domingo, 12 de diciembre de 2010

MARÍA LUISA, LA PARTERA DEL HOSPITAL DE QUILMES

UNA HISTORIA DE SOLIDARIDAD
        
María Luisa Martínez, nacida en Coronel Pringles el 5 de julio de 1926, se radicó en Quilmes a partir de 1945. Casada con Ramón González y madre de una hija, estudió Obstetricia en  La Plata, y  posteriormente ingresó como partera en el Hospital de Quilmes, donde contribuyó a la organización del personal para conformar la primera Comisión Interna del mismo y se desempeñó también como Secretaria de Obra Social en ATSA Seccional Quilmes.
En julio de 1975 presenció la detención ilegal de su hija y de su yerno, junto con otros militantes, por lo cual emprendió gestiones para lograr su legalización, y desde entonces colaboró con los familiares de Presos Políticos.
El 7 de abril de 1977 fue secuestrada por  un grupo de militares en su casa de Quilmes, en presencia de su esposo y sus nietos. Pese a los hábeas corpus presentados, permaneció desaparecida desde entonces.  El motivo de su secuestro fue haber dado aviso  a la familia  Isabella Valenzi de que su hija Silvia Mabel había dado a luz a una niña en el Hospital de Quilmes el 1º de abril.
Llevada allí por el siniestro médico policial J. A. Bergéz desde el  Pozo de Quilmes, Silvia dio su nombre y la dirección de su familia. María Luisa no había atendido ese parto, ni estaba en el hospital, pero de alguna manera supo lo ocurrido y actuó con la solidaridad, el coraje y la determinación con que había actuado siempre. Tomando todas las precauciones posibles, pues era conciente de los riesgos, hizo llegar una carta a la mamá de Silvia con la colaboración de su consuegra, Emma Salas de Ciavaglia; esa carta fue escrita y enviada desde la casa en que hoy funciona el SUTEBA de Quilmes.
Cuando la Sra. Isabella Valenzi concurrió al Hospital para reclamar por su hija y por su nieta, la acompañó la enfermera Genoveva Fratassi, a la cual secuestraron también en la puerta misma del Hospital pocos días después, el 14 de abril.
Sólo a partir de 1983, pudo reconstruirse la historia: María Luisa y Genoveva fueron vistas en el centro clandestino el Vesubio por varios sobrevivientes, y en virtud del informe proporcionado por el Equipo Argentino de Antropología Forense y constatado por el Poder Judicial en agosto de 2010, sabemos con total certeza que ambas fueron asesinadas a balazos el 28 de abril de 1977 y llevadas como NN al cementerio de Lomas de Zamora, junto con otras tres personas.
María Luisa y Genoveva ya no están desaparecidas. Ahora se conoce la Verdad.
El juicio a los militares y penitenciarios del Vesubio es un hito más en el camino de la Justicia.
Los restos de María Luisa descansarán en Quilmes, en un sitio donde todos sepamos que allí podemos recordar alos que dieron su vida por valores inherentes a la condición humana que, más allá y por encima de derrotas circunstanciales, son los que siempre han de perdurar. El sábado 11 de diciembre de 2010 a las 12 hs se inhumaron sus restos en el cementerio de Ezpeleta.

               Información de su hija, María Leonor González

y sus nietos Lisandro, Francisco y José. 

MIÉRCOLES 1 DE DICIEMBRE DE 2010

Transmitida por SUTEBA y el periódico Perspectiva Sur




No hay comentarios: