domingo, 11 de febrero de 2018

BALTASAR ALAIMO Y EL QUILMES AUTO MOTO CLUB


Los aficionados a los autos y las motos también tuvieron a fines de la década del 40’ hasta la del 60’, su punto de reunión para compartir su pasión, era el Quilmes Auto-Moto Club. Estaba adherido a la Federación Argentina de Motociclismo. Su sede estaba en el taller moto-mecánico de Frontolini, Cipollones y Pinzani, en Andrés Baranda 741 (v.n.) Tuvo su campeón que fue Ángel Belotte apodado “Batata”, quien el 25 de mayo de 1950 resultó campeón con su ‘Velocett’ CC 650.
Fue campeón en circuitos de motociclismo Ángel Angelotte como representante del Auto-Moto Club “Ciudad de Quilmes” cuya sede se hallaba en la calle Andrés Baranda. También se destacó en este deporte Armando D’Armiño campeón argentino en 100 y 125 cc.
En 1960, la CD del Auto-Moto Club, estaba integrada por: presidente honorario Rodolfo Adalberto López (“Robín”), intendente en ese momento; presidente y director de pruebas, Marco Pinzani; vice, Mauro Nicolosi; secretario, Juan Nicolosi; prosecretario y a cargo de la comisión de fiestas, Esteban Pellerano; pro, José Rivara; vocales: Oscar Blanco, Luis Ferreño, Gino Gazzola, Franco Mazzeo y director adjunto, Joaquín Moreira; comisión de carreras: presidente de la sección autos, Joaquín Moreira; presidente de la sección moto: Franco Masseo; vocales: Oscar Blanco, Salvador Famá, David Molteni, Gino Gazzola; comisario deportivo, Juan B. Macci; comisario adjunto, Alfredo Bescos y delegado ante la Federación Argentina de Motociclismo, Luis Del Piero. Fue también un apasionado de este deporte el metalúrgico y fotógrafo barrial Enzo Babbicola.
Agencia Chevrolet de Alaimo Hnos. esquina NE de Hipólito Yrigoyen y Alsina. En la esquina de enfrente se ve la estación de servicio, donde hoy hay una galería y a su lado el viejo cine-teatro Colón de la Soc. Italiana, derribado por la impiadosa picota entre 1969 y 1970. Foto Ítalo Nonna (circa 1970)
LOS ALAIMO
En mayo de 1934, los hermanos Baltasar, José y Guillermo Alaimo con la guía del mayor, Fernando y un préstamo de $ 2000 otorgado por el Banco de la Nación y avalado por su padre, instalaron en la esquina de las avenidas 12 de Octubre y Andrés Baranda una agencia de la General Motors para venta de automóviles y camiones Chevrolet, taller mecánico, venta de repuestos y estación de servicio. Eran hijo de Gerlando Alaimo, un entusiasta de los automóviles. Su familia había tenido una chacra próxima a La Colonia.
La agencia cubría una extensa zona de comercialización, además de Quilmes: Bernal, Berazategui, Hudson y Florencio Varela. Ofrecían demostraciones gratuitas y se promocionaba el “Chevrolet/1935, con techo de acero reforzado tipo torre acorazado, rueda artillería y parabrisa en V”.
En 1939, los Alaimo, padre e hijos, crearon la razón social “Sociedad Alaimo Hnos.” y se trasladaron a un local en la esquina NE de Hipólito Yrigoyen y Alsina. A su vez, se expandieron hacia Avellaneda, abriendo una agencia en la calle Belgrano 399 de esa localidad.
El taller mecánico, la venta de repuestos, su fabricación artesanal y la estación de servicio les permitieron subsistir a la crisis comercial producida a partir de 1941, por la Segunda Guerra Mundial que perjudicó la importación de automóviles.
Guillermo, el 15 de febrero de 1941, se casó con la docente Haydee E. Bryce, perteneciente a una familia de arraigo en La Colonia quienes habitaban una importante residencia en la esquina SO de Andrés Baranda y 12 de Octubre, recientemente abatida por la picota. [1]
En 1949, la firma se dividió quedando la sucursal de Avellaneda en manos de José Baltasar y Guillermo y la agencia Chevrolet de Quilmes a cargo de Fernando.
BALTASAR G. ALAIMO
Baltasar nació en Quilmes el 14 de mayo de 1910, fue el primer automovilista quilmeño que descolló en este deporte alcanzando el apogeo en los años 50. Cuando se corrían las ‘Mil Millas Argentinas’, entre Bernal Oeste y Bahía Blanca, todo Quilmes lo esperaba en la avenida Calchaquí. Tuvo una extraordinaria performance en el ‘Gran Premio Internacional del Norte’ que se realizó en 1940, con su Chevrolet N° 59. Concretó una recorrida que abarcó tres países, una distancia de 9.445.400 kilómetros, cruzando los más variados y accidentados caminos; se clasificó 23°. El triunfador fue Juan Manuel Fangio.
Si bien no alcanzó el podio, su genuino espíritu deportivo le granjeó la popularidad y en nuestro medio llegó a ser una figura muy querida como lo fueron Vicente Zito [2](“la bordadora”), Juan Botasso (“cortina metálica”) y José M. Ramos Delgado [3] en el fútbol y los Campolo y Huber [4]en el boxeo. Lo apodaban “el chueco de Quilmes” aludiendo al campeón mundial.
Se midió con los grandes del turismo de carretera como los hermanos Gálvez y Domingo Marimón. Su marca siempre fue Chevrolet. Tenía exposición y venta de dicha marca en 12 de Octubre 346. Fue propulsor y co-fundador del Club "La Espumita" de aficionados al automovilismo. 

Investigación y compilación Chalo Agnelli
FUENTE
Número extraordinario de el diario El Sol, 1966.
NOTAS

[1]Ver en EL QUILMERO del viernes, 5 de febrero de 2016, “TODO PASA Y NADA QUEDA…” LA CASONA DE LOS BRYCE...

[2] Ver en EL QUILMERO del domingo, 11 de febrero de 2018, VICENTE ZITO... "LA BORDADORA"

[3] Ver en EL QUILMERO del miércoles, 8 de diciembre de 2010, JOSÉ MANUEL RAMOS DELGADO

[4] Ver en EL QUILMERO del viernes, 9 de febrero de 2018, ORESTE HUBER Y HUMBERTO BOZZO, VECINOS ILUSTRES DE AYER



No hay comentarios: