lunes, 27 de junio de 2016

CÉSAR BARRERA NICHOLSON - 1º DE JULIO DÍA DEL HISTORIADOR



En marzo de 2002, el Congreso de la Nación declaró el 1 de julio como día del historiador, con el fin de homenajear el esfuerzo que escritores, investigadores, profesores y aficionados realizan para el estudio, difusión y análisis de los acontecimientos del pasado. Quilmes ha dado a lo largo de sus 350 años, pero sobre todo durante el siglo XX una fecunda cuantía de historiadores, investigadores y cronistas historiográficos. Quizá superadora de cualquier otro partido de la provincia de Buenos Aires. En 2016 celebramos el Centenario de la ley 3627 que designó Ciudad al casco urbano de la localidad, donde estaba instalada la vida política, económica, las autoridades municipales y escolares y los más antiguos centros, asociaciones y sociedades culturales.
Hubo historiadores que realizaron trabajos significativos y sistemáticos, es decir, que sirvieron como orientación a nuevas propuestas de investigación, entre ellos estaba el simétrico dúo que formaban el Dr. José Alcides Craviotto y don César Barrera Nicholson. 
CÉSAR BARRERA NICHOLSON – HISTORIADOR
LOS ORÍGENES
Corría el año 1873, hacía un año que el pueblo de Quilmes tenía ferrocarril y ese año se estrenaba el tramway a caballo de la empresa Younger & Cía. Don Andrés Baranda estaba al frente de la Municipalidad por sexta vez, con su afán obstinado de progreso. Él,
en 1963, con el maestro Robustiano Pérez y el Dr. Wilde, había logrado que se levantara la primera escuela del Partido y la Biblioteca Pública. Era un promotor eficaz en difundir cuanto gesto se produjera a favor de extender la educación para todo el extenso territorio quilmeño.
Fue ese año que, emigrado de Cataluña, España, llegó al pueblo don
Antonio Barrera con su hijo, también Antonio, y la música que fue su medio de subsistencia en la nueva tierra. Se establecen en Quilmes y promovido por Don Andrés Baranda, Antonio Barrera será el primer maestro de música que tuvo el pueblo y quien junto con los pájaros y a las nanas de las madres despejó por primera vez el silencio profundo de la campaña sudbonaerense. En 1974, se reunirán con él su mujer Josefa Picart y sus hijos Dolores, Juan y María. Muchos niños y jóvenes, de todas las condiciones sociales, tuvieron acceso a la música y el pueblo pudo gozar de sus frecuentes conciertos hasta su muerte en 1877, en que la batuta pasó a manos de su hijo mayor.
Antonio Barrera Picart había nacido en Barcelona en 1856. [1] Continúa el rumbo musical que había abierto su padre y llega a crear el primer cuarteto que se llamó “Quilmes”.  En 1883, se casa con Águeda Nicholson de padres británicos, quien desde muy pequeña había sido criada por Cruz Baranda Giles, hija de Don Andrés, y por su esposo Pedro Rizzo.
CÉSAR BARRERA NICHOLSON
Antonio y Águeda tuvieron cinco hijos. Cesar, nacido el 8 de enero de 1891, fue el cuarto. Se crió con sus hermanos en el pueblo en la antigua casona de la esquina de Sarmiento y Rivadavia que Baranda había comprado al cura Andrés Ramos Otero muchos años atrás. 

Cesar desarrolló variadas actividades: fue productor agrícola-ganadero; secretario municipal durante la intendencia del radical
Pedro Oliveri y, sobre todo, su gran pasión fue la historia y especialmente, la historia del pueblo que había elegido su abuelo como destino para su posteridad.
Casado con María Ester Almeida, de origen portugués, tuvieron cinco hijos: César, Jorge Antonio, Eduardo María, Hilda María Ester y Guillermo María.
LA HISTORIA
Cultivó con el Dr. José Alcides Craviotto una noble amistad que se fortaleció por el amor que ambos sentían por el terruño, natal para uno, adoptivo para el bioquímico. Realizaron trabajos de investigación histórica que hoy resultan definitorias para los actuales historiadores o divulgadores de la historia local; dándole a la historia local un carácter académico. Muchos de estos trabajos se publicaron en folletos del Archivo del la Provincia de Buenos Aires, en cuadernos de la Academia Nacional de la Historia, periódicos y revistas. Después de largos años de hurgar en distintos repositorios y por la colaboración de descendientes se logró conocer algunos de estos documentos, como ser:
Fiesta Federal en Quilmes”. Revista La Urraca, Quilmes, Mayo – Julio, de 1941, Nros. 59 y 61 etcétera.
El período quilmeño posterior a 1852, publicado por Argentina
Libre en la Capital Federal el 7 de mayo de 1942 y en El Hogar el 28 de agosto de 1942.
“El caballero Wheelwright”. La Verdad, Quilmes 9 de julio de 1943.
Tres documentos inéditos relativos a:
La extinción de la reducción de los Quilmes”, presentado en el I° Congreso de Historia Argentina realizado en Mendoza en 1944, editado en 1961, en la Revista de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza, 2° época, año 1, N° 1.
“Las invasiones inglesas”, publicado en el Boletín de la Junta de Estudios Históricos de Quilmes, en junio de 1944, Págs. 20 a 51.
“Antecedentes acerca de la creación de la Municipalidad de Quilmes, en 1856”; con J.A.Craviotto, A. Iglesias. Boletín de la Junta de Estudios Históricos de Quilmes, 1944.
"El período 1580 – 1812 de la historia de Quilmes", editado en el Anuario de la Sdad. de Historia Argentina, Tomo IV 1943-1945, Buenos Aires, 1947. 
Los primeros pobladores y propietarios del actual Quilmes con José A. Craviotto
Algunos antiguos quilmeños en el antiguo Pago de la Magdalena - Don Melchor Maciel uno de los primeros estancieros quilmeños del 1600” en “La Verdad” con J. C. Craviotto. 1935.
Recientemente en el Archivo Lombán, que recibió quien suscribe, se halló el original mecanografiado de tres trabajos: “Algunos datos acerca de la vida de Guillermo Enrique Hudson” publicado en la revista Argentina Libre en mayo de 1942; “De la vida de Guillermo E. Hudson” publicado en la revista El Hogar el 28 de agosto de 1942; y la obra más voluminosa, “Algunos aspectos del pasado de Quilmes”, inédito, que incluye mapas y planos copiados en la Dirección de Geodesia de La Plata. Este trabajo está siendo tipeado por los historiadores de la Agrupación “Los Quilmeros”, Claudio Schbib, Juan José Corvalán y quien suscribe Chalo Agnelli
UN DESTINO
El temprano arribo de su abuelo y de su padre, emigrados de España cuando Quilmes estaba en formación, hizo a su familia testigo del crecimiento del pueblo en los años de su tercera fundación, es decir, a partir de 1852 en que se separa de Barracas al Sur (Avellaneda) y se constituye la primera municipalidad presidida por don Tomás Flores en 1856.
Quizá fue definitorio en la vida de don César el vínculo de su madre con la familia de Don Andrés Baranda y los Risso. A todo esto se
sumó que su padre fue 28 años secretario del H.C.D. de la municipalidad de Quilmes, resultando testigo de circunstancia, logros y frustraciones que debieron cruzar el ámbito de ese Concejo, hasta la decisión final de permitir o no la instalación de la Cervecería Argentina Quilmes en el partido, decisión que fue determinante para el crecimiento económico y demográfico de toda la zona sur del gran Buenos Aires. Don Antonio Barrera y Picart fue testigo de las vidas y las obras de muchos de ‘los fundadores’: el Dr. José Antonio Wilde, Robustiano Pérez, Agustín Matienzo, Carlos Morel, Augusto Otamendi, Nicolás Videla, Felipe Amoedo, José Andrés López, Rodolfo López, Pedro Elustondo, Pablo Castro, Juan, Eduardo y Roberto Clark, Manuel Rocca… toda la historia en la puerta de su casa. Fue una voz testimonial, la de César Barrera Nicholson. sobre la cual pone el Dr. Craviotto la precisión académica. Lamentablemente el fallecimiento de este último en 1965 – de 65 años -, y algunos años después de César Barrera Nicholson el 5 de enero de 1977, privaron a los quilmeños de varias investigaciones históricas en las que estaban trabajando.
Su descendencia es numerosa e igualmente comprometida en todos los aspectos humanos con la vida quilmeña.
Firma de César Barrera Nicholson

ESTILO
Los trabajos históricos realizados por este quilmeño de la cepa de los fundadores con el Dr. Craviotto tenían la firma de ambos sin indicar quién aporte tal párrafo y quien tal otro. Pero por las abundosas lecturas hechas a las investigaciones históricas de Craviotto y de Barrera Nichoson, pude advertir las particularidades lexicográficas de cada uno, sus estilos de construcción narrativa, las convenciones de la lengua que los diferenciaba, el vocabulario y el tratamiento que cada uno hacía de las ideas. La mano de don César se vislumbra en sus obras como cargada de un lirismo inteligente, aupiciosa; trasunta una sensibilidad personal que hace suponer la variedad de sus lecturas y las influencias que lo determinaron. En cambio Craviotto  es austero, se limita a lo historiográfico, al 'dato' preciso sin atreverse a despegarse de esos límites y dejarse ver en el texto salvo en su irreductible posición oficial del análisis histórico. El resultado fue incomparable. Ambos se complementaban exitosamente en la tarea que nos legaron generosamente.
 DÍA DEL HISTORIADOR

Chalo Agnelli, 2006 - 2016
Director del blog EL QUILMERO 
Pte. Agrupación de Historiadores Los Quilmeros
Miembro de la C.A. de la Bibl. Pedro Goyena 
y de la Junta de Estudios Históricos de Quilmes https://elquilmero.blogspot.com/




FUENTES
Agnelli, Chalo. “Migraciones - Cuatro colectividades quilmeñas - Cinco familias para una historia social" Ed. Jarmat, Quilmes, 2006.
FOTOS
Nº 1 y 4, Facilitada por el Dr. Eduardo Barrera Almeida
Nº 2 Museo Histórico Fofográfico de Quilmes
Nº 3 y 6 Facilitada por Dora Ricagno Barrera de Raggio 
NOTAS



[1] Ver más datos de esta familia en EL QUILMERO del viernes, 22 de noviembre de 2013, LOS BARRERA PRIMEROS MAESTROS DE MUSICA EN EL DIA DE LA MUSICA 
http://elquilmero.blogspot.com.ar/2013/11/los-barrera-primeros-
maestros-de-musica.html 
y del lunes, 9 de enero de 2012, ANTONIO BARRERA Y PICART - EL CUARTETO DE CUERDAS "QUILMES" 
http://elquilmero.blogspot.com.ar/2012/01/antonio-barrera-y-picart-el-cuarteto-de.html

No hay comentarios: