lunes, 8 de febrero de 2016

SANTA COLOMA SOLAR HISTÓRICO (COMPILACIÓN)




Estas dos publicaciones, distantes en el tiempo una de la otra, responden mil y una pregunta sobre el Monumento Histórico Nacional Casa Santa Coloma que languidece en Bernal, presa de la desidia y el olvido. Corresponde el primero a Estanislao Klimaszewski, tomado de la revista del diario La Prensa y el segundo tomado de el diario El Sol de Quilmes es de Guillermo Troncoso quien nos compara con la fortaleza de la identidad que conservan a través de su historia pueblo de otros rumbos. Anteriormente EL QUILMERO presentó el riguroso trabajo de investigación [1] que actualiza hechos y conceptos. La síntesis es la respuesta y la pregunta que queda galgueando entre tanto olvido. (Chalo Agnelli)
MINITURISMO: BERNAL Y UN SOLAR HISTÓRICO
Por Estanislao Klimaszewski
La finca de Santa Coloma, en Bernal, un monumento histórico muy poco conocido. Declarada Monumento Histórico Nacional el 10 de diciembre de 1945, y provincial en 1992 por su gran valor arquitectónico e histórico. [2] 
La finca de Santa Coloma en la locali­dad de Bernal, debe esta dis­tinción al papel que desem­peñó durante la Segunda In­vasión Inglesa.
Hoy se encuentra en situación de abandono. La casa de Santa Coloma ha sufrido la desidia y el abandono por parte de sus dueños y autoridades gubernamentales que se han ido deshaciendo en promesas a lo largo de los año.
Procedente de Las Lomas (La Plata), el mayor general Gower —segundo en el man­do después de Whitelocke— llegó a Reducción de Quil­mes el 1 de julio de 1807 y al avistar la casa de Santa Colo­ma, decidió pasar la noche en ella. En la madrugada del 2 de julio el militar recibió órdenes de cruzar el Ria­chuelo y partió con las tro­pas de vanguardia hacia los corrales de Miserere.
De la antigua propiedad, que tenía treinta y dos me­tros de frente, se conserva en la actividad la galería Este con vista hacia el río. El esti­lo colonial del conjunto es evidente en puertas y venta­nas y sus habitaciones, que dan sobre un patio techado; en la parte trasera del mis­mo, la Comisión Nacional de Monumentos Históricos re­construyó el antiguo palo­mar. Cuando en 1978 se creó el obispado de Quilmes, la propiedad pasó a su juris­dicción.
Junto a la casa histórica, se encuentra la capilla de Ma­ría Auxiliadora a cargo del cura párroco Roberto Zardini, inaugurada el 8 de di­ciembre de 1941. En los te­rrenos que circundan la casa hay pinos y eucaliptos y se encuentran instalados juegos para niños y una cancha de bochas. 
LA CASONA 
Juan Antonio de Santa Co­loma y Solla, miembro del Cabildo de Buenos Aires, adquirió las tierras de doña Juana Nepomucena de Echeverría el 30 de octubre de 1805. Era una fracción de tierras de mil varas de frente por 9 mil de fondo, situada en el Partido de la Magdalena (hoy Quilmes) y limitada en su frente por el Río de la Plata, al norte con una propiedad de Francisco Moreno, al oeste con tierras del convento Santo Domingo (luego propiedad de los Urquizú) y al sur por el camino de Chascomús. Con la ayuda de cien esclavos traí­dos desde África, Santa Colo­ma construyó su morada con ladrillos y barro. El trabajo se efectuó entre 1805 y 1806. Los pisos eran de baldosa, puertas y ventanas de alga­rrobo y las vigas de urunday. Las habitaciones de la casa eran diecisiete, entre dormi­torios, comedor y sala de re­cepción. Además había una capilla, cochera, almacén de forraje y caballerizas, un co­rredor conducía al horno de pan.
Junto a su mujer, Ana María Lezica de la Torre Tagle, y sus once hijos, [3] Santa Coloma habitó la casa hasta su muerte en 1829. Cuando en 1888 muere también su esposa, los herederos pusie­ron la casa en venta y su última dueña fue Gerónima Lezica de Crámer quien la compró en 1893; sus hijas do­naron la casa a la Congrega­ción de Hijas de María Auxi­liadora de Bernal.

Durante los últimos cuatro meses de 1983, la Comisión Nacional de Monumentos Históricos, realizó refaccio­nes en el lugar. El trabajo fue licitado a una empresa local a través del Servicio Nacional de Arquitectura. “Al efectuarse estas labores, se procura respetar en lo posible la construcción origi­nal”, destaca el arquitec­to Jorge López, asesor de la comisión.
A un costo estimativo de 60.000 pesos se procedió a pintar la casa, apuntalar el palomar, reparar puertas y ventanas y revocar las mol­duras. Se reparó el techo de chapa, se colocaron mayores desagües y se embaldosaron los pisos de tierra. 
MONUMENTO HISTÓRICO 
El primer trabajo de res­tauración se efectuó en 1947, dos años después que el de­creto 30.838 declarase a la casa Monumento Histórico. Hace unos quince se renovó totalmente el techo de la ga­lería. En la parte trasera de la casa se hizo una rudimen­taria construcción de ladri­llos que la comisión actual considera que arruina las lí­neas del conjunto. En carta cursada al obispo de Quil­mes, monseñor Jorge Novak, se sugirió la remoción de la estructura mencionada y también que se dé a la casa un uso adecuado. Algunas de sus posibilidades son: museo histórico, oficinas administrativas, aulas para cate­cismo. 
PATRIMONIO HISTÓRICO EN EL BROWN 
El Museo Histórico Regio­nal Almirante Brown ubica­do en la calle 25 de Mayo 198 de Bernal, conserva algunos de los elementos de la casa de Santa Coloma. Además en la galería de entrada se pue­de observar un mapa histó­rico que ilustra el lugar de los desembarcos ingleses. En la sala Regional se encuen­tran algunos testimonios re­lacionados con las invasiones: una bala de cañón, pro­bablemente de las fuerzas del subinspector Arze quien debía contener a Beresford y una reja y una hoja de venta­na de lo de Santa Coloma, expuestas cerca de una foto deL antiguo fuerte Barragán desde el que se avistaron por primera vez las naves del co­modoro Pophan en 1806. 
LAS INVASIONES INGLESAS 
Con exactitud, el doctor Jorge A. Craviotto, historia­dor de la zona, ubica el lugar del desembarco inicial, el 25 de junio de 1806, en la latitud sur 34° 42’ 19” y la longi­tud oeste 58° 14’ 2”. La Prefectura Naval local da el punto aguas adentro, frente a la escollera del Club Náu­tico de Quilmes. “El desem­barco se realizó en distintos lugares entre Bernal y Hudson”, sugiere el doctor Vi­cente
Macignani hijo del fundador del club. Declaraciones del ingeniero Ricardo F. Goñi parecen corrobo­rarlo, el nombrado es dueño de unas 320 hectáreas en 1a zona de arroyo Colares en Hudson, y hace unos quince años, el doctor Vicente Giunta descubrió allí un fusil. También se desenterró una pala con mango de acero de la misma antigüedad.
Durante la bajante histó­rica de 1938, el agua se retiró 8 kilómetros de la costa de Quilmes quedando al descubierto restos de varias em­barcaciones antiguas. Los habitantes del lugar, sin em­bargo, no se acercaron lo su­ficiente a lo que podrían ser cascos de galeones o partes de un navío inglés.
La casa de Santa Coloma se encuentra en la calle Ge­neral Roca 833 de la localidad de Bernal, partido de Quilmes.

Estanislao Klimaszewski, 198
CUANDO PARTE DE LA HISTORIA SE CONVIERTE EN OLVIDO[4]
Por Guillermo Troncoso
Quilmes al igual que muchas ciudades del conurbano bonaerense no valora su patrimonio cultural a pesar de ser uno de los puntos de referencia si se habla de historia argentina. En sus costas desembarcaron los ingleses al mando de William Carr Beresford en 1806 y también fue protagonista de la segunda invasión un año después cuando John Whitelocke instaló su comando de operaciones por unas horas en la casa de la familia Santa Coloma.  Precisamente este punto trascendental muestra hoy un presente lamentable, abandonado, como si nadie reparase en el valor fundamental de este patrimonio de la ciudad. Pasan los años y sucesivamente los distintos gobiernos no explotan un recurso extraordinario que ostenta este distrito, el valor de su rica historia. 
OLVIDO 
Parece mentira y duele haber sido testigo de cómo Quilmes y sus autoridades fueron indiferentes ante la conmemoración del Bicentenario de las invasiones británicas (1806-2006, 1807-2007), oportunidad única e irrepetible para proyectar el potencial histórico de la ciudad a nivel mundial, detalle en el que ningún político reparó. Sólo vale mencionar y destacar el esfuerzo de historiadores locales, entidades y comunicadores para mantener viva la memoria, cualidad de la que carecen los argentinos.
 Vale recordar a modo de ejemplo cómo Inglaterra recreó la histórica batalla de Trafalgar, evocando al Almirante Nelson, quien comandó a la más gloriosa victoria a las naves británicas el 21 de octubre de 1805. La conmemoración tuvo repercusión mundial y hasta salieron publicaciones dedicadas a la épica puja naval.

Pero volviendo a Quilmes, la realidad de olvido contrasta con la valoración que otras ciudades le dan a su patrimonio. Paredes a punto de caerse, la humedad que corroe las estructuras sumado a una falta total de mantenimiento revelan el presente del monumento de Santa Coloma que indica cómo las autoridades desconocen y desprecian los orígenes de la misma tierra que los vio nacer.

Las últimas gestiones municipales nunca brindaron a este monumento la atención adecuada conque se debe preservar a un espacio tan añejo cuya
mantención requiere el trabajo de profesionales, sin embargo esta cuestión parece no estar en la agenda de ninguno de los funcionarios que pasaron por el área de Cultura ni de los últimos gabinetes quilmeños.
No se puede dejar de mencionar como este medio reflejó en sus páginas años atrás como en Santa Coloma dormían vagabundos y por sus techos las filtraciones de agua eran similares a la de una catarata en días de lluvia.
Afortunadamente varios historiadores locales evocan este espacio en algunos de sus escritos o en conferencias que cada tanto se realizan en la sede bernalense, aunque son emprendimientos culturales que a la hora de buscar apoyo en la Comuna no encuentran respuestas. A pesar que más de alguna Junta de Estudios Históricos llevó esta inquietud a los funcionarios de aquel entonces e incluso presentó un proyecto para potenciar el turismo histórico en Quilmes, ninguno de los políticos de turno brindó una respuesta seria y con más apuros que fundamentos se colocó a la ex plaza Falcón el nombre de Bicentenario como única evocación de tamaño hecho histórico.
Santa Coloma, simplemente es una postal del olvido y el abandono, de la desidia e indiferencia de aquellos que muchas veces no valoran uno de los aspectos más importantes que puede tener un pueblo: su propia historia, pilar de la construcción del presente y que a veces brinda respuesta para no repetir errores en el futuro. 
EL RECUERDO DE LA BATALLA DE TRAFALGAR
 Gran Bretaña conmemoró en 2005 en la bahía de Portsmouth los festejos por el Bicentenario de la histórica batalla de Trafalgar, en la que su flota, al mando del almirante Horacio Nelson, derrotó a Francia y España y se aseguró el dominio sobre los mares durante más de un siglo. Se estima que cerca de
250 mil personas llegaron desde todos los rincones de Gran Bretaña y del mundo para presenciar los festejos, que se extendieron por seis días. Las carabelas llamaron la atención, pero sobre todo se destacaban 110 naves de guerra, como los portaaviones "HMS Invincible", de Gran Bretaña, el “Charles de Gaulle”, de Francia, y el “Príncipe de Asturias”, de España. También estuvieron el buque escuela de Brasil, “Cisne Branco”, el “Capitán Miranda”, de Uruguay y el colombiano “Gloria”. Además, unos 10 mil yates y veleros de todo el mundo se sumaron para ver de cerca el homenaje al almirante Nelson, quien murió en combate el 21 de octubre de 1805.
La fiesta terminó con una exhibición de poderío moderno con aviones de las fuerzas aéreas británica, rusa y estadounidense. El plato fuerte llegó después
de la caída del sol: una recreación de la batalla que tuvo lugar en 1805 en el cabo español de Trafalgar, con una espectacular puesta en escena que incluyó disparos de cañón, salvas, efectos especiales y la presencia de veleros históricos de cinco países. El 21 de octubre de 1805, unos 3.700 marineros, sobre todo españoles y franceses, murieron frente a las costas de Cádiz, en el cabo de Trafalgar. Nelson comandaba el "Victory", una ágil fragata y prodigio de la técnica naval del siglo XIX. Una réplica de ese buque, junto a otros 16 barcos de época, participó en la recreación del combate durante un espectáculo diseñado para mostrar cómo se luchaba en aquellas batallas navales. En Trafalgar la flota inglesa de 27 naves venció a la escuadra hispano-francesa de 33 buques, dirigida por el almirante galo Charles Villeneuve. La batalla se saldó con un infierno de fuego y metralla y en medio de una furiosa tormenta. El almirante Nelson cayó muerto en la cubierta de su buque alcanzado por una bala de mosquetón después de arengar a sus hombres. El recuerdo de una de las victorias más importantes de la armada británica, que puso fin a las ambiciones marinas de Napoleón, se hizo en un marco "políticamente correcto", se evitó marcar la posición de vencedores y vencidos, y la recreación se hizo entre dos ejércitos imaginarios, uno rojo y otro azul, sin nombres verdaderos para no herir sentimientos.
EN SÍNTESIS 
“La finca de Santa Coloma, en Bernal, un monumento histórico muy poco conocido. Declarada Monumento Histórico Nacional el 10 de diciembre de 1945, y provincial en 1992 por su gran valor arquitectónico e histórico...”
“Quilmes y sus autoridades fueron indiferentes ante la conmemoración del Bicentenario de las invasiones británicas (1806-2006 // 1807-2007), oportunidad única e irrepetible para proyectar el potencial histórico de la ciudad a nivel mundial, detalle en el que ningún político reparó...”
“En Quilmes, la realidad de olvido contrasta con la valoración que otras ciudades le dan a su patrimonio. Paredes a punto de caerse, la humedad que corroe las estructuras sumado a una falta total de mantenimiento revelan el presente del monumento…”
“La Junta de Estudios Históricos llevó esta inquietud a los funcionarios de aquel entonces e incluso presentó un proyecto para potenciar el turismo histórico en Quilmes, ninguno de los políticos de turno brindó una respuesta seria…”
“Santa Coloma, simplemente es una postal del olvido y el abandono, de la desidia e indiferencia de aquellos que muchas veces no valoran uno de los aspectos más importantes que puede tener un pueblo: su propia historia, pilar de la construcción del presente y que a veces brinda respuesta para no repetir errores en el futuro...”
Guillermo Troncoso, 2008
FUENTES Y FOTO
 Portal www.revisionistas.com.ar
Turone, Gabriel Oscar. “La Finca de Santa Coloma hoy”
Vigil, Carlos. “Los monumentos y lugares históricos de la Argentina”. Editorial Atlántida, Buenos Aires (1959).
Escudo de la familia de Santa Coloma en  http://familypedia.wikia.com
NOTAS

[1] Ver en EL QUILMERO del sábado, 6 de febrero de 2016, SANTA COLOMA - "CUANDO LA HISTORIA SE OLVIDA" (COLABORACIÓN) http://elquilmero.blogspot.com.ar/2016/02/santa-coloma-cuando-la-historia-se.html 

[2] La Prensa, revista. Segunda Sección. “Para la casa y la familia”; junio, 1987. 

[3] Otros autores dicen 13.Ver en https://plus.google.com/ del 20 de noviembre de 2013 y sobre Martín de Santa Coloma en http://www.revisionistas.com.ar/?p=1849 

[4] Publicado el Lunes, 28 de Abril de 2008 En la edición digital de el Matutino El Sol. elsol@elsolquilmes.com.ar/ http://www.elsolnoticias.com.ar/