lunes, 30 de julio de 2012

PEDRO COSTA - "DE MIRAR Y ESAS COSAS"


El viernes 27 de julio próximo pasado, como parte de las presentaciones de “La Cultura Vive en Quilmes”, se inauguró en el Museo de Artes Visuales “Víctor Roverano”, que dirige con entusiasta mano,  la artista plástica Norma Cistaro, una exposición de grabados del nuestra creador bernalense Pedro Costa.
“Del mirar y esas cosas”, título de estas asombrosas xilografías realizadas mediante la técnica llamada de "taco perdido". 
En ellas reúne miradas que narran situaciones y realidades, que dejan traslucir pasiones y verdades, que nos miran y se ven y nos repiten:  

Yo vendo unos ojos negros...”, “Era rubia y sus ojos celestes...”Ojos que no ven...”, “Por una mirada un mundo...”, “ Se mira y no se toca...”, “¿Qué mirás...”, “¡Ojo, ojito, ojazo...”, “¡Ojo al piojo...”, “Ojo por ojo...”, “Un ojo de la cara...”, “El ojo de la tormenta...” ... “Ojos en todas partes, los ojos del alma, ojos y miradas, visiones ajenas y propias. Ojos ciegos, ojos frente al espejo, ojos solo, sólo ojos... Continúa el artista: “Ser nosotros la visión de unos ojos ajenos, Vera a través, mirar desde... Ver y decir, ver y callar. Ahí están. Miran, miro, miramos.”
Y con su trazo deschava su currículum: En cuanto a mi: ¿Estudios?, por supuesto, en el mejor lugar y con la mejor gente; ¿premios? algunos, más de los merecidos, seguramente; ¿muestras?, menos de las deseadas, sin dudas, Sí, sí, sí algunos reconocimientos hubo. No me fue mal. Curioseé, quizá demasiado, sobrevolé, anduve, no me quedé sentado, me daba miedo el silencio, el vació, la quietud. Miles de veces lastimé estas maderas para revalidar mis búsquedas y mis horizontes.
Puede que estas xilografías se lean como mi propia vida. Es decir que el secreto está en tener la posibilidad de encontrar unos ojos y, a partir de ellos, comprender todo lo demás. A esos ojos dedico esta muestra. Sonreí que nos están mirando. Pedro Carlos Costa, invierno de 2012.” 
No se esperaban otras referencias de sí mismo, viniendo del genio inusitado de Pedro Carlos Costa... que es Maestro; nació en Bernal el 11 de octubre de 1952, el en colegio Don Bosco lo marcó hondo su maestro de 3º grado, el padre Celestino Ditter, el primero que estimulo sus dotes en el dibujo y su madre lo envió al taller de Calzadilla, en Belgrano casi esquina Boedo; en la secundaria estudió dibujo con don Pedro Ricci, "el pintor de Bernal", luego en la EMBA tuvo como profesor a José Eduardo Pardo, cuatro figuras que le dieron trazos firmes a su vida, el arte y la docencia. 
Pero, además de artista plástico es: humorista gráfico, actor, director teatral y conductor radial. Dio probadas muestras de la elevada calidad de sus realizaciones en todas esas disciplinas. Fue docente en la EMBA Carlos Morel y en otros establecimientos públicos y privados. Con sus alumnas de la carrera del Profesorado Pre-escolar de la Escuela Normal, años atrás, formó un Teatro Negro de rotundo éxito. En 2006 realizó con sus alumnos de 3º 4ª el cuaderno “De cuando habla el silencio - una mirada sobre el cementerio de Quilmes”. Con alumnos de un 3º 3ª de polimodal, organizó un café concert que fue una experiencia feliz. Con otro grupo realizó el extraordinario mural que se extiende en la pared frontal del tercer piso de la Escuela. 
Fue Director de Cultura de la Municipalidad de Quilmes; Director del Centro Cultural y Biblioteca Mariano Moreno de Bernal. Hoy, en su taller de arte de Bernal sigue formando jóvenes creadores que ojalá resulten remedos suyos y además, conduce por la FM "Ahijuna" 94.7,el programa "Franqueo Simple",  que ya festejó sus 150 audiciones.
 
Próximamente, el miércoles 29 de agosto, 19:30 hs. aunado a la celebración del Centenario de la Escuela Normal de Quilmes, brindará una conferencia sobre: "El arte como estrategia educativa - El alumno protagonista - La Normal como escenario".
 
Por su carisma, su apertura y trato cordial cuenta con el respeto y afecto sincero de sus alumnos y colegas.
 Pedro ama reunir figuras, imágenes, palabras, sentimientos positivos, es un coleccionista de lo sensible y lo imaginario, de lo que dejó de ser y será siempre.
Crónica Chalo Agnelli