martes, 26 de enero de 2016

RESTOS FÓSILES DE UNA BALLENA DE 6 MIL AÑOS



El antiguo Pago de la Magdalena que se extendía desde el Riachuelo hasta el río Salado, en el cual estaba comprendida toda la región sudgranbonaerense, también tiene una prehistoria que documentan fósiles hallados en su suelo y que conviene conocer.
FÓSILES
El pasado mes de setiembre de 2015, la revista “Be” de la
Municipalidad de Berazategui informó que Carlos Martínez, vecino del barrio Villa Mitre, que se hallaba realizan­do obras en el patio de su vivienda para ampliar su casa, se encontró con un insólito hallazgo, los restos de una ballena que datarían de unos 6 mil años. Es un conjunto de huesos que luego se confirmó que pertenecían a un cetá­ceo de aproximadamente unos 6 mil años. Cuanta el vecino: “Cuando hicimos las perforaciones para hacer los cimientos de la obra nos encontramos con huesos y nos llamó mucho la atención. Inmediatamente avisamos al Museo de La Plata y se tuvo que parar la obra”.
RECUPERACIÓN
Del rescate participaron personal del Centro de Registro y Patrimonio Arqueológico y Paleon­tológico del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires y la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Berazategui, junto a coope­rativistas del Argentina Trabaja.
Los restos fósiles fueron encontrados en dos pozos de 1.20 y 1.30 metros de profundidad.
"Del primero, sacamos restos de costilla y una vértebra cervical. Del segundo, extrajimos el cráneo que mide 1.50 metros", explicó Verónica Lirusso, paleóntologa del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, encargada de las excavaciones. Además, agregó: “la ultima ingresión marina que se registra para esta zona es de 6 mil años atrás, así que aproximadamente los restos que encontramos podrían tener esa antigüedad”. Asimismo, la
especialista agregó que “no es frecuente encontrar este tipo de fósiles en la provincia de Buenos Aires. Es más común hallar restos de megafauna, que son los grandes mamíferos terrestres como el tigre diente de sable, que vivieron en el período del pleistoceno hace, como mínimo, aproximadamente 8 mil años. Nada descarta que puedan aparecer más restos, tanto en Berazategui como en otros puntos de la Provincia [] Por las dimensiones estimamos que los huesos son de aproximadamente 6 mil años. Hoy, a partir de esta ballena, sabemos que el medioambiente se modificó y por eso nos encontramos con este ejemplar marino que no es común ha­llarlo en la zona”. Por último, Lirusso se refirió a los pasos a seguir: “en un principio, los restos van a ir a la ciudad de La Plata. Allá los vamos a poner en condiciones, limpiarlos y tratarlos para su conservación. Hay que tener en cuenta que son fósiles de 6 mil años de antigüedad y su preservación es muy delicada”.
PATRIMONIO
Al respecto, el secretario de Cultura y Educación de Berazategui, Federico López, señaló que “una vez que se inicia una denuncia de este tipo hay que hacer enseguida la excavación. Es una ley que contempla y resguarda el patrimonio natural, entonces automáticamente se detiene la obra y el propietario no puede continuar para dejar trabajar a los profesionales en la extracción de las piezas. Berazategui ya tiene en el Museo Histórico y Natural un sector de patrimonio natural donde se exhiben fósiles hallados en excavaciones anteriores. Al tener ejemplares de este tipo, es probable que se priorice el envío de estos restos a otro lugar o que se queden en la Dirección de patrimonio bonaerense”.
LA IMPORTANCIA HISTÓRICA
La excavación se realizó en el marco de apli­cación de la Ley N° 25.743 de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico. Los restos serán llevados hasta el Centro de Registro, dependiente de la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural. Luego de examinarlos, van a quedar guardados en el depósito y los especialistas decidirán, según el estado que posean, si son para estudio o exposición.
A partir del hallazgo de esta ballena se confirmó que hace 6000 años los terrenos que hoy se extienden a lo largo de la avenida Mitre y varias cuadras hacia el oeste de Quilmes y Berazategui y de todo los que fue la costa del antiguo Pago de la Magdalena, estuvieron sumergidos bajo el agua.
Por esa causa el arroyo Conchitas lleva ese nombre, por la gran cantidad de conchilla marina que se halló y aún se encuentra a algunos pocos metros de la superficie.
Crónica Chalo Agnelli
FUENTES
Revista “Be”, setiembre de 2015
Dirección de Patrimonio del Instituto Cultural de la Pcia. de Buenos Aires.

No hay comentarios: