viernes, 28 de mayo de 2010

EL CINE LA PAZ - DEL ARCÓN DE LA ABUELA

“El viejo cine 'La Paz'
de nuestra infancia querida,
el 'Empire', el 'Avenida'
que no han de abrirse jamás”
J. Arrestía
La primera proyección cinematográfica pública que se realizó en Quilmes fue en la Plaza San Martín (en aquel entonces Plaza Constitución) el 9 de julio de 1905. Se había puesto un liencillo junto a la fuente que había instalado en 1870, el juez de paz don Pedro Giráldez. Dos años después, en 1907, se inauguró la primera sala de cine, Bristol (Rivadavia y Brown), junto al actual Club Social (hay una plaza que indica el sitio de esta sala cinematográfica)
Siguieron: un cine teatro existente en la calle 11 de Setiembre (hoy avenida H. Yrigoyen) N° 618, el Cine Rivadavia, en 1911; el Cine-Teatro Colón de la Sociedad Italiana, en 1912.
BERNAL
En Bernal, el “Café, bar y billares de la Estación”, adquirido a Demetrio Migliorini por don Victoriano Tassano y su socio el señor García, instalaron en una parte del salón de la confitería-bar un ‘biógrafo’. Los nuevos propietarios abrieron al público - según informa el periódico “La Unión” el 11 de mayo de 1913. En su libro sobre los cinematógrafos  quilmeños el historiador de la imagen Fernando San Martín muestra una foto de esa confitería-bar-biógrafo; que realizaba proyecciones de películas mudas los días sábados y domingos con una única función nocturna. 
LA PAZ
En la calle Córdoba N° 314 (antes Humberto Primo, ahora: Pte. Perón), de La Colonia, a metros de la avenida Andrés Baranda, en un viejo galpón harinero que había hecho construir don Mariano Giaimo después de 1880, hubo a partir de 1919, la quinta sala cinematográfica de Quilmes y la primera de La Colonia. Había iniciado la empresa don Luis Ortega en 1917, luego la adquirió con Pedro José Mergassi, la acondicionó y remodeló para el fin propuesto con un crédito que obtuvo del Banco Popular de Quilmes, que dirigía don Rodolfo Labourt.
Se pasaban películas en series - determinaban las series o actos los carreteles o latas que se debían cambiar cada tanto -; la variedad era extraordinaria. Los día que no había función se organizaban bailes en el subsuelo, donde los varones hacían academia (bailes de hombres solos donde aprendían los jóvenes) y también para ambos sexos temprano por la tarde. Abría los días sábados, domingos, jueves y feriados, con matinée desde las 14 hs; sección nacional a las 17 y función noche a las 20:45. Se hacían funciones de beneficio para otras instituciones como escuelas, el Club de Fútbol Nacional, etc. Contaba con una sola máquina de proyección. El operador era Juan Pagani. La entrada estaba para mayores $ 0,70 y menores $ 0,50. Tenía un sector 'tertulia' exclusivo para familias y la empresa se reservaba el derecho de admisión. Los programas se imprimía en los talleres gráfico de Domingo Doreste & Hijos, en Garibaldi 18.
El nombre se debió - según cuenta don Juan Pedro Mergassi hijo de su propietario y administrador – a que su creación coincidió con la firma del armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial. 
 Encontramos en este programa que el jueves 16 de junio de 1927 se proyectó "Sol de Mayo", una documental que contenía los festejos patrios realizados en Quilmes el 25 de mayo. De suma importancia histórica  sería hallar una copia de este film. (Gentileza Sra. Nora Mergassi)
PUNTO DE ENCUENTROS
El amplio local y su sótano se alquilaban al Banco Popular de Quilmes. Había sido construido por don Mariano Giaimo para depósito de harinas y cereales. Y según afirman algunos vecinos desaprensivos para otros fines menos vegetales y un tanto más carnales. En los portones de de hierro forjado, entrada a los zaguanes que conducían a los departamentos de cada ala lateral del gran salón, están las iniciales de su gestor. Todo se realizaba en un clima familiar y pueblerino. A veces se demoraba a propósito la proyección, a pesar del los reclamos aireados de los asistentes, para esperar que llegara una familia de asiduos asistentes que venían desde las chacras. 
CINE ESTIVAL
Una vez por año, en verano, se daba cine en la calle Córdoba, bajo un techo de estrellas. Se sacaban la pantalla, el proyector y todos los vecinos traían sillas; el espectáculo era gratuito.
Para alejar los mosquitos se hacían pequeñas fogatas en las esquinas. Mergassi encargaba a don Pascual, un italiano, empleado municipal que se ocupaba de limpiar las zanjas, para que cuidara el fuego. Pero cuando este se distraía, el piberío chanceaba arrojando agua al fuego para producir una humareda insoportable que envolvía toda la cuadra, enceguecía a los espectadores y obligaba a suspender la función.
Los ocho departamentos, cuatro a cada lado, estaban medianera de por medio con la sala, en propiedad horizontal. Fueron habitados por varias familias de arraigo en La Colonia: a la derecha los Mergassi-Piazzardi; Yori-Baunelle; Ruesta-Jordán y Seredi y del otro lado, las familias Mezzullo, Ferrari (que tenían una churrasquería frente a la entrada de la Cervecería, sobre 12 de Octubre, donde se levantó el Centro de Salud de esa empresa) los Perata y los Cabezas, que vivían en el cuarto y último del ala izquierda, a esta última familia pertenece el ingenioso miniaturistas de automóviles fabricados con cartapesta, Délfor Arsenio Cabezas.
En los primeros años de vida, este salón fue el único punto de encuentro y convocatoria social de cuanto se promovía y gestaba en el barrio para el bien y el esparcimiento general. Si algún grupo de vecinos imaginaba y proyectaba formar una agrupación con fines sociales, culturales y/o deportivos, era en este establecimiento donde se concretaban las primeras reuniones y a veces las definitivas.
CUNA DE INSTITUCIONES
El Sindicato de Obreros Cerveceros comenzó a conformarse en los sótanos del cine, con el nombre Sociedad de Resistencia Obreros Cerveceros de la Quilmes y Anexos, a pedido de Cayetano Pugliesi, vecino de La Colonia y obrero de la Quilmes.
Allí los trabajadores sesionaban los domingos sin que Pedro Mergassi cobrara un solo peso, hasta que, dicho sindicato, quedó definitivamente constituido el 16 de julio de 1932.
Allí se reunieron por primera vez un grupo de castelverdianos con el propósito de juntar medios para comprar una estatua de San Mauro.
Allí, también, los clubes de la zona como el Alsina y el 12 de Octubre realizaron algunas de las primeras reuniones orgánicas en ese ámbito.
Allí se hacían fiestas de bodas, bautismos, aniversarios y encuentros sociales para incrementar las cajas de las instituciones nacidas, por nacer y hasta las moribundas.
Allí realizaban encuentros de camaradería los rudos muchachos del Boxing Club; los Artesanos de La Colonia; La Sociedad de Fomento del barrio; la comisión Pro Fomento y Protección de la Escuela Nacional Láinez N° 36 (hoy Escuela Primaria N° 83); el 'Dancing Club' de La Colonia, que realizaba bailes los sábados después del cine; el que se concretó el 4 de octubre de 1925, alcanzó un relieve  apoteótico, con trascendentes secuelas, ya que después de este encuentro danzante se celebraron varios matrimonios. El 27 de setiembre de 1930, la Sociedad Recreativa '¿Quo Vadis?', realizó un nuevo baile exitoso. Y el 12 de octubre con motivo de conmemorase el día de la Raza, la Sociedad Recreativa 'Corazones Unidos' hizo otra reunión danzante que comenzó a las 24 hs pues las proyecciones se demoraron a causa que el distribudor de las peliculas tuvo un invonveniente en el trayecto desde la Capital (Esta costumbre actual de comenzar los bailes a medianoche, tiene sus antecedentes en nuestra cultura) Estos bailes, generalmente, eran amenizados por la orquesta que integraban Piazzardi, el violín de Llorente y Juan Pedro 'Tito' Mergassi, al piano.
En este local se formó la institución cultural 'El Escudo Argentino'; la Sociedad recreativa 'Quilmes de Invierno', la Sociedad 'Los Treinta', etc.
Pero no todo era jolgorio social, también se efectuaban 'meetings" políticos, previos a algún acto eleccionario; en algunos de ellas disertaron el Dr. Rodolfo Alberto López, el Dr. Isidoro Iriarte, el intendente Victoriano Huisi, Canova, Planes, Oliveri, Perli, etc.
Ernesta Pizzardi de Mergazzi y su hijo Juan Pedro, el pianista
Quilmes todo, y con él La Colonia, iba perdiendo la pachorra pueblerina y devenida en ciudad, se insertaba en el progreso con constante participación, solidaria alegría y amplitud de conciencia.
Se proyectaban películas mudas primero acompañadas en piano por la señorita Imperiale. Doña Ernesta Piazzardi de Mergassi atendía la boletería. Cuando la pianista dejó el trabajo la suplió en la tarea el hijo del propietario, Juan Pedro de 14 años (ver Por aquí pasaron).
Con el nuevo pianista cambiaron las interpretaciones musicales clásica pues se agregó con asiduidad y entusiasmo, por parte de la populosa concurrencia, el tango. 
En algunas oportunidades eran cantores los que acompañaban las proyecciones, en 1930, se exhibió 'Adiós Argentina' y Ernesto Famá, intérprete del Sexteto de Carlos Di Sarli y en el piano Tito Mergassi acompañaron la función. Fue un asiduo concurrente a esa sala Teófilo Ibáñez, autor con Sandalio Gómez del tango 'La vieja serenata'. Aunque en 1931, el cine incorporó la novedad del sonido, al año siguiente las repetidas crisis económicas que solemos padecer los argentinos como parte de una perversa tradición, obligó al Sr. Mergassi a vender el cine a la sociedad Pagani & Estévez, quienes prolongaron su vida pública hasta 1934.
La orquesta de Cafiero-Tesei, parado a la izquierda el pianista Juan Pedro Mergazzi
Otros cines en el barrio lo siguieron, pero sólo en sus fines comerciales y de entretenimiento, porque en la tenaz función social y comunitaria que tuvo el La Paz para el barrio, ámbito donde se promovían y se concretaban todo tipo de actividades solidarias y participativas, fue exclusivo. Les cupo a los clubes Alsina, Unión, Villa Elsa, 12 de Octubre, Tucumán, 21 de Julio, Alberdi, etc. recuperar esa faena.
Extraído del libro “La Colonia de Valerga
Entrevistas: Juan Pedro Mergazzi (2005), Haydee J. Y. B de Tiscornia.
Fotos Nora Mergazzi.
por Chalo Agnelli, 2005
chaloagnelli@yahoo.com.ar


1 comentario:

CHALO dijo...

Me emocionó leer este mail, me hizo ver como una película ese lugar tan querido por mi, te aclaro que mis abuelos vivían en el ala derecha y que yo nací viviendo mis padres en el ala izquierda 3º a continuación del de tu flia. Mis abuelos en ese entonces vivían ya en Lavalle y Rivadavia, pegado a la joyería de Petrone. Nosotros nos mudamos a Entre Rios cuando yo tenía tres años. Luego fuimos a 3 de Febrero. Siempre recuerdo unas pantuflas azules de tu papá, con ellas me corría tu mamá por el patio para que durmiera la siesta, demás está decir que nunca me toco la cola, era una ceremonia diaria jajaj. También los carnavales con Carlos y los amigos, él me había fabricado un micrófono y yo cantaba para ellos todos sentados en ronda en el patio y por supuesto siempre con esa dulce mirada de la adorada abuela Mena. Bueno no sigo porque tendría para rato con mis recuerdos, todos muy hermosos, ah sabés que tu mamá, Gilda, mi mamá y Ñata preparaban las canastitas de caramelos para entrar gratis al cina La Paz. Nidia Presson. Mar del Plata