miércoles, 27 de noviembre de 2013

LA ESTACION SOLANO DEL FFCC PROVINCIAL, EL PATRIMONIO PERDIDO...

Quilmes va acumulando pérdidas en su patrimonio sin ruido y sin alarma. Ahora le toca a San Francisco Solano con un hito histórico que fue factor fundamental de su nacimiento y su progreso. Nuevamente el periódico Perspectiva Sur de quien recogemos esta información da noticia de la inquietud que desde tiempo atrás viene movilizando al Lic. Juan Corvalán. Dice el copete de la nota:

El joven historiador solanense vuelve a elevar su voz reclamando al Concejo Deliberante que proteja a la vieja estación del ferrocarril provincial, que se halla en total estado de abandono.
 Y completa la nota:

(Por Juan José Corvalán) Es imposible amar lo que se desconocemos, pero des­cuidar lo que conocemos que simboliza una etapa de nuestra historia reciente es, en principio, triste.
Desde hace un tiempo, un grupo de per­sonas venimos sumando voluntades para dar forma a la elaboración de un proyecto integral que tiene por objeto el reconocimiento de la importancia cultural que poseen distin­tos puntos en el Oeste del Partido de Quilmes a lo largo de la extensa historia regional. Entre esos lugares se encuentra el predio de la estación Km. 46,139 del Ferrocarril Pro­vincial.
Por tal motivo, el pasado domingo 24 de noviembre realizamos una recorrida por las instalaciones de la antigua estaciones de trenes de San Francisco Solano, durante la cual se nos acercaron vecinos comentando las condiciones de abandono qué padece toda el área: hechos de inseguridad, depósito de basura, deterioro de las edificaciones, falta de respeto por el espacio público, etcéteras.
Hace poco menos de seis meses publicamos en diversos medios un artículo titulado “El Provincial, el otro tren de Quilmes”, donde luego de hacer un breve repaso por su historia, enumerar las investigaciones histó­ricas que se realizaron al respecto y una somera descripción actual, el artículo terminaba expresando la necesidad de que este lugar fuera amparado por una protec­ción patrimonial a nivel municipal. Funda­mentábamos la petición en la destacada  función que desempeñó para la comunidad solanense; en forma directa y para toda la provincia de Buenos Aires de manera general.
Poco y nada trascendente sucedió desde aquel momento, en realidad hubo un retroceso y es porque los diferentes elementos que conforman la estacón continúan sin recibir el tratamiento de preservación y o restauración correspondiente por parte de profesionales idóneos que permi­tan la prolongación de la vida útil de los mismos. Mientras tanto, “Solano” sólo continúa apareciendo en los medios de comuni­cación por algún hecho de violencia.
Volviendo a la recorrida por la estación, además de la situación negativa que nos señalaron, los vecinos mencionaron una serie de reclamos, que hicieron sin resultado positivos para revertir la situación. Ante esto recurrieron a la iniciativa propia que se concretó en una jornada de limpieza del predio.
Demás está aclarar que esta conducta debe ser una excepción y no la regla. Por otra parte, mencionaron también que poseen un proyecto para transformar el área en un espa­cio lúdico. Es decir, que hay una inquietud latente por mejorar el estado decadente actual, que se materializa en una lucha por mejorar la calidad de vida.
La inclusión social debe implementarse también en el plano de lo simbólico, de manera de que las individuos de las comuni­dades posean todos las herramientas para la ampliación de sus horizontes y/o el desarro­llo pleno de sus potencialidades.
En su libro Conservación de Bienes Cul­turales, Ignacio González Varas, nos dice. ‘Los instrumentos urbanísticos nunca son neutros o pasivos respecto a las poten­cialidades de orden económico y social de las áreas territoriales sobre las que intervie­nen, sino que, por el contrario, contribuyen poderosamente a reforzar o reprimir las ten­dencias y las fuerzas socioeconómicas espontáneas, para adecuar y someter el territo­rio a finalidades bien precisas; los instru­mentos urbanísticos, como es sabido, pue­den privilegiar ciertas áreas urbanas para una función comercial, industrial; turística, etcétera; y podrán favorecer, por tanto procesos de crecimiento, mantenimiento o disminución de la población de la población para ciertas áreas urbanas o cambios en las estructura socioeconómica de su población.’
 
El amigo Juan Corvalán es Licenciado en Administración y Gestión Cultural, colaborador de la Biblioteca Popular Juan Bautista Alberdi y de la Biblioteca Popular Pedro Goyena, integra la Agrupación de historiadores Los Quilmeros, cuya sede es la Biblioteca Goyena, y es uno de los más jóvenes integrantes de la generación de his­toriadores de nuestra comunidad.


Perspectiva Sur
Compilación Chalo Agnelli

No hay comentarios: