson y su familia al quienes él se refiere en la carta Morley Roberts no son los mismos quienes donaron las tierras de “Los veinticinco ombúes” para Museo y Parque Regional. Fueron descendientes que habrán superado los atributos con que Hudson los considera. La avizora Alicia Jurando no advierte este punto en su acotación; y no queremos pensar que por su parecer ambiguo sobre la figura del primer escritor quilmeño. Quizá imbuido, Guillermo Enrique, por el espíritu excesivamente austero que practicaban los Hudson como virtud cuasi mística, contra el despliegue de abundancia y lo que los Hudson podrían considerar derroche en los Davidson. 
[8] Diccionario de Británicos en Buenos Aires” Pp. 256 y 257 
[9] Carta fechada el 4 de enero de 1899, a po­cos meses de fallecido su hermano mayor, Juan. Patrimonio de la Asociación Amigos de la Capilla Escocesa. 
[10] Ibídem nota N° 1
[11] Cartas patrimonio de la Asociación Ami­gos de la Capilla Escocesa. 
[12] ‘Porridge’: comida compuesta de harina de avena, cocida con agua y sal a la que luego se añade leche, miel u otro condimento. 
[13] Ibídem nota N° 6 
[14] De “Diccioanrio de Británicos en Buenos Aires” Pág. 257 
[15]Un nombre para la historia de Quilmes”. Pp. 43/44 
[16] La colección completa de la revista “Palabras con Historia” se halla en la Biblioteca Popular Pedro Goyena; donación hecha en julio de 2015, por la señora Graciela Linari.



jueves, 2 de marzo de 2017

LAS ASOCIACIONES DE MAESTROS DE QUILMES



por Chalo Agnelli
El primer accionar de lucha por sus derechos de los docentes del partido de Quilmes aconteció a fines del siglo XIX. En esos años se
Juana M. Cabrera
venían repitiendo la discontinuidad en los pagos de sueldos.
En 1895, la demora fue de 8 meses. Los maestros de Quilmes se reunieron en la esquina de Brown y Colón, casa de la maestra  Juana María Cabrera [1] en asamblea para acordar qué medidas tomar. Entre los presentes estaba el joven maestro Atanasio Antonio Lanz de 18 años, que sabía bastante de las penurias que sufría una familia dependiente de un sueldo docente, pues se crió junto a sus padres educadores en la casa-escuela Nº 4 de Berazategui [2]. El joven Lanz propuso declarar una huelga. Por supuesto que la mayoría eran mujeres y esa palabra habrá escandalizado a algunas de las presentes pues estaba muy acendrado que el título de educador tenían adosado los calificativos: ‘altruismo’, ‘abnegación’, ‘sacrificio’ y otros eufemismos que permitieron siempre a los políticos acallar las dificultades de los educadores.
 Esquina de Colón y Brown, casa de la maestra Juan María Cabrera donde se realizó la primera asamblea de maestros quilmeños en reclamo por sus sueldos (Hoy Heladería "El Polo", gentileza Sr. Iván Klaic)

Los asambleístas prefirieron dejar en suspenso la medida y formar una comisión integrada, entre otras, por doña Juana, la dueña de
Maestro Atanasio A. Lanz (h)
casa, la señorita Aurora Coccaro y la señora Celestina Marty de Mac Kay, quienes debían entrevistar al Director de Escuelas Sr. Berra para que se expidiera de los causales que determinaban la demora y resolviera la situación. La única respuesta que obtuvieron fue que ‘las arcas del estado provincial no contaban con fondos necesarios para paliar dicha dificultad’. Las comisionadas compungidas, resignadas  regresaron al pueblo, pero con el germen de la unión gremial ya en brote.

La Asociación de Maestros fue la primera agrupación gremial que formaron los docentes de la provincia de Buenos Aires. Es la más antigua del país y de Sudamérica. Fue fundada el 25 de diciembre de 1900, a instancias del profesor Jorge Susini quien fuera director de la Escuela N° 1 de La Plata.

Por Quilmes asistieron a la Asamblea Constitutiva donde se discutió y aprobó la Carta Orgánica los maestros Gaspar Flesca y Atanasio A. Lanz (h)

Eran los propósitos de esta Asociación:
1.- Estrechar los vínculos del Magisterio y solidaridad gremial entre los maestros.
2.- Hacer sentir la acción del Magisterio en todos los ramos de la actividad pública y en la confección de leyes, reglamentos y presupuestos escolares.
3.- Asumir la defensa del asociado cuando proceda.
4.- Establecer una forma de protección mutua que comprenda a la familia en caso del fallecimiento del asociado y proteger al incapacitado en el servicio.
5.- Organizar conferencias científicas y pedagógicas.
6.- Fomentar le lectura y el estudio por medio de la creación de bibliotecas, organización de certámenes científicos y literarios.
7.- Propender por todos los medios a la educación política del pueblo.
8.- Propender al mejor desarrollo y preparación de la juventud: a) haciendo que permanezcan los menores en las escuelas hasta la edad reglamentaria;
b) haciendo que se encaminen en la ruta de la ciencia, el arte y la industria.
9.- Propender por todos los medios a su alcance a la de federalización del Magisterio Argentino.
10.- Adquirir bienes raíces y muebles y proceder a su venta de acuerdo con las necesidades y conveniencias de la Asociación.

      En 1921, la Comisión Local estaba integrada por: presidenta, Celia V. de Steeg, vice, Rosalía E. Davel de Deambrosi; secretaria, Luisa Molina; pro-secretaria, María Atana; tesorero, Antonio Oddone; pro-tesorero, María Elena Perli; vocales: Petrona Morris,
Rosalía Davel de Deambrosi
Aurora Cóccaro, Eugenia Atanassi, Luciana Lemoine y Atanasio Lanz. El local se hallaba en la calle Leandro N. Alem 72

En 1925, se redujo otra demora, pero la Asociación ya estaba organizada e intervino. En Quilmes la participación fue tan numerosa que debieron reunirse en el cine Sarmiento (luego Rivadavia) En esta ocasión el ya inspector Atanasio A.  Lanz ofreció pagar con sus ahorros, sin interés alguno, parte de los sueldos a los maestros más necesitados. La suma era de $ 8000 y con ella se aliviaron las penurias de 14 maestros, casi todos rurales.

Uno de los conflictos de mayor dimensión se suscitó en abril de 1940; [3] Rosalía Davel de Deambrosi como presidenta de la Asociación acompañada por Luis Castelli y Dolores Carró Emparanza elevaron un reclamo contra la ley de escalafón que perjudicaba a los docentes y había mucha insatisfacción en las escuelas. Solicitaron que se dispusiera lo pertinente para que las bonificaciones del escalafón se computaran por períodos y no por el total de los servicios prestados, como así también reclamaron que se considerara sueldo íntegro, las licencias por maternidad, obtenidas antes de que la ley de presupuesto estableciese ese beneficio. Posteriormente se reunieron en La Plata con el Director General de Escuelas Dr. Mariano Malla Villanueva, el inspector general Sr. Evaristo Iglesias y con el subinspector Pérez Duprat qu
convinieron en lo justo de los pedidos y les confirmaron que a la brevedad se atenderían los reclamos. Atanasio A. Lanz fue vicepresidente de la comisión central de esta agrupación en la Provincia y presidente de la comisión Local en distintos períodos. 
 El Prof. Ricagno entre el Prof. Cotta y el Dr. Alfredo Palacios
Entre 1940 y 1941, fue vocal titular de la Asociación de Maestros el Prof. Luis Ricagno, quien en poco teimpo hizo una loable gestión.
En julio de 1943, apareció el “Boletín Oficial del Ateneo Pedagógico Joaquín V. González” publicación que informaba sobre las actividades y desarrollo gremial del magisterio local. De esta publicación sólo se editaron 3 números aunque, en realidad, estaban numerados hasta el 5 pues el número 3 compendiaba al cuarto y al quinto.

… Y siguió la historia…
Prof. Chalo Agnelli
FUENTE
Agnelli, Chalo “Maestros y Escuelas de Quilmes” Ed. Jarmat. Bernal, 2004

Periódicos: ‘Norte’, ‘La Verdad’, ‘El Sol’
NOTAS

[1] Hija de inmigrantes canarios. Nacida en Quilmes en 1866, fallecida en Córdoba en 1954.
[2] Hoy Escuela N° 1 de Berazategui.
[3] Periódico Norte del miércoles 17 de abril de 1940.