domingo, 9 de agosto de 2009

BOJ EN LA QUINTA DE WILDE - HISTORIAS Y MISCELÁNEAS DE MÁS ACÁ


BOJ EN LA QUINTA DE WILDE
Después De 1850, aproximadamente, comenzaron a llegar diversas especies vegetales de distintos puntos del planeta que hombres y mujeres de la época plantaron en sus campos, parques y jardines. Por esa época llegaron los eucaliptos entregados por Sarmiento a Leonardo Pereyra y a Andrés Baranda para sus tierras, que cultivó el jardinero profesional, Carlos Vereecke.
En Quilmes el mimbre fue un cultivo exitoso en el bañado en tierras fiscales que la municipalidad arrendó a Guillermo Parry. Hubo muchos canasteros y fabricantes de sillas y cestos en el pueblo, entre ellos Castellanelli y los Morales que, ya en 1876, vivían en la esquina de Aristóbulo del Valle y Pte. Perón. La madre y los 9 hijos de 18 a 3 años, 5 mujeres y 4 varones, se sentaban en la puerta de la casa y desde la salida del sol hasta el anochecer fabricaban canastas, sillas, cestos de todo tipo y tamaño, entre tanto el padre con un carro cargado de la producción familiar y tirado por un viejo rocín recorría las calles del pueblo y las próximas a las quintas cercanas ofreciendo a viva voz el producto.
Esta familia siguió con este trabajo durante tres generaciones, en 1916 un nieto de los Morales cerró definitivamente la empresa familiar y vendió la propiedad a la Cervecería Quilmes para levantar la Capsularía, luego fábrica de Tapas Coronas.
Por esos años llegó a la zona una planta llamada boj, arbusto de la familia de las Buxáceas, de unos cuatro metros de altura, con tallos derechos, muy ramosos, hojas persistentes, opuestas, elípticas, duras y lustrosas, flores pequeñas, blanquecinas, de mal olor, en hacecillos axilares, y madera amarilla, sumamente dura y compacta, muy apreciada para el grabado, obras de tornería y otros usos. La planta se emplea como adorno en los jardines. (Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta 2005)
En la quinta del Dr. Wilde, ubicada en la manzana circunscripta por las calles Paz, Pringues, Bransen y 25 de Mayo, su jardinero Carmelo Jiménez había plantado gran cantidad de estos arbusto, bajo el riguroso cuidado del Dr. Wilde que utilizaba su madera para hacer lo tipos de la imprenta adquirida para editar el periódico El Progreso de Quilmes.
Luego el boj fue una planta de decoración hasta que como suele pasar también con los vegetales pasó de moda o fue molesta en los jardines pequeños por la dureza de su madera.

BIBLIOGRAFÍA
CUTOLO, V.O., 1968. Nuevo diccionario biográfico argentino (1750-1930). Editorial Elche, tomo VI.-
Prof. Chalo Agnelli



No hay comentarios: