martes, 25 de mayo de 2010

SUCESOS DE MAYO EN UN QUILMES QUE SE HACE PUEBLO

Un 25 de Mayo de 1854 el pueblo en ciernes de Quilmes juró la Constitución del estado de Buenos Aires en la plaza principal.
El 25 de Mayo de 1858, por primera vez en la provincia de Buenos Aires los alumnos de las dos únicas escuelas, una de varones y otra de niñas, participaron de las fiestas mayas luciendo delantales blancos creados por Sarmiento en San Juan para un 9 de julio de 1839. Eran 42 varones y 76 niñas.
Próximo el amanecer los niños se reunieron en la plaza principal para esperar la salida del sol. La edificación era nula, lo mismo que la vegetación arbórea y el río avanzaba sobre el bañado y  llegaba próximo a la actual barranca, de modo que desde la plaza se veía la aurora. Mientras el sol asomaba sus rayos, los niños recitaron las estrofas, aún no modificadas del Himno Nacional, lo haría Pedro Esnaola dos años después. Luego los niños y su maestro Robustiano Pérez ingresarían al salón municipal donde se les sirvió un chocolate y pasteles criollos.

El 25 de Mayo de 1863 se inauguró un edificio que albergaría las dos escuelas, de niñas y varones, que aún no era mixta. Una en cada ala del mismo. Esta es la que años después será la actual Escuela Primaria Nº 1
Así cuenta Craviotto los sucesos de ese primera fiesta patria: “Se habla mandado podar el cerco de ñapindá de la manzana Mitre – Sarmiento –Alsina - Nicolás Videla, que afeaba la plaza.
En la noche del 24 se  iluminó el edificio municipal, el de la nueva escuela y el templo, ya viejo, de 1828, con su única campana pendiente de una espadaña; también se iluminaron los demás edificios frente a la plaza: esquinas de Manuel D. Soto (antepasado del amigo Tacho Soto) y de Bernabé Giles (suegro de Andrés Baranda) en Sarmiento - Alsina; de Andrés Baranda y a su frente la fonda de Tobal, en Sarmiento - Rivadavia; en Mitre – Rivadavia, los altos de (la familia)  Córdoba; Mitre, frente a la plaza, a mitad de cuadra, la casa del maestro de escuela Robustiano Pérez y a su lado la de Santiago Laurnaga, así como en la esqui­na Mitre - Alsina los ombúes, albergue de las diligencias de Acuña y Córdoba, que hacían el servicio a la Capital, En­senada, Magdalena y Chascomús.
Para la iluminación se encendieron en las esquinas de la plaza barricas con alqui­trán y se disparó una cantidad enorme de buscapiés, bombas de estruendo y cohetes. En la mañana siguiente, los esco­lares cantaron el Himno en la plaza y escucharon la banda del comandante Galván, es decir la del regimiento 13° de Guardias Nacionales, al mando de dicho comandante; re­gimiento al que pertenecía la milicia de Quilmes.
Luego el Te Deum y el acto inaugural en la escuela, con discursos del Dr. Wilde y el preceptor Pérez y las mesas con refrescos y masas para concurrentes mayores y menores, todo ante el busto de Bernardino Rivadavia, que presidió los actos.
Por la noche se elevó un hermoso globo, precursor de aquellos aeróstatos que en 1913, al instalarse la fábrica de gas en BernaI, buscaban allí el fluido que los debía elevar.” (de “Quilmes a través de los años” de Dr. José A. Craviotto, Cap. IX – título 14 Pág. 213 de la 2º edición 1969)


No hay comentarios: