jueves, 24 de junio de 2010

DOMINGO ARAUJO, EL PRIMER COMISARIO DE QUILMES - 1881

 Investigación Prof. Chalo Agnelli

Don Manuel Amoroso fue el último juez de paz, presidente de la municipalidad y comisario, que reunió las tres funciones: administrativas, judiciales y policiales. Competencias que cumplían los alcaldes de hermandad hasta que, en 1821 durante el gobierno de Martín Rodríguez, se dicta la ley del 24 de diciembre que establecía en su artículo 1º: “Quedan suprimidos los cabildos hasta que la representación cree oportuno establecer la ley general de municipalidades”. El 28 de febrero de 1825 el gobierno decreta que las funciones de comisario de policía serían ejercidas por los jueces de paz. Este cargo duraba un año y no era remunerado.
El primer alcalde de hermandad de La Magdalena mientras tenía jurisdicción sobre Quilmes (1766 – 1784)
fue Clemente López de Osornio y Gamiz (1720-1783) abuelo materno del brigadier general don Juan Manuel de Rosas cuya estancia “El Rincón de López” se hallaba a orillas del río Salado, donde perdió la vida durante la avanzada de un malón; el primero ya del partido de Quilmes (1785 – 1821) fue Martín Gómez; el último José Ferrari.

El 3 de enero de 1881, encabezando el ejecutivo local don Ramón de Udaeta se crea el servicio policial en Quilmes, independiente de la municipalidad y del juzgado de paz. Antes de esa fecha el control policial lo ejercían personal medianamente especializado que realizaba las rondas nocturnas con un silbato que hacían sonar cada dos o tres esquinas para poner al tanto al vecindario que estaban siendo custodiados.
Fue primer comisario Domingo Araujo que había sido comandante de milicias y tenía la formación y la experiencia adecuada para el cargo. La primera comisaría estuvo detrás del viejo edificio municipal, donde hoy se halla la Escuela de Bellas Artes.
Domingo, hijo del capitán Julián Araujo y de doña Juana Benítez, nació en Entre Ríos el 4 de agosto de 1840. Llegó a Quilmes con funciones de capitán de gendarmería en la defensa de las fronteras con el indio; luego fue ascendido a comandante y en 1881, primer comisario del distrito. Su tarea fue ardua ya que debió organizar una institución inexistente hasta ese año y en un territorio sobredimensionado; aún Florencio Varela y Berazategui lo integraban. Debió editar la prevención a la delincuencia y la represión al cuatrerismo, uno de los males de esos años en que Quilmes era un partido con una fuerte industria agrícola-ganadera y sus derivados.
En 1876 contrajo matrimonio con Filomena Florencio, perteneciente a una familia de largo arraigo en Quilmes; tuvieron ocho hijos.
Cuando llegó al pueblo que aún abarcaba los partidos de Berzategui y Florencio Varela la población era de alrededor de 10.000 personas.
Después de ocupar el comisariato en Quilmes, desempeñó iguales funciones en Ayacucho, Mercedes y Arrecifes. En Mercedes nació el 30 de agosto de 1883, su primogénito Domingo Oscar que siguió la profesión de su padre y ocupó altas funciones en la Policía Federal.
La vinculación de Araujo con Quilmes le venía de su estrecha amistad con Julio Costa, periodista y político, nacido en la estancia San Juan, partido Quilmes, el 10 de julio de 1854. Su padre, Pedro Costa, uruguayo, fue juez de paz y presidente del gobierno municipal de Quilmes desde el 7 hasta el 27 de febrero de 1859, durante una ausencia de don Andrés Baranda y luego siguió con su cargo de edil hasta 1863; era propietario de la casa que luego vende a José Agustín Matienzo e instala en ella la primera botica de Quilmes, donde muere el artista Carlos Morel, tío de la esposa de Matienzo. En esa casa su hijo Julio transcurrió su infancia. Julio Costa fue diputado nacional en 1882 y cuando terminó su período ocupó  el cargo de presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Desde 1890 fue gobernador de la provincia hasta su deposición a causa de la revolución de 1893, Araujo estuvo siempre a su lado brindándole un decidido apoyó en la carrera política.
Domingo Oscar se casó en Quilmes con Rosa Matilde, una de los ocho hijos de Humberto Bozzo y de Catalina Flora Valerga, hija esta última del benemérito don Santiago Valerga. Murió en esta localidad el 20 de octubre de 1945. Uno de los hijos de este último, Domingo Araujo (el tercero), es un reconocido empresario y martillero residente en Bernal.
Todo se vincula con todo y todos se vinculan con todos en aquel pequeño pueblo de poco más de 10.000 habitantes que era Quilmes antes del aluvión inmigratorio y fabril.
El primer comisario de Quilmes murió en 1910, año del Centenario, en la localidad de Arrecifes, cumpliendo funciones oficiales.

 Noviembre 2 de 1893.- Carta del gobernador Julio Costa a Domingo Oscar Araujo hijo del primer comisario de Quilmes. Dirijida desde su chacra de Los Tapiales donde se retiró Costa de la vida política y pública. 

El Sol 12/5/81 Víctor Alberto Giordano. Aportes de su nieto el martillero y empresario Domingo Araujo
Craviotto, J. A. “Quilmes a través de los años”. Ed. Municipalidad de Quilmes, 1966
Rincón de López (Fotografía de Fermín Chávez). 

No hay comentarios: