lunes, 30 de mayo de 2011

JUAN CARLOS BUCETA BASIGALUP - SEMANA DEL PERIODISTA

Chalo Agnelli
N
ació en Quilmes en 1908 era miembro de dos familias de arraigo en La Colonia pues sus abuelos fueron propietarios de chacras en la zona. Gerónimo Basigalup con casa en Brown y Garibaldi poseía una chacra entre las avenidas 12 de Octubre, Urquiza, Andrés Baranda y F. Amoedo, 16 manzanas, junto con la mitad al SE de la chacra comprendida entre 12 de Octubre, Andrés Baranda, F. Amoedo y V. López, o sea 8 manzanas comprendidas entre las calles ex Santiago Valerga (ahora San Mauro), Amoedo, Vicente López y Baranda, las primeras arterias de La Colonia que al abrirse desarmaron las viejas chacras.
   Eusebio Basigalup era propietario de la manzana comprendida entre Vte. López, S. Valerga, A. Del Valle y B. Pérez Galdós. Y la propiedad de la esquina de Amoedo y V. López en diagonal a la actual entrada a la Villa Argentina. Hoy casi todos estos últimos terrenos pertenecen a la empresa cervecera.
  Otro de sus abuelos Manuel Buceta tuvo propiedad en la calle Vicente López entre B. Pérez Galdós y Amoedo, vereda par. De manera que su pertenencia al barrio era honda y dilatada.
   Como profesor de historia ejerció en la escuela sindical Nº 11. En 1945 asumió la causa peronista. Comenzó su trayectoria periodística en 1922 en el periódico “La Colonia”. Fue colaborador y director de las revistas “El Espectador” y “El Andamio”y “Cinesca” [1] y de los periódicos “Tribuna”,[2] “Norte”[3] y secretario de redacción de “El Sol”. Fue co-fundadores del Círculo de Periodistas y promotor activo de la biblioteca “Guido Spano” que se hallaba en la esquina de Manuel Quintana y Tucumán de la que fue presidente y miembro de la comisión directiva hasta casi su desaparición. Es autor de varios trabajos monográficos, entre ellos: “Orígenes de Santa Cruz de los Quilmes”, “Apuntes para la historia del periodismo argentino”, “Carlos Morel, ilustrador del pasado argentino”, “Quilmes en un mapa del año 1756” [4]  y un fundamental artículo de extenso título: “El periodismo quilmeño por su antigüedad ocupa un lugar de vanguardia en la cultura popular de la Provincia”, que apareció en el número extraordinario de “El Sol” en noviembre de 1947.
   Manifestó una vocación de servicio comunitario que ejerció con una participación activa. Formó parte de la segunda Comisión Honoraria Pro Monumento al General José de San Martín” constituida por el intendente Manuel J. Cruz por decreto Nº 2005 del 8 de junio de 1842.
    Durante los años previos a su fallecimiento tenía dos espacios en El Sol titulados: “Crónicas del viejo Quilmes” y “Cartas de un quilmeño que se enoja”
    Su muerte temprana en la Capital, después de una operación de urgencia, el 3 de agosto de 1953, consternó a toda la zona sur. Tenía apenas 45 años. Fue velado en su casa de la calle Moreno 809. El cortejo fúnebre cruzó la calle Rivadavia rumbo a las instalaciones de El Sol y los comerciantes que habían colocado crespones en sus escaparates y vidrieras, a su paso bajaron las persianas y cerraron las puertas. Sólo en 1963 con la muerte de Isidoro Iriarte, Quilmes se sintió tan conmovido por la pérdida de uno de sus vecinos ilustres.
Derecha Juan Carlos Buceta Basigalup, izquierda concejal Garibotti. 1942
   Las notas de pésame que llegaron al diario fueron tantas que se publicaron en los números sucesivos durante quince días. Todas las instituciones privadas y oficiales se manifestaron: la Seccional 1º de la Policía local y su comisario Rodolfo Hendriksen, la Sdad. De Bomberos Voluntarios de Quilmes y Bernal, la Sdad. Italiana, la Española, la Sdad. Hospital de Quilmes, Círculo Universitario, las Hermanas de la Merced, la Sdad. Israelita de Quilmes y su secretario Bernardo Kolomietz, la Regional Quilmes de la CGT, el Círculo de la Prensa, el diario La Nación y todos los periódicos y publicaciones de la zona, el Rotary Club y todos los clubes y sociedades de fomento y bibliotecas de Quilmes, Bernal, Berazategui y Florencio Varela, la Sdad. de S. M. Euskal Echea de Quilmes dirigida por Juan Mate y José Indarramendi, el Coro Popular Quilmes que dirigía Lina Tropeano, etc, etc...
   Hombre de inquietudes espirituales y cordialmente sincero, no permitió que sus ideas le escatimaran el culto a la amistad que siempre frecuentó, así se pudo ver en las condolencias que recibió su familia y el periódico de los Blanco: el intendente Pedro Bond, Oscar Bousiguez, Rodolfo A. “Robín” López, Juan Carlos y Luis E. Otamendi, Guillermo White, Horacio Rojas Vieyra, el Dr. Héctor Abrines, Sandalio Gómez, Héctor Monicat, Alfredo Morales Gorleri, Dimas Prieto, Reginal Lee, Francisco Ingrassia, Pedro Mauri, Alberto A. Moglia (genuino periodista también fallecido muy joven), Domingo Bertana, Alfonso del Campo, Juan Galli, José Góez Romero, Carlos Vespoli, Ángel Pristipino, Pedro Coluccio, Federico Durañona, José Codino, Carlos Canessa, Emilio Valerga,  el párroco de Bernal Francisco Di Modugno, Bruno Ferrer Pasqueti, Eduardo Pezoimburu, el coronel Martín F. Cristoforetti, etc, etc, etc...
   Había transitado 30 años en el periodismo y su pérdida fue un vacío grande para Quilmes, equiparable a la de otras dos figuras del periodismo que hicieron en sus cortas vidas carreras múltiples y amplias: Máximo Salaberry y Omar Andragñez.

Prof. Chalo Agnelli
(foto diario El Sol)

[1] Apareció en octubre de 1934, editó 30 números versando sobre todo lo que tuviera que ver con la construcción edilicia. El espectador aparece en 1936 dedicada básicamente a la información y comentario de las proyecciones cinematográficas que llegaban a Quilmes. Cinesca con el mismo 
tópico apareció en la capitgal Federal.
[2] Órgano peronista aparecido el 24 de junio de 1947
[3] Fundado el 13 de diciembre de 1939 por el Dr., Ernesto A. Garibotti, siendo su director el Dr. Emilio Mauri Casabal. Buceta Basigalup fue director hasta 1944 en que pasó a manos de Alberto y Enrique Otamendi.
[4] Investigación histórica aparecida en el número extraordinario de El Sol de noviembre de 1945.

No hay comentarios: