miércoles, 13 de noviembre de 2013

LEOPOLDO RUSSO - TRIBUTO EN CASA DE ARTE DOÑA ROSA (12/11/2013)

Se realizó ayer el martes 12 de noviembre en Casa de Arte Doña Rosa un homenaje a la memoria de el director de teatro y actor Leopoldo Russo, fallecido el 7 de noviembre del año pasado. Fue un acto para el recuerdo, donde una multitud de familiares, amigos, alumnos y público espectador de las tantas obras que Russo realizó durante su vasta carrera teatral.
En las salas se exponen una colección de fotos de todos los tiempos de su vida y de su arte y una breve reseña de las motivaciones que lo llevaron al arte dramático, escrita años atrás por el mismo Russo.
Las fotografías fueron una compaginación excelente realizada por Elenora Russo, Rubén Delbón, Javier Casello, la colaboración del Fotoclub-Quilmes, todo con la rigurosa curaduría y organización general de Paula Castignola.
 
Escribió Gustavo Castignola, artífice de este acto en la gacetilla que acompañó el homenaje:
"Hace algunos días cuando estábamos reunidos con el equipo de trabajo que formamos para preparar la muestra- homenaje al querido Leopoldo, le comentaba a una amiga lo difícil que me resultaba tener que elegir y preparar esas fotografías que van a ser exhibidas a partir del 12 de noviembre en nuestra Casa de Arte. Porque, si bien ya se cumplió un año de su partida, muchos estamos aún sensibles ante este trágico arrebato del destino, no caímos del todo. 
Los últimos diez años de la extensa carrera artística y docente del gran Leopoldo Russo (con algunos ' intervalos) se desarrollaron en Doña Rosa, lo que significa para nosotros un verdadero privilegio.
Y desde el primer día en que llegó a nuestro espacio teatral, se convirtió automáticamente en uno de los protagonistas..., es que ya sea como actor, director, dramaturgo o docente, este hombre dejó su marca y su huella en todos los que tuvimos la suerte de compartir un taller o un trabajo con él. 
Yo lo recuerdo particularmente en su último papel como actor en una pieza dirigida por Juan Vitale... Jaque a la Reina, que sin ocupar un papel protagónico, ni mucho menos, en cada salida demostraba con muy poquito lo enorme de su talento, su porte en escena..hablando bajito... susurrando apenas, su voz se derramaba en la sala elevándose por sobre todo lo demás.
Todos lo extrañamos y sentimos dolorosamente su ausencia, fundamentalmente a ia hora de poner en marcha un proyecto, a la hora de decidir o elegir una pieza, unactor o una estética.

Pero en mi caso, además de todo eso, lo que más me cuesta es acostumbrarme a las habituales sobremesas después de las funciones sin su presencia, sin su sabiduría, sin sus recuerdos interminables de años y años de teatro..., sin su bonhomía, sin su vino trasnochado y sus infaltables Benson & Hedges." Gustavo.
A un año de su partida a otros escenarios y sabiendo que Leopoldo Russo hubiera querido que siempre celebremos la vida… esquivando ese afán necrofílico que tenemos los latinos, Chalo Agnelli, antiguo amigo de Leopoldo, fue distinguido por los organizadores para leer una carta con que el dramaturgo retribuyó a todos los amigos que lo saludaron para su cumpleaños el 15 de octubre de 2008 - cumplía 66 años ¡¡Qué mejor que la palabra del mismo Russo, con su humor, su ironía, su ternura, para festejar la vida!!

15 de octubre de 2008 – Año 66 en mi calendario.
Hoy por ser el día de mi cumpleaños… (Libra  para los horscoperos y Caballo para Ludovica) Decidí no mandar ningún mail con hermosos paisajes
Ni con leyendas hindúes
Ni con animalitos,  que conmuevan
Ni con estatuas de hielo, de arena o de soretes
Ni con osos Panda en extinción
Ni con Tinelli  que parece ser el nuevo Rey de la Patagonia

Ni recorriendo castillos europeos, con un fondo de Bach
Ni avanzando por una autopista con música de Mozart
Ni con nieve en Marte
Ni niños perdidos
Ni advirtiendo de las maldades del yogurt
Ni con las bondades de tomar 50 vasos de agua en ayunas como hacen los  japoneses  y los chinos,  a los que igual no se les enderezan los ojos.
Ni  siquiera con una imagen de Bush tomando la primera  comunión con Bin Laden.
Ni con San Expedito que de tantas novenas, allí parado, ya ni tiempo tiene de mear el pobrecito... 
Ni del Gauchito Gil, que de gauchito no tiene siquiera la bombacha  y cada vez se parece más a Los Nocheros.
Ni con Cristina y De Angelis del bracete haciendo shopping por Alto Palermo.
Ni con Lilita en “patinando por un sueño”…
Ni nada, nada, nada, que tenga como música de fondo el piano de Richard Clayderman.
Hoy decidí escribir a mis amigos. A aquellos que aunque sea por un solo segundo hicieron  feliz mi vida. Esta cosa  difícil y tramposa que nos toca a todos transcurrir.
Uno no quisiera, pero… inesperadamente, te da sabores, te enriquece el espíritu, te da placeres, conocimientos y todos esos momentos maravillosos que elevan tu alma hasta que parece única e inalcanzable…

Pero…después… ¡Obra  de  Mandrake y Misterix juntos!  De un manotazo, te lo quita todo… en un arranque, donde vos ni tiempo tenés de entender de dónde vino tanta  furia… Y que en otro instante  también por obra de “Boggie el aceitoso” o de “Mafalda” o de “Inodoro Pereyra” te devuelve la dicha dulce y suave, como si nada hubiera pasado ni siquiera el tiempo.
"Una hermosa flor, con perfume a almendras amargas…”
Uno…en esta cosa cíclica que vivimos, en este ir y venir de todas las mañanas, que se nos abroja sin darnos cuenta, tarde o temprano se acostumbra.
Sin darnos cuenta, por el “distraigo  nomás”, entendemos y aceptamos que todo es así, un simple ir y venir; ires y venires de afectos y de amores, una correntada de rencores y odios mal habidos que pierden sentido cuando transcurren los años.
Entonces se te desabrojan… como esos cierres modernos, que ahora llevan hasta las prendas de Dior.
Si miro el espejo hoy veo al mismo de ayer y reconozco que no me reconozco. Detrás de esa persona que veo, hay otra que fui. Veo a la persona que todos creyeron ver, pero que no era yo, aunque ponía cara de mí… ¡¡Si!! ¡Soy yo!
Pero eso ya tampoco importa. Porque hoy, justo hoy, el día de mi cumpleaños, la vida me ha regalado la gracia única de estar vivo y además… ¡la de darme cuenta!

Tal vez no como hubiera querido yo mi vida, pero seguramente como Dios la quiere y eso hoy, es lo único que  importa. Por eso mi tiempo, hoy, es único, con familia, hijos, nietos, amigos, alumnos y con esos anónimos que pagan una entrada para ver una obra de teatro donde uno está haciendo payasadas… ¡Con amor!
¡VIVIR…! ¡Vivir! Y amar, querer, esperar, haber sido, haber tenido, desesperar, sostener, recordar, abrazar, ser y haber sido, haber estado, querer, andar, trepar, zambullirnos, besarnos, odiarnos, matarnos, volar, discutir, creer y descreer, construirnos, acariciarnos, traicionarnos, reírnos y llorarnos, huirnos, destruirnos, destrozarnos, abrazarnos… vivirnos… ¡Antiguos verbos del lenguaje!
Hoy tejer una historia con miles de rimas puede abrigarnos, pero nunca explicarnos:
¿Quiénes somos, qué somos, quiénes  fuimos en aquellos
momentos que nos creíamos indestructibles, eternos, jóvenes y maravillosos…? 
Los mismos que hoy, por suerte… sólo almas perdidas y reencontradas, arrojadas a esta vida, que con un mismo sin sentido, hoy se encuentran para disfrutar y hacerla por un instante, eterna... 
Y defendernos como podemos de la Parca, que nos contiene y nos mantiene en vilo, que nos acecha y nos asusta día a día, sin maldad, solamente por la verdad de lo finito.

Por eso agradezco a la vida… este año más; por tener la oportunidad de seguir amando a los que amo; de pedir perdón a los que no pude hacerlo en su momento; por poder seguir esperando el día en que vuelva a decir ¡TE amo!
Por poder equivocarme otra vez… y  mil…mil veces otra vez. Y seguro, no me cabe duda, con la misma gente con la que me equivoqué un día.
Quiero que sepan entenderlo… no sé por cuánto tiempo más estaré vivo, sólo sé, que quiero permanecer en ustedes, los que con bien o con mal construyeron esto que hoy tengo  y que me permite festejar un nuevo cumpleaños…
Porque ustedes amigos, son… la vida, amigos de la vida…. del andar a los pisotones por lo cotidiano. A los tropezones y manotazos a ciegas por algún abrazo.
Siempre con esta maravillosa y adorable seductora que nos acompaña y nos aguarda a la vuelta de la esquina y a la que seguiremos festejando. Porque nos da lo mejor que tenemos… estar  juntos.
En fin… … … ¡¡Los amo por regalarme tantos minutos necesarios!!

Leopoldo Russo. Un 15 de Octubre de 2008, que seguro no será el último ¡Hasta Mañana!

Elenora Russo, Chalo Agnelli y Rubén Delbón
Celeste Feilberg, actriz, querida alumna de Leopoldo Russo


Quilmes, Casa de Arte Doña Rosa
Martes 12 de noviembre de 2013
Primer aniversario de la partida de Leopoldo Russo a otros escenarios

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estimadísimo Chalo. Te quiero felicitar por el excelente artículo sobre Leopoldo Russo en EL QUILMERO. Que cariño y que pasión en ese homenaje. No se de quien fue la idea de recrear su escritorio. Pero es una de las cosas mas finas, de buen gusto, reverenciales y de un alto nivel cultural. Es el hombre que trasciende los objetos y aún sigue viviendo en ese espacio, pues todo era El y el espacio vacío era una ausencia apenas temporal. Gracias Amigo. Alejandro Re