lunes, 14 de noviembre de 2016

EL ÓRGANO DE LA CATEDRAL DE QUILMES NOS ESPERA



Dicen algunos memoriosos que el primer órgano que tuvo la iglesia parroquial fue adquirido bajo la consulta y el asesoramiento del maestro de música don Antonio Barrera Picart. No hay constancia de esto.
El órgano de la Catedral de Quilmes - según el Prof. historiador don Manuel Ales - se inauguró el 8 de diciembre de 1888. Era cura párroco Francisco Suárez Salgado. Costó $ 4000 y dos campanas todo a un valor de $ 2600. [1]

Pero es necesario resaltar, como lo cuenta don Luis Otamendi, que el órgano actual fue adquirido por el Pbro. Manuel Bruzzone en 1913, especialmente encargado a Alemania, él mismo lo financió de su peculio en créditos bancarios y con garantías de amigos propios, vecinos de Quilmes.

Bruzzone fue párroco desde 1910 a 1929, año de su muerte (sus restos yacen en el atrio de la Catedral), en que aún quedaba un pequeño saldo a pagar, que finalmente fue abonado por uno de sus más dilectos amigos don José Sarriés, terrateniente del partido con chacra en la zona oeste.

Con el correr del tiempo sufrió diversos desperfectos y cayó en desuso, hasta que, según cuenta el actual organista, el eximio José Luis Bella: [2]El órgano de nuestra catedral fue instalado por el
organero italiano Francisco Mascia en 1913. El órgano fue adquirido en la fábrica alemana August Lauhkuff. Posee dos teclados y pedalera. Cuenta con veintiún registros (posibilidades tímbricas), y un total de 1246 tubos sonoros de metal y madera. Su sonoridad corresponde a los denominados “Órganos Románticos”, no obstante, su amplia gama de timbres, permite la interpretación de la literatura organística de todas las épocas. Por sus dimensiones, calidad sonora y nobleza de materiales utilizados para su construcción, está considerado como unos de los más importantes órganos de la provincia de Buenos Aires.” [3]
En el Colegio Nacional Buenos Aires hay un órgano similar fabricado por Laukhuff. [4]

El presente órgano cumplió 103 años al servicio de la comunidad. El paso del tiempo lo llevó a un estado crítico. Por esa razón se creó una Comisión de vecinos Pro-restauración del Órgano de la Catedral de Quilmes, quien convoca a la generosidad de los quilmeños a apoyar la propuesta con bonos-contribución con los siguientes valores $50; $100 y $500. Las personas que lo deseen, pueden hacer su donación de forma personal acercándose a la Catedral de Quilmes, Rivadavia 355, esquina Mitre o llamando al teléfono 4253-0706 de lunes a sábados de 10 a 12:30 hs, o de lunes a viernes de 16:30 a 19 hs. Es nuestra historia, es nuestro patrimonio cultural...

GENEROSIDAD QUILMEÑA

Estamos seguros que este propósito se concretará contando con la buena voluntad del pueblo de Quilmes cuya generosidad es proverbial; recordemos, sino que el monumento al Libertador que se halla en la plaza San Martín se realizó con fondos recogidos en toda la población: obreros, empleados, comerciantes, industriales, escolares, mediante ferias, festivales, kermeses, que lograron que en 1946, se coloque en la plaza principal de la ciudad el grupo ecuestre y los laterales realizados por el escultor italiano don Antonio Sassone. [5] Como esta muchas instituciones se deben al altruismo de los quilmeños como los cuatro Museos que nacieron con obras y elementos donados por la gente común que confió en la preservación de la historia y la tradición.
Crónica Claudio Schbib – Chalo Agnelli
Asociación de Historiadores Los Quilmeros

NOTAS

[1] Ales, Manuel “Síntesis Histórica de Quilmes” Serie Archivos Y Fuentes de Información Nº 3. Ed. de la Secretaría de Cultura Quilmes, 1968. Pág. 54 
[2] http://joseluisbella.wix.com; Ver en EL QUILMERO del lunes, 14 de noviembre de 2016, “Jose Luis Bella, Nuestro Patrimonio Viviente” http://elquilmero.blogspot.com.ar/2016/11/jose-luis-bella-nuestro-patrimonio.html/ 
[3] www.quilmesadiario.com.ar 
[4] http://pipeorgans.flavam.com 
[5] Si bien luego se vio embretado en una peripecia política que lo desplazó del lugar, devolviéndolo recién en setiembre de 1965

No hay comentarios: