miércoles, 19 de junio de 2013

ANTIGUOS COMERCIOS DE QUILMES - “EL BAZAR 0.95” (colaboración)


 Colaboración Juan Carlos Grassi
Un verdadero e indiscutible triunfo comercial ha obtenido este bazar situado en la calle Rivadavia 160 al 170, de Quilmes, que apenas contaba con siete años de vida.
Desde la época de su fundación en 1927, que comenzó a funcionar en un cuadrado de un metro, se podría decir, a la floreciente situación alcanzada en 1935, hay una diferencia que sólo pudieron valorizarla los que conocieron el movimiento que tuvo esta importante casa de comercio.
No sólo se pudo juzgar la importancia del Bazar 0.95 de Quilmes por lo que era en el año 1935, sino que era preciso conocer la cantidad de depósitos de mercaderías que existían en el interior del mismo. En más de una ocasión, el señor Venancio Dell’Aquila, procuró obtener edificios contiguos para realizar indispensables ensanches, sin éxito. Y no era aventurado cuando le pronosticaron al Bazar 0.95 “(…) muy en breve, la imposibilidad de atender a su clientela en el local actual”.
Un ejemplo de cuanto se decía, lo brindó el día de Reyes, ya que fue necesario destacar 32 empleados para atender al público concurrente, mientras otras casas del ramo estaban semivacías. Es que el público de Quilmes volcó decididamente su favor en esta casa, por su seriedad y también, por qué no decirlo, por sus precios más bajos que en ninguna otra. A este respecto se señalan anécdotas interesantísimas: En los primeros tiempos que el señor Dell’Aquila imponía el Bazar 0.95, la clientela, que estaba acostumbrada que para los clásicos días de Reyes le aumentaran de precio la mercadería, dudaba de la palabra del señor Dell’Aquila, de que iba a mantener los precios para ese día. Y finalmente, cuando comprobaron que era exacto, el vuelco del favor del público se hizo definitivo para el Bazar “0.95”, como era popularmente conocido. El público supo premiar el esfuerzo del señor Dell’Aquila que rompió viejas costumbres de aumentar los precios para Reyes.
Primeramente, fue la base de los negocios de esta casa los precios únicos de 0.95 y 1.95, pero más adelante y sin dejar nunca estas características, se agregaron al surtido artículos finos de bazar, ferretería y fantasías para regalos en general que eran adquiridos por el público constantemente, tanto por la selección y buen gusto de su dueño, como por los precios bajísimos a que eran vendidos.
Y no sólo en Quilmes el Bazar 0.95 tenía popularidad y fama. En Bernal y Berazategui, poblaciones vecinas a esta ciudad de Quilmes, la clientela de esa casa es extraordinaria y cada día iba en aumento. No fue exagerado cuando se pensaban que muy en breve la casa tendría que instalar servicios de camiones a domicilio.  Ya en el año 1935 los repartos a domicilio, que aumentaban día a día, eran atendidos preferentemente y fue lo que destacó a esta casa de sus similares. El público de Bernal y Berazategui, tenía particularmente en cuenta esta situación que favoreció a dicho comercio.
El movimiento de este negocio fue grandísimo en 1935 y fue en creciente aumento, porque la honradez de las actividades fue comentada con extraordinario entusiasmo por el público, que confirmó el título de éstas líneas: “Una casa agrandada a base de honradez”. 
El surtido en general de este Bazar 0.95, y eso sin hablar de sus precios inferiores, fue superior a muchísimas casas de fama de la Capital Federal. El público valorizaba este esfuerzo y lo declaraba a cada rato. Quienes tuvieron ocasión de comprobarlo lo decían con total sinceridad, “el Bazar 0.95 de Venancio Dell’Aquila, tanto por el éxito que lo ha coronado como por la honradez que lo caracteriza, es un orgullo para Quilmes y debe servir de ejemplo para el comercio en general que siguiendo las prácticas del mismo, se agrandará y tendrá el favor  y la consideración del público,  como justo premio a tantos sacrificios por servirle”.
Las secciones bazar y menaje eran de las más importantes de la casa y el surtido de ellas permitían al cliente una elección adecuada de acuerdo con sus gustos o los deseos de inversión.  Don Dell’Aquila le prestaba el mayor de los cuidados a estos rubros, que eran la parte fuerte de su negocio; y el público al concurrir a surtirse a este negocio lo hacía conociendo el vasto surtido, precios y calidad de los mismos, lo que determinaba la reserva de pedidos de bazar y menaje al teléfono U.T. 490 Quilmes.
Para la temporada de verano el Bazar 0.95 iniciaba la venta de heladeras a precios extraordinarios, que llamaba poderosamente la atención del público. Igual criterio tomaba su propietario en todas las ocasiones que se producían ventas especiales, como ser: Día de Reyes, Carnaval, San Juan y San Pedro, etc.
Era un comentario de quienes conocían este comercio que “el mayor éxito de esta casa reside en la capacidad de compras que permite a su propietario obtener los mejores precios de plaza por el gran volumen, lo que en consecuencia le permite vender a precios inferiores a la mayoría del resto de los negocios del ramo”. Y proseguían, “si pensamos a lo que ha llegado en poco tiempo, difícil resulta predecir su gran futuro”.


Recopilación: Juan C. Grassi – Mayo 2013 
Miembro de ASOCIACIÓN ORÍGENES BERAZATEGUI
Fuente: Crónica. Quilmes-Bernal. Núm. 619. Año 1935.
E-mail: jcgrassi1420@hotmail.com
Sucursal del bazar 0,95 en La Colonia, (Revista Vida Católica, 1º de setiembre de 1950)

2 comentarios:

Joma dijo...

conocí a Viyo DelÁquila ,sorprendente persona y comerciante.era padrino de uno de los Dres. Ruso.los últimos propietarios del 0.95 fueron los hnos Colombo.

Chalo Agnelli dijo...

Gracias Joma!!!