martes, 6 de septiembre de 2011

LILA A. GIORDANO DE CAMPELO - EDUCADORA SEÑERA EN LA HISTORIA CULTURAL QUILMEÑA

Investigación y entrevistas, Prof. Chalo Agnelli
de "Maestros y Escuelas de Quilmes" 1º edición 2004
El Dr. Pedro Elustondo era el primer intendente radical del Partido de Quilmes surgido de la Ley Sáenz Peña, cuando, el 24 de agosto de 1918, nació Lila Adorinda, en la temprana "Ciudad" que recién hacía dos años que lustraba esa distinción, aquí se crió con sus seis hermanos en el hogar de sus padres, José Giordano y Lila Galeani, un matrimonio que se preocupó y se ocupó mucho por la formación de sus hijos. Gilda Giordano, también dedicó su vida a la educación y fue una eficaz trabajadora en la Comisión de Cultura del Club Alsina;   Víctor Giordano periodista, escritor y militante político y social de mucha estima en la comunidad quilmeña.
Lila, vecina del barrio La Colonia, hizo sus estudios primarios en la Escuela N° 17, en su antiguo emplazamiento de la calle Cervecería Argentina (hoy Gran Canaria), y a los 14 años ingresó en la Escuela Normal de Quilmes.
 Fue una promoción providencial la que integró Lila, la vigésima, desde la fundación del establecimiento, con ella se recibieron de maestros en 1936: Orlando Dardo Cella, Ana Inés Manzo, Raúl M. Bottaro, Enrique A. Cánepa, Eliseo L. Capparelli, Adolfo J. S. Oliveri, Edith Alicia Bollo Cabrios,  Ruth E. Camporotondo, Telma E. Dodero, Ana María Canessa, Irma Contarino, Ester E. Crubellati, Beatriz J. Echaide, María Ángela Fedele, Laura S. Heguilor, María Luisa Hollmann, Carmen Delia Osella, Marta Esther Toresano y otros que honraron la educación con sus vidas.
EL EJERCICIO DOCENTE
Antes de culminar sus estudios trabajó en el Hogar Escuela Don Bosco. Con 18 años de edad comenzó su carrera en la educación pública en la Escuela N° 31 de Bernal cuando estaba en la calle Viejo Buenos y Los Andes, era un establecimiento semi rural, en la Cañada de Bernal Oestes en una casa alquilada al boxeador Sotillo. Allí permaneció 11 años frente al grado hasta llegar a ocupar el cargo de vicedirectora durante 5 años más.
Transcurrió gran parte de su carrera como Directora de la Escuela N° 1, cargo que había ganado en 1955, en el primer concurso de oposición y de antecedentes que realizó la Dirección General de Escuelas extensivo a toda la provincia de Buenos Aires para cubrir las los cargos directivos vacantes de todas las escuelas N° 1 de cada distrito, que en ese momento se las llamó “Modelo”; cargo que ocupó hasta 1971, durante fructíferos 16 años, tanto para la institución como para ella misma. Con un estilo de conducción precisamente orgánico, vertical - no admitía otras formas la época - mantuvo la escuela abierta a todos los grupos sociales. Concurrían un gran número de niños de la Ribera - aún no se había fundado la escuela Nº 79 que se abre en 1965. La Nº 1 era la escuela con mayor matrícula y con la mayor cantidad de secciones de todo el distrito, junto con las Nº 19, la Nº 6 de Bernal y la Nº 2 de Berazategui (hoy Nº 5)
De izquierda a derecha: el historiador Luis Otamendi, el historiador César Barrera Nicholson, Juan Francisco Marty (escultor que realizó el busto de Bernardino Rivadavia que aún se halla en el establecimiento) el juez de paz don Tomás Otamendi, el párroco Ovidio Merola, el Dr Piccirilli, presidente de la Academia Nacional de la Historia, el Dr José A. Craviotto y la señora Lila Giordano de Campelo.
Después del acto en que se descubrió la cabeza en mármol de Bernardino Rivadavia realizada por el escultor Juan Francisco Marty, de izquierda a derecha, choznos de Rivadavia, el Dr Craviotto, al centro, la señora de Campelo y de perfil el Dr. Ricardo Piccirilli presidente de la Academia Nacional de la Historia.
Fue la última directora que ocupó con su familia la casa habitación continua a la escuela y que aún se halla sobre la calle Alem, hoy Jardín N° 921. Lo que fue la vieja escuela de niñas. 
No debe haber sido "lo ideal" vivir en el ámbito laboral, pues seguramente, las exigencias de la atmósfera del medio incrementan e incentivan la responsabilidad, pero Lila lo vivió como un premio de la vida.
 Pero sobre todo le cupo el privilegio de celebrar el Centenario de esta histórica institución, "Madre de Escuelas", el 25 de mayo de 1963. Escribió para la ocasión: “La Escuela N° 1 Bernardino Rivadavia, en la historia de Quilmesque fue publicado por la Municipalidad y una reseña del Centenario titulada: “Homenaje de la Escuela N° 1 a Quilmes, 1812 – 14 de agosto SESQUICENTENARIO DE QUILMES – 1962”. 


Comenzó a preparar los festejos dos años antes. Comprometió a ello a toda la comunidad, a sistema educativo provincial, a las autoridades políticas, culturales, sociales. Nadie en Quilmes quedó, de una u otra manera, ajeno a los festejos que adquirieron una relevancia inusitada e inesperada.
Tras 31 años de docencia, 15 de lo cuales cumplió como directora de la Nº 1, su gestión dejó una huella honda en este establecimiento creando entre otros el Centro de Ex Alumnos y abriendo sus puertas a toda la Comunidad y presentándola como Institución señera de educación y cultura ante todos los quilmeños. Le llego la jubilación el 31 de mayo de 1969.  
Diploma que sus colegas entregaron con sus firmas a la Sra. de Campelo cuando se jubiló.

Festejo organizado por sus colegas con motivo de su jubilación
 Retirándose para abrazar actividades comerciales en una firma inmobiliaria, de la que fue titular. La dirección de la escuela quedó a cargo transitoriamente de la señora Ángela Pereira de López, hasta el nombramiento de la señora Rosa Hurrell de Arbert. 
Durante la cena de los 120 años de la Escuela Nº 1, de izq. a der.: el Dr. Carlos Eusebi, Lila Giordano, el Prof. Orlando Cella, el Prof. Agustín Bottaro y don José Campelo.
Numerosísimas fueron las demostraciones de reconocimiento que se le hicieron, tanto en la escuela por maestros y alumnos, colegas de todas las ramas y niveles de la enseñanzas, como por la comunidad, los funcionarios del sistema educativo, las autoridades municipales y sobre todo por más de un millar de ex alumnos que estuvieron formándose a su lado
  
El Prof. Juan Carlos Lombán con las señoras: Lila Giordano de Campelo, la artista plástica y restauradora Nora Míguez, la Lic. Nancy Castagnini y Olga Ulibarri de Roverano.
APORTES COMUNITARIOS
Integró la Comisión fundadora y organizadora de la Asociación Cultural Sanmartiniana de Quilmes en el año 1961. Y ocupó varios cargos en el Consejo Directivo de la misma. Fue miembros del Instituto Nacional Sanmartiniano.
Desde 1968 y durante diez años presidió la comisión que organizó y trabajó hasta poner en marcha la Guardería Ntra. Sra. de la Merced”, ubicada en La Ribera, en la calle Iriarte (ex España) y Av. Cervantes.

Ingresó a la Conferencia Inmaculada Concepción de San Vicente de Paúl en el año 1970 ejerciendo la presidencia durante 12 años desde 1978 hasta 1990, en que fue designada vicepresidenta.

Líla Giordano fue una consecuente vicentina en 1994, al cumplirse el centenario del Hogar San Vicente de Paul, publicó la reseña histórica titulado Primer Centenario del Hogar de Ancianos San Vicente de Paúl de Quilmes, su historia: 1894 – 8 de diciembre de 1994”, con fotos de don Alcibíades Rodríguez y la diagramación de la arquitecta Laura Campelo. El material fue extraído de las actas existentes, recopilaciones de publicaciones realizadas por el periodista Víctor Alberto Giordano, su hermano, y referencias de la señora María Ana Borzi de Farago. Integró la Junta Directiva de esta Institución de bien público, hasta su muerte. En el año 1979 fue designada por el Obispo Jorge Novak, representante legal del Colegio Ntra. Sra. de Fátima. Ella y su esposo fueron colaboradores eficaces del primer Prelado que tuvo Quilmes y lo acompañaron en sus transformaciones. 
 En 1996 publicó “Reseña Histórica de la Parroquia Inmaculada Concepción Hoy Catedral de Quilmes”.
Además fue una activa integrante de la Comisión Municipal de Cultura que nació durante la administración del comisionado municipal Dr. Fernando Pozzo en 1941, y alcanzó gran impulso en la intendencia del Dr. Buján. Esta fue la Comisión que desde el 24 de julio al 31 de julio de 1978 concretó el Congreso Nacional de Historia Sanmartiniano-Moreniano, un acontecimiento extraordinario en el que participaron todos los estamentos sociales, educativos y culturales del Partido, además de la industria y el comercio local. En esa ocasión la Sra de Campelo formó parte de la Comisión Municipal Ejecutiva del Homenaje al Bicentenario del Nacimiento del Gral. Don José de San Martín y del Dr. Mariano Moreno.
RECONOCIMIENTOS
Fue distinguida por el Rotary Internacional como Mujer Notable de la Comunidad por su desempeño en dicho Hogar. La Cámara de Comercio de Quilmes también a distinguió con el Reconocimiento a la Labor Comunitaria”. En 1982, el Instituto Nacional Sanmartiniano la premió como Eficaz Colaboradora”.
La Sra. Lila, falleció en enero de 2006, en sí misma fue una institución en la educación y la cultura quilmeña, acompañada siempre por su inefable esposo don José Campelo, con quien tuvo dos hijas, tres nietos y una bisnieta española. Don José Campelo
falleció el sábado 28 de agosto de 2010, a los 97 años.

Sépanlo las futuras generaciones, grandes mujeres dio la educación a Quilmes y grandes educadoras fraguaron la esencia de este pueblo, sin exageración y sin perder la objetividad, Lila Giordano de Campelo fue una de ellas.
La Prof. Catalina Borzi, el Sr. Néstor E. Monea y Lila Giordano de Campelo, integrantes de la Comisión Municipal de Cultura.
Prof. Chalo Agnelli, actualizado al 27 de marzo de 2013
http://www.archivo104.blogspot.com/
Se agradece la colaboración de: Gilda Giordano de Silva Rey, 
Alicia Siva Rey, Laura Campelo y Néstor Monea
 

No hay comentarios: