miércoles, 18 de octubre de 2017

MUSEO DEL CARRUAJE “CARLOS HILLNER Y DECOUD” EVALUACIÓN (COLABORACIÓN)



En el año 2000, la crisis económica que se desbarrancaba extruendosamente, después de la serie de medidas neoliberales que puso en riesgo, primordialmente el trabajo, los valores de
la educación, la ciencia y la cultura misma cayó violentamente sobre algunos sectores del acervo quilmeño y el Museo del Carruaje fue uno. En estos 17 años hubo avances y retrocesos en el cuidado del patrimonio que este Museo preserva y en su entorno forestal, ignorando, a veces, las cláusulas del legado establecido por don Carlos Hillner Decoud. Últimamente corren rumores que repiten, como ecos de las últimas dos décadas, intenciones de malversación del reservorio que hace a la tradición, la identidad y el sentido de pertenencia de los quilmeños. Quilmeños que sienten sincero y honesto amor por este suelo. El siguiente es un diagnóstico trazado en el año 2000, por la antropóloga Zunilda Quatrín, que es necesario traer a la actualidad para mantener a la comunidad alerta.


DIAGNÓSTICO 
Lic. Zunilda Quatrín
 Quilmes, 2000
A título personal y simplemente como alguien más que ocupa un lugar de trabajo en este Museo me he permitido realizar este informe de situación planteando, a la vez, algunas sugerencias. 
EL MUSEO COMO RESERVORIO 
No he de abundar sobre los temas por todos conocidos, como el rol del Museo como reservorio cultural de su comunidad ya que complementa hechos del pasado con realidades actuales; como instrumento de memoria, historia e identidad de los pueblos; o como medio para ampliar y profundizar acciones didácticas y pedagógicas. 
Pero, considero necesario recalcar que la exhibición es el medio por el cual el visitante toma contacto con ese pasado, y que debe regirse por pautas actuales de museografía que eviten la “fosilización”. Que la renovación del montaje de las salas o la rotación de los objetos incita a realizar nuevas visitas y que ello requiere un adecuado uso del espacio. 
SITUACIÓN HISTÓRICA 
Siendo consciente de que la grave crisis económica agrega una
nueva dificultad a la problemática específica de este museo e incide en su desarrollo, no puedo dejar de hacer explícito que existe una falta de coordinación entre las instituciones locales que afecta la integración entre los Museos y afecta su proyección educativa. 
Observo una tendencia del poder público  a la desatención de las obligaciones básicas que hacen al mínimo funcionamiento de un Museo. Y, por otra parte, un desaprovechamiento de los recursos humanos existentes y un desajuste en la determinación de los perfiles técnicos requeridos para la cobertura de cargos. 
PROPUESTAS 
Por todo lo anterior, me permito sugerir:

  • Que se plantee a las autoridades pertinentes presupuestos convenientemente elaborados y fundamentados.
  • Que se reconsideren las estructuras funcionales para permitir un mejor equilibrio de las asignaciones de recursos humanos.
  • Que en los Museos, la dirección y el personal a cargo gocen de estabilidad y continuidad en el desempeño de sus funciones a fin de preservar la continuación de una política museística evitando así la indefensión institucional a la que están expuestos los Museos.
  • Que se garantice que al frente de las instituciones museológicas estén profesionales que reúnan los méritos y antecedentes reconocidos de idoneidad en el tema correspondiente.
  • Que se realicen nombramientos de personal mediante una selección adecuada tendiente a optimizar su desempeño en el área específica del Museo en sus distintos niveles.
  • Que se incluya dentro del museo un área de educación integrada por profesionales en el tema.
  • Que se promueva una metodología de trabajo Museo/Escuela organizando cursos y/o talleres destinados a alumnos y docentes.
  • Que se implemente un sistema de pasantías entre el Museo y las instituciones educativas.
  • Que se establezcan convenios de colaboración con instituciones de educación terciaria.
  • Que se promueva la organización de asociaciones de amigos, cooperadoras, fundaciones, etc. 
  • Que se utilice el concurso de profesionales para el asesoramiento en cuanto a: diseño, iluminación, comunicación visual, etc.
  • Que se arbitren los medios para recurrir a nuevas diagramaciones, a la sectorización de ámbitos, prestando especial atención a la CONSERVACIÓN Y SEGURIDAD.
  • Que se utilicen epígrafes identificatorios adecuados.
  • Que se armonicen las necesidades museográficas con los recaudos a tomar para la preservación del edificio como objeto cultural en si mismo.
  • Que se conformen equipos interdisciplinarios para las tareas de selección, catalogación y difusión.
  • Que se implementen cursos de capacitación para el personal del museo en distintas especialidades que hagan a su correcto desempeño
  • Realización del relevamiento Patrimonial como paso previo al fichaje técnico
  • Organización de un Archivo Patrimonial que incluya los antecedentes de c/u de los objetos que conforman el patrimonio del Museo
  • Organización de la Biblioteca del Museo.
  • Organización  del Archivo del Museo.

EL ÁREA TÉCNICA 
En este Museo no existe un área técnica que sea responsable del diseño y montaje de las salas, de conservación y restauración de las piezas, de la acción cultural y extensión educativa, de la acción de difusión y divulgación, ni de investigación.
El personal administrativo y de mantenimiento hace lo que está a su alcance sin ningún recurso, ya que no se cuenta con una computadora, ni con elementos de limpieza y mantenimiento... 
ESTADO GENERAL DEL EDIFICIO (2000)

  • Alambrados perimetrales semidestruidos
  • Matafuegos vencidos
  • Inexistencia de red de gas
  • Inexistencia de algún tipo de calefacción
  • Vidrios rotos en todos los pabellones
  • Filtraciones de agua severas en los techos
  • Cabriadas semidestruidas.
  • Instalación eléctrica deficiente. Existen tableros caídos y conexiones directas a la calle. Y pabellones en los que no hay luz.
  • Puertas deterioradas, algunas sin cerraduras.
  • Paredes agrietadas
  • Pisos que han cedido
  • Baños en estado deplorable para la asistencia de público y del personal.
Las 14 personas que conforman la planta funcional del Museo trabajan en condiciones inapropiadas. Sin elementos indispensables para desarrollar su tarea, y lo que es más grave, sin seguridad.
El Patrimonio del Museo Municipal del Transporte “Carlos Hillner y Decoud” está en grave peligro.

Lic. Zunilda Quatrin

Antropóloga

Directora del Proyecto Arqueológico Quilmes durante el año 2000.
Colaboración Lic. Mónica Ceredad
Compilación y compaginación Chalo Agnelli

No hay comentarios: