jueves, 10 de noviembre de 2016

ILDEFONSO SALAS 1857-1916 - CENTENARIO DE SU FALLECIMIENTO



Por Héctor Chalo Agnelli
Habían transcurrido cuarenta años desde que se decretó extinta la reducción y llegó el primer galeno al pueblo. Ese fue el Dr. Fabián Cueli, quien – nos cuenta José A. López en el capítulo 26 de su “Quilmes de antaño”) había recibido su título de médico en 1839, y que: “Si sus medicamentos no curaban siempre, puede afirmarse que no mataban jamás, ni arruinaban los bolsillos. Y esto no resultaba del agrado de los boti­carios.” En 1858 llegó otro, el doctor José Antonio Wilde quien trajo consigo un botiquín. La figuración que cobró Wilde, no sólo en la salud como convencido higienista, sino en todos los aspectos de la vida urbana, socio-política, cultural, educativa, fue la de una figura de una dimensión extraordinaria para que Quilmes se transformaba en el pueblo pujante que descolló en las primeras décadas del siglo XX. Muerto Wilde en 1885, llegaron otros notables promotores y custodios de la salud: Salomé Luque, Tomás Balestra, Ricardo Sudnik, Edmundo Fierro, Vicente Cibelli, Pacífico Díaz, todos nobles sucesor de Cueli y de Wilde y ‘continuadores no menos dignos de sus obras en la ciencia y el corazón.”

Y cuando el Quilmes de antaño, el de la segunda fundación ya tenía poco más de tres décadas de transformación, llegó el Dr. Ildefonso Salas, quien desarrolló una tarea ímproba combatiendo los males de la salud con el arma de la ‘Higiene’, el remedio más simple y más económico que el hombre pude reconocer como vital y vitalizador hasta nuestros días.

‘ACNÉ VULGAR’

Ildefonso Salas nació en Catamarca el día en que el santoral católico recuerda a San Ildefonso, el 23 de enero de 1857. [1] Era nieto del militar Manuel Salas que peleó en la gesta emancipadora junto a Manuel Belgrano y luego en las luchas fraticidas entre unitarios y federales con el Gral. Paz. Seguramente realizó las primeras letras en la Escuela Graduada de José Angelini Caraffa, inaugurada en 1858 en Catamarca, por este educador italiano, muy influyente, establecido en esa capital provincial desde 1855.

Desde muy joven se radicó en Quilmes pues tenía parientes con tierras próximas a San Vicente. El extenso Partido estaba en plena transformación y necesitaba manos y mentes abiertas para continuar forjando su progreso.

Orientado en su vocación por el Dr. José Antonio Wilde, estudió en la Universidad de Buenos Aires y en 1886, se doctoró en medicina y cirugía con la tesis sobre ‘Acné vulgar’ [2] que realizó con el padrinazgo del Dr. José Teodoro Baca (1826-1914) [3]

Comenzó ejerciendo su profesión en la localidad de Lincoln, pero ese no era su lugar en el mundo y luego consiguió volver definitivamente a Quilmes en 1887 - donde ya había entablado estrechos lazos de amistad y familia - como médico del Ferrocarril del Sud; también fue médico de Policía durante varios períodos.

CLUB SOCIAL

Después de los intentos fortuitos de fines del siglo XIX, como el del Club Fraternidad, [4] el 31 de marzo de 1901, se inauguró el Club
Social de Quilmes. El primer presidente fue el Dr. Ildefonso Salas, acompañado como: vicepresidente Dr. Mariano Castellanos, tesorero Dr. Juan Ithuralde, secretario Antonio Barrera, vocal H. A. Jacobs. Otros de los fundadores fueron el Dr. Felipe M. Amoedo, Héctor Ithuralde, Agustín V. Matienzo, Guillermo Tollo, Alejandro Otamendi, Samuel Canaveri, Luis Odera, Juan Escobar, Juan A. Arenales, Casimiro Arias, Ramón Castaño y José Antonio Wilde, hijo homónimo del principal precursor de la creación de una entidad societaria de estas características.
El intendente Dr. Pablo Castro, a su izquierda, el Dr. Ildefonso Salas

PALACIO MUNICIPAL

Con la envergadura económica, social y cultural que estaba cobrando el Partido de Quilmes a partir de la primera década del siglo XX, la comunidad a través de sus autoridades reconocido la necesidad de darle una imagen pujanza. Así como en 1910, se había inaugurado la
Revista Caras y Caretas
nueva Escuela Nº 1 con planos de don Pedro Etchevertz, se formó durante la intendencia de don Manuel Agustín Ramella (1910), una comi­sión de vecinos encargada de estudiar la construcción de un Palacio Municipal (hoy Casa de la Cultura) que se sustituiría la vieja casa levantada durante la administración de don Andrés Baranda en 1860. Ildefonso Salas presidió esa comisión que decidió la contratación del arquitecto Ítalo Benedetti. El suntuoso edifico neoclásico con influencia francesa se inauguró en 1912, bajo la administración ejecutiva del Dr. Pablo Castro.

POLÍTICA

Miembro de la Unión Cívica Radical en 1890, fue diputado provincial en 1899-1900, y vicepre­sidente de la Cámara durante el gobierno del Dr. Bernardo de Irigoyen. Electo para un período renunció al año siguiente. Fue presidente y vice­presidente del Comité local de la Unión Cívica Radical y delegado a la Convención de la 3ª sec­ción electoral.

SALADERO DE NELSON

En el año 1889, se instaló la fábrica “Hingland Scott Canning Compagni Limited” (sic) en la costa del arroyo Giménez del lado
"Saladero de Nelson" (Foto C. Schbib)
Este de las vías, entre Berazategui y Ezpeleta, “una grandiosa fábrica de carnes congeladas”, al decir del maestro Atanasio Antonio Lanz. Tras un informe adverso sobre las pésimas condiciones de higiene, elevado al gobierno provincial por el Dr. Ildefonso Salas el 22 de agosto de 1892, el apodado por el pueblo "Saladero de Nelson", debió cerrar y vender la maquinaria.
El informe decía: "Condiciones generales de higiene de la localidad: Buenas. Se exceptúa la fábrica de carnes con­servadas de Ezpeleta, propiedad de Ingland Scot Canning Co (sic) por falta de letrinas higiénicas, hacinamiento del personal y falta de desinfec­ción de los residuos…”. A esto se sumó que poco tiempo después la descomposición de un cargamento con destino a Gran Bretaña,
determinó el cierre del Establecimiento. Las máquinas y elementos de fabricación fueron adquiridos por el frigorífico ‘Las Palmas’.[5]

DESTINO FINAL

Falleció en la ciudad de Quilmes, el 26 de agosto de 1916, año y mes en que el pueblo de Quilmes fue declarado Ciudad, para lo cual trabajo tanto como vecino ilustre, protagonista de la tercera fundación; genuino quilmero.

Sobre la calle principal del cementerio de Ezpeleta, en una vieja bóveda se encuentran los restos del Dr. Ildefonso Salas, quien es recordado en una placa por el partido radical. En ella se puede leer su fecha de deceso.
Fue su esposa Ana Matienzo Dupuy (n.1869) hija del primer boticario quilmeño don Agustín Matienzo, con quien se casó en 1893. Fueron dos de sus hijos Juan José (n. 1895) y Nélida Esther Salas Matienzo, significativa educadora quilmeña, que tuvo un resonado desempeño en la Escuela Nº 19.

Una de las actividades profesionales del Dr. Isidoro Iriarte fue crear el “Dispensario de Lactantes” de protección a la infancia, que bautizó con el nombre de su antecesor, “Dr. Ildefonso Salas”. Un servicio municipal de salud que pervive ya con una función más genérica.

Héctor Chalo Agnelli
Quilmes, agosto 2016
FUENTES
Cutolo, Vicente Osvaldo. “Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – 1750 - 1930”. Ed. Elche, Buenos Aires, 1983.
Schbib, Claudio. "Ezpeleta - Aportes para su historia". Pp. 37 y 38 Ed. Timepo Sur. Quilmes,
NOTAS

[1] Cutolo, Vol. VIº R-Sa Pág. 557 y 560
[2] Acné vulgar. Buenos Aires: Imprenta M. Biedma, 133 Belgrano 139. Biblioteca Central “Juan Jose Montes de Oca”. A la cabeza de portada: Universidad de la Capital. Facultad de Ciencias Médicas Incluye nómina de Catedráticos y Asignaturas. Tesis con dedicatorias. Debido al valor histórico del material, la consulta se realiza bajo las siguientes condiciones: no se puede fotocopiar, no hay préstamo a domicilio, la consulta del material, previa presentación de nota explicando los motivos de la misma, se realiza en presencia del personal de Biblioteca, digitalización ( in situ), con presentación de nota y sujeta a resolución de la Dir de la Biblioteca. La consulta de investigadores y docentes se realiza con presentación de nota firmada por el titular de la Cátedra.
[3] http://catalogosuba.sisbi.uba.ar
[4] Quilmes de Antaño de José Andrés López: Capitulo 38,  “Centros  Sociales”
[5] “Mi Ciudad, Ezpeleta” de Jorge Aníbal Acuña y Gustavo Alfredo Lucero www.miciudadezpeleta.com.ar