lunes, 5 de marzo de 2012

NORMA CISTARO - 8 DE MARZO DIA DE LA MUJER

LA MUJER EN EL ARTE

Investigación y entrevista Prof. Chalo Agnelli

“UN BUCLE, UNA ESPIRAL, UNA TORSIÓN EN LA VIDA Y EN LA OBRA DE UNA ARTISTA.” Así escribió el crítico de arte Lic. Claudio Mangifesta en el catálogo de la “Retrospectiva de Norma Cistaro” que se realizó en Berazategui en setiembre del 2006, con motivo de sus 20 años en el arte. Y  en esa oración unimembre, se resume y se rezuma la vida de esta artista que, si bien la sustancia estaba desde la infancia, cuando debajo de la mesa de la cocina de su casa reproducía su mundo con lápices de colores, el “darse cuenta”, le llegó cuando otros ya se repliegan a esperar qué les depara “el resto” la vida.
Y continúa Mangifesta: “Una espiral: el círculo se abre y la línea que lo constituye – ésa que allí quiere cerrarse – vuelve sobre su  místico origen para continuar su movimiento en lo que aparece ser el mismo espacio pero que ahora se despliega en un nivel superior.”  Y esta alegoría de la belleza puede tomarse, fuera de lo estético, como la vida misma cuando se sienten las potencialidades, no sólo de vivir, sino de honrar la vida con algo… poco, mucho, algo que agite la brisa de los días y cree una ventolina y hasta un torbellino.
Cuando se describe la trayectoria de un artista sea cual fuese su materia se recita una sucesión de actividades, distinciones y logros, pero muy poco se sabe desde dónde salió ese cúmulo de réditos, qué vivencias, qué motivaciones los pusieron en marcha, en la palestra… en la paleta diríamos en el caso de Norma Cistaro. Por eso esta reseña apunta a la mujer.

SUS PADRES BICE GENTILE Y NUNZIO CISTARO (no Cístaro, el acento prosódico en la “a”) eran calabreses de un pueblo próximo a Consenza, llamado Rota Greca, aldea que en el siglo XV, se pobló con familias albanesas que se resistieron a las incursiones del ejército otomano en su tierra natal.

Después de los despiadados padecimientos de la Segunda Guerra, casi 10 años estuvo Nunzio lejos de su hogar, cuando volvió ya tenía 30 años, se casó con Bice de 18 y resolvieron emigrar a la Argentina en 1948. Para cumplir con todos los requisitos administrativos se habían casado seis meses antes  de embarcarse y la mañana de la partida concretaron la boda religiosa. Los 17 días del viaje fueron su luna de miel y llegaron con la certidumbre que habían establecido una distancia descomunal entre las dos patrias.

Llegaron cargados de sueños y con la inevitable nostalgia de lo que no pudo ser - pero a la que nunca se dejará de amar – y la dignidad de los inmigrantes que tanto contribuyeron en el crecimiento de este pedazo grande de Sudamérica.

Bice y Nunzio se establecieron en Valentín Alsina, donde ya residían los parientes que los habían convocado. Allí nació Norma, para ser exactos en el Hospital Fiorito, el 5 de junio de 1950 y su hermana menor Laura.

Norma hizo la primaria en la Escuela Nº 38 de Valentín Alsina. Se casó muy joven y su inclinación estética comenzó por la artesanía, pero el arte fue una constante en su vida pero y sintió que tenía que saldar esa deuda con ella misma.

YA CASADA, VIVIENDO EN EL BARRIO MARÍTIMO, donde residió 27 años, y con dos hijos, Leonardo y Pablo, estimulada por una amiga, durante dos años, todos los sábados hizo un curso de dibujo y pintura en el Centro Cultural León F. Rigolleau de Berazategui. Terminó en 1986.

Insospechadamente, la pasión por el arte se le había agigantado y pensó en la Escuela De Bellas Artes “Carlos Morel”, pero no tenía los estudios secundarios completos, sólo había cursado dos año en el Instituto Dolores Rodríguez Sopeña de Avellaneda, de modo que con el apoyo de sus hijos concluyó los estudios secundarios en el CEM 508 que funcionaba en la escuela primaria Nº 32 de Berazategui e inmediatamente saltó a la “Carlos Morel”, de donde egresó en 1992 con el título de Profesora Superior de Pintura y Escultura

“Mis Hijos”, en esta obra está representada la República Argentina embarazada, con el sol en el vientre, persistiendo en vida, con el brazo en alto como abriendo puertas a mujeres y hombres del mundo; con la mano derecha sujeta a través del cordón umbilical a las Islas Malvinas. Un homenaje a la conmemoración del "2 de Abril". La obra que está en el catálogo de los 20 años de su carrera en el arte.
Cuando Norma Cistaro habla de su experiencia en la “Carlos Morel”, emerge, se empina sobre sí misma y sus ojos centellean. Resalta que la EMBA fue la casa donde encontró los vectores que se reúnen en la esencia del arte, esos hilos que hoy le han tejido una trama rica, que creía tener dispersa en saberes informales. Esa notable formación, contó, entre muchos otros, con la calidad humana y artística del maestro Ludovico Pérez que será su amigo y desde el 27 de febrero de 2004, es su esposo.
A PARTIR DE 1992 PARTICIPA EN MUESTRAS INDIVIDUALES Y COLECTIVAS, en salas privadas y oficiales. A partir del 2001 integró el grupo "La Rueda" formado por: Ludovico Pérez, Jorge Mario Cassanello, Martín Castro, Miguel Ángel Montalto, Mario Luis Amisano, Luis Bianchi (los tres últimos ya fallecidos)
El 4 de octubre de 2002 realizaron una exposición en el teatro Argentino de Las Plata en el Foyer del 1º piso, titulada “Ideas e Imágenes”. Dos exposiciones que le produjeron alta satisfacción en el 2005, las realizó junto a su esposo fueron en el Real Club Náutico “Puerto Pollenca” en Mallorca, España, donde vive su hijo Pablo y la realizada en el Museo de Arte “Eduardo Minnicelli· en Río Gallegos, provincia de Santa Cruz. En el 2006 se presentó en la Galería de Arte Miglió de Quilmes.
 
 Trabajó como ilustradora de cuentos para distintas editoriales y participó como jurado en diversos certámenes. Hay esculturas de ella emplazadas en el Atrio de la Iglesia San Juan Evangelista, La Boca, y en el Parque de la Estación de Ranelagh, en Ezpeleta y en Quilmes.
ES NECESARIO RECORRER UN TRAMO DE SU ACCIONAR CREATIVO como respuesta a todo lo vivido y lo aprendido. Antes de iniciar los estudios en la EMBA, había realizado una obra llamada “La Creación” que en 1993 envió al concurso de Arte Sacro que se realizó en la Biblioteca Mariano Moreno de Bernal donde obtuvo el 1º Premio. Uno de las recompensas fue una exposición individual, la primera de su carrera que se presentó en la Galería “Fidel Scillione” en Quilmes (1995) [1]  Siguieron otras muestras en la “Galería Miglió” de Patricia Caldentey en Quilmes, [2] en Recoleta, en el Ranelagh Golf Club, en el Banco Credicoop  de Berazategui, en el Centro Cultural Sarmiento de Florencio Varela y otra en el Hall Municipal de esa localidad, en la Galería de Arte “Pedro Ricci” de Bernal, en el Colegio de Farmacéuticos de Quilmes Centro Cultural “Santiago Celsi”, en el Colegio de Abogados de Quilmes, en Casa de Arte Doña Rosa, en el 2009 presentó en la Casa de la Cultura la muestra “Música”, en cuyo catálogo, auspiciado por la Joyería Gerkovich, dice Alberto Perrone de la Asociación de Críticos de Arte: “Mientras la tradición pictórica transfiere al plano lo que es naturaleza, luz y movimiento, esta personal intención plantea un procedimiento deconstructivo que elimina, descarta lo específico de su objeto, el sonido para confirmarlo en la apariencia y ficción de otro arte, la plástica.”
Recibió el “Sol de Oro”, otorgado por el diario El Sol por su labor artística (2004); el Diploma de Oro 30° Aniversario, Coopecur, Barrio Marítimo, Hudson (2005); en setiembre de 2006, como se mencionó en el segundo párrafo, realizó la muestra 20 años en el Arte de gran significación para la artista pues en ese lugar del Centro Cultural León F. Rigolleau comenzaron sus estudios formales en el arte, presentó 76 obras; ese mismo años le otorgaron la Distinción de Honor al Mérito de Asociación Española de Socorros Mutuos, Quilmes; fue nombrada Socia Honoraria del Rotary Club de Ranelagh (2007); el Premio Cervantes de la Asociación Española de Socorros Mutuos, Quilmes (2007 y 2008); la distinción por el Día de la Mujer de la Secretaría de Cultura y Educación del Municipio de Quilmes (2009). Participó del IIº Congreso Internacional de Cultura para la Transformación Social desarrollado en Mar del Plata (marzo 2011). Ilustró libros del escritor Pancho Aquino.
EN EL ATRIO DE LA IGLESIA SAN JUAN EVANGELISTA, organizado por el Museo de La Boca, se colocó un alto relieve en homenaje a Julieta Lanteri obra que realizó convocada por la escritora Ana María de Mena. [3] El 3 de noviembre de 2007 se inauguró al oeste del Parque de la Estación Ranelagh la fuente compuesta por el conjunto escultórico “La Semana” que le ocupó tres años diseñar las palomas, símbolos de paz y amor, diferenciadas en siete piezas que representan los momentos sustanciales de la vida humana. La obra fue realizada con el auspicio del Rotary Club de Ranelagh, a instancias del Dr. Herlax y la colaboración de la Asociación Amigos del Parque y de la Municipalidad de Berazategui.  
Realizó un busto de don Manuel Belgrano a instancias del Instituto Belgraniano de Quilmes y Berazategui presidido por el señor Ernesto Trincheri, que el Int. Francisco Gutiérrez, inauguró el 24 de noviembre de 2010 en la plaza del Bicentenario. El 14 de noviembre de 2011 en la plaza Virgen de Luján de Ezpeleta [4] se inauguró otra escultura suya dedicada a La Madre.

NUNZIO CISTARO TRABAJÓ 33 AÑOS EN LA EMPRESA Tamet de Avellaneda. Después de haber sorteado las aflicciones de una guerra en la que pasó hambre y estuvo a punto de perder la vista, durante la cual fallecieron sus padres sin la oportunidad de estar a su lado en sus últimos días, no cayó en la postración ni el desánimo y vivió con dignidad y entereza hasta los 91 años.
En las obras de Norma se engarzan las ideas, con el enternecimiento de las experiencias propias, las que le transmitieron sus padres inmigrantes y se traducen en expresión estética con máxima laboriosidad, pues si hay algo que transmite Norma es su personalidad expeditiva, tenaz, perseverante. Rollos y rollos de papel que desde los antiguos papiros difunden la cultura humana.
Desde 2008, cuando Ludovico Pérez dejó su cargo frente a la Dirección del Museo de Artes Visuales de la Secretaría de Cultura y Educación de Quilmes, las autoridades pensaron en la profesora Cistaro, pues durante el desempeño de su esposo fue una eficaz colaboradora, acompañándolo, sobre todo, en las restauraciones del patrimonio de esa Institución.
Ejerce la docencia en arte en el Instituto Bernardino Rivadavia de Berazategui.
Desde hace 12 años vive en Ranelagh junto a su esposo, amigo y maestro. Ambos centrados y concentrados en el arte, lo comparten todo sin invadirse. Vida que la señora Norma Cistaro de Pérez completa con sus hijos: Pablo, que como se mencionó vive en Mallorca, y Leonardo que con su esposa Mariana le dieron un nieto, Santiago. 

 

Norma Cistaro, Carlos Scott y Ludovico Pérez.

Chalo Agnelli
NOTAS

[1] Ubicada en la calle Vicente López  entre Perón y Corrientes, actual Instituto Traumatológico.
[2] Mitre 536.

No hay comentarios: